Síntesis Política de Imagen Política

Finanzas, Negocios /Energía

  • Prestan a 15 estados 37 mil millones de pesos
  • Tenencia de bonos mexicanos en manos extranjeras
  • Cordero ve recuperación en flujos de capital
  • México enfrenta desafío en pensiones: Amafore
  • Crecen importaciones de petrolíferos enero-febrero
  • Compras externas subieron 45.6%; ventas 34.26%
  • Autoridades actúan en diferendo Carso-televisoras
  • Mexicana de Lubricantes niega quiebra técnica
  • Tianguis Turístico, sin grandes anuncios
  • Cautela ante proyecciones económicas:   CEESP

Seguridad /Justicia / Salud

  • Encuentran 11 ejecutados en carretera Nuevo Laredo
  • Lucha anticrimen, sustancial para próximo presidente: CCE
  • Terror en Veracruz por balacera
 

Gobierno / Partidos / Congreso /  Estados 

  • Dan luz verde a la alianza PAN-PRD en Edomex
  • Alejandro Encinas dice “no”
  • Sabemos competir y ganar a la buena:  Eruviel Áv
  • Siguen con el dedazo: PAN y PRD
  • Encinas será nuestro candidato:  AMLO

TITULARES DEL DÍA
Financiero SCT actúa en diferendo de Carso y televisoras
Economista US 4,000 millones al sector turismo
Reforma Dan rotundo ‘sí’ a alianza anti-PRI
Universal Preparan sanciones en el IFE
Jornada México, incapaz de controlar armas: EU
Milenio Encinas: no participaré en la alianza PAN-PRD
Excélsior Con pocos votos, pero arrasa el Sí
Sol de México Trabajará Eruviel sobre 5 ejes temáticos en Edomex
Crónica Eruviel anuncia campaña de 5 propuestas básicas
La Razón Amarran alianza con 1.7% de los electores
Impacto Diario Ganaremos a la buena, sin caer en provocaciones

 

  • Aprueban alianza PAN-PRD en Edomex, según consulta. La consulta ciudadana en el Estado de México concluyó como un ejercicio, con un grado de participación alta, que representa un reto al clientelismo electoral del Estado de México, señalaron ayer integrantes del Consejo de Observadores. Este domingo 27 de marzo, acudieron a las urnas un promedio de 230 mil ciudadanos mexiquenses, quienes en su mayoría votaron a favor de una alianza PAN-PRD, para ir juntos en la elección de gobernador del Estado de México el próximo 3 de julio. En resultados preliminares dados a conocer por Propuesta y Alianza Cívica, a las 22:05 horas de ayer, de 800 mesas computadas, 83% del total que se colocaron en el Estado de México, contabilizaron 225 mil 296 votos, de ellos 170 mil 669 —76%— a favor del “Si”; 43 mil 088 —19.13%— por el “No”; 6 mil 343 —2.82%— marcaron la opción “No sé” y 5 mil 196 —2.31%— fueron nulos, informó Rogelio Gómez Hermosillo. Esta consulta implicó la instalación de 964 mesas, por 2 mil 574 jóvenes en su mayoría universitarios, quienes desde las 8:30 de la mañana empezaron a colocar mesas receptoras de votos en los 125 municipios, dando prioridad a Ecatepec con 68 mesas, Nezahualcóyotl con 54, Naucalpan 41, Tlalnepantla 31, Toluca 30, Atizapan 30, Cuautitlán Izcalli 27, en donde se instalaron de 41 hasta 70 urnas. (Universal)

