Síntesis Política de Imagen Política

Finanzas, Negocios /Energía

  • Potencial de ABC Capital en  sector bancario: Alan
  • Pago de impuestos con tarjeta de crédito Banamex
  • Accionistas de Ixe y Banorte votan hoy la fusión
  • De 20 billones los pasivos en pensiones
  • Telcel denunciará a Axtel y Maxcom ante CFC
  • No hemos perdido en licitación 21: Iusacell
  • Niega SCT cielos abiertos con Brasil
  • Tianguis Turístico sale de Acapulco, anuncia Sectur
  • Firme, el acuerdo transfronterizo de carga: SCT
  • Pemex,  cobran 5 mil empleados sin trabajar
  • Analizan proyecto para 6 reactores nucleares
  • Gruma invertirá 150 mdd este año
  • Disminuye ritmo de apertura de empresas

Seguridad /Justicia / Salud

  • Rescatan a 89 indocumentados en Veracruz
  • Libra otro atentado Alcalde de García
 

Gobierno / Partidos / Congreso /  Estados 

  • Se tambalea la alianza mexiquense PAN-PRD
  • Críticas a Zambrano por dialogar con gobierno
  • Encinas, sin constancia de residencia
  • Riesgo de contrarreformas: Peschard-IFAI
  • Diputados aprueban iniciativa de transparencia
  • La coalición ya se diluyó, dice Manlio

TITULARES DEL DÍA
Financiero Acelerada restricción monetaria mundial
Economista Banca de desarrollo enfrenta a PAN y PRI
Reforma Sube gasto 300% Calderón en spots
Universal Endurece vigilancia EU en la frontera
Jornada EU: está echada la suerte de Kadafi
Milenio Aún cree Bravo Mena con el PRD
Excélsior Se estrella la alianza en Edomex en Alianza Con el PRD
Sol de México Invaden cárteles mexicanos a EU
Crónica ATF ocultó datos de “Rápido y Furioso”: senador de EU
La Razón Prepas de AMLO se cursan ¡en 11 meses!
Impacto Diario Considera PRD a Bravo Mena para alianza

 

  • Los pasivos por pensiones, de $20 billones (Alberto Verdusco). El sistema de pensiones en México sólo cubre 40 por ciento de la población económicamente activa (PEA) y representa un pasivo de casi 20 billones de pesos, monto que ejercerá presión sobre las finanzas públicas y la calidad de vida de las personas en edad de retiro, afirmaron especialistas. “Estos sistemas desafortunadamente sólo cubren una parte de la población y tienen un déficit equivalente a 150 por ciento del producto interno bruto (PIB)”, esto considerando que el indicador tiene un valor de 13.8 billones de pesos, reveló Marcela Flores, directora de la consultoría global Lockton. En la presentación del libro Temas relevantes y aplicaciones prácticas en materia de retiro y jubilación en México, la especialista dijo que de 50 millones de personas que conforman la población económicamente activa, sólo 20 millones están integradas a algún sistema público de pensión. Estimó que para 2050, sólo una cuarta parte de los adultos mayores en México gozará de una pensión cuando se retiren del mercado laboral, por lo que la gran parte de la población estará expuesta a una vulnerabilidad económica. Por su parte, el socio del área de seguridad social de la consultoría Ernst &Young Carlos de la Fuente previó que las condiciones futuras de las personas sin este tipo de cobertura implicarán un costo importante en materia de salud, lo que añadirá presión al gasto público. (Milenio)

Hidalgo

  • Ciro Gómez Leyva. Una lección de decencia y futuro. Lo que ocurrirá hoy en Pachuca no tiene parangón en los años recientes. Xóchitl Gálvez, la exitosa e inobjetable candidata de la alianza opositora, aceptó reunirse con Francisco Olvera, el candidato del PRI que el viernes asumirá el gobierno de Hidalgo. Van a desayunar y hacer un anuncio. La contienda entre ellos fue despiadada. Basta recordar la sordidez de la irrupción de autoridades judiciales del estado en una oficina de Xóchitl el día de la votación. O las palabras de ella contra “los caciques” hidalguenses, o los recursos que promovió ante el Tribunal Electoral de la Federación, que al final no prosperaron. Hace unos días hicieron contacto. Xóchitl aceptó la cita, y la foto consiguiente, a cambio de que Olvera se comprometa a poner en marcha tres de las propuestas esenciales de la alianza opositora: la de transparencia y rendición de cuentas, la de desarrollo tecnológico y el modelo de Universidad Intercultural. ¿Por qué, Xóchitl? “Porque en el país, y en Hidalgo desde luego, hay una gran necesidad de lograr acuerdos políticos en beneficio de los ciudadanos”. ¿Confías en la buena fe de Olvera y el PRI? “Él se compromete a que, 30 días después de que asuma el cargo, dará a conocer un programa de trabajo con alcances y fechas específicas para llevar adelante los tres proyectos”. ¿Y los ojetes que dirán que claudicaste? “Cerca de 400 mil hidalguenses votaron por nuestros programas, no me voy a pasar seis años denigrando, si puedo ayudar a desarrollarlos”. ¿Vas a formar parte del equipo de Olvera? “No”. Ya veremos qué suerte tiene este acuerdo. Por lo pronto, parece una lección de inteligencia, decencia y futuro. De ambos. (Milenio)

