ENTREVISTA AL LIC. CÉSAR CAMACHO QUIROZ. SENADOR DE LA REPÚBLICA Y PRESIDENTE DE LA COMISIÓN DE FEDERALISMO Y DESARROLLO MUNICIPAL EN EL SENADO DE LA REPÚBLICA EL DÍA 22 DE NOVIEMBRE DE 2002

ENTREVISTA AL LIC. CÉSAR CAMACHO QUIROZ. SENADOR DE LA REPÚBLICA Y PRESIDENTE DE LA COMISIÓN DE FEDERALISMO Y DESARROLLO MUNICIPAL EN EL SENADO DE LA REPÚBLICA EL DÍA 22 DE NOVIEMBRE DE 2002

LA FEDERACIÓN LA GRAN PROTAGONISTA DEL SIGLO XXI

Cesar Camacho Quiroz

Cesar Camacho Quiroz

Originario del Estado de México, el Senador César Camacho Quiroz, Presidente de la Comisión de Federalismo y Desarrollo Municipal del Senado de la República, conversó con nuestro Presidente Corporativo de “IMAGEN POLÍTICA DE MÉXICO Y DEL MUNDO”, licenciado Gerardo Viloria Varela, a quien le refirió lo siguiente:

Cuando México tomó lo que algunos autores han llamado las decisiones fundamentales, optó por el federalismo, porque era la forma de Estado que más se vinculaba a los afanes libertarios, reivindicadores y justicieros de los primeros mexicanos.

La Federación a lo largo de los años que le siguieron se fue abrogando facultades al punto de ser la gran protagonista en el México del siglo XX; sigue siendo la gran protagonista, pero debe dejar de serlo, pensando en que la oportunidad de compartir poder, implica también compartir responsabilidades.

No es fácil para nadie, despojarse del poder, pero la actual composición política con un Presidente que no tiene en ninguna de las Cámaras mayoría, con un Presidente que tiene que vincularse con Gobernadores, que en la mayoría de los casos, también forman parte de agrupaciones políticas distintas, parecen obligar a una “redistribución del poder” horizontal y vertical. La horizontal, para darle a otros poderes, esto es, al Legislativo, al Judicial, el lugar que merecen; y la vertical, para devolver facultades que con el paso de los años les fue quitando fundamentalmente a los estados y en alguna medida a los municipios.

Cuando se piensa en fortalecer a los estados, nadie debe pensar que hay que debilitar al Presidente. El Presidente es más fuerte si los estados que integran la Unión son fuertes, todo radica entonces, en aterrizar la propuesta. El propio Presidente que fue gobernador abanderó este postulado; tiene ahora, la gran oportunidad de ser congruente y honrar su palabra.

EL FEDERALISMO DEL SIGLO XXI DEBE IMPULSAR LA CONCURRENCIA

César Camacho quien siempre se distinguió como un estudiante comprometido y entusiasta, enfatiza:

Hay que darle la importancia que merece de cara al siglo XXI, lo sintetizaría de este modo: hay que poner al día el federalismo del siglo XIX, que fue un federalismo afortunado, quienes concibieron nuestro federalismo, lo hicieron adecuadamente, un gobierno federal acotado, y un cúmulo enorme de facultades amplias para los estados.

Hoy el federalismo del siglo XXI, debe impulsar la concurrencia, más que la exclusividad, que además lo exclusivo casi siempre acaba por ser excluyente.

Debemos fomentar la concurrencia, nadie pensaría que en la educación debe haber 32 sistemas; debe haber un gran sistema nacional en el que todos los estados se cobijen al cual le sumen la visión particular de cada entidad. Oaxaca con una riqueza cultural bien conocida y con más de 500 municipios, debe imprimir su sello a la educación de aquel estado, pero debe participar de los grandes trazos de la política educativa nacional. Chiapas debe recibir los beneficios del sistema de Salud y participar de las grandes campañas nacionales; pero debe diseñarse un traje a la medida para que a los chiapanecos les vaya bien y no se desvinculen.

Federalismo, Gerardo, o federalizar es articular, no es sumar hasta fundir, ni es separar hasta dividir. No, es articular, es entender que las piezas tienen singularidades, los 31 estados no son iguales, y entender cómo a partir de su asimetría, pueden encontrar elementos de coincidencia en lo fundamental y así, consolidar la Federación.

