Síntesis Política de Imagen Política

Finanzas, Negocios /Energía

  • Crisis internacional, irresuelta: Calderón
  • México, “estratégicamente prioritario” para Santander
  • Basilea III no representa un problema: Martínez
  • Acotados, riesgos en el sistema financiero
  • CNBV vigilará expansión crediticia sea sana y sostenible
  • Faltan más jugadores en el sector: Babatz
  • Ford realiza paro de actividades en Sonora
  • Descubren yacimiento en Tabasco
  • Subsidios al precio de energía generan distorsiones: Imco
  • CFC prevé ahorros en usuarios con la licitación 21
  • Disminuye confianza de empresarios manufactureros

Seguridad /Justicia / Salud

  • PRI ratificará en PGR a Morales; PRD, con reservas
  • Quema narco plaza comercial en Acapulco
  • Queman 4 casas y 8 autos en Durango
  • Matan a 8 policías en Veracruz
 

Gobierno / Partidos / Congreso /  Estados 

  • Arma PRI estrategia para ‘aplastar’ a AN
  • Pugnan en PRD por alianza en Edomex
  • Legisladores, distraídos con las elecciones
  • Advierte Lozano que no bajará la guardia
  • González Canto, rumbo al PRI

TITULARES DEL DÍA
Financiero Pueden materializarse los riesgos sistémicos
Economista Urge transparentar deudas de entidades
Reforma Destruye narco plaza comercial
Universal Cuestiona gobierno informe de la ONU
Jornada Ofrece PGR recompensas por denunciar
Milenio En México no se castiga la trata de personas: ONU
Excélsior Presume gobierno inflación mínima
Sol de México Convoca sector patronal a una alianza nacional anticorrupción
Crónica Penales del DF son bolsa de trabajo para el hampa
La Razón Encinas acreditó ante el IFE ser del DF y no de Edomex
Impacto Diario No soy mesías, pero puedo salvarlos: AMLO

 

Arma PRI estrategia para ‘aplastar’ a AN. La cúpula del PRI acordó esta tarde la estrategia electoral a emplear en las elecciones presidenciales del 2012 y derrotar al PAN. Así lo reveló en entrevista el candidato al Gobierno de Coahuila, Rubén Moreira, quien explicó que durante una reunión con gobernadores se colocó sobre la mesa la ruta a seguir para sacar al PAN de Los Pinos. “Lo que se acordó es que vamos por la Presidencia de la República y que vamos a aplastar al PAN en el 2012. Estuvimos platicando mucho tiempo sobre esto, estamos unidos y así lo hemos demostrado, toda la reunión estuvo en torno, alrededor del 2012, todo para aplastar al PAN”, explicó el hermano del dirigente nacional del PRI. Entrevistado por separado, el líder nacional del movimiento territorial del tricolor, Carlos Flores Rico, informó que durante la reunión también se habló sobre el replanteamiento de las estrategias internas para evitar la división y que se repitan escenarios como las derrotas vividas en Puebla, Oaxaca, Sinaloa y Guerrero. “El objetivo central de la reunión fue conocer el Plan Nacional de Elecciones que pronto se aprobará en el Consejo Nacional. La estrategia contempla trabajar duro, enviar un mensaje claro a los ciudadanos, mejorar la organización y la estructura en los estados y las regiones”, dijo. El diputado federal detalló que en el encuentro también se colocó sobre la mesa la preocupación y molestia que ha generado el activismo electoral de los integrantes del Gabinete del Presidente Felipe Calderón y el Jefe de Gobierno del DF, Marcelo Ebrard. Se espera que en unos minutos el Comité Ejecutivo Nacional emita un pronunciamiento oficial sobre los acuerdos de la reunión a la que acudieron 17 de los 19 gobernadores emanados del PRI. Al cónclave priista también acudieron los aspirantes a la Gubernaturas del Estado de México, Eruviel Ávila; de Coahuila, Rubén Moreira y de Nayarit, Roberto Sandoval. (Reforma) 