Embajador

  • Carlos Fuentes. Señor embajador. La providencia me destinó a la diplomacia, puesto que nací un primero de abril”. Así dijo Otto Von Bismarck, el “Canciller de hierro” alemán, refiriéndose al día primero de abril que en los países del norte es el día de los inocentes. Como no puede haber diplomacia inocente, la hay -siempre la ha habido- al servicio del país al que el embajador representa. Esta es una verdad palmaria desde el inicio histórico de la diplomacia, que acaso ocurrió en el año 1278 antes de Cristo, cuando el Faraón de Egipto, Ramsés, llegó a un acuerdo con el rey de los hititas, Jatusil III. Desde entonces, ha privado un principio en los informes que un jefe de misión diplomática acreditado en país que no es, naturalmente, el suyo, envía al gobierno al cual representa. El principio es el del secreto. El embajador trata de informar de la manera más exacta posible a su gobierno sobre los asuntos de la nación ante la cual está acreditado. El embajador tiene la obligación de informar con claridad y con certeza, por más que su idiosincrasia individual no deje de expresarse en los informes. Esto lo sabemos quienes hemos ejercido funciones diplomáticas ayer y quienes las ejercen hoy. ¿De qué sirve un funcionario diplomático que no dice la verdad sobre el país donde representa al suyo? Pues, si no la dice, es un mal diplomático y si la dice, es porque salvo filtraciones excepcionales o voluntarias, el embajador tiene la seguridad de que sus opiniones sólo serán conocidas por su propio gobierno, su propio jefe de estado, su propia cancillería. Excepcional fue el famoso caso del “Telegrama Zimmerman” en el que la cancillería del Kaiser ofrecía al gobierno mexicano de Carranza apoyo financiero, alianza bélica y la devolución de los estados de Texas, Arizona y Nuevo México a nuestro país si se aliaba con Alemania en la Guerra de 1914-1918. Enviado en secreto, el famoso telegrama fue descodificado por el servicio de inteligencia británico. Fue, nos dice el gran historiador Friedrich Katz, “una de las más grandes historias de espionaje de todos los tiempos”. Fue también, añade Katz, un acto que trataba a Carranza como “un niñito desesperado por recibir un juguete”. Voluntaria fue la diplomacia del canciller de la Francia derrotada, Tayllerand, al convertirse en factótum del Congreso de Viena (1815) presentándose como víctima para dividir a los vencedores, Rusia, Austria y Prusia con el principio del regreso a las fronteras previas a la Revolución Francesa, perdiendo todos los territorios conquistados posteriormente. Por algo Tayllerand,  era llamado “El Diablo cojuelo”. Como se ve, estas acciones diplomáticas dependen, primero, de la exactitud de la información recabada por los embajadores de las potencias. Mala información en el caso de la Alemania imperial y el “Telegrama Zimmerman”. Buena información en el caso de Tayllerand,  y el Congreso de Viena. Y segundo, de la información veraz y oportuna del jefe de misión in sita. Dadas estas verdades, el secreto es indispensable para que el embajador diga la verdad a su país. Verdad, como todas, relativa y condicionada, hasta cierto punto, por la personalidad del embajador. Pero si todos los informes de todos los embajadores a todos los países del mundo enviados a todos sus gobiernos fuesen revelados, la diplomacia dejaría de funcionar con eficacia y se vería reducida, como sin duda ocurrió entre el Faraón y los hititas, al nivel personal. El embajador de los Estados Unidos en México, Carlos Pascual, informó cumplidamente a su gobierno sobre cosas bien sabidas. Que la Marina es más efectiva que el Ejército en el combate al narcotráfico. Que el Ejército no está preparado para funciones policíacas. Que las instituciones de seguridad compiten entre sí y por ello son poco eficientes. Que hay corrupción en México. ¡Vaya novedades! Los ciudadanos mexicanos añadiríamos algunas más, sobre todo la mayor: la concentración de la atención oficial en el combate al narcotráfico, con más pérdidas que ganancias, y la falta de atención alas alternativas que hemos propuesto en la Comisión encabezada por los presidentes Cardoso, Zedillo y Gavina. Hablando hace poco con éste en Bogotá, y escuchándole en la conferencia del diario El Tiempo, evoqué lo que yo mismo he dicho repetidas veces: La comisión Cardoso-Gaviria-Zedillo pide que en primer término se reconozca el fracaso de las políticas vigentes y se propongan nuevas políticas más seguras. Ello no implica -importante inciso- desconocer las políticas actuales, sino ofrecer estrategias alternativas, subrayar los temas de la prevención y el tratamiento, aunque aplicando acciones represivas cuando sean necesarias. Las políticas prohibicionistas de los Estados Unidos y las europeas de reducción de daños no lograron ni reducir los mercados ni reducir el consumo: ambos han aumentado. Colombia primero, México hoy, se convirtieron en epicentros de un negocio que depende de la demanda de los consumidores. Se trata, en consecuencia, de disminuir la demanda: ¿Cómo? Convirtiendo el consumo, de actividad criminal, en problema de salud pública y a los adictos en pacientes, en vez de compradores. Con ello, se reduciría la demanda y bajarían los precios. El simple prohibicionismo no ha reducido ni la producción ni el consumo. Las políticas en vigor han atacado la oferta más que el consumo. Nos hemos dado cuenta, en otras palabras, que eliminar la oferta no elimina la demanda, y la demanda se traduce a menudo en muerte por sobredosis, y transmisión de infecciones. Doscientos cincuenta millones de seres humanos, globalmente, usan drogas. Solo veinticinco millones son dependientes lo cual, en sí, indica que el tratamiento es más importante que el castigo. La Comisión piensa que así como las campañas contra el tabaco, el alcohol y las enfermedades de transmisión sexual han tenido éxito, lo tendría una campaña preventiva que se dirija a la demanda tanto como a la oferta. Ojalá que las prioridades de los gobiernos de México -el presente y el que sigue- cambien en el sentido propuesto por esta Comisión y sus personeros. Entre tanto, la relación entre el Presidente Calderón y el embajador Pascual ha desembocado en enojos públicos de aquél, imposibilidad de la relación con éste y renuncia de Pascual. El villano: Wikileaks, que reveló el contenido de los informes secretos del embajador. Sólo que ponerle bozal a Wikileaks es una imposibilidad en el mundo moderno. Junto con Facebook, Internet y Twitter, los medios de información han derrumbado a las dictaduras de Egipto y Túnez, amenazan a la de Libia (acaso Gadafi haya caído al publicarse este artículo) y ponen en aprietos a Argelia, Marruecos, la Arabia Saudita, Siria, Jordania, Bahrain y Yemen. Si evoco este gran panorama es para situar en su dimensión el enojo del Presidente Calderón, la información del embajador Pascual y la revolución de las comunicaciones que reveló, como antes no había sucedido, lo que el embajador le dijo a su gobierno y lo que el presidente mexicano se sintió obligado a protestar, cosa que normalmente ni él ni sus antecesores, habrían hecho. El resultado será una embajada -la de los Estados Unidos en México- vacante durante largo tiempo, con el consecuente deterioro de las ya maltrechas relaciones entre los dos países, en un momento en que México no cuenta con fuertes apoyos ni en Europa, ni en América Latina. (Reforma)

