Síntesis Política de Imagen Política

Finanzas, Negocios /Energía

  • Carstens: condiciones para círculo virtuoso de crédito
  • Bancarización y crédito, retos hacia el futuro
  • Pemex apuesta al Bombeo Electrocentrífugo
  • Llegan nuevos subsecretarios a Sener
  • Contratos incentivados, nueva controversia
  • Dish Network compra Blockbuster por 320 mdd
  • MVS inicia proceso de arbitraje en EU
  • Grupo Posadas detonará inversión de 350 mdd
  • Otro sexenio perdido para el país: Pardinas
  • Urge redefinir rumbo de la banca de desarrollo: Ortiz
  • Estancado, el crédito a las Pymes

 

Seguridad /Justicia / Salud

  • Dialogan Calderón y Sicilia en Los Pinos
  • Claman paz con marchas en 21 entidades
  • Prometen farmacias retirar ‘milagros’
  • PGR no manipulará la ley, asegura Morales
  • Narcoviolencia durará 7 años más: García Luna
  • Hallan ocho fosas con 59 cadáveres en Tamaulipas

Gobierno / Partidos / Congreso /  Estados

  • Hay denuncia contra Carmen Alanís: TEPJF
  • Moreira buscará “dialogar” con Calderón
  • PRD no calumnió a Peña Nieto, dice TEPJF
  • Aprueban exentar del ISR a los pensionados
  • Necesitamos a Gordillo y maestros: Eruviel
  • Sin el PRD, tengo una alianza ciudadana: Bravo

TITULARES DEL DÍA
Financiero Fortaleza financiera a toda prueba
Economista Televisa, muy cerca de comprar Iusacell
Reforma Claman: ¡basta!
Universal Otra vez Tamaulipas: hallan 59 cadáveres
Jornada Tamaulipas. Otros 61 cuerpos en narcofosas
Milenio García Luna prevé  siete años más de narcoviolencia
Excélsior Hallan otros 59 cuerpos en Tamaulipas
Sol de México Creciente violencia afecta inversión
Crónica Marchan en 38 ciudades del país para exigir paz
La Razón Hallan 59 cuerpos en rancho de Tamaulipas
Impacto Diario Nos va a ir muy bien, revela pajarito a Calderón

 

Claman paz con marchas en 21 entidades. Ciudadanos de al menos 21 estados de la República se sumaron a la marcha por la paz. Las protestas fueron convocadas a raíz del asesinato del joven Juan Sicilia, cuyo padre, el poeta y escritor Javier Sicilia, exigió al Procurador de Justicia de Morelos esclarecer el homicidio. Sicilia encabezó la movilización en Cuernavaca, Morelos, que llegó a las instalaciones de la Procuraduría morelense, una de las dependencias encargadas de resolver el crimen de siete personas, una de las cuales era el hijo de Sicilia, ocurrido el 28 de Marzo en Temixco. Javier Sicilia, en una breve intervención, pidió al Procurador del Estado que cumpla con la justicia que hasta ahora no ha ocurrido. Además, alrededor de un centenar de personas en Guanajuato iniciaron un plantón a favor de la paz en el País. Convocadas a través de redes sociales, las personas portan ropa blanca, un clavel rojo y pancartas con distintas leyendas, entre las que destacan “No más muerte”, “No a la guerra de Calderón”, “No más violencia”. Maricela Cano, integrante de la manifestación, leyó un escrito evocando al pronunciamiento de Javier Sicilia, quien sufrió la pérdida de su hijo la semana pasada, producto de la violencia que azota al País. “Estamos hasta la madre de tanta violencia, le pedimos a (Felipe) Calderón que acabe con esta guerra que cobra como víctimas a personas inocentes. Pedimos paz, pedimos no más muertes”, señaló. Se espera que en el transcurso de una hora los manifestantes enciendan veladoras en la Plaza de la Paz, en memoria de los inocentes caídos en la lucha contra el narcotráfico. (Reforma)