Derrota Cultural / Reflexiones

  • Denise Maerker. La derrota cultural del PAN. Qué puede ser peor para un partido que prometió el cambio que terminar adoptando los V» mismos métodos que su rival? La pregunta viene a cuento luego de que ayer, apurados por el tiempo, ausentes y debilitados mientras el PRI festejaba su unidad y a su candidato, y en el PRD Alejandro Encinas mostraba músculo y decisión para ir por la candidatura pero sin ellos, los panistas creyeron encontrar la fórmula para mandar un mensaje de fortaleza. faltaban unos minutos para la una de la tarde cuando empezó la conferencia de prensa a la que había convocado el presidente nacional del PAN. Gustavo Madero apareció frente al micrófono rodeado por los precandidatos del PAN a la gubernatura del Estado de México y dijo: “El PAN cuenta con tres sólidos precandidatos que han tomado el reto de enfrentar con firmeza a la maquinaria política corrupta y mañosa del priísmo mexiquense. […] Ellos han puesto los intereses del Estado de México por encima de sus legítimas aspiraciones personales […] Tan alto es su compromiso […] que de una manera generosa y ordenada, mediante el diálogo racional y respetuoso, acordaron unir las fuerzas en uno solo para robustecer una candidatura del Partido Acción Nacional  […] José Luis Duran y Ulises Ramírez son políticos capaces, competitivos y comprometidos con el partido, no hay duda de que cada uno de ellos representa una opción superior ala que plantea el PRI, pero unidos y sin reserva han decidido apoyar la candidatura de Luis Felipe Bravo Mena a la que se incorporan con energía, con generosidad, gentileza que los hace más grandes, más fuertes y los ennoblece”. Tomó después la palabra Luis Felipe Bravo Mena y tras felicitarse por ese “gran acuerdo de unidad en Acción Nacional”, lanzó: ¡Juntos vamos a la victoria y la victoria será de todos! La similitud con el evento priísta del sábado anterior fue imposible de obviar. Increíble que el mismo Luis Felipe Bravo Mena que había calificado el destape de Eruviel Ávila como “un dedazo” no se haya dado cuenta que estaban haciendo lo mismo. ¿Cuál es la diferencia? Que el PAN solía elegir a sus candidatos a través de elecciones internas y democráticas. La unidad del partido no se ponía en juego porque hubiera una competencia abierta y real entre diferentes precandidatos. Los perdedores aceptaban el resultado y nadie temía que se fueran a ir a otros partidos. Ayer recurrieron, sin embargo, a la unidad impuesta y a la disciplina. Imposible saber, y aquí no vamos a especular, qué les dijeron a José Luis Duran y a Ulises Ramírez para que declinaran, ni quién se los pidió. Pero once años después de prometer un cambio para el país quienes parecen muy cambiados son los panistas. Es una derrota cultural porque no sólo no supieron sustituir sus formas de hacer política a las del PRL sino que terminaron adoptándolas. El dedazo” implica la concentración de la decisión final en uno solo a quien se encomienda la tarea de decidir por el grupo, es un sistema que desconfía de la competencia abierta y que asume que los perdedores no sabrán acatar el resultado y optarán por salirse. Es un sistema que evítelas discusiones abiertas, los argumentos encontrados y que exige de sus militantes obediencia y disciplina. Los priístas pueden sentirse cómodos con esas reglas, ellos las inventaron, pero, ¿qué le pasó al PAN? (Universal)
  • Otto Granados. Reflexiones del Edomex. Aunque la solución encontrada para nominar al candidato del PRI al gobierno del Estado de México ha sido pragmática y adecuada, es difícil deducir de allí que todo está resuelto para las presidenciales del 2012. El camino es largo y, diría Valle Inclán, el presente aún no es historia. La primera incógnita es el comportamiento de las oposiciones. Algunos de sus intelectuales orgánicos insistirán en el escenario de polarización en donde la argumentación es que ir separados significa una rendición de la plaza, cancela cualquier nivel relevante de competitividad y pavimenta el triunfo del PRI. Ahora bien, un saldo negativo para las oposiciones en el Estado de México ¿pronostica en automático el resultado de 2012? No. En el supuesto de que el PRI conserve el Estado de México y no estalle un escándalo mayúsculo o una traición interna, no se ve cómo el actual gobernador mexiquense podría no ser el candidato presidencial. De ser así, enfrentará de todas formas una doble competencia que hace, de alguna manera, impredecible lo que pueda pasar. Por un lado, hay un magma mediático compuesto por una variopinta mezcla de opinantes, activistas, políticos, promotores del voto nulo o empresarios que gradualmente se ha venido galvanizando en torno a una sola idea —impedir el regreso del PRI— y que trabajarán con toda intensidad para que el eje de la campaña presidencial sea una especie de referéndum en el cual el elector deba responder un sí o un no a esa idea. Si recordamos que el año pasado, y con las reservas del caso siendo un tipo distinto de elección, el PRI levantó en todo el país alrededor de 5.8 millones de votos y el PAN 5.1 millones, esa diferencia de unos 700 mil sufragios es poco significativa o, vista de otra forma, menor al millón 300 mil votos nulos o blancos registrados en las legislativas del 2009. Es decir, nada asegura que el fenómeno del voto útil del 2000 y, más acentuado, del 2006 no se repita, en este caso orientado en contra del PRI y en favor del candidato no priista mejor posicionado semanas antes de los comicios. El otro frente es el PAN-PRD. No ir aliados en el Estado de México no anticipa lo mismo el año siguiente. Dependerá, de una parte, de los números del próximo 3 de julio: si hay una distribución a tres bandas en la que ambos partidos, juntos, obtienen mayor número de votos al del candidato ganador, el incentivo a reconsiderar en las presidenciales será mayor, la búsqueda de un candidato común o suprapartidario quizá menos difícil y real la posibilidad de que priistas incómodos con la hoy previsible candidatura presidencial del PRI calculen más rentable ser, en el próximo sexenio, zorra priista en un gallinero panista o perredista. Si la política es la más inexacta de las ciencias, todavía hay mucho qué ver. (La Razón)