Fracaso / Fobias

  • Ricardo Alemán. El fracaso de Calderón. Ahora resulta que no sólo es una opinión generalizada. Tampoco se trató de una ocurrencia del embajador Carlos Pascual y menos una intriga del líder del PRI, Humberto Moreira. Lo cierto es que hoy el propio Felipe Calderón reconoció lo que es un secreto a voces: que hoy el PAN no tiene un candidato presidencial competitivo. La aseveración presidencial es parte de una entrevista que ofreció el mandatario mexicano a un diario español, al que también dijo que espera que el aspirante presidencial del PAN empiece a despegar hacia finales de 2011 y las primeras semanas de 2012. Pero tampoco fue todo, Calderón también habló de la eventual alianza PAN-PRD para la lucha presidencial, y si bien se dijo escéptico sobre esa alianza, no la descartó del todo. Más aún, trató de ser didáctico al respecto, al parafrasear que “si hace dos años me hubieran preguntado sobre las alianzas estatales PAN-PRD, seguramente habría sido igual de escéptico”. ¿Qué está pasando entre el presidente Calderón, el PAN, y los candidatos presidenciales? Vale la pregunta, porque hoy queda claro que los reproches y las preocupaciones que van dentro de las declaraciones del Presidente son mucho más que un desliz del mandatario; más que un tropiezo de Calderón, y empiezan a colocarse en una tendencia. ¿Y cuál es esa tendencia? Parece clara. Que Calderón no sólo desconfía de las capacidades político-electorales de sus colaboradores —para convertirse en potenciales y poderosos aspirantes a relevarlo en el cargo—, sino que mantiene viva en su radar electoral la posibilidad de una alianza entre la derecha y la izquierda para competir juntos en julio de 2012. Y es que no es la primera ocasión en que el Presidente habla del tema de la potencial alianza presidencial entre azules y amarillos, sino que Felipe Calderón está consciente de que las debilidades político-electorales del PAN y del PRD los obligarán a una alianza, si es que intentan derrotar al PRI. Más aún, en la segunda ocasión en que Calderón dejó abierta la posibilidad de una alianza, el jefe nacional del PRI, el ocurrente Humberto Moreira, le respondió con un certero descontón: “El Presidente hizo chuza con sus presidenciables; tiró todos los pinos”, dijo. Hoy es la cuarta ocasión en que el Presidente habla del tema, y son cuatro momentos en los que se refiere a la debilidad de los integrantes de su gabinete, los cuales no crecen para efectos político-electorales. Calderón se explica el enanismo de los azules por el peso de la figura presidencial. Pero si fuera así, en 2005 Santiago Creel le hubiera ganado la candidatura presidencial al propio Calderón o AMLO no hubiera sido candidato presidencial. No, hete aquí que el problema no es de los “enanos del circo”, sino del dueño del espectáculo. ¿Quién seleccionó y designó a sus colaboradores, secretarios de Estado, de entre los que debía salir un candidato presidencial fuerte y ganancioso? ¿Quién debía haber creado las condiciones para construir nuevos liderazgos y potenciales candidatos presidenciales..? Sí, el responsable de todo eso se llama Felipe Calderón. Es decir, que Calderón ha fracasado en su papel de constructor de nuevos liderazgos no sólo para llevarlos a gobiernos de los estados, en donde podrían ser capaces de competir con éxito en elecciones locales, sino que el Presidente fracasó en la construcción de líderes y potenciales precandidatos a la Presidencia. Calderón y sus leales dicen —ante esa realidad de fracaso— que, hace seis años, Felipe aún ni contaba en las encuestas. Pero se les olvida que, ya en sondeos abiertos, Santiago Creel era uno de los presidenciables más aventajados. Hoy no hay entre el panismo ni el Clouthier de 1988 ni el Diego de 1994 ni el Fox de 2000 y menos el Calderón de 2006. En cambio, hoy el PRI tiene a Peña Nieto como aventajado, igual que el PRD tenía a AMLO en 2006 y el PAN a Fox en 2000. Hoy los azules podrán decir lo que quieran; misa si lo desean, pero lo cierto es que sus gobiernos municipales, los de los estados y el federal viven un profundo fracaso en el ejercicio del poder y el empoderamiento de su partido. Y si no, al tiempo (Excélsior)
  • Otto Granados. La cabeza de los políticos. Si los ciudadanos, los medios o los académicos pudieran descifrar, con razonable claridad y a tiempo, lo que pasa por la cabeza de los políticos muchos males podrían evitarse y muchos bienes prolongarse. De allí que entender el temperamento de quienes tienen responsabilidades de gobierno sea tan importante como examinar las decisiones mismas que toman o los actos que ejecutan. Véanse las frecuentes entrevistas que da el presidente Calderón. Cada vez son más reveladoras de su personalidad, de sus filias y fobias, de ese proceso por el que todo gobernante pasa mientras el ocaso va llegando y hay que plantearse inevitablemente cómo será recordado, cuál es el legado que deja o cómo será su vida política y personal a partir del día después, cuando el poder se acaba. Frente a esas interrogantes, los presidentes suelen construir primero una explicación subjetiva y luego se convencen de que así fueron las cosas: no como en verdad ocurrieron sino como creen que sucedieron o como les gustaría que hubieran sido. Más que para la historia, es una respuesta para sí mismos. Por ejemplo, en la entrevista que dio a Javier Moreno, de El País, publicada ayer, al referirse al tema de la estrategia de seguridad, Calderón desliza una frase cristalina: “en la vieja cultura política… la corrupción era un engranaje modular” y añade: “hay una tentación en algunas partes por que esa cultura prevalezca”. Es decir, según él, esa cultura política ha desaparecido y la corrupción ya no es la bujía del pasado. Calderón lo cree ciertamente, aunque la realidad desdiga tenazmente lo que piensa el Presidente. Lo relevante no son los datos duros, los reportes internacionales o los sondeos que indican que el México de hoy es al menos igual o más corrupto que el de antes o que esa cultura política que él califica como “vieja” no sea distinta y mejor ahora en términos de ciudadanía de alta intensidad o de mayores niveles de institucionalidad o de aumento del capital social. No, lo sorprendente es su convicción de que así es. Es el típico talante que encuentra Victoria Camps en algunos políticos: “esa costumbre de poner en cuestión todo lo ajeno, irreprimible en la vida política, recuerda el análisis que Nietzche hace del resentimiento: el resentido dice ”tú eres malo” para afirmar que él es bueno, su posición es siempre reactiva, no sabe valorarse sencillamente en positivo, sin rechazar al adversario”. El saldo es que una actitud así contamina la acción política, inhibe un diálogo productivo entre contrarios, debilita construir acuerdos y hace de la democracia no un mecanismo de arreglo ni una expresión de confianza colectiva, sino una fuente de conflicto. ¿Cómo salir de esa especie de círculo vicioso y tener políticos más efectivos? Nadie supone que sean angélicos o que sus personalidades dejen de ser complejas. Pero sí podrían ser mucho más profesionales en el sentido más preciso del término. (La Razón)