Mirada

  • Jorge Castañeda. Bienvenida la mirada externa. Desde que el lo. de diciembre de 2000 México firmó un acuerdo de cooperación con el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos el país ha tenido, en principio, una actitud diferente ante la mirada extranjera en materia de violaciones de los derechos humanos. Una, la no gubernamental, al darle la bienvenida a repetidas misiones de Amnistía Internacional y de Human Rights Watch (de cuya junta de gobierno soy miembro, lo digo en aras de transparencia); otra, la mirada de organismos gubernamentales: el creciente número de grupos de trabajo, relatores, comisiones y consejos de la ONU, la OFA, la CIDH, etcétera, que existen en el mundo. En lugar de rechazarlos o condenarlos como injerencistas, los dos gobiernos de México desde entonces, con altas y bajas, han dado la bienvenida a estas visitas y a esa mirada. Como iniciador de este proceso puedo dar fe, por lo menos, de la teoría en la que se basa esto anuencia. Se trataba -como lo cita insistentemente para el caso de España Felipe González de anclar el respeto a los derechos humanos y la erradicación de la tortura, las desapariciones, las ejecuciones extrajudiciales, los encarcelamientos sin mandato. No en lugar de la lucha de la sociedad civil mexicana contra estos males, sino además de, y sobre todo, tratando de institucionalizarla a través de la firma o ratificación del mayor numero de instrumentos jurídicos internacionales. Y como no queríamos utilizar un doble rasero se ha insistido, de nuevo con altos y bajos, en la necesidad de que todos los países acepten visitas y relatorías de este tipo: desde Estados Unidos en Guantánamo, hasta Cuba y Venezuela La semana pasada el Grupo de Trabajo de Naciones Unidas sobre Desapariciones Forzadas e Involuntarias entregó un informe preliminar, elaborado después de visitar el país durante 14 días, recorrido Chihuahua, Coahuila y Guerrero, además del Distrito Federal, y habiéndose entrevistado con diversas ONG mexicanas, funcionarios federales, estatales y municipales, periodistas, etcétera. Esto es de la mayor importancia, ya que junto con el problema de las ejecuciones extrajudiciales -el relator para ese tema no fue invitado a México cuando se trataba de Philip Alston, y la visitó del nuevo relator se supone tendrá lugar antes de que concluya el sexenio de Calderón- es una de las consecuencias más nocivas de la guerra del gobierno. Por supuesto, que todos los gobiernos tienden a criticar o contradecir los informes de estas instancias, a veces porque siguen siendo muy sensibles a los reclamos, a veces porque la estridencia y el activismo de los visitantes exasperan a cualquier funcionario, a veces porque gobiernos o viajeros cometen errores de buena fe. Pero de cualquier manera para quienes queremos disponer de una evaluación externa menos parcial y subjetiva de las desapariciones forzadas en México desde el 2006, el informe definitivo que entregará el Grupo el año entrante será un documento de gran valor. Nos dará una idea, al menos indicativa, del número de mexicanos desaparecidos involuntariamente en esta guerra, y que sin duda forman parte -pequeña o grande y junto con los ejecutados extrajudicialmente- de los ya casi 40 mil muertos de la guerra (los 35 mil que reveló Alejandro Poiré en diciembre, más los 3 mil contabilizados por Reforma desde entonces). De acuerdo con el comunicado del grupo de trabajo se recibieron informes de 3,000 desapariciones en lo que va del sexenio; pidieron que el Ejército se retirara al corto plazo; dijeron que existe un clima de impunidad en torno a las agresiones a grupos vulnerables que ha permitido la continuidad de estos actos. Se puede estar de acuerdo con ellos ahora o después, pero siempre será preferible saber que pueden venir externos a mirar qué pasa aquí, para luego discrepar en sus conclusiones; que prohibirles la entrada para tratar de evitar la existencia misma de dichas conclusiones.. (Reforma)