Armas

  • Joaquín López-Dóriga. Ebrard, adiós a las armas. Hasta el domingo pasado, la única diferencia pública entre Marcelo Ebrard y Andrés Manuel López Obrador, además de la lucha por la candidatura presidencial en 2012, era la alianza PAN-PRD para el Estado de México; el primero a favor, el segundo en contra, aunque hubiera tolerado las de Nayarit y Coahuila, y antes la de Oaxaca. El jefe de Gobierno del Distrito Federal era, hasta ese día, uno de los más decididos promotores de dicha alianza y de la consulta para promoverla. En su contra estaban, claramente, López Obrador, Alejandro Encinas y también Enrique Peña Nieto: el primero con su coalición PT-Convergencia y su movimiento, el segundo con su decisión de ser candidato sólo de una alianza de izquierda que incluyera al PRD, y el tercero con su reforma electoral. Y así llegaron al domingo, un PRI ya con un candidato de unidad, Eruviel Ávila, un PAN atrapado entre su indecisión y ambición y un PRD dividido por AMLO y la alianza. En estas condiciones, el eje conciliador fue Ebrard, quien ante el firme rechazo de Encinas de ir con una izquierda dividida, cedió, cambió de vía y, en aras de la unidad, dejó atrás la alianza PRD-PAN, lo que llevó a éste a ungir ayer mismo a Luis Felipe Bravo Mena como su precandidato de unidad, igual que el PRI, y evitar ser rebasado por los acontecimientos. Así las cosas, ahora todo indica que la consulta sobre la alianza PAN-PRD fue una distracción, una finta, un engaño; que el PAN irá por su lado con Bravo Mena, el PRD aliado con AMLO y Encinas, y el PRI con Ávila y Peña Nieto. Por lo visto, todos aprendieron, rompieron el juego de los encantados, reaccionaron nominando a su candidato y tirando por su querencia natural: el PAN con su ex dirigente nacional y ex secretario particular del presidente Felipe Calderón; el PRD con AMLO, y el PRI con Peña Nieto. Las aguas, como los intereses políticos, buscaron su cauce y lo encontraron a trompicones. En julio veremos al ganador. *******Retales. 1. REFRESCO. De confirmarse a Alejandro Encinas como candidato del PRD al Estado de México, y a Luis Felipe Bravo del PAN, retratarán parte de su crisis partidista: la falta de cuadros nuevos. Encinas y Bravo fueron candidatos al mismo cargo en 1993, cuando los derrotó Emilio Chuayffet, en aquella prehistoria política; 2. ALIANZA. Será el 10 de abril cuando el PRD del Estado de México decida si va o no la alianza con el PAN. Mientras los panistas siguen a la espera de lo que le digan; y 3. FIRMA. ¿Cuándo se canceló el acuerdo firmado entre el PAN, César Nava, y el PRI, Beatriz Paredes, llevando como testigo al secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont, para que no hubiera alianza PAN-PRD en el Estado de México? ¿Era un acuerdo de personas o de instituciones? Lo pregunto sólo para saber. (Milenio)
  • Héctor Aguilar Camín. Viejo y nuevo duelo. No sin regocijo, el regocijo de lo inesperado que sonríe, he leído la recordación de un viejo duelo político librado hace 12 años, y a punto de librarse nuevamente hoy por inducción de la misma sonrisa del azar. En 1999, recuerda Ricardo Alemán en su columna de Excélsior (29/3/11), hubo una alianza antipriista en el estado norteño de Coahuila. Se reunieron todas las fuerzas de la oposición, PAN, PRD, PT, PVEM y PCD (Partido de Centro Democrático), para librar una frontal batalla contra el solitario pero hegemónico PRI. El presidente del PAN era Luis Felipe Bravo Mena; el del PRD, Andrés Manuel López Obrador; el del PT, Alberto Anaya; el del PVEM, José González Torres; el de Convergencia, Dante Delgado, el del PCD, Manuel Camacho. El candidato del PRI a la gubernatura de Coahuila era Enrique Martínez y Martínez. El jefe de campaña de Enrique Martínez era Humberto Moreira. La elección tuvo lugar el 26 de noviembre. El PRI ganó con 62.1 por ciento de los votos contra 34.7 de los aliancistas. En las elecciones que se avecinan en el Estado de México va a repetirse buena parte del viejo duelo, en distinta ciudad pero con la misma gente, salvo por dos actores nuevos: el gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto, y el candidato del PRI a la gubernatura, Eruviel Ávila. El resto del elenco repite la historia con simetría desbordante. El actual delegado del PRI en el Estado de México es el candidato ganador de Coahuila en 1999, Enrique Martínez. El presidente del PRI nacional de 2011 es el jefe de campaña de Martínez en 1999: Humberto Moreira. Desde el año pasado, el PAN y el PRD han hecho alianzas exitosas en diversos estados pensando que obtendrían la joya de la corona en las del Estado de México de este año. Simetrías opositoras: el antiguo presidente del PCD, Manuel Camacho, ha sido uno de los artífices de la estrategia. El antiguo presidente del PAN, Luis Felipe Bravo Mena, es uno de los precandidatos de su partido. Un actor del viejo duelo se ha movido de lugar en el nuevo: el antiguo presidente del PRD, Andrés Manuel López Obrador, fue aliancista entonces y ahora está contra las alianzas. El cambio de este actor ha golpeado la línea de flotación del único frente que puede presentar batalla en las elecciones de julio próximo en el Estado de México: un candidato único antipriista, de preferencia un priista agraviado por la sucesión dentro de su partido. De mantenerse las cosas como van, el juego de los apostadores será sólo por cuánto ganarán los viejos ganadores del duelo. La cifra de salida es 62.1 por ciento. (Milenio)