Pasado

  • Jesús Silva Herzog. El refresco del pasado. En unas cuantas semanas, los tres partidos han cambiado de dirigentes. Cada uno encontró en su propia tradición, el relevo. Ninguno apostó a la renovación de ideas, ninguno pudo brincar en trampolín, ninguno se despoja de sus inercias. Como si en preparación a la contienda presidencial se vieran forzados a encontrar fuerza en sus hábitos, indispuestos al riesgo de intentar algo nuevo. Aguas viejas. En el PRI hubo sin duda, un relevo generacional. No se puede negar que el nuevo dirigente representa otra carnada de políticos y una experiencia local distinta de la que había dominado la política priísta Pero lo que demuestran el nuevo dirigente del PRI y el puntero de ese partido es que la juventud no implica una puesta al día de las ideas, una revisión de las propuestas, un cambio de estilos. El PRI es el PRI de siempre: refractario a las ideas, hostil a las definiciones, incapaz de ventilar sus diferencias. Maldice el acercamiento de sus antagonistas al tiempo que se enlaza con partidos de truhanes. Vale la pena detenerse en las palabras y en los procedimientos del PRI. El 21 de marzo el dirigente nacional del PRI pronunció un discurso por el nacimiento de Benito Juárez. En una parte de su mensaje dijo lo siguiente para describir al gobierno panista. Se trata de un gobierno, dijo, “que va conduciendo por la derecha y conduce mal; porque conduce viendo al retrovisor y encontrando en su visión por el retrovisor aquellos puntos negros en la sábana blanca”. Guillermo Sheridan ha intentado descifrar el significado de tan profunda reflexión pero sigue sin llegar al núcleo de la parábola: ¡manejar viendo el espejo para encontrar una sábana blanca manchada con puntos negros! Tampoco hay dentro del PRI ninguna intención de revisar sus hábitos: el destape, por ejemplo. En el Estado de México, se revive una práctica ancestral: los pretendientes declinan sucesivamente para que el ungido aparezca como el Candidato de la Unidad. El partido en un dedo. El PAN no tuvo la seguridad para apostar por el futuro. Prefirió una figura aletargada que sólo acierta a describir un México bicolor, una historia doblada en dos. Antes del 2000, México vivía la oscuridad de la dictadura más rapaz. Tras la llegada de los dos estadistas del PAN, el país ha vivido en un jardín democrático que sólo estropea la lamentable sobrevivencia de los priístas. Al presidente del PAN le parece una vergüenza nacional que haya estados que voten por un partido que no le gusta El maniqueísmo de este viejo PAN no se hace cargo de las responsabilidades propias y pretende, tras 12 años de ocupar la Presidencia, jugar a la oposición, desde el gobierno. Acción Nacional no presenta una plataforma de orgullos. Despliega, nuevamente, la pantalla del miedo: regresarán los priístas para restaurar su dictadura El Secretario de Educación Pública, aspirante prominente a la candidatura presidencial, se ha atrevido a describir la contienda del 2012 como una batalla entre la civilización y la barbarie. La gente decente contra los trogloditas. La civilización somos nosotros, llegó a decir, palabras más o menos. Un agente del pluralismo atribuyéndose el monopolio de la civilización en el país de los salvajes. El PRD acertó al reconocer su partición. No resolvió sus diferencias y convirtió a su dirigencia en un tapón. Acción y veto incrustados en el mismo liderazgo. La vieja disputa del partido sigue sin resolverse. Nadie gana pero el partido consigue tiempo. Habrá demasiada animosidad entre las muchas familias del PRD, pero siguen viviendo bajo el mismo techo. La solución reciente no le ofrece un trampolín al partido para brincar con decisión a la elección presidencial del año que viene, pero a fin de cuentas, evitó la fractura que algunos anticipaban. El PRD superó con éxito un peligro grave. Fuera del partido, con la ambigüedad institucional de siempre, Andrés Manuel López Obrador echó a andar su campaña por la Presidencia presentando su programa de gobierno. No encuentro ideas nuevas en su proyecto: la misma lógica conspiratista, el mismo voluntarismo moral, idéntico desinterés por el mundo. Pero no puede desconocerse que en su movimiento hay una energía política extraordinaria que puede seguir dando sorpresas. El sábado pasado, el Secretario Administrativo de la UNAM, Don Enrique del Val Blanco, publicó un artículo enérgico en Excélsior contra lo que él llama las “almas puras” que critican al rector de la Universidad Nacional. No nombra a nadie en concreto sino que alude a una categoría nebulosa de intelectuales irresponsables, desconectados del México real que sirven al gobierno en turno. No me menciona directamente pero sus alusiones me hacen pensar que su comentario tiene algo que ver con el artículo que publiqué aquí el lunes pasado, titulado “El obispo de Copilco”. (Reforma)