Máscaras / Banqueros

  • Purificación Carpinteyro. ¡Fuera máscaras! Una avalancha de noticias diarias nos entierran en confusión y acallan las voces. Las televisoras denuncian a Telmex/Telcel, y éstos a su vez demandan a las televisoras. Desplegados van y vienen, cintillos en prensa e internet, y anuncios en televisión a toda hora En tanto, las notas periodísticas cubriendo el frente no paran y, cuando consiguen rescatar un resquicio de verdad, son atacadas sin misericordia a través de las diferentes herramientas de difusión masiva con las que los bandos cuentan, hasta que ya no es posible ocultar la mentira. Cuando la verdad hace justicia a quien la develó de antemano, los verdugos esconden las manos y olvidan; y los mentirosos, embriagados en la arrogancia de su poder, ni siquiera intentan justificarse. Ellos creen ser los superhombres de Nietzsche a quienes las reglas éticas y morales no aplican. Así las cosas, a comienzos de semana la noticia de la compra de lusacell por Televisa apareció con cautela inaudita, hasta que hoy The Wall Street Journal lo confirmó con detalles: mil 600 millones de dólares por el 50 por ciento, de los cuales, una fracción del dinero será para refinanciar deuda, y el resto para expandir la red de lusacell. Ese prestigioso medio agregó que “Televisa no confirmó ni negó, en tanto que el vocero de lusacell sólo reconfirmó que existen negociaciones entre ambas empresas”. ¿Por qué ese comportamiento tan civilizado con los medios extranjeros? o ¿es que las reglas de nuestro vecino país del norte sí les aplican a estos “superhombres” mexicanos? Muy bien, maestro Granados Chapa, una vez más ha demostrado su ética periodística y su entereza ante los embates. La historia le dio la razón. Debo hacer una confesión: fui incapaz de hacer públicas mis sospechas de que la alianza de las televisoras en esta guerra contra Telmex tenía un trasfondo muy diferente. La postura del Grupo Azteca atacando las “elevadas tarifas de interconexión” era esquizofrénica, ¿por qué hacerlo cuando tienen un proceso abierto que aún debe ser resuelto por la Suprema Corte de Justicia, en el que impugnan la decisión de la Comisión Federal de Competencia de reducir las tarifas de interconexión para Axtel? Para Grupo lusacell, la baja de tarifas de interconexión representa una caída importante en sus ingresos, que en el pasado y aún ahora han buscado evitar interponiendo todos los recursos legales a su alcance. Desde una óptica de negocios, la única razón para dejar de pelear esa causa es que las pérdidas sean compensadas, y ¡vaya compensación! Un mil 600 millones de dólares por el 50 por ciento del capital de una empresa, que en 2003 fue adquirida por Ricardo Salinas por apenas 10 millones de dólares y que actualmente se encuentra sujeta a un proceso de suspensión de pagos. También está claro que para Televisa el negocio no es tan malo, si se comparan los mil 440 millones de dólares que acordó pagar a Nextel por el 30 por ciento del capital, en su alianza con esa empresa para adquirir las frecuencias en la defenestrada licitación 21. Pero hasta eso ahora hace sentido. Al atacar el resultado de la licitación 21, tanto por la vía mediática como legal, lusacell, de Grupo Azteca, no pretendía agredir a su competencia en televisión; tan sólo estaba eliminando la posibilidad de una alianza de Televisa con un rival en cuyo papel tenía planeado subrogarse. Más he aquí la cuestión que deberá ser analizada cuidadosamente por las autoridades regulatorias, especialmente por la Comisión Federal de Competencia: en tanto que Televisa continúa comprando operaciones de televisión por cable, incrementando su participación en las que ya tiene, y fortaleciendo su alcance en el mercado de la televisión de paga; ahora se alía con su competidor en televisión abierta Dirán que se trata de una alianza en una empresa de telefonía, que nada tiene que ver con la televisión abierta. Una alianza de mil 600 millones de dólares, que seguramente los unirá indefectiblemente y que ni TV Azteca ni Televisa vulnerarán con desencuentros derivados de una “sana competencia” en la televisión. Pero digan lo que digan, esta presumible operación de compra desnuda intenciones ocultas detrás de las campañas de linchamiento en contra de empresas, personas y medios. Y si esto ha sucedido mientras que las dos únicas cadenas nacionales de televisión se mantenían en un hipotético conflicto, no quiero imaginar lo que sucederá ahora que está claro quién es el que manda en este país. (Reforma)