TENDRÍAMOS QUE DESEMBOCAR EN EL FEDERALISMO EQUILIBRADOR

Cesar Camacho Quiroz

Cesar Camacho Quiroz

Licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de México, César Camacho, afirma:

A partir de las asimetrías, podríamos impulsar un federalismo cooperativo, es decir, donde todos contribuyan para todos.

Si el federalismo se lleva al extremo de que cada cual decida sólo sus cosas y aproveche su rendimiento, el Distrito Federal se haría terriblemente rico, el estado de México, quizás; pero, Chiapas o Oaxaca estarían condenados a la eterna pobreza. Federalismo también equivale a solidaridad. Federalismo equivale a velar unos por otros, por eso, del federalismo cooperativo tendríamos que desembocar en el federalismo equilibrador.

EN LA COMISIÓN HAN HABIDO IMPORTANTES LOGROS

César Camacho, de profunda vocación académica, afirma categórico:

En la Comisión que presido han habido importantes logros. Como hace unos días, haber hecho concurrente la tarea del gobierno en materia de turismo, en materia de pesca; ya está resuelto por el Senado y seguramente pronto los Diputados podrán dar su punto de vista. Son reformas constitucionales.

También se ha impulsado una serie de acuerdos para equilibrar a regiones del sur-sureste, hablo de Guerrero-Oaxaca-Chiapas, y pronto seguramente habrá de dictaminarse una iniciativa de reformas a la Constitución para impulsar entre otras cosas, que también haya concurrencia municipal en materia de salubridad general, que hoy no existe, cuando los Municipios hacen un gran esfuerzo por contribuir a la salud de sus habitantes.

De igual manera, para impulsar la concurrencia en materia de desarrollo económico; para provocar la posibilidad de que los estados fortalezcan su hacienda, con una mejor distribución de la renta nacional, mejores participaciones, mejores aportaciones y subsidios para los estados, pero así también, asumir responsabilidades.

El tema hacendario se queda trunco cuando se habla solamente de que a los estados debe dárseles más dinero y a los municipios. Esto es bueno, pero insuficiente, los estados deben responsabilizarse de cada parte de la recaudación, de ver, darle la cara al contribuyente, al ciudadano, para con la misma dignidad que se pide colaboración, dar cuenta y decir y demostrar dónde quedó el recurso público.

Otra posibilidad que se puede abrir, es la de que los estados puedan celebrar tratados internacionales. Hoy el único que lo puede hacer es el Gobierno Federal a través del Presidente, pero yo creo que bien no pueden hacer los estados en asuntos relacionados a su régimen interior, o sea, no invadiendo la competencia del Presidente, no comprometiendo al país entero, pero sí pactando sobre su estado y para que una decisión como esta sea correcta se podría responsabilizar a la Legislatura Local en la aprobación de esos tratados, y que también el Senado ratifique los mismos, para que sean válidos y tengan plena fuerza.

Creo que también se puede avanzar, en el régimen de rendición de cuentas, en todo lo relacionado con las decisiones del Poder Legislativo Local, que ante ellos se rindan las cuentas de los estados y los municipios y no todo a la Federación.

Que las propias Legislaturas Locales decidan en su Constitución, cuánto han de durar los Ayuntamientos, cómo se han de integrar, qué requisitos deben cumplir los magistrados de los Poderes Judiciales Locales, cuál es lo que se llama el régimen de incompatibilidades para ser electo; es decir, si un suplente puede ser propietario y viceversa y acabar con lo que yo llamo la “sobre regulación federal de la vida local”, le dejaríamos más campo de acción a las Legislaturas Locales que ejercen con la misma fuerza y con el mismo derecho la soberanía popular.

Dice la Constitución en el Artículo 141, “que la soberanía se ejerce por medio de los Poderes de la Unión en los asuntos competencia de estos y por medio de los poderes de los estados en lo concerniente a su régimen interior”; es decir, son tan soberanos los Poderes locales como los Poderes federales, la diferencia es, la competencia.

Bueno pues, en su competencia, que los Poderes locales modifiquen la Constitución, expidan sus propias leyes y velen por la prosperidad de su estado, y que el Congreso de la Unión, resuelva los asuntos de la Nación, de la Federación y que extienda esos puentes que vinculan a las entidades.

