Síntesis Política de Imagen Política

Finanzas, Negocios /Energía

  • Compartamos inicia expansión fuera de México
  • Nuevas regulaciones bancarias, freno al crecimiento
  • Invex, 2 décadas de operaciones
  • Ferromex-Ferrosur le ganó a la CFC
  • Volkswagen revisará 18 mil Jettas en México
  • Siemens se reestructura; Osram al mercado bursátil
  • Aviacsa desata carrera de tarifa de boletos
  • Japón afectará industria del plástico en México
  • Enfermo, el mercado interno: Presburger
  • Aumenta 5.8% actividad económica durante enero
  • Crecer más de 5% anual, la prioridad: CCE
  • Costará entre 6 y 7 mil mdp la Ley de Ayuda Alimentaria
  • Están 14% de casas deshabitadas.- Inegi

Seguridad /Justicia / Salud

  • Particulares no pueden comprar propaganda electoral: Corte
  • Genera trata de personas más de 6 mil mdd: ONU
  • Tuxtla Gutiérrez, primera Comunidad Segura en México
  • Suman ya 6 los muertos por influenza A/H1N1
  • Ayuda PGR por multihomicidio de Morelos
 

Gobierno / Partidos / Congreso /  Estados 

  • Encinas enfría el entusiasmo de aliancistas
  • Empuja a Ebrard y PRD a matar la alianza
  • PT apoyará al bloque unido de izquierda
  • Esperamos al que nos pongan:  Eruviel
  • Pequeña, fuerza electoral AN-PRD: Moreira
  • Puedo solo, no necesito de alianzas: Lozano

 

TITULARES DEL DÍA
Financiero Capital especulativo, una amenaza global
Economista El mercado interno, enfermo: Concamin
Reforma Desinflan la alianza
Universal Desecha Corte amparo contra ley electoral
Jornada EU, de CA las armas más letales del narco
Milenio Empuja Encinas a Ebrard y PRD a matar la alianza
Excélsior La alianza en el aire
Sol de México Deja tráfico de migrantes 6 mil mdd en México: ONU
Crónica Ebrard dinamita alianza al apostar por Encinas
La Razón Ante Ebrard, Encinas se dice candidato de AMLO
Impacto Diario Ebrard uy Encinas revientan la alianza

 

  • Crece bienestar social: Calderón. El presidente Felipe Calderón Hinojosa afirmó que se redujo el porcentaje de quienes ganan menos de dos salarios mínimos y aumentó el total de quienes perciben más de tres sueldos mínimos, aunado a que más mexicanos tienen televisión, automóvil, computadora o refrigerador. Al presentar los resultados definitivos del Censo de Población y Vivienda, elaborados por el INEGI, consideró que el país ha cambiado para bien en la última década, en coincidencia con los 10 años de gobiernos panistas, pues hay “avances muy importantes en todos o en la mayoría de los indicadores de bienestar social”, sobre todo, de las familias más pobres. “En estos 10 años hemos cambiado y en muchas cosas hemos cambiado para bien en México. Se han mejorado las condiciones de vida, sobre todo de las familias más pobres, se ha incrementado su acceso a servicios tan importantes como la salud, la educación y la vivienda”, afirmó en un evento realizado en el Museo de Antropología. El Presidente dijo que hay logros muy importantes, pero que se deben redoblar los esfuerzos porque “aún no estamos donde queremos”. Afirmó que aumentó el número de trabajadores que recibe mejores salarios reales, pues quien gana más de tres salarios mínimos pasó de 25% a 37% y quienes perciben hasta dos salarios mínimos se redujo del 42% al 31%. “Es la primera vez que se aumenta el salario mínimo en términos reales, en varias décadas”, aseguró. “Gracias a ello, hoy los hogares cuentan con más bienes duraderos o que se llaman bienes de consumo duradero: televisores, refrigeradores, estufas y automóviles incluso”. (Universal)

Cofetel

  • Gonzalo Martínez Pous. ¿Qué necesita la Cofetel? Qué necesita la Cofetel para lograr transformarla en un re¿ guiador eficiente y en un arbitro con autoridad suficiente para resolver los conflictos de las empresas del Sector?, fue la pregunta que nos hicieron los senadores a los comisionados en la reunión de trabajo del 22 de marzo. Dicha pregunta merece ser contestada de manera reflexionada Se afirmó que los amparos son la causa de todos los males en este sector y que en todos los casos debería negarse el otorgamiento de suspensiones, ya 3ue las telecomunicaciones son de oren público e interés social. Habría que contestar a los senadores que no es malo que las decisiones regulatorias sean objeto de revisión judicial; de hecho, en la mayoría de los sistemas jurídicos las resoluciones de los órganos reguladores se pueden recurrir. La diferencia radica en que en México “el sistema de apelaciones” no ha sido mejorado y su estructura actual sirve para que los operadores utilicen los juicios para retrasar o impedir las determinaciones que emite la Cofetel. Otras naciones han enfrentado esta problemática donde las apelaciones sistemáticas combinadas con largos procesos crean incertidumbre, por ello han emprendido reformas legales para mejorar el desempeño y la velocidad de sus sistemas judiciales. Considero que México podría llevar a cabo acciones correctivas en el mismo sentido; eliminando la posibilidad de presentar el recurso de revisión ante la SCT y sustituyéndolo por un recurso de reconsideración ante la propia Cofetel; asimismo, agilizando los juicios de amparo y de nulidad, mediante la creación de juzgados, tribunales colegiados y salas especializadas que logren reducir él tiempo que toma emitir las sentencias. Por lo que hace a la suspensión de los actos que emiten los reguladores, la OCDE afirma que el caso de México es único y uno de los aspectos más preocupantes de su marco jurídico y regulatorio. Al igual que el caso anterior, en otros países éste había sido un factor negativo hasta que se llevaron a cabo las reformas legislativas adecuadas. Recientemente hemos visto lo relevante que resulta este aspecto en temas como las licitaciones de espectro radioeléctrico y la determinación de las tarifas de interconexión; sin embargo, no en todos los casos es justificado negar la suspensión de los actos reclamados, de ahí que se pueda establecer un sistema de garantías cuando únicamente se afecten los intereses económicos de las empresas, pero que se niegue cuando con su otorgamiento se siga perjuicio al interés social o se contravengan disposiciones de orden público. Las telecomunicaciones no pueden ser consideradas en su totalidad como de orden público e interés social y que, por ello, en todos los casos se niegue la suspensión; en realidad, se puede determinar tal situación mediante jurisprudencia, o bien, señalando en forma expresa en la ley los casos específicos donde debe prevalecer el interés general sobre el individual. Por lo que se refiere a la regulación de los operadores dominantes, en la mayoría de los países de la OCDE, el órgano regulador de las telecomunicaciones tiene las capacidades suficientes para determinar el poder sustancial y establecer las regulaciones asimétricas, caso contrario al mexicano, en el que la suerte de la Cofetel depende del éxito en las determinaciones que haya tomado la Cofeco, este sistema ha probado ser ineficiente, para corregirlo bastaría que se legisle en el mismo sentido que ha determinado la SCJN en la jurisprudencia del Pleno que señala que la Cofetel tiene la facultad para determinar el mercado relevante y el poder sustancial de los concesionarios, y que dicha facultad no invade las atribuciones de la Cofeco, ni viola el principio de legalidad. Por lo que corresponde al diseño de la Cofetel, considero que no se justifica convertirla en un órgano constitucional autónomo sino dotarla de la capacidad de sancionar y de revisar sus propios actos mediante el recurso de reconsideración. Asimismo, se requiere dotarla de una estructura orgánica de naturaleza colegiada y no de una piramidal donde todos los procesos dependan de la voluntad de una sola persona. Para alcanzar estos fines bastaría con una sencilla reforma legislativa. Los problemas que hoy enfrenta México en el sector no son privativos de nuestra nación, y otros países los han podido solucionar mediante la acción coordinada de sus diversas instituciones del Estado, hoy necesitamos de la participación de los tres Poderes para establecer las bases de la regulación, la jurisprudencia y las reformas legislativas que permitan poner a México a la altura de las naciones más competitivas. Este cambio no es imposible, se trata de medidas sencillas pero que requieren de mucha voluntad política, eso es lo que necesita la Cofetel. (Reforma)