  • Sergio Sarmiento. Los banqueros. Me ha tocado asistir a convenciones bancarias en que la propia supervivencia de la banca estaba en riesgo. En otras la euforia era incontenible y llevaba a expansiones del crédito que al final concluían en tragedia. Hoy encuentro un optimismo cauto, que espero no se convierta en exuberancia irracional. Si en el 2009 el panorama se veía sombrío, por la crisis económica que se agudizaría poco después con la epidemia de influenza, hoy los banqueros mexicanos sienten que lograron escapar de la crisis financiera internacional con pocos daños, especialmente cuando se consideran los desplomes bancarios en Estados Unidos, la Gran Bretaña, Irlanda, Islandia, Grecia, Irlanda, Portugal y España. En México subió el índice de morosidad durante la crisis. La cartera vencida, que alcanzaba el 2.1 por ciento de la cartera total en 2006, ascendió a 3.3 por ciento en 2008 y 2009. En un momento, incluso, se alcanzó un nivel de 4.1 por ciento. Esto era bajo en comparación con el desastre de 1997, cuando se llegó a un máximo de 28.1, pero preocupaba que pudiera haber un mayor deterioro. En el 2010, sin embargo, el índice de morosidad cayó nuevamente a 2.6. La crisis no impidió que continuara la expansión de cuando menos ciertos servicios e indicadores bancarios. El crédito al sector privado se mantuvo estable en 2009 y 2010, pero la cartera de crédito vigente subió. El mayor aumento se dio en las pequeñas y medianas empresas: después de una contracción de 1 por ciento en 2009, éstas tuvieron un incremento de 19 por ciento en 2010. De hecho, el crédito a las empresas, que representaba el 4.6 por ciento del Producto Interno Bruto en 2005, alcanzó el 7.4 por ciento en 2010. Los indicadores de bancarización en México han subido de forma importante. En 2003 había 25 millones de clientes en la banca; en noviembre de 2010 la cifra superaba ya los 43 millones. El número de tarjetas de crédito ha pasado de 8 millones en 2002 a 22 millones en 2010. Las tarjetas de débito, que en 2002 eran 32 millones, superan hoy los 72 millones. Hoy casi todas las nóminas se pagan ya a través de bancos y se cobran con tarjeta. El número de bancos ha aumentado de 23 en 1996 a 42 en 2011. El mercado, además, se ha diversificado. La concentración de la cartera de consumo en los tres bancos de mayor tamaño ha pasado de 72.5 a 65.1 por ciento entre 2002 y 2010. La reciente fusión de Banorte con IXE, por otra parte, ha hecho que por primera vez en mucho tiempo el tercer banco del país sea de propiedad nacional. La competencia ha permitido una reducción de los precios de los servicios bancarios. La tasa promedio de adquisición de un automóvil, que era de 26.8 por ciento en 2000, bajó a 12.6 por ciento en 2010. El costo del crédito hipotecario descendió de 14.1 por ciento en 2004 a 12.3 por ciento en 2010. También la tasa de interés de las tarjetas de crédito, una fuente constante de queja, ha bajado, aunque los costos oscilan entre 18 por ciento del banco más barato a 88 por ciento del más caro. Los banqueros, por supuesto, nunca serán populares. Ésa es, me parece, una marca inevitable de su profesión. La banca mexicana, sin embargo, ha sabido superar mejor que otras muchas los problemas generados por la crisis financiera del 2008-2009. Si consideramos la gravedad de la contracción de la economía mexicana en 2009, de 6.5 por ciento, lo sorprendente es que no estemos hablando en estos momentos de un nuevo rescate de los bancos. La queja hoy es que son demasiado rentables. La verdad es que yo prefiero que nos preocupemos de este problema que el de conseguir dinero para rescatarlos. ******REVALUACIÓN. El 9 de marzo de 2009 el tipo de cambio al mayoreo se ubicó en 15.49 pesos por dólar. Ayer estaba en 11.82. Estamos hablando de una revaluación de casi 24 por ciento en poco más de dos años (Reforma)