Hoyo negro

  • Federico Reyes Heroles. Hoyo negro. Al final la experiencia ha sido gratificante, ratificó la sospecha. El punto de arranque fue una convicción: la reforma constitucional del 2007 viola las garantías individuales. La idea se lanza a los lectores. Vienen las reacciones. Fabián Aguinaco -espina dorsal del proyecto- está convencido, se puede y se debe intentar un amparo. El legislador no debe alterar “decisiones políticas fundamentales” -como las denominara Schmitt- sin pasar por un órgano de control de esa constitucionalidad esencial. Esa es la función de un Tribunal Constitucional. Queremos pensar que la SC JN lo es. ¿Lo será? La discusión comenzó con el caso Camacho, después vendría el caso Castañeda que obtuvo una decisión favorable de la Corte Interamericana de Derechos Humanos que mandata al Estado mexicano a abrir cauces de justicia para los ciudadanos. Más recientemente está el caso Radilla. La pregunta es la misma, ¿cuál es el cauce legal para que los ciudadanos impugnen una modificación constitucional o la violación a un derecho básico? Casi dos décadas después no hay una respuesta. Los ciudadanos estamos maniatados. Podemos impugnar leyes pero no la Constitución que los partidos modifican. Ésa fue la motivación central. No tendremos una democracia plena hasta que exista ese cauce. La puerta de entrada a ese debate fue la prohibición expresa para que ciudadanos u organizaciones de la sociedad contraten espacios en medios de comunicación -salvo prensa escrita- durante los periodos electorales. La equidad en las campañas era el objetivo. Suena muy bien. Pero hay un problema, esa fórmula de equidad pisotea el artículo primero de la Constitución en dos frentes: restringe la libertad de expresión y discrimina, unos sí pueden tener acceso -los que pertenecen a los partidos- y otros, el resto, la enorme mayoría, no. Hay más, también pisotea el sexto constitucional en el sentido de que la manifestación de las ideas no será objeto de “ningún tipo de inquisición judicial o administrativa”. Y finalmente el noveno, el derecho a asociarse o no para ejercer nuestras libertades. La aventura comenzó a tomar cuerpo. Quince ciudadanos suscribimos la solicitud de amparo. Se inició el vía crucis jurisdiccional. Fabián nos advirtió de la complejidad. Lo que nunca imaginamos fue la brutal incomprensión del asunto. Antes de conocer nuestros argumentos ya se decía que buscábamos favorecer a los medios, en particular a las televisoras, afectados por la nueva fórmula electoral. Antes de analizar los principios subyacentes en la discusión, ya se caricaturizaba nuestra moción: quieren entregar el poder a los ricos. Nadie debe quedar exento de la posibilidad de difundir sus ideas, era nuestro argumento. Pero si ellos tienen foros, qué alegan. El odio a los medios enturbió la discusión. Por desgracia ocurrió lo que predijimos: en las campañas del 2009 los medios fueron mucho más poderosos. La dependencia creció, la superficialidad inundó el debate, la compra de espacios televisivos se convirtió en un expediente muy oscuro. Pasamos de la subfacturación a la no facturación. Gran logro. Mientras esto ocurría nuestro amparo recorrió todas las instancias hasta que, finalmente, en enero pasado regresó al Pleno de la SC JN. La votación se dividió cinco a cinco, lo cual muestra el avance de la discusión sobre la procedencia del amparo. Ese simple hecho pagó el esfuerzo. El ponente fue el ministro Ortiz Mayagoitia El lunes 28 fuimos al desempate. El ministro Pardo Rebolledo argumentó que dar entrada al amparo generaría condiciones diferenciadas frente a la máxima ley, es un dilema, así ocurre con todos los amparos. Lo inolvidable del caso será la marometa de Ortiz Mayagoitia quien, después de escuchar a Pardo, ¡cambió el sentido de su ponencia! En fin, la votación fue siete a cuatro en nuestra contra Se desnudó una vez más la ausencia en la SCJN de una doctrina para este tipo de decisiones. ¿Quieren o no ser Tribunal Constitucional? Por lo visto, no. El vacío queda ahí: el amparo no procede, habría que modificarlo, enterrar por fin la fórmula Otero para que los amparos tuvieran un carácter general y no particular. La controversia constitucional-limitada a las propias autoridades- tampoco es el camino. Entonces, ¿cuál es el recurso ciudadano? Los que hoy festejan la victoria del IFE como contratante único, ni siquiera comprendieron que ese asunto, el de fondo, no se discutió. Está pendiente. Ese simple hecho es, para cualquier demócrata, una afrenta, spots o no spots. Una vez más se denegó el acceso a la justicia En teoría, como lo ha señalado Luis de la Barreda, el Legislativo podría modificar un principio rector de la democracia -la igualdad de géneros por ejemplo- sin que los ciudadanos tuviéramos cómo defendemos. Estamos en las manos del Legislativo que está controlado por los partidos. No hay contrapeso institucional. Ése es el gran hoyo negro de la democracia mexicana que todo lo devora. Todos perdimos, aunque algunos no se han dado cuenta. (Reforma)

Consenso

  • María Amparo Casar. ¿La hora del consenso? Se fue una vez más la posibilidad de la reforma fiscal. Queda la esperanza de la reforma política. El senador Beltrones, promotor de la necesidad de pactar un nuevo arreglo institucional desde que en 2007 convocó a una Comisión para la Reforma del Estado, se ha empeñado en acercar las posiciones de todos los grupos parlamentarios. Sin dejar de correr riesgos -los ciudadanos estamos hartos de promesas incumplidas- ha decidido jugar la carta de generar expectativas sobre la posibilidad de acuerdos en materia política, elevar los costos a todos los grupos parlamentarios de volver a incumplir la palabra y comprometer para antes del 30 de abril una reforma política que, sin perder coherencia, incorpore las propuestas de todos los partidos. Se dice que ya hay un proyecto de consenso. Buena noticia porque de todas las reformas si hay alguna que debe pactarse y no imponerse es la reforma política. Los sistemas más estables y que mejor funcionan son aquellos que generan aceptación por parte de todas las fuerzas políticas, propician una toma de decisiones ágil y eficaz y proveen mecanismos para la resolución de conflictos. A ello se dirigen las reformas propuestas. La reforma política que se discute se inscribe en el dilema de cómo maximizar al mismo tiempo el valor de la pluralidad y el de la eficacia. En América Latina se comprueba una tendencia en tres direcciones. En relación a la ciudadanía, la mayor parte de los países ha optado por ampliar los cauces de participación y representación a través de mecanismos de democracia directa. En materia de acceso al poder se ha optado por sistemas de representación cada vez más proporcionales con la mayor fidelidad posible entre número de votos y número de asientos en el Congreso. Finalmente, en materia de equilibrio de poderes la tendencia ha sido la de fortalecer las facultades legislativas del Ejecutivo con el fin de destrabar conflictos entre poderes, dar instrumentos al Ejecutivo para impulsar su oferta de gobierno y enfrentar situaciones de crisis que requieren acciones rápidas y contundentes aunque manteniendo la rendición de cuentas y los controles sobre el uso de esas facultades. El consenso mexicano camina en la misma dirección al menos en lo que a la representación y participación ciudadana se refiere. No se ha cedido a las tentaciones de disminuir la proporcionalidad del sistema ya sea por la vía de reducir los asientos de representación proporcional o de eliminar la cláusula de sobrerrepresentación. Además parece haber el compromiso de ampliar la representación y participación ciudadanas a través de la iniciativa popular, el referéndum y, quizá, hasta las candidaturas independientes de los partidos. La cereza del pastel sería la reelección de los legisladores que sirve diversos propósitos. Fortalece al Congreso al permitir la especialización y profesionalización de sus integrantes, coadyuva a los acuerdos al establecer vínculos de más larga duración entre los legisladores, da a los ciudadanos la posibilidad de premiar o castigar a las autoridades electas y reduce el poder de las dirigencias partidistas para imponer candidatos independientemente de sus cualidades. De aprobarse, México dejaría a Costa Rica como el único país de toda América sin reelección consecutiva. La reforma reforzaría relativamente los poderes del Presidente a través de la reconducción presupuestal que, por añadidura, resolvería el problema de qué hacer en caso de que el presupuesto no hubiese sido aprobado a tiempo. A esta propuesta la acompañan la facultad de referéndum y la iniciativa preferente para el Presidente. Esta última obligaría al Congreso a discutir y votar dentro del propio periodo en que se presenten las iniciativas que con ese carácter envíe el Ejecutivo. Por falta de visión, por los atavismos de nuestra clase política y quizá hasta por mezquindad, no irá acompañada de los dientes necesarios para hacerla realmente efectiva. No se quiere aprobar que en caso de que los legisladores no cumplieran con lo establecido, la iniciativa del Presidente se convirtiera en ley. Mala noticia pues ya sabemos cómo se las gastan los legisladores. La Constitución establece, por ejemplo, que los consejeros del IFE deberían estar nombrados a más tardar en octubre y ya pasaron 5 meses sin más consecuencia para ellos que todos los días los señalemos por su incumplimiento. Aunque de ninguna manera la reforma política es la madre de todas la reformas, ni gracias a ella vendrán, como quieren algunos, la aprobación del resto de las reformas que el país necesita, habrá que reconocer que, de ser aprobada, estaríamos frente a un avance importante.. (Reforma)