Josefina

  • Eduardo Huchim. La ruta de Josefina. Soy un convencido de que la única manera de derrotar al narcotráfico es legalizar la producción, comercio, transporte y consumo de las drogas hoy prohibidas, comenzando por la marihuana y entendiendo tal despenalización como el último punto de una vasta estrategia basada en la Convención de Palermo. Sin embargo, ante los obstáculos que se oponen a esa vía, debo decir que aun sin tener ese punto en el horizonte, un camino exitoso contra las drogas no puede ser la sola represión a sangre y fuego. Es preciso reiterar que la actual guerra o lucha contra el contrabando de drogas -el término es lo de menos- es un fracaso porque no ha logrado sus dos objetivos fundamentales: reducir el consumo interno, que por lo contrario se ha incrementado, y disminuir la exportación de estupefacientes, sobre todo a Estados Unidos. En cambio, la sociedad mexicana está pagando a lo Churchill, con sangre, sudor y lágrimas, las consecuencias de ese combate. Adicionalmente, como lo ha señalado el propio presidente estadounidense Barack Obama, los cárteles de la droga se han fortalecido. No sólo eso, también han diversificado su acción delincuencia!, que hoy comprende una veintena de otros delitos además del trasiego de enervantes, y han extendido sus redes allende los mares y las fronteras con tal amplitud que no es exagerado hablar de una multinacional del crimen que tiene en México uno de sus ejes principales. El gobierno de Obama haría bien en no presionar más a México para continuar su lucha antinarco concebida en términos bélicos y plantearse también la posibilidad de la legalización formal de las drogas en EU, donde hay estados en que existe una “legalización de facto”, como le dijo el presidente Felipe Calderón a The Washington Post (Reforma, 05/03/11). Ahora bien, aun pensando en términos bélicos, el primer punto en la agenda del gobierno mexicano debe ser el de una efectiva campaña anticorrupción. No se puede esperar, sensatamente, ganar una guerra si el enemigo tiene densamente infiltrados a los cuerpos policiales y militares con los que se libra la batalla En ese sentido, sorprendió gratamente una reciente declaración de la coordinadora del grupo parlamentario del PAN en la Cámara de Diputados y también aspirante a la candidatura presidencial de su partido, Josefina Vázquez Mota, quien el miércoles 23 de marzo expuso como parte de una ponencia en la Universidad Iberoamericana: “No basta con meter a la cárcel a los que venden la droga, a los ”Barbies” y a los ”JJ”; hay que meter a la cárcel al gobernador que se ha involucrado con el crimen organizado, hay que meter a la cárcel y extraditar al diputado que financió su campaña con el narcotráfico, el secuestro; hay que meter a prisión, extraditar a los empresarios que están lavando dinero del crimen organizado y a los jueces que se están vendiendo al crimen organizado”. (Carole Simonnet, Reforma, 24/03A1). Eso es justamente lo que debe hacerse como primer paso para combatir con posibilidades de éxito al narcotráfico, y eso es precisamente lo que no está haciendo este gobierno. Pero para hacer algo así, se precisa acordar previamente un pacto nacional de todas las fuerzas políticas sin exclusiones, para garantizar que ninguna de ellas actuará como protectora y escudo de quienes han convertido a México en un paraíso de la corrupción, la cual se hace presente en los tres poderes, en los tres niveles de gobierno y también en diversas áreas del sector privado. Cuando una cruzada anticorrupción -genuina, no sólo declarativa- se emprenda, podrá decirse que, entonces sí, habrá posibilidades de triunfar sobre la delincuencia organizada Y aunque sus afanes miran legítimamente a Los Pinos, Vázquez Mota algo podría hacer para la construcción de un pacto de ese tipo, que por ahora parece imposible. A contrario, si no se comienza por combatir a la corrupción, prácticamente nada que se haga contra el narcotráfico llegará a buen puerto. Dicho de otro modo, el problema de la delincuencia organizada no es sólo criminal. Es un problema político que implica una lucha contra el poder corruptor de una verdadera multinacional del crimen. ¿Es posible derrotarla? Si, pero no con la actual estrategia Hay que voltear la mirada a la ruta planteada por Josefina. (Reforma)