Ley

  • Ricardo Alemán. La ley, vulgar moneda de cambio. Distintas fuentes enteradas de los intríngulis de la llamada izquierda mexicana dicen que es cuestión de días para que los tres membretes de esa tendencia política —las empresas familiares PT y Convergencia, además del PRD— anuncien la buena nueva: Alejandro Encinas será ungido como candidato del trípode dizque izquierdista. Sin duda que se trata de una buena noticia para Encinas, para la dupla Marcelo Ebrard y Manuel Camacho; para Los Chuchos y acaso también para Andrés Manuel López Obrador. Es probable que se trate de una buena noticia para los simpatizantes de la izquierda en el Estado de México y, por supuesto, se trata de una noticia suculenta para el PRI de Enrique Peña Nieto, ya que se confirma que en las tierras mexiquenses no habrá alianza PAN-PRD. Sí, de confirmarse que en torno a la candidatura de Alejandro Encinas gravitarán los partidos PRD, PT y Convergencia, serán muchos los políticos felices. Sin embargo, pocos se han percatado de que la infelicidad, la burla, la ofensa y el agravio podrían apoderarse de la mayoría de los votantes de esa entidad. ¿Por qué? Elemental, porque todos los estudios serios sobre la legalidad de la candidatura de Alejandro Encinas confirman que no cumple con los requisitos y que, por tanto, su candidatura será ilegal. ¿Por qué entonces la “cachaza” del propio Alejandro Encinas? ¿Por qué la seguridad de Marcelo Ebrard y Manuel Camacho? ¿Por qué pareciera que a nadie de la llamada izquierda, del PRI o del PAN  les importa que Alejandro Encinas será un candidato, no sólo ilegal, sino ilegítimo? La respuesta a esas interrogantes la saben todos. A nadie de la clase política le importa que Alejandro Encinas sea un candidato ilegal para el gobierno mexiquense, porque todos saben que, en el México de la democracia, la alternancia, la transición, el México de las reglas electorales infalibles, la ley —y sobre todo la electoral— es moneda de cambio: se negocia. Más aún, en el Estado de México crece la especie de que —al contrario de la infamia esparcida por AMLO de que Calderón le ofreció a Encinas la candidatura mexiquense— en los sótanos del poder y la política se habría establecido un pacto entre el priismo y todo el bloque de izquierda para “dejar pasar” la candidatura de Encinas, siempre y cuando no sea parte de una alianza PAN-PRD. ¿Y qué quiere decir dejar pasar? En rigor, significa eso mismo que dijimos antes —y  todos lo saben—: que la ley electoral es una vulgar moneda de cambio. Y para los puristas que tienen dudas, dos ejemplos  son verdaderas joyas de la inmoralidad electoral. ¿Por qué creen los electores de todo el país —los ciudadanos que con sus impuestos pagan los miles de millones de pesos que cuesta esa suerte de elefante blanco que es el IFE— que los partidos políticos representados en la Cámara de Diputados no han aprobado las vacantes de consejeros del IFE? Por eso, porque negociaron la ley electoral. Todos saben que los legisladores están en falta, que se trata de una flagrante violación constitucional, pero todos hacen como que la virgen les habla y nadie dice nada y, por supuesto, ni resuelve. ¿Si son capaces de romper la confianza, la credibilidad, la legalidad y la seriedad del IFE, qué no harán para negociar la peccata minuta de Alejandro Encinas: su ilegal candidatura a gobernador mexiquense? El segundo ejemplo está a la vista de todos, y es una joya histórica sobre la burla a la legislación electoral. Como se recuerda, en 1999, AMLO no cumplió los requisitos para ser jefe de Gobierno del Distrito Federal. ¿Pero, qué creen? Pues sí, que ese preclaro ejemplo de la honestidad valiente negoció con su aliado, Ernesto Zedillo, la ley. ¿Y eso qué? Pues que por “amable sugerencia” del gran poder —y por arte de magia, claro— se le dio el aval al tabasqueño. Sí, AMLO fue el primer jefe de Gobierno espurio e ilegítimo. ¿Qué nos van a decir ahora los tramposos jefes, líderes y candidatos del PRD, PT y Convergencia, ante la ilegal candidatura de Encinas al gobierno mexiquense? ¿Qué van a decir Enrique Peña, el PRI de Moreira y esos apóstoles de la democracia y la legalidad que son los señores del PAN? Es probable que todos se hagan de la vista gorda, que seamos testigos de otra vulgar negociación de la ley. *******EN EL CAMINO. ¿Qué después de la marcha? Lo mismo que luego de un buen libro, que después de escuchar una cátedra, que aprender una experiencia callejera… sigue el reforzamiento de la cultura social de la gente cuya voz, tarde o temprano, será escuchada. (Excélsior)