LA CONAGO, NOVEDOSA FORMA DE AGRUPARSE

Cesar Camacho Quiroz y Gerardo Viloria Varela

Cesar Camacho Quiroz y Gerardo Viloria Varela

Quien fuera Vocal Consejero del Instituto de Administración Publica del Estado de México, César Camacho Quiroz, sobre la Confederación Nacional de Gobernadores, opina:

Se trata de una novedosa forma de agruparse, lo digo con toda seriedad y honradez; la presencia de un Presidente fuerte, con poder omnímodo impedía la integración de una organización como estas, la situación política ha cambiado, y yo creo que está siendo bien aprovechada por los gobernadores y por los alcaldes, los gobernadores no hacen sino defender sus intereses y plantear con respeto demandas posibles.

Lo que me ha parecido indebido es la reacción, la respuesta del Presidente y de algunos de sus colaboradores, descalificando o desdeñando las propuestas de los gobernadores; que recuerden todos ellos, que los gobernadores son electos popularmente y que representan con dignidad y con eficacia a una comunidad que es tan importante como cualquiera.

Entonces, mi expectativa es que la CONAGO construya propuestas, que las propuestas sean respetadas y discutidas por el gobierno federal y que al final se puedan tomar acuerdos.

HAY CAMBIOS PARA RETROCEDER

Camacho Quiroz, quien ha sido ponente en diversos congresos en materia jurídica y colaborador de diversas revistas especializadas en política y derecho, al preguntarle su opinión del nuevo enfoque que el actual régimen del cambio le ha dado a la política exterior de nuestro país, especialmente frente a Estados Unidos, no duda y comenta:

Bueno, se ha calificado efectivamente como un régimen del cambio, si el cambio estuviera siempre bien orientado, sería positivo, pero también hay cambios negativos, hay cambios para retroceder, y creo que este es el caso. La política exterior de México le dio prestigio al país, le mereció el respeto de propios y extraños; me temo que esta relación no sólo afín sino obsequioso que ha desarrollado el Canciller no es buena para el país.

La diplomacia mexicana, la política exterior, tuvo éxito en buena medida por el equilibrio con los actores políticos internacionales, donde México siempre se mantuvo con enorme pericia al margen de decisiones terribles y ejerció con eficacia su fuerza.

Yo no dudo de la importancia de nuestra relación con los Estados Unidos y me parece fundamental acrecentarla, pero me parece grave que todos los huevos se pongan en esa canasta, que no parezca haber más opciones político-internacional que esa.

Tenemos que voltear la para la Unión Europea, a la Cuenca del Pacífico, Tenemos que ahondar en la multilateralidad, sin descuidar nuestra relación con los Estados Unidos. Vuelvo a insistir, parece que la piedra de toque sigue siendo el equilibrio que es lo que estamos perdiendo.

EN POLÍTICA EXTERIOR: EQUILIBRIO, ES LA FÓRMULA

Al cuestionar a César Camacho Quiroz, quien ha sido miembro distinguido del Partido Revolucionario Institucional (PRI), sobre si los principios jurídicos en defensa de la autodeterminación, la soberanía y la independencia política que dieron equilibrio a México, frente a Estados Unidos, están aún vigentes, señala:

Si considerarán que debe replantearse el contenido de los principios, pues convoquemos a un diálogo nacional, y que producto de esta discusión con todos, a lo mejor cambiamos el artículo 89 fracción décima, de la Constitución; pero en tanto están vigentes, hay que acatarlos.

Mi opinión personal es que no sólo están vigentes sino siguen siendo válidos, La autodeterminación de los pueblos, la no-intervención, la solución pacífica de las controversias, la igualdad jurídica de los estados, son principios eficaces; entonces, no tenemos porque andar recurriendo a doctrinas exóticas o querer construir argumentos para justificar lo injustificable, al echarnos en los brazos de los Estados Unidos, suponiendo que ahí vendrá todo.

La mejor muestra de que esto no es así es el Acuerdo Migratorio, parece que la apuesta internacional se centró en el acuerdo migratorio, el cual lamentablemente no ha caminado para ningún lado.