Corte

  • Héctor Aguilar Camín. Falla la Corte. La Corte falló ayer contra el llamado “amparo de los intelectuales”, el alegato de un grupo de ciudadanos contra la prohibición de que alguien pueda comprar tiempo en radio y televisión para emitir opiniones y mensajes políticos de carácter electoral. Esa prohibición, a juicio de los quejosos, entre los que me incluyo, violenta o contradice derechos constitucionales básicos, como la libertad de expresión, la no discriminación, la libertad de asociación y la igualdad ante la ley. La reforma constitucional de 2008 que impugna nuestro amparo, prohíbe también las “campañas negativas”, es decir, que los partidos, únicos que según la reforma sí pueden anunciarse, no pueden hablar mal de sus adversarios: no pueden hacer “campañas negativas”. Tampoco pueden hacer campaña sino utilizando los tiempos oficiales —los tiempos del Estado en los medios electrónicos— que les asigna y programa el Instituto Federal Electoral, ese árbitro al que los mismos legisladores responsables de la reforma cambiaron de arriba a abajo, destituyendo escalonadamente a todos sus miembros, violando después los plazos constitucionales que ellos mismos se habían dado para nombrar a los nuevos consejeros, luego de subordinarlos a la inspección de un contralor que nombra el Congreso. Adicionalmente, la reforma de 2008 impone al IFE cargas institucionales de riesgosa o imposible ejecución, como programar todas las pautas publicitarias de los partidos durante la campaña y vigilar su cumplimiento, lo cual no garantiza sino largas querellas e insatisfactorias soluciones: el desgaste de un árbitro antes prestigiado, hoy disminuido al punto de que se habla ya, en columnas y desayunos, de su posible nueva sustitución, sin que se haya completado la primera. Vista de conjunto, la reforma constitucional de 2008 no ha hecho sino debilitar la institucionalidad democrática del país, fortaleciendo la influencia en ella de los partidos, por definición parciales en la defensa de sus intereses. El cuadro de restricciones que ha terminado dibujando la reforma es tan claro que ameritaba una reconsideración de fondo, propiamente constitucional. La Corte ha desestimado nuestro alegato y perdido una oportunidad para corregir los excesos de un Poder Legislativo partidizado al punto de que todavía hoy mantiene manco al IFE, pues los legisladores no se ponen de acuerdo en quiénes deben ser los tres consejeros que le faltan, los últimos que su reforma constitucional cesó: los que quedaban de la poda de 2008. La Corte ha fallado contundentemente, 7 a 4, pero quizá en los dos sentidos de la palabra. (Milenio)