Moreira / Gobernadores

  • Leo Zuckermann. El estilo y el riesgo de Moreira. Humberto Moreira llegó a la dirigencia nacional del PRI a tambor batiente. Su estilo es entrón, lo cual es poco usual en el partido tricolor. El ex gobernador de Coahuila no esconde su origen norteño: habla de frente sin muchas florituras. Y le encanta provocar a sus adversarios. Desde que llegó, ha tenido la capacidad de posicionarse en los medios e imponer en la agenda pública la discusión de dos temas: el combate a la pobreza y el crecimiento económico. El priista insiste en que, en ambos rubros, los gobiernos panistas han fracasado, sobre todo el de Felipe Calderón. Es raro ver a un líder priista de estas características. En el código genético de ese partido no estaba el enfrentamiento público. El PRI siempre cuidaba mucho las formas hacia afuera. Los políticos no ventilaban sus peleas frente a las cámaras. Por el contrario, todo eran muestras de “unidad” y “solidaridad” en torno al “gran proyecto de la Revolución Mexicana” encarnada en el señor-presidente-de-la-República. Desde luego que dentro del partido había muchos conflictos. Pero se daban por debajo de la mesa y lejos, muy lejos, de los medios de comunicación. Por eso llama la atención el estilo entrón y hasta bravucón de Moreira. Me recuerda al de Vicente Fox cuando era gobernador de Guanajuato y candidato presidencial. La diferencia es que Moreira es priista y, como mencioné, este estilo no es muy común que digamos entre los miembros de su partido. Con sus duras y ocurrentes críticas, Moreira ha logrado provocar la reacción de los panistas. Hasta el presidente Calderón ha tenido que salir a responderle de manera oblicua. Ayer, en el noticiero radiofónico de Carlos Loret de Mola, el presidente nacional del PRI sostuvo un debate amplio con el secretario del Trabajo, Javier Lozano, otro político entrón. Al margen de una batalla verbal donde iban y venían estadísticas, la discusión resultó muy ilustrativa del nuevo estilo de la dirigencia priista. Sumamente diferente de los modos, las generalidades y las citas poéticas de Beatriz Paredes. Imposible imaginar un debate como el de ayer entre ella y Lozano. Sin embargo, el estilo de Moreira tiene riesgos. Uno es que los opositores al PRI logren calentarlo, se le vaya la lengua, cometa un error y haga el ridículo. O peor aún: que él solito se emocione y enrede. Todo dependerá de qué tan impulsivo o cuidadoso resulte ser el dirigente del PRI. Otro riesgo es que su estilo sea tan atractivo que le haga mucha sombra al que seguramente será el candidato presidencial del tricolor, es decir, Enrique Peña Nieto. El gobernador del Estado de México tiene un estilo muy diferente al de Moreira. El mexiquense está más chapado a la antigua: es recatado y mesurado. A menos, desde luego, que la estrategia del PRI sea tener un “chico malo” que ataque a los opositores priistas (Moreira) y un “chico bueno” que proponga las soluciones para el país (Peña). Moreira llegó a la dirigencia nacional del PRI gracias al apoyo de Peña. ¿Qué tanto el mexiquense está detrás de la estrategia de enfrentamiento que trae el coahuilense en contra de los panistas? ¿Estarán los priistas midiendo el impacto del estilo entrón de su dirigente? ¿Le funcionará al PRI tener un “chico bueno” y uno “malo”? ¿Podrá controlar el primero al segundo? ¿Le ganará el protagonismo a Moreira? ¿Gustará tanto su estilo entrón “a la Fox” que acabe eclipsando a Peña Nieto? En el camino, veremos. Por lo pronto, es indudable que hay un nuevo estilo en la dirigencia del PRI muy diferente a lo que estábamos acostumbrados en el pasado. (Excélsior)