Precampañas

  • Joaquín López-Dóriga. Mano a mano: bien vs. Mal. Las formas y el tono que están tomando en el Estado de México las precampañas, etiqueta para darle la vuelta a la ley electoral, anuncian la tormenta que viene. De inicio, la falta de respeto a la norma electoral que redujo el tiempo de campaña a 45 días, para empezar el 15 de mayo. Estamos arrancando abril y precandidatos, campañas, partidos y sus apoyadores oficiales están metidos con todo. Ignoran los procesos de Nayarit y Coahuila, el mismo 3 de julio. Sólo tienen ojos, tiempo y compromiso para el del Estado de México, ratificando el peso que tiene Enrique Peña Nieto, la decisión oficial de pararlo como sea, con quien sea y desde ahora y que hay elecciones de primera y de tercera. El fin de semana vimos tres fotos diferentes: en Toluca, todo el PAN, que insiste en la alianza pero empuja a Luis Felipe Bravo Mena, con Josefina Vázquez Mota, Santiago Creel, Javier Lozano, Alonso Lujambio, Ernesto Cordero; en Ecatepec, claro, todo el PRD con Alejandro Encinas: Marcelo Ebrard y el Gobierno del Distrito Federal, Alejandra Barrales, Jesús Zambrano, y en Ciudad Nezahualcóyotl, el priista Eruviel Ávila con la reiterada presencia en su discurso de Peña Nieto. De todo, lo más significativo es el ruego panista al PRD para hacer la alianza que para este partido está más que muerta, apesta, y todos se quieren desmarcar de la traición. Así, en el Estado de México, PRD-PT-Convergencia-AMLO irán, no sé si unidos, pero sí con candidato común: Encinas; el PAN y el apoyo del gobierno federal, con Bravo Mena, y Eruviel Ávila con el respaldo del priismo y Peña Nieto. La estrategia de López Obrador en este proceso será ignorar al PAN, reducirlo y centrar su ofensiva contra PRI, en busca de construir la percepción de un bipartidismo, donde él será el bueno y el PRI, claro, el malo. Y llevar esa percepción bipartidista hasta la presidencial de 2012, donde, en un mano a mano, él, será el bien, y Peña Nieto, el mal; él lo mejor, los demás lo peor; él, el triunfo, la mafia en el poder, la derrota, y así… ******Retales. 1. PGR. Si el PRI y el PAN en el Senado superan la resistencia de PRD y PT, pasado mañana ratificarán a Marisela Morales como nueva titular de la PGR. De no ser este jueves, será el otro martes; 2. RUPTURA. Javier Duarte declaró a Javier Lozano persona non grata en Veracruz, por su visita del fin de semana, y éste preguntó si debe pedirle permiso para ir al puerto. El gobernador habló con Francisco Blake a Gobernación para decirle que si esa era una señal de rompimiento con la Federación, él estaba listo; y 3. DIEGO. En ningún momento ha estado en los planes de Diego Fernández de Cevallos la candidatura presidencial del PAN. No sé qué tendría que ocurrir para que lo hiciera, lo desconozco (Milenio)
  • Sergio Sarmiento. Precampaña. Aunque usted no lo crea, la campaña al gobierno del Estado de México aún no comienza. Los contendientes no podrán realizar actos formales de proselitismo hasta el lunes 16 de mayo. Por eso el PRD del Estado de México ha presentado una denuncia ante el Tribunal Electoral en contra del precandidato del PRI, Eruviel Ávila, pidiendo que se le impida hacer proselitismo. La paradoja es que, mientras el PRD se queja, también realiza actos de campaña. El precandidato Alejandro Encinas se presentó este pasado fin de semana en un mitin, pero lo hizo además acompañado del jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, y de un amplio grupo de funcionarios capitalinos. ¿Qué dirían los perredistas si fuera el gobernador Enrique Peña Nieto el que acudiera a los actos de campaña de Eruviel? Luis Felipe Bravo Mena, el precandidato del PAN, realiza también actos de campaña con la presencia y apoyo de miembros del gabinete presidencial y de personajes de la política nacional. La avalancha de spots en medios electrónicos apenas empieza. En el mes de mayo se volverá insoportable. Una de las consecuencias de las reformas electorales de los últimos años ha sido multiplicar el número de anuncios electorales en radio y televisión. La saturación afecta al Distrito Federal y otras entidades vecinas cuyos ciudadanos no pueden votar en el Estado de México. Los anuncios, sin embargo, no ofrecen ninguna idea de fondo. Pretender que en este momento no debe haber campañas es absurdo cuando vemos que las autoridades electorales han permitido que Andrés Manuel López Obrador contrate tiempos de radio y televisión a través del Partido del Trabajo desde hace años. En México se aplican unas reglas a la mayoría de los políticos y otras distintas a López Obrador. Las reglas electorales en México se han prestado simplemente a simulaciones. Se prohíbe la contratación de tiempos de radio y televisión para promover ideas políticas, pero la prohibición se aplica solamente a los ciudadanos de a pie y a las organizaciones empresariales. Los políticos siempre encuentran la forma de darle la vuelta, así como han encontrado maneras de violar las restricciones a la realización de campañas fuera de tiempos de campaña. En Estados Unidos, donde estas limitaciones no existen, nadie se preocupó ayer porque el presidente Barack Obama anunció el inicio de su campaña para las elecciones de noviembre del 2012. Quizá la mayor diferencia en Estados Unidos es que las campañas no le cuestan al contribuyente. El dinero surge de aportaciones privadas. En México la mayor parte de los recursos proviene del gobierno, que al parecer no tiene mayor prioridad que subsidiar a los políticos. Hay también aportaciones privadas en nuestro país, pero muchas se entregan fuera de la ley, como ocurrió cuando Carlos Ahumada financió campañas del PRD en la Ciudad de México en el 2003 entregando dólares en efectivo a distintos políticos o cuando se desvió dinero de Pemex para financiar al PRI en el 2000. En el 2012 la campaña de Estados Unidos se llevará a cabo bajo la influencia de una decisión de la Suprema Corte de Justicia de enero del 2010 que estableció que, por razones de libertad de expresión, no se puede prohibir a las empresas o personas que compren tiempos en medios para apoyar a candidatos o partidos. En México un fallo de la Suprema Corte decidió que esta censura sí es constitucional en nuestro país. Estamos en tiempos de precampaña en el Estado de México. El inicio del proceso nos muestra una vez más que en nuestro país vivimos con una democracia no sólo disfuncional sino hipócrita. *****EJECUCIONES. Hasta el pasado 1o. de abril el periódico Reforma registraba ya 3,162 ejecuciones en el país en este año. De mantenerse la tendencia el 2011 será el año más violento en la historia, con más de 12 mil homicidios vinculados al crimen organizado. Se superará el récord de 11,583 ejecuciones de 2010. (Reforma)