Eruviel / Parto

  • Jorge Fernández. Eruviel y el futuro de Peña. Al momento de escribir estas líneas aún no concluye la consulta del PAN y el PRD sobre su hipotética alianza en el Estado de México, pero todos sus dirigentes saben ya, desde días atrás, pero sobre todo luego de que el sábado se confirmó la candidatura priista de Eruviel Ávila, que el ejercicio no tenía sentido: cualquiera que sea el resultado, el PRD y el PAN irán con sus respectivos aspirantes a esa contienda, el primero seguramente con Alejandro Encinas y en el PAN tendrán que decidir entre Luis Felipe Bravo Mena y Ulises Ramírez, ya que José Luis Durán Reveles parece muy lejano del ánimo de la mayoría de los panistas mexiquenses. Todo el edificio de la alianza estaba construido sobre un sólo andamiaje: que el candidato priista fuera Alfredo del Mazo, que Eruviel abandonara ese partido y se decidiera a encabezar a la oposición. No era descabellado: el PRI ya se había equivocado demasiadas veces el año pasado a la hora de designar a sus candidatos, Enrique Peña Nieto no podía repetir ese error porque le hubiera podido costar, no sólo la elección estatal, sino su candidatura presidencial. Ahora han salido versiones de que fueron Carlos Salinas de Gortari o Elba Esther Gordillo quienes influyeron para que Del Mazo no resultara el candidato, y seguramente esos políticos, con peso en muchas decisiones nacionales, deben haber opinado sobre el tema, pero la decisión en realidad era sencilla: Peña Nieto debía apostar por el mejor candidato, y ese era sin duda Eruviel. Alfredo del Mazo, un joven con mucho porvenir en la política, es hijo y nieto de gobernadores, es la carta futura de toda una generación del centro del Edomex, pero su carrera política se limita a un paso fugaz por la Secretaría de Turismo del estado y a un año y medio de alcalde en Huixquilucan, uno de los municipios de más alto nivel de vida del país, muy lejos de las necesidades y vivencias de los grandes cinturones urbanos de miseria y marginalidad. Ávila viene literalmente de la cultura del esfuerzo, nació en Ciudad Azteca, hizo toda su carrera con base en la educación pública, fue dos veces presidente municipal de Ecatepec, donde ya le ganó al PRD y al lopezobradorismo, fue subsecretario de Gobierno y es, sin duda y fuera de encuestas sospechosas, el que tiene el mayor índice de aceptación entre los priistas y en la entidad. Muchas veces dijimos aquí que tan importante como la designación del candidato era el mensaje que enviaría Peña a los priistas con la misma. Optar por Alfred del Mazo, en estas circunstancias, hubiera privilegiado la relación política de grupo y familiar por encima de la carrera partidaria e incluso de las posibilidades reales de ganar la elección. Enrique Peña Nieto no se equivocó y decidió optar por el candidato que tienen las mayores posibilidades de ganar, el que con su designación desarticuló la posibilidad de una alianza opositora y al que se premia por su carrera y por su trabajo político, lo que propicia nuevos acuerdos, mucho más amplios que los internos del PRI, al escapar de la lógica de grupos. Podrá gustar o no la candidatura de Eruviel, eso lo tendrán que decidir los electores el 3 de julio, pero lo cierto es que la misma se enmarca en la línea que llevó, por conducto de Peña, a Humberto Moreira a la presidencia nacional del partido, o a Roberto Sandoval a ser el candidato del PRI en Nayarit: son los que tienen trabajo con la gente, quienes ganan elecciones, los que no pertenecen a grupos tradicionales. Y, en los tres casos, quienes permiten una alianza amplia con distintas fuerzas, tanto hacia grupos ubicados un poco a la izquierda del PRI, como con el magisterio de Elba Esther Gordillo, cuya alianza con Peña Nieto y con ese priismo es indudable. Una vez más puede gustar o no ese apoyo de Gordillo a estos dirigentes y candidatos, pero lo cierto es que ese caudal de votos será tan importante para el PRI en estas elecciones y en 2012 como lo fue para que la oposición ganara, sobre todo en Puebla y Oaxaca. Y ese apoyo no lo hubiera recibido Del Mazo, por ejemplo. Creo que Peña Nieto, en ocasiones subestimado por sus adversarios, está haciendo una apuesta importantísima para su futuro: construye desde ahora, con ésos y otros políticos, algunos de ellos candidatos o ya en el poder, así como con otros que lo estarán dejando en estos días, su verdadera base de apoyo, su grupo político, más allá del priismo mexiquense. En las últimas décadas, el único que realizó un ejercicio exitoso en ese sentido fue Carlos Salinas de Gortari, también desde su precandidatura presidencial, al derrotar, paradójicamente, a Alfredo del Mazo González. Ernesto Zedillo no lo hizo ni estuvo interesado en hacerlo, obviamente, tampoco pudo Labastida, lo intentó Madrazo a costa de la división del PRI y de la peor derrota electoral de la historia del priismo. Y ahora lo retoma Peña Nieto apostando a políticos relativamente jóvenes, pero con carrera, sin grupo definido, mas con arraigo y votos (Excélsior)
  • Raymundo Riva Palacio. El parto de Peña Nieto. Enrique Peña Nieto decidió el año pasado que el proceso de sucesión del PRI en el Estado de México lo iba a manejar él. En octubre admitió que había cuatro precandidatos, pero en reuniones estratégicas con las cúpulas del PRI llevaba al presidente municipal de Huixquilucan, su primo, Alfredo del Mazo. Después subió a un quinto, el diputado Luis Videgaray, quien lo acompañaba a informes de gobierno. Dijo que esperaría hasta el último momento para que el PRI definiera su candidato y la semana pasada operó el parto en medio de presiones inesperadas. El resultado de la candidatura de Eruviel Ávila no era parte del script original. Desde Toluca habían volado a los medios las encuestas electorales, en las que Del Mazo superaba siempre a todos los aspirantes del PRI. El fin de semana antepasado el primo de Peña Nieto se guardó. Pospuso 69 entrevistas de prensa e informó que otorgaría una sola más a Joaquín López-Dóriga en Radio Fórmula. El miércoles por la noche comenzó su celebración. Tenía amarrada la candidatura, pero en tres días se descarriló su designación. El alcalde tuvo un déjà vu. Hace casi 30 años su padre era finalista en la contienda por la candidatura presidencial, pero Miguel de la Madrid, el Presidente que también era su compadre, cuando habló con él una semana antes del destape, nunca le dijo que él no sería candidato, pero tampoco que sería otro. Del Mazo entendió que sería el elegido, como su padre lo pensó también en octubre de 1987 y corrió más de la cuenta, provocando la acción de anticuerpos. Funcionarios del PRI que conocen de las reuniones que sostuvieron el viernes Peña Nieto, los aspirantes y jerarcas del partido reconocen que la celebración temprana y que colaboradores de Del Mazo empezaran a hablar públicamente de la unción del alcalde desataron dos presiones que no habían sido previstas. Una fue de la maestra Elba Esther Gordillo, que negoció con Peña Nieto una alianza estatal y nacional con el Panal y que se opuso —hay quien define su postura como “veto”— a que su candidatura por un viejo problema con su padre, a quien le adjudica buena parte del golpeteo que sufrió en 2003 cuando encabezaba al PRI en el Congreso. La otra provino de Televisa, que maneja la mercadotecnia política a Peña Nieto, que desde mediados de la semana expresó su malestar con Del Mazo y su respaldo a Ávila. Hay evidencias de que las dudas asaltaron a Peña Nieto el jueves por la tarde, cuando se pensaba que todo había terminado de cocinarse. La designación del candidato tendría que ser unánime —de acuerdo con el libreto—, y que los diferentes grupos de interés en el Estado de México la respaldaran. Al no cuadrar la ecuación, Peña Nieto habló el viernes con Del Mazo para finalmente decirle que él no sería y salvar el proceso. Ávila, que había dicho que el sábado por la noche decidiría si se registraba o no, recibió la luz verde de pedir licencia al cabildo de Ecatepec durante la mañana del sábado. El gambito político fue monumental. Ávila era el único de los aspirantes priistas que no le debía su carrera política a Peña Nieto y, además, un producto del Valle de México, que no había producido un gobernador desde Isidro Fabela, salvo un año de terror para Mario Ramón Beteta, a quien el Grupo Atlacomulco, cuyo hijo más visible es el actual gobernador, lo agredió tan salvajemente que fue destituido. Peña Nieto tuvo que maniobrar la ruptura de la hegemonía de su grupo político para evitar el quiebre de la escalera hacia la candidatura presidencial. Peña Nieto estaba muy impregnado por las recientes experiencias en Guerrero y Sinaloa —donde una mala selección de candidato provocó la ruptura del PRI y su derrota—, y siempre decía que la decisión final sobre el candidato recaería en “quién podría ganar”. En la segunda parte de la semana, el costo de esa posibilidad se elevó enormemente con Del Mazo. Insistir en él iba a poner en alto riesgo su alianza con Gordillo —estratégica en 2012­— y entrar en conflicto con Televisa —también vital en la sucesión presidencial—. La conclusión del proceso lo pinta como un político pragmático, que le da fuerza, pero vulnerable a presiones, que lo debilita. Al final mantuvo las alianzas externas al partido que, cuando menos por ahora, le salieron bastante caras (La Razón)