  • Carlos Loret. Lo que no se oyó del Moreira vs. Lozano. Lo que no se oyó del Moreira vs. Lozano El lunes de la semana pasada, en sus respectivas Blackberries, el secretario del Trabajo del gobierno federal y el dirigente nacional del PRI recibieron la mismita invitación a debatir, telefónicamente, en Contraportada de Radio Fórmula, sobre los temas que los habían hecho sostener un duelo de declaraciones, lanzadas desde distintos foros y ante diversas audiencias. El planteamiento era que estuvieran juntos y ahí expresaran, frente a frente y con inmediata capacidad de réplica, sus puntos de vista. Humberto Moreira aceptó de inmediato y se dijo listo para esa misma tarde. Javier Lozano pidió tiempo para prepararse y consultar la oportunidad del ejercicio, pues no quería que un debate con el líder del PRI contaminara su intento por lograr que se apruebe la reforma laboral, para lo que necesita los votos del partido tricolor en el Congreso. Lozano propuso lunes 4 de abril. Moreira no podía esa tarde porque fue anfitrión de la comilona de gobernadores, líderes sectoriales y coordinadores parlamentarios de su partido. ¿Martes 5? Lozano asistió a Baja California Sur, a la toma de posesión del nuevo gobernador que llegó con las siglas del PAN. En esas andaban las negociaciones cuando el viernes l de abril, los dos personajes coincidieron en la toma de posesión del nuevo gobernador de Hidalgo, el priísta Francisco Olvera. Uno de ellos me contó que se saludaron y ya cara a cara acordaron el “sí” al debate, que se haría en el noticiario radiofónico a mi cargo. Ese día, ambos se dieron por confirmados —también a través de mensajes de texto— para el encuentro de ayer, miércoles 6 de abril, a las 4:30 de la tarde, para poderlo grabar sin que los cortes comerciales interrumpieran la emoción del debate y transmitirlo íntegro después de las seis de la tarde. Su deseo de debatir abierta y democráticamente, sin camisas de fuerzas que sólo impiden el contraste real de los argumentos y las posiciones, llevó a ambos a aceptar un formato flexible en donde no había minutos repartidos con antelación, ni derechos de réplica, preestablecidos medición en mano, tiempos límite ni agenda temática obligatoria (el acuerdo fue abordar libremente economía, empleo, pobreza y/o los que fueran saliendo). Agradezco a ambos su confianza. Acordado todo desde el viernes, ayer nada más les pedimos por la mañana que estuvieran listos en una línea de teléfono fija —para que pudieran hablar y escuchar sin las interferencias clásicas del celular— y el resto de la historia salió al aire: hubo confrontación, datos, argumentos económicos y políticos, alusiones personales, cuestionamientos a sus partidos y sus trayectorias individuales. Y está disponible en la página radioformula.com.mx ******SACIAMORBOS “Es cabrona”, dicen con seriedad—y énfasis en el mexicanísimo calificativo— quienes la conocen y la han visto trabajar de cerca en las reuniones sobre seguridad. Su deseo de debatir sin camisas de fuerzas llevó a ambos a aceptar un formato flexible en donde no había minutos repartidos (Universal)