Esquizofrenia

  • Ricardo Alemán. Carita mata talento. En el nuevo PRI —el de Humberto Moreira— se vive una suerte de esquizofrenia que no augura nada bueno a un partido que se dice en la antesala del poder presidencial. Y es que mientras que con tino y olfato políticos el senador Manlio Fabio Beltrones propone volver a la máxima de Jesús Reyes Heroles en la sucesión presidencial —que antes de seleccionar al hombre se defina para qué quiere el PRI regresar al poder—, el puntero en los sondeos, Enrique Peña Nieto, prefiere la ruta del pragmatismo: el control político y económico. Pero vamos por partes. Está claro que entre Beltrones y Peña Nieto no sólo se disputa la candidatura presidencial por el PRI, sino que prevalecen posturas —al parecer opuestas e irreconciliables— sobre la ruta que debe seguir el PRI para regresar al poder. En el primer caso, el poderoso jefe de los senadores del PRI propuso como premisa fundamental para acceder al poder que los priistas analicen, discutan y concluyan cuáles son las razones y los objetivos por los que el PRI debe regresar al poder. Para muchos el ejercicio podría resultar ocioso, pero lo cierto es que se trata de una estrategia de profundo sentido político; además de su implacable sentido común. En pocas palabras, lo que propone Beltrones al priismo es —parafraseando a Peña Nieto— la versión ideológica y programática del exitoso “te lo firmo y te lo cumplo”. Es decir, que cualquiera que resulte el candidato presidencial del PRI, no sólo se comprometa y firme la realización de obras e infraestructura —que sin duda son fundamentales—, sino a llevar al Estado mexicano, todo, a un estadio de modernidad, eficacia, libertades y —sobre todo— que cumpla con la razón del propio Estado: garantizar la vida y los bienes de los ciudadanos. Según la tesis de Beltrones, el PRI no se puede presentar ante los electores —en su intento por regresar al poder— con sólo el pedestre argumento de que tiene las encuestas a su favor o, peor aún, que su candidato presidencial es el más popular. El PRI, dice Beltrones, debe comprometerse a regresar no sólo por el poder presidencial, sino para hacer realidad una transformación profunda del Estado mexicano. ¿Cuál transformación? ¿En qué dirección? ¿Con cuáles objetivos..? La respuesta a las anteriores interrogantes debe ser la oferta del PRI a los electores. Pero el reclamo de Beltrones no es bien visto por el otro PRI, el de Peña Nieto y de Humberto Moreira. Y es que son muchos los indicios de que el priista más aventajado en las encuestas prefiere el pragmatismo puro y duro del poder. ¿Eso qué quiere decir? Que la prioridad de Peña está en la mancuerna del control político y el control del dinero. Y si existen dudas, basta saber que Peña Nieto ya se apoderó del PRI, del control del aparato tricolor, y que su gerente, Humberto Moreira, trabaja en alinear a los 19 gobernadores tricolores. Ese es el control político. La otra cara de la moneda, el control económico, lo manejó Peña Nieto con tacto de ajedrecista. Primero, como todos saben, en un impecable jaque al rey, hizo candidato al gobierno mexiquense a Eruviel Ávila. Luego mandó como jefe de campaña del ex alcalde de Ecatepec, nada menos que a Luis Videgaray, el “alfil” de Peña Nieto, al que sacó de la poderosa Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de la Cámara de Diputados, para operar la campaña mexiquense. Pareciera un absurdo que un especialista en finanzas, presupuestos y reparto del dinero público sea enviado a operar una campaña electoral. Pero no, Videgaray va a manejar el dinero de la campaña de Eruviel que, en el fondo, es el manejo de los “futuros políticos” para Peña Nieto. ¿Qué sabe Videgaray de campañas electorales? Nada, pero sabe mucho del manejo de los dineros. Es decir, al ojo del amo… engordan las inversiones políticas de Peña Nieto. Pero no es todo. Peña Nieto mandó como relevo en la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de San Lázaro a otro de sus alfiles, Alfonso Navarrete Prida, quien salió de la… ¡Comisión de Derechos Humanos! ¿Qué sabe de finanzas y cuenta pública Navarrete Prida? Nada, pero es un hombre de todas las lealtades de Peña, junto con Francisco Rojas, el poderoso jefe de la bancada del PRI, y “torre” en el ajedrez del mandatario mexiquense. Pero falta algo… ¡Claro..! A la secretaría de Finanzas del PRI, Peña Nieto mandó a su otra “torre”, a Jorge Estefan Chidiac, otro mago para la lana. Ese es el control económico. ¿Quién gana: Peña o Manlio? ¿Será que carita mata talento? (Excélsior)