Salinas  / Hankilandia

  • Ciro Gómez Leyva. Salinas debe estar babeando. Una leyenda muy extendida entre perredistas y lopezobradoristas cuenta que Carlos Salinas de Gortari es el titiritero que jala los hilos de su muñeco Enrique Peña Nieto. Pues una de dos: o Salinas aprendió de su fracaso, o la leyenda es puro cuento. El omnipotente Presidente de la República jugó una mala sucesión en 1993. Al nombrar a su delfín Luis Donaldo Colosio enfrentó, ipso facto, la rebelión del perdedor Manuel Camacho. Fue una maldición para Salinas. La desventura se posó sobre él. Se desplomó, apagó, acabó. Sobrevive sólo como leyenda. Con las mismas reglas opacas de hace 18 años, Peña Nieto hizo lo que Salinas no quiso, supo o pudo hacer: cortarse el brazo derecho, reconocer que su delfín Luis Videgaray no era la carta de cohesión y éxito para lo que se avecina. Y en vez de solazarse en sus fortalezas, estudió su flanco débil. Si el adversario lo ataca por representar a un grupo cerrado y elitista, si la machaca es que en 80 años no han cambiado, había que romperles el discurso y el esquema. Eruviel Ávila y Alfredo del Mazo tenían los números para ser candidatos y podían probar capacidad para gobernar. Pero el de Ecatepec no es del Principado, da una idea de movilidad, renovación, y simboliza la cultura del que viene de abajo. Peña Nieto maniobró para que Del Mazo y Videgaray, los priistas viejos y los nuevos, los de aquí y los de allá, no se sintieran trampeados. Si en esta historia no hay un Camacho es porque no hubo un Salinas. Parece que Peña Nieto actuó más como Manuel Ávila Camacho en 1945, o Miguel Alemán en 1951, que como Ulises Ruiz, Jesús Aguilar Padilla o el góber Marín en 2010. Salinas debe estar babeando. (Milenio)
  • Juan Enríquez Cabot. Regreso al pasado… Ayer, en su discurso inaugural, su presentación ante todo público, el flamante candidato a góber del Edomex se centró y se concentró en dos puntos fundamentales… ¿Y cuáles fueron estos dos puntos cruciales que, en la coyuntura actual del país, consideró absolutamente fundamental comunicar Eruviel Ávila? No fue: vamos a frenar feminicidios en un estado donde desaparecen, se violan y torturan más mujeres que en Juárez, Tampoco fue tenemos creciente número de jóvenes medio educados o desempleados. Vamos a reformar el sindicato, mejorar maestros. Y eso de atraer compañías, generar empleos, tema menor y secundario. Ni siquiera se centró en criticar al gobierno federal y sus tan acertadas políticas. No, más bien fue un discurso mucho más divertido, novedoso y emprendedor. Pa” qué concentrarse en tantas cosas tan molestas y tristes. Habiendo tantas y tantas cosas que celebrar en Hankilandia. Y por eso ha de ser que el discurso que lanzó Eruviel primero, y ante todo, se centró en afirmar que “a un PRI unido y cohesionado nadie lo vence”. Y, acto seguido, le refrendó su lealtad absoluta al actual gobernador. Buena plataforma, caudillo. Caray qué convincente. Frente a tan poco lío, ¿qué otra cosa pudiera haber enfatizado, transmitido, prometido o discutido en crucial discurso inaugural? Seguro salieron extáticos los 7 mil simpatizantes que claramente llegaron por convicción propia y sin interés alguno. Seguro nunca antes habían escuchado un discurso donde se enfatiza, ante todo y sobre todo, la absoluta lealtad al segundo tricolor. Que réquete vivan de nuevo sus viejas huestes, los principios que tan útiles fueron para prevenir el abuso de poder, detener la corrupción y eliminar el culto del jefe. Lo increíble no es que de nuevo el PRI, que resucite el mismo refrito que utilizó durante más de siete décadas. Lo increíble no es que la nueva generación sea idéntica a la dinosáurica, y que por lo menos en el Universo priísta se compruebe de nuevo que no existe ni Darwin ni la evolución. No, lo que es verdaderamente increíble es que el país esté tan harto de todas las alternativas, de un PAN que ha demostrado que no sabe, no puede, no halla Esté tan, pero tan harto, de una izquierda tribal y antropófaga. Harto de un Parido Verde que se subasta al mejor postor… Y por eso precisamente lo más triste es que quizás un PRI unido efectivamente quizás sea invencible. No por lo bien que dejó el Edomex o Veracruz o Oaxaca. No por las propuestas de cambio y reforma No por prometer haber aprendido sus lecciones y no repetir tanta maldad. No, caray. El PRI, como nos ilustra Eruviel, llega de nuevo a la antesala del poder porque no necesita cambiar. Sólo necesita permitir que los otros desgobiernen, que demuestren grados extraordinarios de incompetencia y/o corrupción, que cansen tanto que ya da lo mismo si son éstos o los otros. ¿Cómo defender a un gobierno que se encabrita públicamente porque un embajador de Estados Unidos osa, en privado, reportarle a su propio gobierno lo que todo mundo comenta en las calles? ¿Cómo sentir que lo peor que le puede pasar a México es que, a diferencia de lo que ocurre una y otra vez con la izquierda, gobierne un partido que no se autoincinera cada vez que tiene alguna posibilidad de llegar a poder? Pudiéramos como país regresar a lo que no funcionó, resucitar el tan triste experimento traspasado. Y el nuevo viejo PRI no llega gracias a un discurso o liderazgo carismático, no llega por tanta falsa promesa, ni por atractivo candidato, ni siquiera por admitir sus errores de diciembre y prometer corregir rumbo futuro… No. Mas bien estamos a punto de presenciar el milagro de la Resurrección de San Atlacomulco porque vivimos en un país que tolera que la nueva plataforma de gobierno sea: priístas Unidos Venceremos. Y le soy leal al que fue. ¿Con eso basta para gobernar una de las tres entidades más importantes del país? ¿Importa tan poco el público, el voto individual, que sólo se requiere obtener el permiso, y perdón, de los aparatchik? Pues entonces por lo menos patentemos esta nueva y emergente tecnología mexicana. Podemos viajar por el tiempo. Sabemos cómo volver al pasado imperfecto… (Reforma)