Soy de los que se suman al esfuerzo del Ejecutivo, o que está en consonancia con el Ejecutivo para que el Acuerdo Migratorio se concrete; pero todo ha pasado, ni hemos conseguido lo que queríamos en nuestra relación con Estados Unidos y sí hemos descuidado, por ejemplo, el papel de hermano mayor que México jugó en América Latina. Entonces vuelvo a insistir, en política exterior: equilibrio es la fórmula.

NACIONALISMO: “SIN HOSTILIDADES, SIN EXCLUSIVISMOS”

Cesar Camacho Quiroz y Gerardo Viloria Varela

Cesar Camacho Quiroz y Gerardo Viloria Varela

César Camacho Quiroz, quien a los 31 años de edad, triunfa para ser Presidente Municipal de su tierra natal: Metepec, respecto a la desconfianza que entre los políticos estadounidenses, creaba el nacionalismo mexicano y la creciente pérdida del mismo, comenta:

Yo creo que el nacionalismo es una de nuestras armas y uno de nuestros escudos, quizás el más importante.

La Constitución lo define bien, un nacionalismo que dice: “sin hostilidades, sin exclusivismos” es decir, no es para hacerle la guerra a nadie, ni para segregarnos de nadie, es más bien un modo de ser en el que prevalece, en el que está por delante, el interés nacional y una autoridad, de cualquier ámbito, de cualquier nivel, que no considere que está por delante el interés de los mexicanos, me parece que está mal.

Esto no significa que nos cerremos, que creamos que México es una isla política o económica. México forma parte del concierto mundial, pero el nacionalismo es siempre un activo, forma parte de nuestro ser; es decir, está ahí siempre, y cuando México toma decisiones, cuando México impulsa iniciativas, tiene presente el nacionalismo.

Olvidarnos del nacionalismo resulta peligroso, insisto, no se trata de entenderlo con un criterio trasnochado. El nacionalismo es saberse parte de un mundo global, es entender que nadie se puede aislar, pero que cuando se toman acuerdos, prevalece por encima de todo el interés de los mexicanos.

OCIOSO PARTICIPAR EN EL CONSEJO DE SEGURIDAD

Camacho Quiroz, quien en 1993, solicita permiso para separarse de la Presidencia Municipal de Metepec, y asumir el cargo de Secretario General Adjunto del Comité Directivo Estatal del PRI, al preguntarle sobre pertenecer al Consejo de Seguridad de Naciones Unidades, nos acarrea más ventajas que perjuicios, contundente dice:

Nosotros los priístas, desde que se estaban haciendo los cabildeos, para lograr esta posición, dijimos a manera de advertencia que “habría que pensarlo dos veces”, porque el Consejo de Seguridad es una especie de club de los poderosos del mundo.

El Consejo de Seguridad integrado por cinco países que tienen disponibilidad de bombas nucleares, de artefactos nucleares, se han convertido en una especie de guardianes del mundo: Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, China, Rusia; los demás tienen muy pocas opciones, o se alinean o son atropellados.

Me parece que cualquiera de las dos situaciones es dañina para México; muy pronto hemos tenido evidencias de ello. Si nos alineamos, grave, porque en ello va la dignidad como país, así como nuestros principios internacionales, Y si nos oponemos, nos van a atropellar. Por lo tanto, resulta ocioso participar. Este es un mal trago, un mal sabor de boca que nos hubiéramos podido evitar.

El poderío de México no radica en su fuerza bélica, sino en su calidad moral, la cual, para los poderosos siempre es merecedora de respeto.

Los últimos acontecimientos demuestran que México ha jugado un papel difícil porque está en entre dicho el principio de la solución pacífica de los conflictos, esto, ante la latente decisión, quizás invariable, de invadir Irak; por hablar del caso más reciente.

Poco podrá hacer México y el orbe para disuadir a los Estados Unidos, quienes con sus aliados, fundamentalmente, Inglaterra, están dispuestos a llevar adelante esa decisión, de tal modo que, aún la disposición de los iraquíes de abrir sus puertas para verificar la existencia o no, de armas de destrucción masiva, quizás de poco sirva, cuando la decisión de invadirles ya está tomada.