Marcelo / Waterloo / Murió

  • Jorge Fernández. El Plan B de Marcelo. ¿Cómo comprender que Marcelo Ebrard, que fue uno de los más firmes impulsores de las alianzas PAN-PRD (recordemos aquella declaración de que “las alianzas llegaron para quedarse”), un día después de la consulta que aprobó precisamente esas alianzas haya participado en el lanzamiento de Alejandro Encinas, como su precandidato al Estado de México, apoyado en la premisa de que no apoyaría ese acuerdo interpartidario?, ¿cómo comprender que en el mismo acto Encinas haya dicho que él es el candidato de López Obrador y que irá por una alianza, sí, pero del PRD, el PT, Convergencia y, haciendo explícito y como una fuerza política independiente de las otras, el Movimiento de Regeneración Nacional, Morena, que encabeza López Obrador? Hay más preguntas, ¿por qué en el sitio de Alejandro Encinas, que va a dejar la coordinación de los diputados, se designará a Agustín Guerrero, de los grupos más radicales del partido, del grupo político muy cercano por una parte a Dolores Padierna y, por la otra, a Martí Batres, ambos lopezobradoristas, y por qué se sacrificó, una vez más y van tres, a Armando Ríos Piter, quien se supone que es gente de Ebrard?, ¿por qué Marcelo privilegió la alianza con René Bejarano y Padierna a sabiendas de que ello dejaba buena parte del PRD en manos de López Obrador? Las respuestas están en lo que se podría llamar el plan B de Marcelo Ebrard. Queda claro que el objetivo principal del jefe de Gobierno es la candidatura presidencial por el PRD. Pero Marcelo sabe que, si López Obrador decide impulsar de todas formas su propia candidatura, las posibilidades de ambos disminuyen dramáticamente y nada parece indicar que el ex candidato presidencial tenga la más mínima intención de no estar en el cartel electoral de 2012. Me imagino que todo eso debe tenerlo en su escritorio Ebrard, quien sabe también que, aunque la aceptación de su candidatura tiene entre la ciudadanía mayor aceptación que la de López Obrador, entre los militantes del PRD no es así y no cuenta aún con grupos partidarios sólidos en su entorno. Y me imagino también que lo que estamos viendo ahora es una suerte de vuelta de tuerca de Marcelo buscando, por una parte, no deslindarse de los grupos duros del PRD, pensando en la posibilidad de su propia candidatura, pero también en su futuro si finalmente López Obrador vuelve a ser candidato. Un hombre muy cercano a Marcelo me decía días atrás que Ebrard, si las cosas hubieran salido como él y Manuel Camacho lo esperaban en 1994, ahora sería, no un precandidato sino un ex presidente de la República: hubiera sido el sucesor de Manuel en 2000. Puede ser: sólo que los hubiera en política tienen poco sentido. Pero eso mismo podría explicar lo que vivimos. Marcelo, que es un sobreviviente, sabe que esta no es necesariamente su última oportunidad, pero sí lo es la de López Obrador, cuyas posibilidades de ganar en 2012 son más bien escasas. Sin embargo, para que no sea su última oportunidad tiene, primero, que no terminar su gestión en el GDF con una ruptura abierta con López Obrador y, segundo, debe construir un andamiaje que le permita entrar, ahora sí, como relevo del tabasqueño después de 2012. Y ese andamiaje pasaría por el control del Senado, mediante la presencia de Marcelo, por grupos suyos en la Cámara de Diputados y en la candidatura del Gobierno del DF. Desde allí y sumadas las relaciones con gobernadores propios, pero sobre todo con los surgidos de las alianzas, con una perspectiva de éstas mucho más claras en el futuro, sobre todo si gana el PRI en 2012, se puede construir mucho. El plan B es sencillo y debería ser indiscutible en una democracia con alternancia: estar en el poder es importante, pero liderar la oposición también. (Excélsior)
  • Carlos Ramírez. Edomex: el Waterloo de Ebrard. De caudillo a sólo intendente. La verdadera lucha subterránea en el Estado de México entre Marcelo Ebrard y López Obrador ya se resolvió a favor del tabasqueño. Lo malo fue que la derrota del actual jefe de gobierno del DF dejó al garete la estrategia de las alianzas con el PAN y a los gobernadores aliancistas de Oaxaca, Puebla, Sinaloa y Guerrero. Además, Ebrard dejó abandonado en el camino al PRD de Los Chuchos. Y si bien Ebrard también dejó plantado al PAN en el Estado de México y a la estrategia de alianzas con rumbo a 2012, de todos modos el gobierno panista de Calderón saldrá ganando porque es el único que puede capitalizar a los cuatro gobiernos aliancistas con miras a las próximas presidenciales. La prisa de Ebrard por alzarle la mano al candidato lopezobradorista para el Estado de México, Alejandro Encinas, implicó su traición a la estrategia de las alianzas que había