Encinas / Spots

  • Carlos Marín. Peor sin Encinas y el adiós a Atlacomulco. Sin Alejandro Encinas como candidato, la aceptación de que legítimos y espurios vayan del brazo y por la calle a disputarle a Eruviel Ávila, Enrique Peña Nieto y al PRI el gobierno del Estado de México se complica severamente. A través del Twitter (sin escamotear que celebra “cualquier ejercicio ciudadano y democrático”), el mejor precandidato perredista ratificó: “No voy a participar en una eventual alianza entre mi partido, el PRD, y el PAN; lo digo con toda claridad…”. ¿Dónde van el PAN y el PRD a encontrar a quien satisfaga las exigencias que cumplía de sobra Encinas? El problema de por sí no parecía de fácil solución, porque antes de intentar un acuerdo con los perredistas, los panistas deberían escoger (todavía no lo hacen) entre Luis Felipe Bravo Mena y el senador con licencia Ulises Ramírez. Fuera de Encinas, en el PRD no se ve a nadie con su densidad y sólido expediente. Los priistas, entre tanto, deben estar de fiesta. Enrique Peña Nieto dejó ver que está dispuesto a correr los riesgos de interrumpir la continuidad en el poder del llamado grupo Atlacomulco, ya que Eruviel Ávila no hace juego (sin duda viene desde abajo) con los herederos de Isidro Fabela (1942). A saber: Alfredo del Mazo Vélez, Salvador Sánchez Colín, Gustavo Baz, Juan Fernández Albarrán, Carlos Hank González, Jorge Jiménez Cantú, Alfredo del Mazo González, Alfredo Baranda, Mario Ramón Beteta, Ignacio Pichardo, Emilio Chuayffet, César Camacho, Arturo Montiel y el propio Peña Nieto. Uno de los damnificados en el PRI, Alfredo del Mazo Maza, tiene muchos años por delante y por lo pronto no tendrá que exponer su estampa de príncipe inglés en los templetes de Chalco (con cauda de acarreados, tortas y refrescos). La designación de Ávila cierra un círculo que puso a prueba la habilidad política de Peña Nieto, quien hasta el viernes tenía acreditados el cumplimiento de compromisos notariados y una eficiente capacidad de comunicación. Ahora validó su calidad de líder político del Edomex y se abre ante sí el círculo de 2012, cuando disputará a Felipe Calderón y a los demás, ya no una gubernatura, sino el destino inmediato de México. Sin su voluntad (es ridícula la especie de que La Profesora “vetó” a Del Mazo) habría sido impensable la designación de Ávila. Pero no tan sólo: en la unción fue determinante la experiencia mañosa y roñosa en materia electoral de los jerifaltes del PRI. El aprieto del PRD y el PAN, vayan juntos o separados, es descomunal. Por más que el dirigente nacional panista, Gustavo Madero, estime la aprobación de la alianza como “mejor imposible”, la realidad sin Encinas coloca a legítimos y espurios en el peor de los escenarios. La experiencia de la consulta de ayer y sus daños colaterales confirma que ayuntarse a costa de programas y principios no garantiza nada por lo que valga la pena brindar. (Milenio)
  • Enrique Aranda. Edomex: ¿sin spots..? Al margen el resultado de la consulta impulsada por el PAN y el PRD para conocer la opinión de la ciudadanía mexiquense sobre su posible participación, en coalición, en la elección del sucesor de Enrique Peña Nieto, esta mañana se inicia, de manera formal, el brevísimo lapso en que un puñado de personajes de la vecina entidad podrán realizar actos proselitistas (de precampaña) en pos de la candidatura de sus respectivos partidos. A partir de hoy, efectivamente, y hasta el 6 de abril, tanto los panistas Luis Felipe Bravo Mena y Ulises Ramírez como el perredista Alejandro Encinas y el priista Eruviel Ávila —aunque aseguró ya la nominación tricolor— podrán realizar toda suerte de eventos, presentaciones y concentraciones de orden electoral… aun cuando, vale decir, deberán hacerlo sin recurrir a la difusión de sus actividades y postulados, de manera gratuita, a través de los medios electrónicos; esto es, sin la opción de difundir spots a través de las estaciones de radio o los canales de televisión. ¡Una verdadera tragedia..!, a decir verdad, cuya historia se remonta a la segunda quincena de febrero cuando el TEPJF dictaminó que al Instituto Federal Electoral (IFE) de Leonardo Valdés Zurita, y más específicamente a sus direcciones Jurídica y de Prerrogativas, les había faltado “fundar y motivar debidamente” el catálogo de estaciones responsables de transmitir spots para las elecciones del Estado de México y les ordenó reponer el proceso y enmendar el error cometido. Pasaron los días y las semanas y, al menos hasta ayer —“por ignorancia o franco desacato…”, explicaría algún alto dirigente partidista—, lo solicitado no se hizo y se dejó en condiciones de absoluta indefensión a los partidos y a sus precandidatos que, hoy, se despertarán con la amarga noticia de que ni uno solo de los 48 minutos diarios que por ley debería dedicar cada una de las estaciones de radio y televisión domiciliadas en el estado, más una treintena que desde el DF tienen presencia en territorio mexiquense, será puesto a su disposición… o, si usted lo prefiere, que ninguno de ellos podrá contar con un solo spot al aire en los días de precampaña. Menudo problema éste que, hoy, no se ve cómo pueda resolverse… no al menos en el brevísimo plazo de diez días. (Excélsior)
  • Denise Maerker. Edomex: ventaja del PRI. Edomex: ventaja del PRI. Sí como dicen, las elecciones a gobernador del Estado de México son el laboratorio de lo  que puede ocurrir en las elecciones del año entrante para la Presidencia, grande debe ser en estos momentos la preocupación de los dirigentes y aspirantes a candidatos del PAN y del PRD. Y es que después de este fin de semana no hay duda, el PRI y Peña Nieto se han mostrado más hábiles y en mejores condiciones para competir y ganar. Usando, es cierto, las formas más viejas del PRI pero logrando sus objetivos: tener un candidato competitivo y preservando la unidad de su partido. Frente a esto, una consulta desangelada, sin candidatos, en la que las burocracias del PAN y del PRD se movilizaron frenéticamente para darse la razón. Ganó sin sorpresas y de calle el sí a la alianza, un resultado que quizá conforte a quienes la promueven pero que no resuelve ni mejora su capacidad real para competir. Ya se sabe que López Obrador, en este caso, no va a aceptar la alianza y que Encinas va a buscar que PRD, PT y Convergencia vayan con él El PAN no tiene siquiera un precandidato para jugar dentro de la alianza, mucho menos por la gubematura. El PRI y Peña han ganado en toda la línea: de. entrada lograron que durante tres meses nadie hablara mucho de ellos. Todos imaginábamos, incluido el gobernador y su equipo, que estos meses iban a ser de un duro y constante golpeteo contra ” su gobierno: revelaciones, cuestionamientos, críticas de todo tipo. La verdad es que por lo pronto no se ha llevado ni un rasguño. Y la responsabilidad es de sus oponentes que han dedicado todo este tiempo a tratar de establecer una estrategia común y a resolver problemas internos. El PRI, y sobre todo Peña Nieto, lograron resistir la tentación dinástica. Lo que parecía hasta el sábado que sería la gran equivocación de Peña Nieto, designar como candidato a un miembro de su familia y de la élite mexiquense, lo evitó al escoger a un político de orígenes humildes más acorde con ese viejo PRI que tanto le gusta a Peña y que siempre fue promotor del ascenso social dentro de sus filas. Eruviel Ávila lo entendió a la perfección y el mismo sábado declaró: “El PRI es un partido que da oportunidades”. El miedo a la división quedó también conjurado. Después de este fin de semana no hay duda el PRI y Peña Nieto se han mostrado más hábiles y en mejores condiciones La cargada funcionó a la perfección y todos los contendientes disciplinados hicieron gala de solidaridad y apoyo con el elegido gritando frente al micrófono: “Todos para uno y uno para todos”. Un poco infantil, sin duda, pero igual eficaz. Falta la campaña y la elección pero la ventaja hasta el momento es indiscutible: el PRI ha sabido manejar los tiempos, designar candidato, evitar rupturas y se perfila a un triunfo, que de ocurrir, mucho pesará en el ánimo de todos los contendientes. El PRI y Peña tienen sus méritos, y no se les pueden regatear pero hay que destacar la ayuda que reciben diariamente de sus adversarios. Por eso hay que temer que si esto es un adelanto de lo que nos espera en el 2012, poco tiempo durará la ilusión de que habrá una verdadera pelea por la Presidencia y para nosotros la posibilidad de optar entre diferentes opciones. (Universal)
  • Manuel Camacho. Escenarios mexiquenses. Para las próximas elecciones de gobernador del Estado de México en julio existen dos escenarios fundamentales. El primero es que la fortaleza que logró el PRI en las elecciones de 2009 se ratifique y que, por su poderoso aparato electoral-gubernamental y por las divisiones de las oposiciones, tal como ocurrió en la última elección, el PRI gane por una amplia ventaja El otro escenario es que, en próximas semanas, se genere una posibilidad real de competencia que estimule la participación y ponga en riesgo al candidato del PRI. En el Edomex no existen escenarios intermedios: o el PRI logra sostener la bola de nieve que puso en movimiento en 2009 y gana por un amplio margen; o se desata la competencia y entra en riesgo de perder la gubematura. En el Estado de México no vamos a ver una elección a tres polos. Si hay competencia, la elección tenderá a polarizarse. Si no hay competencia, la maquinaria del PRI le podrá dar a su candidato arriba de 40% de los votos, dejando a las otras fuerzas con votaciones significativamente menores. En todas las elecciones del último año se ha demostrado que, donde se crean condiciones de competencia, la participación ciudadana crece notablemente. Y que, frente a una alta participación, el partido que está en el gobierno, aun con todo su aparato, tiene riesgos altos de perder. Eso ocurrió en Oaxaca, Puebla, Sinaloa, Hidalgo y Durango. También ocurrió en Zacatecas, Tlaxcala y Baja California Sur. • Si ése es el fenómeno general, cabría preguntarse si el Estado de México es diferente, en fundón del posicionamiento local y nacional de su gobernador Enrique Peña Nieto. Eso no hace la diferencia. Si en el Estado de México se logran crear condiciones de competencia, aumentaría te participación y el PRI estaría en riesgo. Lo qué sí es diferente en el Edomex es que el PRI ha logrado resolver el problema de su unidad interna y ha escogido al candidato más competitivo que tenía. Eso es lo que no había logrado en los estados donde perdió frente alas alianzas amplias por su falta de unidad e inadecuada selección de candidato. También le ocurrió al PRD y al PAN. En Zacatecas y BCS, el PRD arrancó con una gran ventaja (de cerca de 20%), pero se perdió por la fragmentación de la izquierda y por no escoger al mejor candidato. Al PAN le ocurrió lo mismo en Tlaxcala y Aguascalientes. En el Edomex hay una diferencia adicional respecto a la mayoría de los otros estados. Las oposiciones son fuertes y tienen presencias territoriales bien establecidas. No compiten entre sí; compiten contra el PRI. Es clarísimo que, en la zona metropolitana del DF, el PAN tiene fuerza en el poniente y la izquierda en el oriente. En las últimas décadas el PRI no habría ganado ni una elección si hubiera competido contra una oposición unida. En 2006,ni siquiera eso fue necesario: el PRI perdió por el arrastre de las candidaturas presidenciales de Fox y AMLO. El PRI estará en riesgo si hay competencia. Si los ciudadanos juzgan posible denotar al partido en el gobierno, irán a votar. Una alta participación no la resiste ninguna maquinaria electoral, ni la del Edomex.  El PRI ya tomó sus decisiones. Tiene todo preparado. Tiene la mayor bolsa del país. Ha volcado sin rubor la maquinaria gubernamental y los programas de gobierno en favor de su candidato. Ello le da ventaja inicial Toca su tumo a las oposiciones. Hay margen para que ganen y así beneficiar a los mexiquenses con más transparencia, democracia y respeto a los derechos humanos, mayor compromiso social y menos violencia e inseguridad. También, para que una victoria opositora o elección cerrada, cambien la correlación de fuerzas a nivel nacional Falta no equivocarse en los próximos movimientos. Sí se acierta, lo demás será obra del trabajo y la fortuna. (Universal)