Peña

  • Leo Zuckermann. Peña Nieto va ganando. La carrera presidencial termina el primero de julio de 2012. Tiene, sin embargo, una aduana importante el 3 de julio de este año en el Estado de México. Ese día no sólo se sabrá quién será el siguiente gobernador mexiquense sino qué tanto daño le pudieron infligir los perredistas, panistas y lopezobradoristas a Enrique Peña Nieto en su paso hacia Los Pinos. Si ese día el PRI pierde la gubernatura, el golpe será mayor. A eso le apuestan todos los que quieren debilitar a Peña desde ahora: Calderón, Ebrard, López Obrador y compañía. Si el Presidente está enviando mensajes claros de que él va con todo a ganar la próxima elección federal para evitar trasmitirle la banda presidencial a un priista, pues Peña Nieto, el político más popular del PRI, acusó recibo y manda señal de regreso: “Yo también voy a hacer todo lo que esté en mi poder para ganar”. Eso explica su decisión de designar como candidato del PRI a la gubernatura del Edomex a Eruviel Ávila, alcalde de Ecatepec. La decisión estaba entre éste y el alcalde de Huixquilucan, Alfredo del Mazo. Los encuestadores dicen que los dos estaban bien posicionados en las encuestas. Sin embargo, los perfiles eran diferentes. Ávila es un político que viene de un estrato socioeconómico bajo y que, a base de tesón, se ha movido hacia arriba, algo muy difícil en este país. Es, como diría Luis Donaldo Colosio, un político de “la cultura del esfuerzo”. Del Mazo, en cambio, viene de una prominente familia política mexiquense. Su abuelo y su padre han sido gobernadores del Edomex. Posee atributos propios pero estaba latente la idea de que llegaría al Palacio de Gobierno de Toluca por destino manifiesto. De hecho, a la víspera de que Peña Nieto se inclinara a favor de Ávila, la oposición al PRI cometió el error de telegrafiar cuál sería su estrategia en caso de que Del Mazo fuera el candidato priista. El aspirante del PRD al gobierno mexiquense, Alejandro Encinas, lo calificó como el “candidato de la realeza” y dijo que, si lo nominaban, significaría “un desprecio a la militancia priista”. En el mismo tenor, el delegado del PAN para la elección del Edomex, Javier Corral, afirmó que Del Mazo era “un candidato débil” por su falta de experiencia y mencionó que su único mérito era “ser hijo y nieto de ex gobernadores”.Al parecer se les quemaban las castañas porque Peña Nieto pusiera a Del Mazo. De junior no bajarían a “Alfredo III”, como despectivamente le decían los perredistas y los panistas en privado. Pero Peña inclinó la balanza hacia Eruviel Ávila, el candidato que viene de abajo, muy popular en su municipio que ha gobernado en dos ocasiones. ¿Qué dirán ahora Encinas y Corral? Con su decisión, el gobernador mexiquense los ha dejado chiflando en la loma. Quizá Peña hubiera preferido como candidato priista a alguien más cercano a él como Luis Videgaray. O a alguien de buena estirpe atlacomulquense como Del Mazo. No lo sé. Lo que sé es que se decidió por el candidato con menos flancos de ataque y que maximiza, por tanto, las posibilidades de ganar la gubernatura. Además, hasta ahora no ha habido signos de fracturas dentro del tricolor mexiquense. En este sentido, Peña ha operado con eficacia su sucesión mandando el mensaje de que él también va con todo hacia 2012. La pelota está ahora en la cancha del PRD y del PAN quienes tienen que encontrar un candidato para hacer realidad la alianza que fue aprobada ayer en una consulta popular. El problema es que no se ve quién pueda ser. No hay un perredista que complazca a los panistas y viceversa. Tampoco hay una figura independiente de peso. Y no parece haber un priista popular disgustado que puedan jalarse (al estilo del sinaloense Mario López Valdez). Sin candidato, los aliancistas están entrampados. La izquierda, si va sola con Encinas, no podrá ganarle la elección a un PRI unido en torno a un candidato popular. Lo mismo con los panistas. De esta manera, por lo pronto, con la decisión de nominar a Ávila, Peña va ganando en la larga carrera hacia Los Pinos que, desde luego, todavía puede tener muchas sorpresas. (Excélsior)
  • Joaquín López-Dóriga. Operación Peña Nieto. El miércoles de la semana pasada los diputados Luis Videgaray y Ernesto Nemer escucharon por separado la voz que les decía que no serían candidatos al gobierno del Estado de México, y ese mismo día, uno y otro, salieron a declinar sin saber a favor de quién. El jueves, Eruviel Ávila escuchó esas palabras mayores, y en otro sentido las oyó al que daban por seguro por grupo, ascendencia, parentesco sanguíneo y político: Alfredo del Mazo Maza. Fue una intensa semana de negociaciones de Enrique Peña Nieto, decisión en la que tuvo que poner en la balanza al hombre de sus mayores confianzas, Luis Videgaray; al más identificado por razones familiares y crecimiento político, Alfredo del Mazo Maza; y al probado en cuatro procesos electorales ganadores en el Estado de México, Eruviel Ávila. Para Peña Nieto, el más eficaz y estructurado era Videgaray; el más cercano y creación suya, Del Mazo; y el más calado electoralmente, Ávila. Y