EL PROGRESO IMPRODUCTIVO, CON AVANCE, PERO PARA ATRÁS

EL PROGRESO IMPRODUCTIVO, CON AVANCE, PERO PARA ATRÁS

Durante las últimas tres décadas el deterioro económico nacional ha avanzado lenta pero irremediablemente.

Esa es una realidad, como es también el hecho de que familia y hogar se convirtieron más en centros o unidades de consumo y dejaron de ser los centros de producción que eran antes.

La planta industrial mexicana cedió la plaza a empresas extranjeras tanto por anquilosamiento tecnológico y operativo como por la competencia global internacional.

El subdesarrollo o rezago productivo mexicano se muestran claramente en el hecho de que la mayor parte de los productos que se consumen en el país son importados.

Sin embargo, el discurso de gobierno dice que hoy, con el presidente Calderón, el país esta mejor.

Y tiene toda la razón si su óptica del progreso se refiere a los hogares que ya tienen refrigerador, televisión y teléfono celular.

No debe uno preguntar la patente ni el país en donde se fabrican esos artículos, pero no son artículos mexicanos. Se desarrollan y fabrican en otras naciones.

Con bombo y platillo, el presidente Calderón celebró lo más reciente del Censo de Población y Vivienda 2010 que, a partir de la información del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), asegura que en la pasada década el número de casas con refrigerador pasó de 68 a 82 por ciento; en cuanto a televisores, la cifra cambió de 86 a 92 por ciento; el número de líneas telefónicas residenciales varió de 36 a 43 por ciento; los hogares con computadora también aumentaron de un 9 al 29 por ciento; y del 32 por ciento de mexicanos con automóvil, creció la cifra al 44 por ciento.

La tecnología de estos productos fue desarrollada en otros países y la producción de la gran parte de los artículos es también hecha en otros países.

Calderón Hinojosa también afirmó que se redujo el porcentaje de quienes ganan menos de dos salarios mínimos y aumentó el total de quienes perciben más de tres sueldos mínimos, aunado a que más mexicanos tienen televisión, automóvil, computadora o refrigerador.

Las crónicas periodísticas reflejaron a un Felipe Calderón emocionado por la mejoría en la calidad de vida del mexicano.

Puede haber pasado por alto algunos elementos dignos de consideración: en nuestro país, cerca de un 40 por ciento de los estudiantes en los niveles básicos truncan sus estudios y se pierden en las calles, quizás desmotivados por la falta de oportunidades de empleo. Un porcentaje mucho más alto no tiene acceso a la educación profesional técnica o universitaria.

Muchos artículos, como los electrodomésticos, al multiplicarse su producción y diversificarse las marcas, se abarataron.

Que bueno que la tecnología abarate los productos, pero muy mal que sean otras naciones las que se beneficien mayormente.

Con la globalización, la empresa comenzó a presentar mejores opciones que su competidor, y las puso a disposición en gran número de puntos de venta; por tanto, no es raro que esta expansión de las industrias y empresas hacia naciones de mucho consumo, como México, traiga como resultado una más fácil accesibilidad a productos y enseres antes reservados solo para élites, como en los años ochenta, cuando pocas casas contaban con hornos de microondas, y era entonces una cara novedad, o las computadoras, cuyas más frescas versiones siguen a la alza en las preferencias.

Lo que también se reservó para mejor ocasión el mandatario mexicano, es que los productos de la canasta básica han aumentado su precio en más de 17 veces últimamente, en contraste con los bajos salarios mínimos, una mala combinación que impide -además del innegable factor cultural- el objetivo de que millones de mexicanos tengan acceso a una buena alimentación.

El Presidente insistió que hay logros muy importantes, pero que se deben redoblar los esfuerzos porque “aún no estamos donde queremos”.

Lo importante, al igual que con la guerra contra el crimen organizado y el narcotráfico, no es cual es la realidad, sino la percepción que nos van a construir de ella.

En una semana hay paz y progreso. Albricias!!!

—0—

Anuncios

Acerca de Imagen Política

Somos un grupo de profesionales de la comunicación, que hemos conjuntado nuestra capacidad y experiencia en las áreas del periodismo escrito, radiofónico y de análisis político, que nos permite ser la firma más exitosa de: consultores políticos, de comunicación, estrategias de mercadotecnia y cabildeo.
Esta entrada fue publicada en Columnas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s