Algunos analistas dicen que la verificación de los inspectores es una práctica dilatoria; esto, porque el invierno es inclemente en Irak. Una invasión en invierno sería mortal, una cuesta arriba para los Estados Unidos y sus aliados, de tal suerte que este compás de espera, es un pretexto para que llegado el momento, entrada la primavera, es decir en marzo, cualquiera que sea el resultado de los inspectores, de todos modos la invasión ocurra; entonces, otra vez, México se va quedar en medio, porque no va a poder hacer valer sus principios, y porque insisto, o se pliega a los mandatos de los Estados Unidos o lo atropellan.

Entonces, ¿Para qué entramos al Consejo de Seguridad? Yo creo que si no tenemos oportunidad de incidir, en calar hondo en las decisiones, más vale que en algunos casos, este es el ejemplo, seamos cuidadosos y hasta reservados.

NUESTRA CASI INCONDICIONALIDAD CON EU NO ES SALUDABLE

A César Camacho Quiroz, quien en septiembre de 1993 es nombrado Secretario General de Gobierno del Estado de México, le preguntamos su opinión acerca de la importancia estructural que subordina la economía a la norteamericana, y un presidente de la República, proclive al vecino país del norte, si, actualmente sea mayor la presión de los Estados Unidos sobre México, para tomar decisiones que a ellos convienen, tal como la privatización de recursos estratégicos, energía eléctrica e industria petrolera, y así responde:

Desde luego que, es apetitoso para los inversionistas de otras latitudes, el petróleo, la energía eléctrica y muchos otros aspectos de la vida económica del país.

Insisto en que no nos podemos cerrar a ellos, pero no nos podemos entregar sin ninguna condición a ellos, por eso creo que, esta relación casi de incondicionalidad, de inevitabilidad no es buena para nosotros.

Yo creo que en la medida que se diversifiquen las relaciones de México con el mundo, sin dejar de ser importantes las de los Estados Unidos, estará en la mesa junto con otros países, otros actores. Creo que ésta, no sólo proclividad sino franca incondicionalidad del Presidente y colaboradores ante los Estados Unidos no es saludable para el país.

Los Estados Unidos han sido factor importante para avances y logros de los gobiernos mexicanos, pero la diferencia es, somos socios comerciales y eventualmente contrapartes en otro tipo de arreglos o somos vasallos de los Estados Unidos; esto último sería grave, y parece ser que es hacia donde irremediablemente nos enfilamos.

EL PLAN PUEBLA-PANAMÁ NACIÓ MUERTO

Su juicio acerca del Plan Puebla-Panamá, es el siguiente:

Me temo que nació muerto el Plan Puebla-Panamá.

Una evidencia de lo que hablo, es la abrupta incorporación de Florencio Salazar a cargo del Plan Puebla-Panamá y asimismo, la brusca salida del mismo personaje político sin pena ni gloria.

Este plan, involucra a otros países, pero parece ser tan sólo una decisión unilateral de México.

En el pasado han habido iniciativas de nuestro país para lograr una mejor integración con Centroamérica y un desarrollo más equilibrado que han dado algunos resultados; sin embargo, estamos a punto de concretar dos años de la administración foxista y el Plan Puebla-Panamá, no es sino otro más de sus manidos discursos.

TEMO POR EL CAMPO MEXICANO

Cesar Camacho Quiroz y Gerardo Viloria Varela

Cesar Camacho Quiroz y Gerardo Viloria Varela

Acerca de la oposición norteamericana para revisar el Tratado de Libre Comercio (TLC) en materia agropecuaria en el intercambio comercial para el 2003, el Senador César Camacho Quiroz, expone:

Es un tema delicado porque si abrimos el tema agropecuario, nada impide abrir otros temas.

Pero, como cualquier convenio, como cualquier obra humana, no necesariamente es perfecta, por lo tanto, hay que revisar, afinar, ajustar.

El riesgo que se corre, y quizás haya que correrlo, es abrir una negociación más amplia, ya el tratado de libre comercio, evidenció sus ventajas pero también demostró sus desventajas, sus deficiencias y sus bemoles; bueno pues, unos y otros aprovechémoslo como se debe para lograr un buen arreglo.

Déjeme decirle, que se ha hablado de parte de las autoridades de un Tratado de Libre Comercio Plus, donde pudiéramos incluir cosas ahora no incluidas. Si se llega a pactar o abrirse esta negociación, quizás pueda ser una buena oportunidad para que podamos rehacer o reformular el capítulo agropecuario del Tratado.