no dudó ante la necesidad que él mismo se ha planteado de ganar en las elecciones del próximo 3 de julio, y poniendo a un lado afectos y cercanías se fue por la garantía electoral: Eruviel. El viernes por la noche, Peña cenó con los cinco y allí escucharon la unción de Eruviel Ávila y cómo sería el método: candidato de unidad; cuándo: el sábado por la mañana; cuál la forma: declinación de Del Mazo, dándole el espacio para que lo destapara a la mañana siguiente, licencia en el cabildo de Ecatepec, aceptación y registro el domingo. Enrique Peña Nieto dejó ver que había aprendido la lección de Puebla, Oaxaca, Sinaloa y Durango, donde los gobernadores salientes impusieron a su candidato, no al mejor pero sí al suyo, lo que los condujo a la derrota. Y lo menos que quiere Peña Nieto, de cara a la elección presidencial de 2012, es perder el Estado de México, donde juega todas sus canicas. Y por eso el candidato, Eruviel, y la operación personal. ******Retales. 1. FILO. La única posibilidad de que Alejandro Encinas sea candidato del PRD al gobierno del Estado de México es que vaya en alianza con el PAN, para la que sus promotores no encuentran candidato; 2. ELLA. Pero Yeidckol Polevnsky sigue siendo la candidata de AMLO para el frente PT-Convergencia y su movimiento. Por eso la senadora nunca se descartó ante la postulación de Encinas, aguantó vara y ahí está, en el círculo de espera; y 3. SALOMONES. Para no entrar en detalles sobre el amparo que un grupo de intelectuales solicitó contra la reforma política de 2007, la Suprema Corte, que había votado empate, le dio vuelta y ratificó fallo judicial original sin entrar al fondo: contra una reforma constitucional no hay amparo, que votaron 7 a 4. ¿Por qué no lo vieron antes, o el nuevo ministro Pardo Rebolledo llegó a iluminarlos? (Milenio)
  • Carlos Loret. El doble dedazo en Edomex.  El jueves y viernes de la semana pasada, los servicios de espionaje político, vigentes en administraciones de todos los partidos, habían informado al gobierno federal, la Jefatura de gobierno del DF, el PAN y el PRD que Enrique Peña Nieto había tomado su decisión; el candidato del PRI a sucederlo sería Alfredo del Mazo Maza. A grado tal era su confianza en esta información que la revelaron públicamente y abrieron fuego contra el supuesto candidato de unidad, dejando Intocado al que resultó finalmente favorecido —en un catálogo del más viejo estilo de formas priístas— por el dedazo del mandatario: Eruviel Avila. “Van a terminar haciéndolo a un lado”, respondía seguro todavía el viernes por la mañana el nuevo dirigente nacional del PRD, Jesús Zambrano. Al escoger al alcalde de Ecatepec, que no es de cuna un integrante del Grupo Atlacomulco ni pertenece a la élite política de Toluca, Peña Nieto conjuró el que parecía un antídoto mortal en su contra: una alianza PAN-PRD (en el mejor de los casos, se pensaba hace meses, con López Obrador apoyándola) que llevara a un expriísta de candidato, combinación que ha aniquilado décadas de PRI en Oaxaca, Puebla y Sinaloa, y casi en Durango. Eruviel Ávila fue por mucho el mejor posicionado en las encuestas durante toda la carrera preelectoral y la oposición a Peña Nieto le intentó coquetear. Sin embargo, a últimas fechas, esas mismas encuestas reportaron un cambio en la punta: Alfredo Del Mazo Maza, edil de Hulxquilucan, aparecía la semana pasada tantito mejor posicionado que Eruviel Ávila. El viernes, cuando creían que el delfín sería Del Mazo, el dirigente perredista Zambrano lo tachaba de “la continuación del cacicazgo más viejo del planeta”. ¿Lo seguirá pensando o la falta de un aspirante competitivo por la alianza lo hará verlo con otros ojos? ¿Aguantará Del Mazo el canto de las sirenitas, y hasta el Rey Tritón: “tú te la merecías, tú vas arriba en las encuestas, tú puedes ganar, es tu oportunidad, vente para acá”? Porque la oposición al PRI en el Estado de México hizo su propio dedazo: “desde arriba” querían alianza; lo de menos fue acomodar las cosas en las dirigencias nacionales, en la estatal y en la consulta. “Desde arriba” se negociará el candidato o candidata para encabezarla, con la presión de la que sean capaces. Cuentan sus allegados que a Pena Nieto no le da miedo Encinas. Pero sí Josefina Vázquez Mota o una fractura en el PRI. De todas maneras, Encinas no fue capaz de resistir la “sanción moral” de Andrés Manuel López Obrador. A Vázquez; Mota —aseguran fuentes muy bien informadas—- ya se lo pidió hasta el presidente Calderón pero ella no ha querido; menos ahora que la encuesta de GEA la ubica en primer lugar entre los panistas que quieren llegar a Los Pinos. Y Del Mazó o cualquiera no seleccionado por Peña tendrá que demostrar qué tan importantes son su sangre tricolor, lo que les pueda ofrecer Eruviel Ávila en su eventual gobierno y/b la tentadora posición de Peña Nieto en la carrera presidencial. SACIAMORBOS “Cuando estaba más desconcertado, me encomendé a Dios”, contó. “Y ya ves que me funcionó”. La oposición al PRI en el Edomex hizo su propio dedazo; “desde arriba” querían alianza; lo de menos fue acomodar las cosas (Universal)