WikiLeaks

  • Leo Zuckermann. Supuesta revelación de WikiLeaks. WikiLeaks le dio a La Jornada los cables que envió la embajada de Estados Unidos en México al Departamento de Estado en Washington. Ayer revelaron uno más. Así lo anunciaron en sus ocho columnas: “Fueron con todo AN y PRI contra AMLO”. Arriba de la cabeza advertían en mayúsculas: WIKILEAKS EN LA JORNADA. La noticia me llamó la atención. Prometía una filtración de WikiLeaks sobre la elección presidencial de 2006. Me dio curiosidad enterarme de qué hicieron los panistas y los priistas para ganarle al candidato de la izquierda según los estadunidenses. Debajo de la noticia aparecían dos cintillos más que todavía hacían más apetitosa la nota principal de La Jornada: “Sabiéndose derrotado, Madrazo aceptó el pacto en 2006, detalló Espino” y “Calderón impuso acuerdo con Gordillo, pese al rechazo de su partido”. Procedí a leer la nota para darme cuenta de que se trataba de un ardid periodístico. La supuesta filtración no revelaba nada nuevo. Además, la parte referente a Gordillo no venía de un cable filtrado por WikiLeaks sino de un libro publicado en 2008. La fuente del cable, fechado el 4 de mayo de 2006, fue el entonces presidente del PAN quien acudió a platicar a la embajada estadunidense. Manuel Espino les dijo que había hablado “con Roberto Madrazo, candidato del PRI, y los dos acordaron enfocar sus respectivas energías para erosionar el apoyo a Andrés Manuel López Obrador”. Pues claro: si AMLO iba arriba en las encuestas. Tanto a panistas como a priistas les convenía bajarlo de esa posición. Y lo lograron con campañas negativas eficaces. El error del tabasqueño fue no contestarlas. Espino también les dijo a los funcionarios estadunidenses “que él está fuertemente confiado en que el PAN tiene acuerdos sólidos con los gobernadores rebeldes del PRI que están ayudando a la campaña de Calderón secreta pero activamente, mientras de dientes para afuera apoyan a Madrazo”. Otra vez, nada nuevo. Desde antes de la elección se sabía que había gobernadores priistas que no querían que llegara su candidato a Los Pinos. Desconfiaban de él. Y los panistas, sabiendo esto, pues los jalaron a su campo. Así es la política. Así son las elecciones. Se trata de sumar, no de restar. En cuanto al apoyo de Elba Esther Gordillo a la campaña de Calderón, Espino confiesa que no hubo acuerdo: “El precio de Gordillo era demasiado alto (en términos de posiciones en el Congreso y posiciones en el gabinete) y las encuestas mostraban que el Panal atraía menos del uno por ciento del voto”. El presidente del PAN admitió que “al equipo de campaña de Calderón no le gustó esa decisión” pero tuvieron que aceptar la del partido. Y aquí viene lo mejor de la nota de La Jornada. El desenlace de la alianza de la presidenta del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación con el candidato Calderón ya no viene en ninguna revelación de un cable de WikiLeaks. Viene del libro Doña Perpetua: el poder y la opulencia de Elba Esther Gordillo, escrito, nada menos y nada más, que por el autor de la nota de La Jornada, es decir, por Arturo Cano (en coautoría con Alberto Aguirre). La versión, por tanto, no tiene nada nuevo (como lo prometía uno de los cintillos que apareció en la primera plana del periódico), ya que el libro salió publicado en 2008. La historia tiene que ver con intrigas palaciegas operadas por Juan Camilo Mouriño, Miguel Ángel Jiménez y Fernando González con “un par de botellas de buen escocés”. En suma, puro masajeo de información vieja. Yo no tengo duda de que panistas y priistas hicieron todo lo posible por ganarle a AMLO en 2006. ¿Qué esperaban? ¿Qué les dieran las llaves de Los Pinos al candidato que entonces iba arriba en las encuestas? ¿Que no se comportaran como políticos que ambicionan el poder? ¿Acaso panistas y perredistas no van a tratar de hacer lo mismo con el candidato que ahora va arriba en las encuestas (Peña Nieto)? Y el PRI, ¿no va a contraatacar? Justo antes de mandar este artículo veo una nota en el sitio de internet de El Universal que anuncia: “PRI delinea estrategia para aplastar al PAN en 2012”. ¡Oh sorpresa (Excélsior)