presentado como la única posibilidad para derrotar al PRI en 2012. Con ese gesto, Ebrard le dio la espalda al PAN y lo dejó colgado de la brocha. Montado en su forma arrogante de ejercer el poder, Ebrard supuso que podría derrotar a López Obrador en el PRD y en el DF. Su arma secreta era la alianza con el PAN en el Estado de México y un acuerdo político con el PAN para imponer a un ebradista como candidato en 2012 a la jefatura de gobierno del DF, además de quedarse con el control del PRD a través de Los Chuchos. De dar resultados sus maniobras palaciegas, muy al estilo priista, Ebrard se erigiría como el siguiente Caudillo perredista. Sin embargo, la capacidad de maniobra política de López Obrador dejó a Ebrard en el papel de simple intendente político en el DF. Ebrard perdió el PRD cuando Dolores Padierna ganó la secretaría general y el Señor de las Ligas René Bejarano anunció el reposicionamiento de López Obrador en el partido, perdió en el Estado de México cuando Encinas anunció que no sería candidato aliancista con el PAN y perdió el control del DF cuando López Obrador le ganó todas las batallas. La decisión desesperada de alzarle la mano a Encinas como candidato lopezobradorista para el Estado de México representó la claudicación política de Ebrard a sus batallas ya perdidas, aunque de paso dejó al garete al PAN y al PRD. El PAN decidió de inmediato erigir a Luis Felipe Bravo Mena como su candidato mexiquense y Jesús Zambrano quedó como el huérfano político de la película y obligado a adherirse en el furgón de cola de la candidatura de Encinas. El regreso de Ebrard al redil lopezobradorista dejó en el abandono político a los gobernadores aliancistas que había apadrinado. La forma en que dejó tirada la alianza en el Estado de México para reconciliarse con López Obrador también liquidó la influencia política del PRD en esos cuatro estados. Ebrard quiso capitalizar esas victorias aliancistas para la conformación de su candidatura presidencial perredista para 2012. Pero en el PAN aliancista también le perdieron la confianza. Las aguas perredistas parecieron regresar a su nivel. Ebrard había apostado a una sólida alianza PAN-PRD en el Estado de México como el detonador de su precandidatura presidencial perredista para 2012, dejando a López Obrador como candidato del PT. Pero el arribo de Padierna y Bejarano a la secretaría general del partido rompió con la precaria base electoral de Ebrard. La oposición inflexible de Padierna a la alianza con el PAN en el Estado de México había fijado el punto de ruptura en el partido provocado por López Obrador. Y Ebrard ya no se la jugó. Prefirió recular y dar por cerrada la etapa de las alianzas. El problema de Ebrard era que su fuerza dependía de una buena alianza victoriosa en el Estado de México y la alianza sólo tenía posibilidades si el candidato priista hubiera sido Alfredo del Mazo y Eruviel Ávila dando el brinco al PAN-PRD como priista descontento. La decisión de Peña a favor de Ávila evitó la ruptura en el partido y desactivó la potencialidad de la alianza mexiquense. Por eso Ebrard fue uno de los primeros en abandonar el barco cuando vio que todo estaba perdido y por eso de inmediato se aferró al bote de López Obrador a través de Encinas. Pero al postrarse ante el juego de poder del tabasqueño, Ebrard echó por la borda toda una estrategia de alianzas con el PAN, aun cuando ello represente cederle a López Obrador la decisión de designar al candidato perredista a la jefatura de gobierno del DF. La derrota de Ebrard se visualizó cuando el martes difundió la versión de que el saldo en la elección de la dirección nacional del PRD había sido su victoria. Ahí reventó la alianza mexiquense, sólo que Ebrard ya no quiso parar la consulta del domingo. Al alzarle la mano a Encinas como el candidato del PRD sin el PAN para el Estado de México, Ebrard terminó por arruinar el significado de la alianza: dinero y esfuerzo tirado al caño. Y se fue sin despedirse siquiera. Lo ocurrido en los últimos diez días también dio al traste con el sueño de Ebrard de ser candidato presidencial del PRD para 2012. Si acaso, Ebrard podrá ser el operador político de la campaña de López Obrador, llegar a la Secretaría de Gobernación -si gana el tabasqueño- y luego, como ocurrió en el DF, ser sucesor por dedazo en 2018. Pero para ello, tendrá que hacer méritos que le permitan recuperar la confianza de López Obrador y aceptar que el verdadero caudillo es y será el tabasqueño. Traicionado por Ebrard, el PAN tendrá que reenfocar su estrategia 2012, desconfiar de Ebrard y del PRD y buscar la posibilidad de aprovechar la división tripartita de las elecciones en el Estado de México para colocarse por encima de la polarización PRI-PRD y beneficiarse con el voto útil. El PAN tiene más posibilidades de una victoria mexiquense sin el PRD que en alianza. Y tendrá que lidiar en 2012 sin el PRD de Ebrard. (Financiero)