Temo por el campo mexicano, toda vez que a partir del 1° de enero del próximo año, cuando se abre de manera mucho más franca este aspecto de la vida productiva, a nuestros productores, a nuestros campesinos les vaya peor de como les ha ido.

Los Estados Unidos han subsidiado desde siempre a los campesinos que son allá campesinos tecnificados, no hay campesino que no tenga tractor, o cosechadora o cultivadora; aquí hay campesinos que siguen utilizando la coa y los instrumentos rudimentarios para el cultivo. Tenemos entonces que planear inteligentemente la estrategia para la eventual revisión, para que no vaya a tener consecuencias negativas en otros aspectos del renglón comercial con Estados Unidos.

Además, aquí cabría mencionar la urgente necesidad de que el Ejecutivo le ponga más interés al campo. Se habla de manera superficial y poco convincente de un blindaje agropecuario, que no ha resistido ni siquiera las primeras reconvenciones, las primeras críticas, de tal modo que el dichoso blindaje agropecuario se limita a ser un recuento de lo que el Gobierno Federal destina al campo en las diversas dependencias y organismos que trabajan para él.

Creo que este es uno de los varios flancos débiles de la administración Fox.

EL PRESIDENTE, SIN MAYORÍA AUTOMÁTICA EN LAS CÁMARAS

César Camacho Quiroz, quien el 2 de julio de 1995 fue designado por la Legislatura Local, Gobernador del Estado de México, dejando a un lado sus cometarios acerca de la política exterior mexicana, nos brinda su punto de vista respecto a la renovación del Congreso Federal en el 2003. Afirma:

Mi impresión es que es ahora más que nunca es impredecible el comportamiento de los electores en 2003.

Ciertamente, el Presidente debe estar perfectamente convencido de que independientemente de que cambie la composición de la Cámara de Diputados, la de Senadores no va a cambiar, en consecuencia no va a tener la mayoría automática en las Cámaras.

Esto no significa que el PRI no pudiera aprobar iniciativas presidenciales; no es así, significa que las propuestas, los planteamientos, si no son sensatos, correctos, provechosos para la gente, no van a pasar, y hasta ahora el Presidente ha tenido poca disposición para escuchar a otros y para incorporar los puntos de vista de otros en las decisiones trascendentales.

En pocas palabras, no basta que la propuesta venga del Presidente, se requiere que la propuesta sea sólida, que la propuesta tenga argumentos fuertes, que la propuesta logre consenso social; entonces, el trabajo del Presidente es grande, y mientras siga atropellando a sus adversarios, siga descalificándolos, mientras se resista a abrir los ojos tan grandes como pueda para que capte la realidad tal como es y no tal como él se la imagina o sus asesores le dicen que es, las cosas no van a caminar bien.

Yo creo que el PRI debe demostrar -porque es así- que respecto de todos los asuntos de la Agenda Nacional tiene opinión, tiene puntos de vista, tiene propuestas, normalmente son distintas de las del Presiente, pero lo más importante es que está en actitud de platicar, de conversar y de arreglarse, de lograr puntos de vista consensuados, de no cerrarse a una sola posición.

Si la política es para concertar, la política es para hacerse mutuamente concesiones, la política es saber escuchar, la política es, finalmente saber que por encima de los intereses de partidos o personales, están los intereses del país; simplemente, yo creo que el Presidente tiene que hacer cuentas menos alegres y dedicarse a hacer más política.

NO BASTA UN ROSTRO AMABLE

En cuanto a las próximas elecciones del 2003, en el estado de México, donde se renovarán los Ayuntamientos y Congreso Local, a nuestra pregunta si recuperará el PRI algunos municipios del PAN y algunos otros espacios del PRD, convencido, menciona:

Yo hago votos y tengo confianza en que así ocurrirá, no me atrevería a dar pronósticos específicos, pero la camada de alcaldes panistas, sobre todo del Valle de México y de todo el estado, ha sido la peor para fortuna del PRI, pero para desgracia de sus habitantes.

Ahora el PRI no puede solamente planear o basar su recuperación en los errores de sus adversarios, debe tener una propuesta, Veo al PRI muy activo, un PRI innovador y hago votos porque el siguiente paso sea tener un PRI eficaz.