Procuradora

  • Jorge Fernández. Bienvenida una procuradora. En estos días, desde la designación de Marisela Morales Ibáñez como nueva procuradora general de la República, nombramiento que deberá ser ratificado por el Senado esta misma semana, hemos leído infinidad de versiones sobre las razones del mismo: algunos han recordado su trabajo con José Luis Santiago Vasconcelos, otros su cercanía con Genaro García Luna, unos dicen que con el Ejército, muchos han insistido en que llega al cargo con el aval de Estados Unidos después del reconocimiento que recibió el 8 de marzo pasado de Michelle Obama y de Hillary Clinton, en Washington, como una de las mujeres más valientes del planeta. Todo eso tiene una parte de verdad y mucho de especulación. Pero lo cierto es que Marisela Morales, que no es una mujer mediática, que lleva años trabajando en temas del crimen organizado, llega a la PGR por sus propios méritos, porque ha sabido remar incluso con fuertes traiciones internas ahí y con varios procuradores, porque tiene el perfil que requiere la PGR en estas circunstancias. Arturo Chávez, que llegó tan cuestionado a la PGR y que trabajó con dignidad en esa posición, había sido procurador en un contexto muy claro: llegó a la PGR de la mano con el nombramiento de Fernando Gómez Mont en la Secretaría de Gobernación. Chávez y Gómez Mont son amigos, habían trabajado juntos en el mismo despacho durante años, se conocían perfectamente y la idea presidencial era tener una suerte de mancuerna entre Gobernación y la Procuraduría que rompiera con el doble conflicto que se había presentado en el pasado, por una parte entre la SSP y la PGR, entre García Luna y Eduardo Medina Mora, pero también entre la PGR y Gobernación, porque muchos veían, no sin razón, a Medina Mora, ahora embajador en la Gran Bretaña, como un buen prospecto para la Segob, más que para la Procuraduría. Obviamente, las cosas no se dieron así y, ratificada la confianza presidencial, que perdura hasta el día de hoy y no dudo que dure todo el sexenio, en Genaro García Luna (todo mandatario quiere dejar una suerte de legado: el presidente Calderón, en el campo de la seguridad, lo más sólido que podrá dejar como legado institucional es la construcción de la Policía Federal), llegaron Gómez Mont a Gobernación y Chávez a la PGR. El experimento fracasó con rapidez: la coordinación que se esperaba no se dio, los estilos no eran complementarios, sino incluso antagónicos en las formas y en el fondo, sobre todo en la relación con las fuerzas políticas y los gobernadores. Pero también con otros factores de poder: uno de los temas que más lastimó la operación interna estuvo relacionado con la forma en que se llevaban las averiguaciones previas en contra de grupos como el SME o el sindicato minero o con organizaciones que tenían en su haber multitud de denuncias que no terminaban de prosperar, la mayoría de las veces a causa de razones políticas. Y tampoco estaba avanzando con profundidad, quizá por causas objetivas pero muy lejos del ritmo que le quería imprimir el presidente Calderón, la reforma de los ministerios públicos y de la Procuraduría General de la República. El hecho es que se fue Fernando e inevitablemente se tenía que ir Arturo Chávez y así ocurrió. Su salida estaba decidida desde los primeros días de marzo, pero se retrasó porque era necesario llegar a acuerdos para su reemplazo con los principales grupos del Senado, y me imagino que también con las contrapartes estadunidenses. El reconocimiento a Marisela en Washington sirvió precisamente como un mensaje imposible de disimular, mas también como una forma de recordarle a las fuerzas políticas locales el tipo de respaldo con el que llegaría Morales a la PGR. ¿Por qué tiene el perfil adecuado para el momento Marisela Morales? Primero porque el mayor desafío para el sistema de procuración de justicia en este país es el crimen organizado y pocos conocen del tema mejor que la nueva procuradora. Segundo, porque no tiene mancha alguna de sospecha y porque mantiene buena relación con las tres grandes áreas de la seguridad: el Ejército, la Marina y la Secretaría de Seguridad Pública. Sobre todo en estos ámbitos, la clave será que la PGR se mueva al ritmo de esas dependencias, que son las que operan y que recurrentemente se quejaban de que la Procuraduría se quedaba atrás. Tercero, porque, como hemos dicho, tener respaldo y reconocimiento del gobierno de Estados Unidos en estos temas es decisivo y Morales lo tiene. Cuarto, porque es también un reconocimiento (que por ejemplo nunca recibió Santiago Vasconcelos) a los hombres y a las mujeres que han hecho su carrera, dentro de la institución, en el área más compleja, más peligrosa y a la que más intenta permear el crimen organizado. Y, quinto, aunque es algo que quizá no debería verse como una cuestión de género, pero el solo hecho de tener por primera vez en la historia una mujer como procuradora general de la República debería ser un motivo de satisfacción. PD: La columna publicada ayer fue la que se publicó el 4 de marzo pasado. Por error, se repitió este 4 de abril, una disculpa a todos nuestros lectores. (Excélsior)
  • Francisco Garfias. El talón de Aquiles de la primera procuradora. Un político exitoso escribió ayer que las campañas electorales no deben empezar con anuncios caros en la televisión, sino con la gente que se organiza calle por calle, que habla con vecinos, amigos, compañeros de trabajo… Ese político no es Felipe Calderón ni Manlio ni Marcelo; mucho menos Andrés Manuel o Josefina Vázquez Mota. El autor es Barack Obama, quien ya inició, en internet, su campaña para reelegirse. –  La Ley General de Propaganda Gubernamental, que promueven senadores del PAN, lleva dedicatoria para Peña Nieto. Basta leer algunos artículos para deducir que apunta contra el gobernador mexiquense. La iniciativa dice, por ejemplo, que la publicidad de un gobernador no podrá ser pautada a nivel nacional. Tampoco podrán contratarse los famosos infomerciales (propaganda disfrazada de notas periodísticas). Peña Nieto, quien se ha promocionado permanentemente en la televisión con “anuncios caros”, es el puntero en las preferencias electorales rumbo a 2012. Dirán los panistas que más vale tarde…  –  Marisela Morales, titular de la SIEDO cuando estalló ese petardo llamado michoacanazo, jura que la PGR no tendrá “banderas políticas”, si el Senado la ratifica como sucesora de Arturo Chávez. “Entre mujeres les digo que pueden estar tranquilas de que no habrá uso electoral de la Procuraduría”, aseguró la primera mujer propuesta para ese cargo, frente al grupo plural de senadoras con las que comió ayer. Las comensales, reunidas en un departamento de Polanco, le prometieron su respaldo a la hora de la votación para ratificarla. “Es un asunto también de género”, dijeron legisladoras que acudieron a la comida, organizada por la senadora azul Adriana González.  Durante el michoacanazo, ocurrido en mayo de 2009, fueron encarcelados 31 funcionarios y alcaldes de ese estado, por supuestos vínculos con La Familia. Solamente se pudo comprobar la culpabilidad de uno de los acusados. En la PGR están convencidos de que la propuesta de Marisela será aprobada sin mayores contratiempos en la Cámara alta. “Los senadores habrán de exponer sus inquietudes, pero habrá ratificación”, afirman. No se equivocan. El PRI, en voz de Eruviel Ávila, ya le dio un voto de confianza “para que no vaya a usar a esta institución con fines político-electorales, como ha acontecido anteriormente en otras entidades federativas”, dijo el mexiquense.  – El sospechosismo se apoderó del entorno de María del Carmen Alanís, presidenta del TEPJF. Conforme se acerca el final de su gestión —en agosto próximo— y se hace evidente que busca la reelección, arrecian las notas negativas en columnas y en reportajes. La ofensiva se inició con la filtración, en la leída columna Templo Mayor, de Reforma, de la lista de asistentes a una comida, en su casa, en la que habría “pactado” exonerar a Peña Nieto. Por supuesto que negó la apresurada acusación. A la comida asistió el diputado Luis Videgaray, muy cercano a Peña Nieto; pero también Enrique Ochoa Serna, funcionario del TEPJF, y el priista Sebastián Lerdo de Tejada, entre otros. La bronca es que Alanís lleva el expediente sobre la denuncia del PAN contra el gobernador mexiquense, por la difusión de spots, en medios nacionales, de su V Informe de Gobierno. “Hay fuego amigo”, dicen colaboradores de Alanís. (Excélsior)