  • Ricardo Alemán. Murió. El desenlace trágico comenzó la mañana del pasado jueves 24 de marzo, cuando Enrique Peña Nieto informó personalmente a Eruviel Ávila que sería el candidato del PRI al gobierno mexiquense. Horas después, la noche del viernes 25, Peña Nieto reunió a los cinco pretensos y les anunció en colectivo que el candidato sería el aún alcalde de Ecatepec. Ahí se acordó que, en las horas siguientes, el destape de Eruviel Ávila lo haría Alfredo del Mazo, quien a media mañana del sábado 26 declinó a favor de Eruviel. El domingo 27 se llevó a cabo la consulta en el Estado de México para empujar una alianza PAN-PRD, la cual resultó un rotundo fracaso, pues de casi once millones de votantes, sólo acudieron poco más de 200 mil personas, de las cuales 70% votó por el “sí”. A pesar de que durante semanas fueron convocados, no salieron a oponerse ni los “millones de votos” de AMLO y tampoco los “millones de simpatizantes” del PAN. La alianza nació muerta. Por eso, el PRD de Los Chuchos y de Marcelo Ebrard recularon y el mismo lunes 28 le alzaron de nueva cuenta la mano a Alejandro Encinas, que ya no sólo sería el candidato de AMLO, sino de la alianza PRD, PT y Convergencia. Para entonces, el PRD le había dado la espalda al PAN. Por eso, el martes 29 de marzo, la plana mayor de Acción Nacional apareció totalmente unida y se dijo convencida de que su mejor hombre para el Estado de México sería Luis Felipe Bravo Mena, el candidato al que días antes todos veían chiquito. Y de ahí al monte: cada “chango a su mecate” y cada candidato a su partido. La alianza estaba bien muerta. ¿Qué fue lo que pasó? ¿Quién mató a la alianza? ¿Y toda la perorata que durante meses se le dijo a la gente? ¿Y dónde está una explicación a los militantes que se creyeron la farsa? ¿Y los millones de pesos gastados en la promoción y la consulta? ¡A quién carajo le importa! Está claro que a nadie le importa nada, ni al PAN ni al PRD. Pero lo que sí podemos hacer los ciudadanos es tratar de entender las razones que mataron a la alianza. Murió porque, cuando nadie hablaba de ella, el 5 de septiembre de 2009, Enrique Peña Nieto amenazó con no aprobar nada al gobierno federal, ninguna reforma, si el PAN y el PRD pactaban una alianza en el Estado de México. Murió, porque en diciembre de 2009 se firmó un pacto de no alianza, entre César Nava, Fernando Gómez Mont, y un representante del gobierno del Estado de México; pacto que los azules no cumplieron y le costó la chamba a Gómez Mont y a César Nava. Murió, porque Peña Nieto no es Ulises Ruiz, Mario Marín y menos Jesús Aguilar; porque el Estado de México no es Oaxaca, Puebla y menos Sinaloa. Murió, porque el gobernador mexiquense no dejó suelto a Eruviel Ávila, que era el candidato que el PAN y el PRD pretendían convertir en renegado. Murió, porque tanto azules como amarillos no encontraron un candidato priista ganancioso. Murió, porque las alianzas no le ganan al PRI, sino los candidatos priistas que traicionan al tricolor. La alianza murió porque, en medio de la guerra entre Marcelo Ebrard y AMLO, era imposible que viviera unos minutos cualquier alianza; porque las condiciones políticas en el Estado de México están lejos de ser las de un gobierno priista fallido. Murió, porque el PRD en el Estado de México vive una de sus peores crisis y porque sus cuadros locales están pegados a la ubre financiera del PRI. Murió, porque el PAN vive, literalmente, una guerra civil en el Estado de México, que amenaza con partirlo en tres pedazos. Murió porque, detrás de los esfuerzos aliancistas, no existe ninguna razón programática, tampoco estratégica, y menos ideológica, sino una vulgar lucha del poder por el poder. Murió, porque las diferencias que existen entre AMLO y Marcelo, y entre no pocos panistas, no son diferencias sustanciales, sino vulgares conveniencias de poder. Y la alianza PAN-PRD en el Estado de México murió porque, efectivamente, es una alianza contra natura. ¿Y hoy qué van a decir amarillos y azules; qué van a decir los señores acólitos de AMLO y los panistas desfachatados? Dirán lo de siempre, un montón de mentiras, que ciegos, sordos y mudos aceptarán los fanáticos de unos y otros. Claro, hasta el nuevo escándalo de la temporada. Al tiempo. ******EN EL CAMINO. Por cierto, en 1993 compitieron por el gobierno del Estado de México Alejandro Encinas y Luis Felipe Bravo Mena. Entonces Emilio Chuayffet, del PRI, se llevó el triunfo con 62% , Encinas sacó 9% y Bravo Mena 18 por ciento. ¿Alguien cree que podrán ganar hoy los amarillos y los azules? (Excélsior)