Alianza / Consulta

  • Jorge Fernández. Alianza Edomex: llueve sobre mojado. Acusar a los priistas de haber rebajado el método de selección de su candidato en el Estado de México por haber recurrido al dedazo, como lo han dicho dirigentes del PAN y del PRD, a estas alturas se escucha más como un comentario dolido, producto de no haber presenciado una ruptura en ese partido que le diera un candidato a la alianza PAN-PRD, que un análisis serio sobre lo ocurrido. Lo cierto es que el priismo, y en particular Enrique Peña Nieto, operaron en esta ocasión bien y a profundidad: no hubo rupturas, no hubo a la hora de la selección una decisión basada en amiguismos o grupos, sino en números y escenarios, y lograron una candidatura de unidad que les servirá en el Estado, pero también a nivel federal, electoral y políticamente. Mientras tanto, lo que ocurre con la hipotética alianza PAN-PRD resulta por lo menos triste: es la otra cara de la moneda de una operación política eficaz. El domingo, en la tan debatida consulta, votaron 230 mil personas y 76% apoyaron esa hipotética alianza PAN-PRD: el problema es que eso representa apenas 2.3% del padrón estatal. Dicen los partidos que fue un éxito, pero lo cierto es que habían mandado imprimir 650 mil boletas, dos veces más de los electores registrados. Ganó el sí pero ya todo el mundo se olvidó de esa respuesta. Como dijimos, desde que el sábado se supo que Ávila sería el candidato del PRI se acabó la esperanza de los opositores de que hubiera una ruptura en el tricolor y que Eruviel se convirtiera en el candidato aliancista. No hay otros nombres de peso. En el PRD, el ex jefe de Gobierno capitalino, Alejandro Encinas, ya se registró desde el viernes pasado y mientras se trabajaba para la consulta, al mismo tiempo ya parece estar todo encarrilado para ungir a Encinas como candidato “de la izquierda”. De la posibilidad de que Alejandro sea también aspirante aliancista, ni hablar. Mientras el PAN anunciaba que suspendía sus campañas internas ante el voto por el sí, lo único que cabe preguntarse es si saben algo que los demás no sabemos, porque no se ve cuál pueda ser la candidatura de unidad, sobre todo porque en el perredismo, por lo menos en el ala lopezobradorista, como entre la gente de Marcelo Ebrard, ya se está trabajando para la candidatura de Encinas. ¿Cómo va a hacer el PAN para que sus dos posibles aspirantes, Luis Felipe Bravo Mena y Ulises Ramírez puedan crecer? De cara a 2012, con o sin alianza, el PAN no se puede dar el lujo de abandonar el Estado de México. No se trata de Guerrero. Son demasiados votos, demasiados reflectores, demasiada operación y recursos como para pensar que se trata de una elección menor. La apuesta de la alianza opositora fue muy alta, pero mostró sus limitaciones: sólo funciona el concepto cuando se crea en torno a un candidato y éste proviene o propicia, de una u otra forma, una ruptura explícita o tácita del PRI. Eso no ocurrió en el Estado de México y no va a ocurrir. Y, por lo tanto, salvo que suceda algo demasiado extraño, no habrá alianza, independientemente de la consulta que terminó demostrando, además, y como lo dijo Humberto Moreira, la debilidad operativa de los dos principales partidos opositores en ese Estado y su división interna. Se trata de un mecanismo de perder-perder de la oposición mexiquense… salvo para López Obrador, que se salió con la suya: Encinas será candidato. La historia se repite. Dicen que la historia se repite, pero que lo que primero fue tragedia luego se presenta como comedia… o al revés. Lo cierto es que al padre de Alfredo del Mazo Maza le ocurrió casi lo mismo que a su hijo, pero en 1987. Se adelantó mucho en la celebración, sobre todo sus equipos y quienes se consideraban cercanos, algunos comenzaron a festejar, a hacer acuerdos sin tener nada seguro. Hubo ahora quienes, siempre hay vivales, que como ya lo habían hecho antes, hasta comenzaron a preparar mecanismos de “recolección de fondos” para el futuro candidato. Esas actitudes generaron tantos anticuerpos que terminaron bloqueando al alcalde de Huixquilucan. La decisión no era por amistad: no sirvió cuando se habló “del hermano que no tuve”, tampoco cuando se invocaba ahora la cercanía familiar. Ese entorno se equivocó tanto que, como ocurrió con su padre en el sexenio de Miguel de la Madrid con la candidatura presidencial, dieron por hecho una decisión que no les había sido anunciada. A diferencia de su padre, Alfredo tiene tiempo y espacio para recomponer ese tropiezo, depurar amistades y apoyos y mirar con mayor perspectiva el futuro. Si no se equivoca y no le gana el resentimiento, pues no tendría por qué ganarle, podrá jugar un papel en la clase política que en torno suyo está construyendo Peña Nieto (Excélsior)
  • Carlos Ramírez. Consulta Edomex: ganó el PAN. PRD: inclinado hacia derecha. La consulta en el Estado de México para saber si los mexiquenses aceptaban o rechazaban una alianza electoral PAN-PRD fue un fracaso. Así de simple. Las justificaciones van a ser muchas pero los datos revelan que el abstencionismo deslegitimó la alianza.-La cifra de asistentes parece hechiza: 225 mil votos en 800 casillas, da aproximadamente 281 votantes por casilla. Y los vieron sólo los organizadores. -El voto por el sí fue de 170 mil personas, el 0.16 por ciento del total del padrón, casi el 9 por ciento de los dos millones de votos sumados por el PRD y el PAN en las elecciones de 2009. -Por tanto, el PAN y el PRD acreditan el éxito de la consulta a la votación de una minoría. Aunque acostumbrados a los giros dialécticos, a lo mejor la consulta fue una victoria porque los que no votaron fueron avales pasivos y no votaron por el no explícito. Y lo que no se rechaza…, pues se acepta. El PAN y el PRD necesitaban un resultado contundente, no tanto para apuntalar la votación de julio sino para enviarle un mensaje político al PRI y sobre todo para convencer a los presuntos aspirantes. Con la escasa presencia en urnas, varios de los aspirantes van a pensar dos veces si aceptan el desafío de una alianza que arrancó con todo en contra, sin candidato y con un PRI cohesionado. Las consultas han sido coartadas con justificaciones en cada caso. Como organizador de la encuesta del domingo, el presidente de Alianza Cívica, Rogelio Gómez Hermosillo, hizo ayer por la mañana su tour mediático para cantar el éxito de la consulta con base en las cifras contabilizadas. Sin embargo, la semana pasada difundió en el sitio Animal Político un artículo con el recuento de otras consultas y la comparación con la de ayer resulta frustrante: -El 21 de marzo de 1993, los entonces asambleístas Demetrio Sodi (PRI), Alejandro Rojas (PRI), Amalia García (PRD), Pablo Gómez (PRD), Pablo Jaime Jiménez Barranco (PAN) y Patricia Garduño (PAN) realizaron una consulta para preguntar si los capitalinos querían democracia: asistieron 320 mil ciudadanos, a pesar de que entonces los salinistas Manuel Camacho y Marcelo Ebrard boicotearon la consulta. -En febrero de 1995, en plena crisis por el alzamiento zapatista en Chiapas, se hizo un plebiscito nacional para frenar la ofensiva gubernamental de Carlos Salinas. Participaron 600 mil personas para apoyar las negociaciones de paz y condenar a Salinas. -En agosto de 1995, el EZLN hizo su propia consulta para preguntarle a la sociedad si quería que abandonara las armas y votaron más de un millón de personas. En este contexto, la consulta PAN-PRD en el Estado de México fracasó no sólo por el saldo numérico sino porque realmente no se obtuvo un verdadero beneplácito para la alianza electoral, aunque de todas maneras la alianza ya estaba decidida por los partidos promotores. En el juego de poder, el PAN es el que más necesita una victoria electoral en el Estado de México, toda vez que el gobernador mexiquense Enrique Peña Nieto es el precandidato mejor posicionado hasta ahora -aunque más en conocimiento y simpatía que en garantía de voto por el PRI- y el destino final de 2012 depende justamente de frenar al PRI. El PRD también tiene sus necesidades, entre ellas la consolidación de una victoria para seguir creando la zona de exclusión lopezobradorista y para consolidar al partido como el proyecto de izquierda neoliberal de Marcelo Ebrard. Sin tener motivos sólidos para embarcarse en la aventura mexiquense y arrastrados por Ebrard para pactar con el PAN en el Estado de México a cambio de alianza con el PAN en el DF para 2012, el PRD de Los Chuchos quedó atrapado en los juegos de poder de Camacho y Ebrard para aliarse con el PAN. Lo malo para el PAN y el PRD fue que dejaron malas señales sobre sus posibilidades en el Estado de México. Un verdadero éxito mediático con la consulta hubiera podido abrir espacios con un candidato fuerte, pero la lluvia, el destape del priista Eruviel Ávila como aspirante sin competidores y la pésima organización de la consulta llevaron a la situación de que el saldo de la consulta no será factor suficiente para presentar buenas expectativas. El PAN ganó porque ya jaló al PRD hacia el centro-derecha y alejó a Los Chuchos de cualquier entendimiento con el PRI y con López Obrador. El PRD perdió porque esperaba que el supuesto éxito de la consulta pudiera convencer a Alejandro Encinas a aceptar la candidatura bipartidista y con ello alejarlo de López Obrador. El tabasqueño salió ganando porque exhibió las limitaciones de la alianza y con ello tiene argumentos para reventar la alianza a través de su operadora Dolores Padierna. Y perdió Ebrard porque se distanció de López Obrador y ahora quiere sumarse a la cola de la candidatura de Encinas. El error de cálculo del PAN y el PRD en el Estado de México fue haber supuesto un escenario similar a Oaxaca, Puebla, Sinaloa y Guerrero: gobernadores cuestionados, PRI dividido y candidatos de ruptura. Pero en Edomex chamaquearon al PAN y al PRD. Peña Nieto dejó entrever la imposición de Alfredo del Mazo, permitió que Eruviel Ávila coqueteara con la oposición, aguantó el destape hasta el final y dejó al PAN-PRD sin candidato priista. El PAN calderonista, en el escenario de 2012, fue empujado a replantear su estrategia mexiquense. En PRI no es invencible. Pero el PAN necesita un candidato de sorpresa y una campaña agresiva. El PRI está esperanzado en mantener sus casi dos millones de votos, pero el PAN puede ganar los nuevos votantes y los indecisos. Y sobre todo, necesita desdramatizar la elección mexiquense y separarla del 2012. (Financiero)