Acuerdo

  • Héctor Aguilar Camín. Acuerdo y (des)Acuerdo. Se entiende que a alguien no le parezca necesario ni conveniente el acuerdo firmado por distintos medios sobre cómo informar sobre la violencia sin volverse vocero involuntario de los violentos. Lo que no se entiende es que atribuyan a ese acuerdo el propósito de censurar a alguien. El acuerdo es voluntario, lo asume quien quiere y lo cumple cada quien a su manera. No hay nada que exigir o reprochar a quien no participa del acuerdo. Tampoco a quienes participan de él. Es un acto libre de asociados libres. Por mi parte no sólo he firmado el acuerdo, sino lo he promovido y lo defiendo abiertamente. Me parece que los firmantes del acuerdo tratamos de dar una respuesta profesional a un desafío serio que enfrentan no sólo los medios, sino la sociedad misma, de la cual esos medios son el espejo y el sistema nervioso. (Si el sistema nervioso exagera el espejo humea de más). El problema es cómo mantener informada a la sociedad de la violencia que la aqueja sin sobredimensionar ni multiplicar esa violencia en la imaginación social, en la conciencia pública. El acuerdo ofrece una respuesta colegiada a ese problema, que han tenido y resuelto razonablemente otras sociedades, la colombiana, por ejemplo, de cuya propuesta el acuerdo mexicano incorpora muchas lecciones. Creo que ningún periodista serio puede negar que el crimen organizado es un problema serio, quizá “el” problema serio del país. Y que un escenario central de ese problema son los medios de comunicación. En mi opinión, lo fundamental es no colaborar involuntariamente con los propósitos de intimidación social del crimen organizado. Queremos informar a la sociedad, no aterrorizarla. Creo que está claro ya para los profesionales de la comunicación que los medios son un campo de batalla en la guerra contra el crimen. Y que los barones del crimen organizado tienen buen instinto mediático, saben usar a los medios para lograr sus fines. Saben usarnos. Para mí, un asunto fundamental en todo esto es no equivocarse sobre quién es el enemigo de los medios y de la sociedad en esta guerra. Nadie pide callar los errores, ineficiencias y violaciones de garantías en que ha incurrido el gobierno en su lucha contra el narco. Lo que se pide, o al menos lo que pido yo, es no confundirse sobre quién es el enemigo de los medios y de la sociedad. Ese enemigo es el crimen, no quien lo combate, y hay que tener una estrategia para combatirlo en todos los ámbitos. El acuerdo es una respuesta a este problema desde los medios. A los que no les guste, pueden proponer otra. O ninguna. Cada quien. (Milenio)
Anuncios

Acerca de Imagen Política

Somos un grupo de profesionales de la comunicación, que hemos conjuntado nuestra capacidad y experiencia en las áreas del periodismo escrito, radiofónico y de análisis político, que nos permite ser la firma más exitosa de: consultores políticos, de comunicación, estrategias de mercadotecnia y cabildeo.
Esta entrada fue publicada en Síntesis Política y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s