Veo con satisfacción muy buenos candidatos para alcaldes y diputados locales; gente joven entreverada con gente con experiencia; una nómina de candidatos muy pesada, políticamente hablando, muy buena.

Sin embargo, sigo creyendo que eso no basta. La gente que ha elevado su nivel de cultura política, se ha tornado más exigente y demandante; no basta un rostro amable o una propuesta que parece interesante, se necesita demostrar que hay conocimiento de los temas, propuestas viables, posibles de concretar, unidad política, una actitud de respeto por los adversarios, porque la política electoral, no es suficiente para cambiar las expectativas de vida de los mexicanos o de los mexiquenses; se requiere darle paso a la política social y, por lo tanto, creo que el esfuerzo debe ser grande.

Confío y además estoy comprometido con mis compañeros de partido para hacer una gran campaña y tener buenos resultados priístas en el estado de México y después en el ámbito nacional.

SEGUIRÉ HACIENDO POLÍTICA EN EL ÁMBITO NACIONAL

A César Camacho quien desde estudiante se distinguió en el ámbito político, a muy corta edad fue Gobernador de su estado y actualmente distinguido Senador de la República, le preguntamos acerca de sus planes políticos hacia el futuro. Sonriente, responde:

Seguiré haciendo política en el ámbito nacional. Tengo enormes satisfacciones y gratos recuerdos de mi gubernatura; pero sé que, mi espacio es otro.

Apoyaré a mi partido nacional y localmente. Me sumaré y me estoy sumando a los candidatos que vengan y por ahora el estado de México es mi mayor activo político de los recuerdos entrañables.

Estoy interesado en el estado, pero estoy absolutamente involucrado y únicamente dedicado a la política nacional.

APOYARÉ AL CANDIDATO DE MI PARTIDO

Respecto a que dada su experiencia, muchos de sus paisanos piensan podría y debería de ser candidato para gobernador constitucional en un próximo periodo, César Camacho Quiroz, no duda y, comenta:

Constitucionalmente esto es posible, pero no tengo ningún interés en participar, yo apoyaré en su momento al candidato de mi partido a la gubernatura del estado, pero como para esto falta un par de años, más bien casi tres, un par de años para que la efervescencia política entre en su mayor temperatura, apoyaré a mi partido y seré solidario con sus decisiones.

Estoy seguro que hay políticos muy valiosos que van a participar en los procesos internos y que juntos daremos la batalla para ganar 2005 para el estado de México.

DEBEMOS DESEMPEÑARNOS EN EQUIPO

Cesar Camacho Quiroz y Gerardo Viloria Varela

Cesar Camacho Quiroz y Gerardo Viloria Varela

En cuanto a la difícil situación económica en la que vive un alto número de mexicanos, Camacho Quiroz, concluye:

Ciertamente el panorama no es el mejor. El impacto de las crisis de diversas naturalezas, nos ha llegado a todos, pero que lo que no podemos esperar, lo que no podemos perder, es la esperanza, no sólo en otros sino en cada uno, eso personalmente sería terrible.

Tenemos que hacer un esfuerzo por construir proyectos en equipo, pensar como mexiquenses, pensar como mexicanos y encontrar las coyunturas; saber determinar cuáles son las oportunidades, los momentos propicios para actuar, para decidir, para abrir espacios a golpe de voluntad.

No son tiempos fáciles, pero yo le preguntaría a quién nos lee o nos escucha ¿y cuáles han sido tiempos fáciles? ninguno, entonces demos la batalla en un nuevo capítulo de la vida del estado y del país.

¡Vamos!, nadie decide cual época le ha de tocar, esta nos tocó. Afrontémosla con entusiasmo, con vigor, con voluntad y nunca perder de vista que debemos desempeñarnos en equipo, en grupo hay mejores resultados.

Anuncios

Acerca de Imagen Política

Somos un grupo de profesionales de la comunicación, que hemos conjuntado nuestra capacidad y experiencia en las áreas del periodismo escrito, radiofónico y de análisis político, que nos permite ser la firma más exitosa de: consultores políticos, de comunicación, estrategias de mercadotecnia y cabildeo.
Esta entrada fue publicada en Entrevistas y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s