Farsa

  • Ricardo Alemán. Alianza y farsa. Hoy el tema es la alianza que pactaron el PAN y el PRD y que aprobaron sus militancias en el Estado de México. También es tema que esa alianza es impugnada por Andrés Manuel López Obrador y por Alejandro Encinas, el mejor posicionado de los aspirantes de los partidos de la llamada izquierda. Pero más allá de posturas antagónicas de impulsores de la alianza e impugnadores de la misma, lo cierto es que en el fondo asistimos a uno de los espectáculos más grotescos y escandalosos de la vulgar lucha del poder por el poder. ¿Por qué? Porque, en los hechos, somos testigos de una gran farsa en donde los actores centrales, los farsantes, creen que los ciudadanos padecen retraso mental. Por eso, y para documentar la primera parte de la farsa, recurriremos a una estampa memoriosa poco conocida, que no tiene desperdicio, que cerrará la boca a los farsantes y —por si hiciera falta— que los retrata de cuerpo completo. Resulta que la primera gran alianza opositora de todos contra el PRI —y eran todos contra el PRI— se produjo en la segunda mitad de 1999 en el estado de Coahuila, en donde se aliaron para “derrotar al PRI” los partidos PAN, PRD, PT, PVEM, Convergencia y el Partido de Centro Democrático. El PRI iba solo en esa elección que fue, en la historia del país, la primera alianza de todos contra el tricolor. ¿Y adivinen quiénes eran los presidentes del PRD y del PAN? En efecto, a los amarillos los presidía Andrés Manuel López Obrador y a los azules Luis Felipe Bravo Mena. ¿Y qué creen que pactaron? Caminar juntos, de la mano, a pesar de sus antagonismos, para derrotar al PRI. Pero además, por el PT, avaló la alianza Alberto Anaya; por el Partido Verde, el papá del Niño Verde; por Convergencia, Dante Delgado y, por el Partido de Centro Democrático, nada menos que Manuel Camacho. ¿Qué tal? Y claro, en esa fecha a ninguno de los jefes partidistas les dio “asquito” juntarse con sus desiguales. Más aún, en las negociaciones entre azules y amarillos —entre Luis Felipe Bravo Mena y Rosendo Villareal, con Andrés Manuel López Obrador— nadie se escandalizó por el batidillo ideológico de la alianza, y menos se rasgaron las vestiduras por los diferendos ideológicos. Y, para ratificar la congruencia, basta decir que López Obrador fue el más entusiasta promotor de esa alianza con el PAN. La elección en Coahuila se llevó a cabo el 26 de septiembre de 1999 y el candidato de la “alianza contra natura” fue el panista Juan Antonio García Villa, quien se enfrentó al priista Enrique Martínez y Martínez. ¿Pero, qué creen? Por increíble que resulte, el jefe de la campaña de Martínez y Martínez fue nada menos que Humberto Moreira, eficaz operador político que, seis años después, se convirtió en gobernador y, seis más, presidente nacional del PRI. Ese 26 de septiembre de 1999, el PRI aplastó a la alianza PRD, PAN, PT, PVEM, Convergencia y PCD, al llevarse 61.2% de los votos, contra 34.7% de los aliancistas. Lo curioso del caso es que 12 años después todos se vuelven a encontrar, pero en el Estado de México, donde gobierna Enrique Peña Nieto, al que todos quieren derrotar, tumbar del caballo de la sucesión y vencer en julio de 2011 y julio de 2012. Pero resulta que el jefe de campaña de Peña Nieto —y de la campaña para renovar el gobierno estatal— es nada menos que Enrique Martínez y Martínez, ex gobernador de Coahuila, delegado del PRI al Estado de México, impulsor de Humberto Moreira y, por si existen dudas de su eficacia como operador político, principal impulsor de la candidatura de Eruviel Ávila. Así, en julio de 2011, se enfrentarán en el Estado de México los mismos políticos de PRI, PAN, PRD, PT, Convergencia y PVEM que ya se vieron las caras en Coahuila, en septiembre de 1999. La diferencia es que los otrora aliados azules y amarillos, hoy se escandalizan por sus incestuosos amoríos políticos, cuando hace 12 años retozaron sin pudor en la misma cama. ¿Asistimos o no a una gran farsa? Y la segunda parte de la farsa es aun más vergonzosa. Se sabe que PAN, PRD, PT y Convergencia negocian una alianza de facto en el Estado de México, en donde el PAN colocaría un candidato títere, pero llamaría a votar por el  del PRD, PT y Convergencia, que se llama Alejandro Encinas. ¿Así, o más escandalosa la farsa? Al tiempo. *****EN EL CAMINO. Por cierto, para revivir al PRI en el Distrito Federal, en cualquier momento aparecerá como jefe del partido nada menos que Isidro Pastor, otro eficaz operador, enviado del Estado de México (Excélsior)