Toga

  • Leo Zuckermann. Políticos vestidos de toga. En diciembre de 2007, 15 ciudadanos interpusimos una demanda de amparo en contra de la reforma electoral que prohíbe, en la Constitución, que cualquier persona pueda comprar spots de radio y televisión para hablar de partidos o candidatos. Mil 183 días después, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) decidió que el amparo es improcedente. El caso pasó, primero, por un juez de Distrito. Luego se fue a un Tribunal Colegiado. La SCJN lo revisó en una primera ocasión. Regresó de nuevo al juez de Distrito. Después al Tribunal Colegiado. La SCJN lo revisó por segunda ocasión, pero empató y, como no se había nombrado al ministro número once, se aplazó la decisión. El lunes finalmente lo volvió a revisar para declarar improcedencia. Son los tiempos de la no justicia mexicana: mil 183 días. El nuevo ministro, Jorge Pardo, argumentó que “de concederse el amparo solicitado, la protección constitucional sería para que a los quejosos no se les aplicara el régimen constitucional vigente, esto quiere decir que para ello regiría el artículo 41 anterior a las reformas, y al resto de los habitantes del país que no acudieron al juicio de amparo, les aplicaría el artículo 41 constitucional vigente. Es decir, únicamente podrían contratar espacios en radio y televisión con fines electorales los quejosos, y no quienes no hubieran solicitado la protección de la justicia federal. De ser el juicio de amparo un medio de control constitucional idóneo para revisar el procedimiento de reformas a la Constitución, ello traería como efectos que de concederse esos amparos existiría una pluralidad de constituciones vigentes; esto, dependiendo del número de personas que acudieran al mismo”. Interesante argumento: prefiero una injusticia generalizada a que algunos puedan acceder a la justicia. Mejor todos los ciudadanos calladitos que algunos que puedan hablar. Es la “fórmula Otero”: las sentencias de amparo sólo aplican a los solicitantes. No tiene un efecto generalizado a toda la población. Cuando el Poder Judicial otorga un amparo para suspender, por ejemplo, el pago de un impuesto a un contribuyente, sólo se protege a éste. Pardo dice que, al concedernos el amparo, nosotros tendríamos una Constitución y los demás otra. Nosotros no queremos esto. Lo que pretendemos es que todos los ciudadanos mexicanos eventualmente puedan tener el derecho a comprar spots. Que se derogue la restricción en el artículo 41 porque viola el derecho humano a la libertad de expresión. Siete ministros desecharon nuestro amparo incluido Pardo. Guillermo Ortiz Mayagoitia cambió su voto original argumentando que, como la SCJN había negado un amparo a un particular en el caso de la ley antitabaco, ya que “era materialmente imposible restituirle sus derechos de manera individual”, pues lo mismo aplicaba a nuestra demanda: es “el diseño constitucional vigente del juicio de amparo lo que impide esa posibilidad”. Así, como en el caso de la candidatura presidencial independiente de Jorge Castañeda, nos quedamos huérfanos de la justicia. Los argumentos de los ciudadanos ni se escuchan en la SCJN ni en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación donde estamos impedidos de interponer cualquier tipo de demanda. Es una pena. Nosotros pusimos en la mesa temas torales para la democracia: ¿Hasta dónde debe limitarse la libertad de expresión en aras de una supuesta equidad electoral? ¿Puede discriminarse a cierto tipo de ciudadanos de algunas formas de comunicación política? ¿No debe haber equidad entre aquellas personas asociadas a un partido y las que no lo están? ¿Puede modificarse la Constitución aunque se incumpla el procedimiento contemplado en la ley? ¿Debe existir o no la revisión judicial cuando el Constituyente Permanente enmienda la Carta Magna a fin de limitar los derechos humanos? Sin embargo, la mayoría de la SCJN prefirió la comodidad de desechar nuestra demanda sin entrarle al fondo de los asuntos. Y se tardaron mil 183 días para hacerlo. Más bien para no hacerlo. Vamos a tener que buscar justicia fuera de México. Mientras tanto, ningún ciudadano podrá hablar en spots de radio y televisión en la próxima elección federal de 2012. De esta forma, los ministros protegieron los intereses de los partidos. Demostraron, una vez más, que, al final del día, los jueces son políticos vestidos de toga. (Excélsior)