Odio / Cuarteles / Pacto

  • Héctor Aguilar Camín. Odio. Me sorprende y me preocupa la idea de Enrique Krauze, mejor: su intuición, de que la intolerancia habitual o rutinaria de nuestra vida pública ha descendido o ascendido un escalón, para volverse odio (Reforma, 3/3/11). El odio, dice Krauze, no ha sido motor de nuestra historia, pero parece abrirse paso hoy al menos en dos frentes: el de las querellas político-ideológicas y el de los ríos de sangre de la violencia. Ambos adquieren la forma de un rechazo, que es ya odio, principalmente enderezado contra el gobierno, dice Krauze, y contra quienes no comparten la visión de un mundo público dividido en “puros” y “traidores”. Enrique percibe este salto social al odio en el frecuente tono fusilatorio de los mensajes que se propagan anónimamente en las redes sociales. No le falta un tweet de razón en este punto. He dejado de leer muchos de los comentarios que aparecen al pie de la página electrónica de mis artículos porque tienden a ocuparlos lectores muy activos, a veces muy inteligentes, cuya pasión es insultarse y descalificarse entre sí. Resulta aburrido, pero no deja de ser sintomático. No alcanzo, sin embargo, a percibir el salto al odio que con razón inquieta a Krauze. Veo el país  querellado políticamente que él ve, y no sólo en la querella contra el gobierno, sino también en querellas del gobierno contra sus adversarios, en la racha de mal humor que rige nuestros tratos con Francia y Estados Unidos, y en querellas empresariales de tono descalificatorio cercano al de las redes sociales. Veo también al México enardecido por la violencia, en búsqueda iracunda de un responsable, posando su ira en el gobierno más que en los criminales. Me gustaría decir que Enrique exagera, pero no sé si exagera. Los síntomas que aduce no me son del todo claros para una conclusión tan seria como que nuestra intolerancia residual de siempre ha saltado al odio (no sé si la intolerancia ya es odio en acecho). No digo que Krauze esté equivocado o exagerando o leyendo síntomas de más. Digo que no percibo con la misma intensidad los mismos síntomas, los cuales, sin duda, están ahí. Krauze ofrece dos soluciones: que los adversarios políticos se tiendan puentes y que pongamos la culpa de la violencia en los violentos. Añado que quizá sea también la hora de la crítica pública a los emisarios de la intolerancia, de modo que el odio cueste en vez de ser recibido hospitalaria o indiferentemente. (Milenio)
  • Ricardo Monreal. Regreso a los cuarteles. La presencia del Ejército en las calles se ha convertido en uno de los aspectos críticos de la actual campaña contra la delincuencia organizada. El tema motivó ya la intervención del Grupo de Trabajo sobre Desapariciones Forzadas o Involuntarias de la ONU, que atendió denuncias de familiares de víctimas, donde el Ejército estuvo en el centro de las acusaciones. En las próximas semanas, el Parlamento Europeo también hará lo propio como parte de su agenda de monitoreo de los derechos humanos en el resto del mundo. Es la consecuencia natural de que México se haya convertido a escala mundial en el país con más muertos civiles en las calles, sin haber de por medio una guerra formal. En un inicio, la participación del Ejército en funciones de seguridad pública se planteó de manera emergente, transitoria y circunstancial. Tal como funcionan los torniquetes frente a una urgencia médica. Sin embargo, la ineficacia o abierta complicidad de las policías locales con el crimen organizado hizo de la militarización el ingrediente principal de la estrategia federal. El hecho de que el Ejército sea el único cuerpo de seguridad confiable para la población, fue otro elemento que seguramente gravitó en la decisión de sacarlo a la calle, además de ser la única instancia con capacidad de fuego para enfrentar a una delincuencia que dejó atrás el revólver calibre 22 y la figura del sicario solitario, para sustituirlos por el rifle de asalto M15 y los escuadrones de la muerte. El esquema de militarizar la seguridad pública pronto entró en una fase de rendimientos decrecientes. Los megaoperativos de militares y policías federales, lejos de contener la violencia en las ciudades y regiones donde se aplican, han provocado su escalamiento (Fernando Escalante, “La muerte tiene permiso”, Nexos, enero 2011). Paralelamente, las quejas por abusos y violaciones a los derechos humanos contra militares se triplicaron en cuatro años, mientras que la vulnerabilidad jurídica y constitucional de una milicia ejercitada para la paz y el apoyo a la población en los desastres naturales, no para la persecución y detención de delincuentes, pronto la hicieron ver como una fuerza “lenta”, “torpe” y con “una aversión al riesgo”, como describiera el embajador Carlos Pascual al Ejército en los cables diplomáticos difundidos por WikiLeaks. Hoy que las desapariciones forzadas vuelven a la escena, como en 1968, 1976 y 1982, incluso con mayor gravedad que en esos años, dado el número de víctimas y la extensión del fenómeno (entre 3 mil y 5 mil desaparecidos en dos terceras partes del país), el tema del regreso forzoso del Ejército a los cuarteles adquiere un sentido preventivo, más que condenatorio. Este retorno fue planteado por el Grupo de Trabajo de la ONU como un prerrequisito para detener o