Tomen / percepción / Ejército

  • Ciro Gómez Leyva. ¡Tomen, cabrones! No es común que un personaje se lleve cinco páginas en el suplemento Domingo, del diario El País. Algo bueno vieron los editores en la entrevista a Felipe Calderón para darle tantos caracteres en los días de Egipto, Japón y Libia. Quizá no haya una gran nota en el largo texto de Javier Moreno, pero el conjunto es rotundamente noticioso y está cargado de frases para guardar. El Presidente de la República se plantó ante un periodista de excelencia y, creo, logró desarrollar el mejor discurso del mejor Calderón. Nada mal para los tiempos que corren. Con 36 mil muertos a cuestas, cifra que progresa geométricamente, como anota Moreno, Calderón se da el lujo de solazarse con esta frase, la esencial de las cinco páginas: “Veo ahora al mundo y pregunto dónde están los que dijeron que México era un Estado fallido”. Es el mexicanísimo ¡tomen, cabrones! Ahora Calderón habla y el mundo escucha, marzo de 2011: “En nuestro país todos los días van a la escuela 36 millones de alumnos puntualmente. El país funciona. Tenemos poderes muy fuertes separados, independientes; y elecciones regulares, y no se persigue a la prensa”, etcétera, etcétera. El sable del entrevistador va por la política, la economía, el embajador de Estados Unidos, sin poder tocar el peto del Presidente, que gana el duelo de esgrima. No era fácil. Calderón talla, además, la metáfora de los tres muchachos a quienes la esposa dejó entrar a la cochera de la casa y, a base de pura lógica permisiva, se terminan quedando con la casa… y la esposa. Supongo que los estrategas del PAN la pulirán y utilizarán ad nauseam de aquí a julio de 2012. (Milenio)
  • Federico Reyes Heroles. Por qué y para qué. Dos problemas ahogan a México, la violencia y la percepción de la violencia Están conectados, sin embargo también tienen coordenadas independientes. En El Salvador, Colombia o Brasil y otros, hay mucha más violencia que en México, pero la percepción ni remotamente es de caos. En México la opinión pública muestra severísimas deformaciones. Siendo que la violencia está en pocas entidades -cinco concentran más del 80% de las muertes violentas-, la percepción de terror invade sin embargo ya a todo el territorio. En esos estados y ciudades la inseguridad es muy alta. La percepción corresponde a la realidad. Pero, ¿cómo explicar lo que ocurre en el resto del país? Un ciudadano atemorizado sin motivos concretos no es un ciudadano bien informado, por el contrario. Sus decisiones estarán sustentadas en una lectura deformada de la realidad. Las percepciones son hechos en tanto que la gente cree en ellas y actúa en consecuencia Seamos autocríticos, como país algo estamos haciendo mal desde el gobierno, desde los distintos foros en que se aborda el tema y también desde los medios. En paralelo el asesinato de periodistas ha escalado sensiblemente. Es parte muy importante del problema pues ha agravado el deterioro de la imagen de México en el mundo, con todas las consecuencias negativas que ello trae en inversión y empleo para los mexicanos. Además en los últimos años varias plazas informativas se han perdido. En ellas los reporteros, periodistas y directivos de medios han decidido -por razones de seguridad- no tocar temas que tengan vinculación con los grupos de narcotraficantes. Seamos claros, el narco-terrorismo ha sido exitoso. Lo primero entonces es admitir que ellos sí tienen una estrategia y que está funcionando. México se había enfrentado a actos aislados de terrorismo pero nunca a una estrategia de terror. En ese sentido todos somos novatos y la novatez la está pagando México. Éstos son algunos de los dolorosos retos a los que responde el Acuerdo para la Cobertura Informativa de la Violencia. Contrario a los temores que algunos han expresado, el Acuerdo nace con la preocupación central de seguir informando e incluso recuperar plazas perdidas. Por ello el énfasis en la protección a los miembros del gremio. Nada más lejano al documento que ceder en la obligación informativa. Pero, eso sí, de entrada se admite que vivimos tiempos de excepción que exigen cañones de excepción. Por ello el Acuerdo propone una contra-estrategia informativa para evitar así que sea la sorpresa o la mera reacción las que marquen los procesos informativos. Si los narcos tienen una estrategia, lo mínimo que podemos hacer es tener otra, como se ha hecho con éxito en Estados Unidos, España o Colombia y otros. El simple hecho de anunciar la acción puede ayudar. Un ejemplo, declarar “este medio no transmitirá textos de narcomantas” disminuye en el acto el incentivo de usar esa vía. Lo mismo puede ser para mutilados, degollados, etcétera Quien quiera leer los textos o ver las imágenes que vaya a YouTube. En la sociedad contemporánea es -por fortuna- imposible impedir la circulación de información o imágenes. Pero entre este hecho y la magnificación que propician los espacios informativos que llegan a cientos de miles e incluso a decenas de millones hay una distancia enorme. Se trata entonces de ejercer a fondo el derecho a decir lo que se quiere decir y sólo eso, escapando así de la trampa de decir lo que ellos quieren que se diga. De esta forma se deja de ser vocero involuntario del crimen. Falso que se busque controlar y homogeneizar la información. Es mejor leer el documento sin prejuicios. Los protocolos buscan proteger a los periodistas, a las víctimas, a los menores e incluso a los propios detenidos que no deben de ser presentados como culpables hasta que haya sentencia o confesión Pero sobre todo se basa proteger a la sociedad y su derecho a informarse debidamente. Para eso están los criterios generales que buscan además cohesión frente a las agresiones. Sin embargo será cada medio el que establezca y module su interpretación de los hechos. Será el propio ciudadano el que seleccione al medio e incluso al comunicador cuyos criterios le parezcan más apropiados. Por ello es muy conveniente que cada espacio -en ejercicio de su libertad- haga públicos sus criterios. Que el ciudadano, en plena libertad, decida. La verificación del cumplimiento recae en el propio medio. El Acuerdo sólo establece un órgano ciudadano de observación de los criterios editoriales Punto. Por supuesto que habrá tropiezos, pero el rumbo es el correcto, el que corresponde a una sociedad plural y libre. Pero también es la respuesta de una sociedad madura y democrática en la cual todos debemos defender nuestras libertades y al Estado que las garantiza En democracia quien atenta contra el Estado es un enemigo común y merece condena. Sólo podemos ser libres en un Estado fuerte. Eso es lo que está en juego. (Reforma)
  • Fernando Escalante Gonzalb. Media vuelta. La columna de Javier Ibarrola en Milenio suele ser útil para saber el aire que se respira en la Secretaría de la Defensa. A veces comenta lo que le ha dicho un antiguo amigo, militar, a veces incluye párrafos de un informe más o menos reservado, frases de una entrevista o una conversación con un oficial, transcribe partes de una carta, documentos de alguna organización de militares en retiro, todo anónimo. Y siempre distribuye las comillas de modo más o menos azaroso a lo largo del artículo, para que nunca quede enteramente claro quién dijo qué cosa. Durante muchos meses, casi todo el año pasado, lo único que hubo fueron quejas. Quejas por la ineptitud, la falta de claridad o decisión por parte de las autoridades civiles para continuar la guerra contra el crimen organizado. Y una imprecisa exigencia de autonomía, para continuar la guerra, que en ocasiones lindaba con el golpismo. Varias veces, por ejemplo, ha repetido Ibarrola la frase siguiente, atribuida a un grupo de generales y almirantes en retiro: “no es posible seguir actuando sin coordinación y sujetos a los avatares y decisiones viscerales o vaivenes de la política, maquillaje e intereses de los encargados civiles favoritos de manejarla”. Yo tampoco entiendo muy bien lo que dice, pero obviamente significa que el ejército no está contento, y que querría seguir la guerra por su cuenta. Eso fue hasta la semana pasada. El tono era el mismo de siempre: áspero, airado. Y el enojo con las autoridades civiles era igual, si no mayor que antes. Era igual el método de Ibarrola, de les digo que me dijeron. Pero el mensaje era enteramente distinto. El primer párrafo no hacía ahorro de agresividad: “a mi entender, el ejército salió a las calles en los primeros días de la fallida administración de Calderón no tanto para combatir al narco, sino para tenerlos en la calle por si hubiera revueltas, y el pretexto fue el combate al narcotráfico”. A continuación, Ibarrola o su interlocutor proponía pena de muerte para quien comercie con drogas, y legalización del consumo de drogas y distribución gratuita a los adictos (yo tampoco entiendo: no me pregunten). Y sobre todo, el regreso del ejército a los cuarteles. Es decir, lo contrario de lo que venía diciendo Ibarrola que le decían los militares, desde hace al menos dos años. El giro, que significa una descalificación absoluta e irreparable de la estrategia del presidente Calderón, se produjo días después de la renuncia del embajador Pascual. Tengo la impresión de que ambas cosas son parte de una misma crisis, mucho mayor. Según lo que sabemos por los cables filtrados, en los últimos años los generales mexicanos decidieron que su aliado estratégico era el gobierno de los Estados Unidos, y comenzaron a pensarse como parte activa, de avanzada, del imponente Comando Sur, mientras el embajador los miraba con un tanto de desprecio, dos de desconfianza y cucharadita de conmiseración. Seguirá lo que siga. De momento, parece que el general quiere ordenar media vuelta (La Razón)
Anuncios

Acerca de Imagen Política

Somos un grupo de profesionales de la comunicación, que hemos conjuntado nuestra capacidad y experiencia en las áreas del periodismo escrito, radiofónico y de análisis político, que nos permite ser la firma más exitosa de: consultores políticos, de comunicación, estrategias de mercadotecnia y cabildeo.
Esta entrada fue publicada en Síntesis Política y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s