Duarte / Sicilia

  • Raymundo Riva Palacio. Las ocurrencias del gobernador. César Duarte llegó a la gubernatura de Chihuahua de la mano de Emilio Gamboa, quien lo hizo presidente de la Cámara y luego gobernador. Gamboa, actual líder del Sector Popular del PRI, lo cargaba como un apéndice político que lo ayudaba a blindarse. Duarte no ha podido engañar a nadie. En muy poco tiempo demostró que sus críticos tenían razón y se ha venido sepultando por sus desatinos y conducción errática en su primer año de gobierno. La última genialidad del gobernador Duarte es su iniciativa para que todos aquellos hombres que no tengan trabajo ni escuela, llamados sociológicamente como ninis, entren al servicio militar durante tres años con una paga. También pretende meter a la cárcel a aquellos jóvenes en edad militar que deserten durante su tiempo de servicio. Con esa propuesta el gobernador, dicen sus colaboradores, les abre oportunidades de vida a los jóvenes, aunque en realidad sólo refleja su bajeza. Su gran propuesta es el reconocimiento de que su administración es incompetente y él, como cabeza de gobierno, un cínico irresponsable. El problema de la violencia en Chihuahua, particularmente en Ciudad Juárez, tiene un filamento muy importante en la falta de secundarias y preparatorias, debido a lo cual hay miles de jóvenes que terminan sus cursos y no tienen más espacio a donde moverse que las calles, al no estar tampoco en edad de entrar al mercado laboral. Los jóvenes quedan expuestos a las pandillas, que los reclutan y les dan un sentido (aunque letal) a sus vidas. El gobierno federal inyectó recursos a la construcción de escuelas, pero fueron ubicadas en territorios dominados por una pandilla, sin que las autoridades en el estado les advirtieran del error. Cómo pensaban resolver que miembros de pandillas rivales, o jóvenes ajenos a la violencia que viven en territorios controlados por esos grupos, iban a enrolarse en escuelas construidas en territorios enemigos, es un enigma tan complejo como el saber qué pasa por la cabeza de un gobernador como Duarte. Su iniciativa es una transferencia del problema a la Secretaría de la Defensa. No sólo quiere que amplíen su infraestructura e incrementen su personal en Chihuahua, sino que además busquen presupuesto para que les paguen durante tres años su servicio. La responsabilidad de crear fuentes de trabajo y propiciar la educación, mandato ineludible de cualquier gobierno, es inexistente. La iniciativa militar de Duarte es una de las perlas características de su gestión. Poco antes de su nueva ocurrencia se atrevió a declarar, en un contexto de crítica al gobierno federal para que realice un censo de automóviles y su eventual regularización, que “ni en Irak siquiera, o en zonas de guerra hay tantos vehículos sin identificación”. Frases ligeras, capacidad estrecha. El gobernador se refería, aunque no lo precisó, al enorme problema en su estado sobre autos sin matrícula, que en Ciudad Juárez alcanza al 40% del parque vehicular. El fondo del problema es importante. Un automóvil sin placas es punto de partida para la ilegalidad. Duarte ocultó decir que el gobierno sí le autoriza la regularización de esos autos —la mayoría comprados en Estados Unidos—, siempre y cuando su administración asuma funciones aduaneras y detenga la entrada de autos de contrabando. Esa contrapropuesta de responsabilidad compartida, no la acepta. Quiere, como en el primer caso, que el gobierno federal arregle sus problemas de gestión, pero hay otros temas donde queda expuesta su falta de sensibilidad. Duarte tuvo la ocurrencia de descalificar a Marisol Valles García, la joven directora de Seguridad Pública del municipio de Praxedis G. Guerrero, que pidió licencia ante el riesgo que corría ella y su familia en esa comunidad, una de las más violentas del estado a su cargo y pidió asilo político en Estados Unidos. Valles García, de 20 años de edad, había aceptado el cargo que nadie quería porque sus antecesores habían sido asesinados, hasta que vio que era imposible mantenerse con vida. Duarte dijo que sólo había utilizado ese trabajo para buscar vivir con su familia en Estados Unidos. Esas declaraciones provocaron una catarata de críticas al gobernador, que se renuevan ahora con la iniciativa para militarizar a los ninis. Duarte no parece tener llenadera. Cada semana sorprende con una nueva genialidad, con una ocurrencia, con una distracción para que los ojos volteen a ver a cualquier lado menos a lo que él no está haciendo por Chihuahua. O sea, nada (La Razón)
  • Julián Andrade. Morir en Cuernavaca. Nos hemos acostumbrado, para mal, a que las muertes provocadas por los criminales, o por las estrategias para combatirlos, tienen la marca de lo anónimo. Cada día observamos un macabro recuento de cadáveres que da una idea de la gravedad de la situación, pero que nos dice poco para comprenderla. Por ello, en el momento en que los muertos tienen nombre, y no hay modo de que la autoridad los catalogue como delincuentes, es cuando nos asomamos a la triste y peligrosa dimensión del drama que como país nos aqueja. Juan Francisco Sicilia, un joven de 24 años, quien estudiaba administración, fue asesinado en Cuernavaca, Morelos. Murió con seis personas más. El hecho de inmediato consternó a la sociedad morelense, porque es hijo del poeta y novelista Javier Sicilia. Morelos, desde hace algunos años, se convirtió en un lugar peligroso. Varios jefes policiales han sido detenidos por su complicidad con el crimen organizado. Marco Antonio Adame, el gobernador, está cada día más presionado por una ciudadanía que exige resultados y en una situación en la que no se puede recurrir al expediente fácil de echarle la culpa a los otros, porque todos los responsables de la seguridad provienen de un mismo partido. A esto hay que sumar un ambiente que no propicia la libertad de expresión, sino al contrario, ya que los grupos criminales han establecido agendas y, lo que es peor, silencios alrededor de sus actividades. Pero la muerte de Sicilia es un peldaño más en una pirámide en la que los malhechores van escalando sin que las autoridades sean capaces de ponerles un alto, sin que esto implique mayores temores y costos para la ciudadanía. No se trata de no ver quiénes son los responsables de estos hechos, y todo indica que son miembros de la delincuencia organizada, sino de insistir en que el primer deber de todo Estado es el de garantizar la seguridad de su población. Javier Sicilia, el padre de la víctima, es uno de los intelectuales más prestigiados de México. Su obra, pero sobre todo su talante de demócrata y de tolerante, ha servido para no pocos debates. Sin duda merece explicaciones claras y precisas de lo que ocurrió, pero esto sin menoscabo de que las autoridades den con los responsables y los lleven a prisión. La impunidad en este como en otros casos sería casi tan terrible como el crimen mismo. Es de esperar que los encargados de conducir las investigaciones estén a la altura y no pretendan, como lo hacen con inusitada frecuencia, salirse por la fácil para tratar de no llegar a ningún lado. Recobrar la tranquilidad va a exigir justamente de honestidad y eficacia a la hora de dar explicaciones y de buscar resultados. Juan Francisco Sicilia y los miles de muertos merecen que se haga algo al respecto y pronto.  (La Razón)
Anuncios

Acerca de Imagen Política

Somos un grupo de profesionales de la comunicación, que hemos conjuntado nuestra capacidad y experiencia en las áreas del periodismo escrito, radiofónico y de análisis político, que nos permite ser la firma más exitosa de: consultores políticos, de comunicación, estrategias de mercadotecnia y cabildeo.
Esta entrada fue publicada en Síntesis Política y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s