revertir el fenómeno. Sin señalar directamente al Ejército como responsable de estos hechos, sí asoció la solución con el retorno de la milicia a los cuarteles. Un grupo de 24 ONG nacionales coincide con la postura de la ONU y complementa ese regreso con otras acciones en paralelo. En el “Informe sobre la desaparición forzada en México 2011”, entregado al Grupo de Trabajo de la ONU, se sugieren las siguientes medidas. “Que el Estado mexicano cumpla con sus obligaciones en materia de investigación, persecución y sanción de casos de desaparición forzada de defensoras y defensores de derechos humanos, así como las amenazas, hostigamiento y ataques contra defensoras y defensores de personas desaparecidas, a fin de combatir efectivamente la impunidad que priva en estos casos”. Que se establezca un registro público nacional de personas desaparecidas forzadas; instancia del Estado especializada en la búsqueda de personas desparecidas de manera forzada involuntaria; protocolos de actuación y persecución de los responsables de este delito; “Que se sancione efectivamente y en la jurisdicción ordinaria a los elementos de las fuerzas armadas involucrados en casos de desaparición forzada en el actual contexto de militarización de la seguridad pública”; por último, que el Estado mexicano reconozca a la brevedad la competencia del Comité contra la Desaparición Forzada de la ONU, a fin de reforzar el entramado de protección internacional de los derechos humanos de toda persona en caso de desaparición forzada. Así como un torniquete no puede quedarse indefinidamente en la extremidad de una persona accidentada, porque se corre el riesgo de contraer gangrena, así el Ejército no puede quedarse indefinidamente en las calles, porque aquí la víctima de la infección putrefacta sería la población civil, que podría terminar viendo amputados sus derechos fundamentales. El tema del retorno a los cuarteles no es, pues, un asunto menor. Está en juego la libertad y la seguridad de la población, pero sobre todo, el prestigio del Ejército, la institución del Estado con mejor calificación ciudadana hasta el momento. (Milenio)
  • Pablo Hiriart. Diálogo político, no pacto con narcos. Otra vez se habla de pactar con narcos y grupos delictivos. No se puede. Los grupos criminales pululan en el país y se multiplican como hongos en medio de la llamada lucha contra el narco “para que la droga no llegue a tus hijos”. Aunque se quisiera pactar, no hay con quién hacerlo. ¿Con cuántos habría que pactar en Tepito, por ejemplo, donde se alquilan muchachos para asesinar? Y en Sinaloa, Tamaulipas, Chihuahua, etcétera. Además, ¿pactar qué? Ante el desorden criminal de narcotraficantes, narcomenudistas y delincuentes en general, el Estado no tenía ni tiene más opción que aplicar la fuerza para imponer la ley y brindar paz a la población. El problema es que no lo está haciendo bien. No se han alcanzado los objetivos por los cuales el gobierno lanzó una guerra contra el narco en 2006. La desconfianza entre el gobierno federal y los estatales lo impide. Lo impide también la falta de diálogo franco entre los partidos y el gobierno. Todo es elecciones y a ver cómo hago perder al otro. El consumo de drogas en jóvenes ha crecido de 10.8 por ciento en 2003, a 18.3 por ciento en 2009. Es decir, eso de que “luchamos porque la droga no llegue a tus hijos”, salió mal. Casi se duplicó en seis años. Y cuando algo sale mal hay que revisarlo. Por supuesto que la lucha hay que darla, pero si los indicadores señalan que se dispara por la culata, hay que hacer una revisión integral de la estrategia. ¿Cómo es posible que en espacios fáciles de controlar, como los centros nocturnos, se venda droga a los jóvenes, según lo mostró un excelente reportaje de Reforma el domingo? Los muertos en la lucha contra las drogas, se dice, alcanza una cifra cercana a los 35 mil. Pero es un engaño eso de que han muerto en “la lucha contra las drogas”. Esas personas han sido asesinadas por criminales que en la inmensa mayoría de los casos gozan de impunidad. Unos matan a otros porque hacen justicia, su justicia, por propia mano. Y lo hacen por la impotencia del Estado para investigar y castigar. Si para el gobierno —para los gobiernos— es imposible aprehender a los asesinos y tenerlos en la cárcel, mucho menos van a poder prevenir los asesinatos. A cuatro años de lucha contra el narcotráfico, vivimos un periodo de criminalidad sólo comparable con los años de la Revolución. No son caídos en el combate a las drogas, sino crímenes cometidos por delincuentes que no ven problemas en asesinar, mutilar y secuestrar. La droga, por otra parte, llega más que nunca a los jóvenes. Las cosas no se están haciendo bien. Para corregir el camino se necesita un ambiente político favorable a los acuerdos, sinceridad, buena fe, disposición al diálogo. Y eso, nomás no hay. (La Razón)
Anuncios

Acerca de Imagen Política

Somos un grupo de profesionales de la comunicación, que hemos conjuntado nuestra capacidad y experiencia en las áreas del periodismo escrito, radiofónico y de análisis político, que nos permite ser la firma más exitosa de: consultores políticos, de comunicación, estrategias de mercadotecnia y cabildeo.
Esta entrada fue publicada en Síntesis Política y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s