Gobernadores

  • Miguel A. Granados Chapa. Nuevos gobernadores. El espectáculo circense montado en Chetumal para recibir al nuevo gobernador de Quintana Roo tuvo el mérito de situar al ex presidente Carlos Salinas en el espacio que realmente le corresponde. Es una estrella del firmamento mediático, una figura de la farándula Contó entre los invitados del joven Roberto Borge al lado de Don King, el promotor de boxeo; de Paulina Rubio y su marido Colate, de Juan Gabriel, de Onésimo Cepeda, y de Humberto Moreira, el pugilista que ocupa la principal oficina del PRI nacional. El viernes lo y el martes 5 de abril tomaron posesión los últimos mandatarios surgidos de las elecciones del ya remoto 2 de julio de 2010, así como los elegidos en los comidos del 30 de enero y el 6 de febrero recientes. Del remanente del año pasado asumieron sus cargos el primer día de este mes Francisco Olvera, que en Hidalgo sustituyó a Miguel Osorio Chong, y anteayer el segundo Borge en la todavía breve lista de quienes gobiernan en Chetumal (el primero, Miguel Borge, es su tío). El viernes tomó posesión en Guerrero Ángel Heladio Aguirre y este martes en Baja California Sur el neoneopanista Marcos Covarrubias. Cada uno de esos relevos tuvo particularidades que examinar. El nuevo gobernador hidalguense no encabeza un nuevo gobierno. Buena parte de su plantilla de colaboradores formaba parte del gabinete de quien testó en su favor. Se muestra así el compromiso continuista en que probablemente se basó su selección. Es notoria, en esa línea en que lo nuevo no es nuevo, sobresale la permanencia de Damián Canales en la Secretaría de Seguridad Pública Esa materia es frágil en una entidad donde los Zetas se han establecido con toda ostentación, al punto de que en las goteras de la capital esta abierta una capilla explícitamente donada por Heriberto Lazcano, el apócope de cuyo apellido se ha convertido en su mote: El Lazca. En ese ámbito, al menos, se ha cerrado la oportunidad de que la seguridad de los hidalguenses se garantice. No cabe, por supuesto, el alegato posible de que la persecución a los sicarios de El Lazca es asunto federal. Lo es también local en la medida en que cometen homicidios, que son competencia del fuero común. Otro lastre deberá ser llevado por Olvera aunque haya sido producido por su antecesor. El servicio de una deuda que importa 4 mil millones de pesos gravitará sobre las finanzas públicas con menoscabo de las obras y servicios que la población requiere. Mil 500 millones de aquel total fueron contratados para pagar el extenso predio en que algún día (no sabemos si antes o después de que se inaugure el fallido arco en el Paseo de la Reforma que conmemorará los centenarios recordados el año pasado) Pemex construirá la refinería que ya en 2008 era urgente. Aunque no podamos acallar del todo la sospecha de que lo hizo para menguar la influencia de Xóchitl Gálvez en los comicios municipales del próximo julio, Olvera tuvo la afortunada iniciativa de convocar a su antagonista en la elección a un diálogo que favorezca el clima de entendimiento necesario para gobernar una entidad que votó dividida en dos mitades. La candidata de la alianza Hidalgo nos une depuso sus querellas políticas con tal de conseguir que el gobierno se aboque a temas que en su campaña ella comprobó que la sociedad reclama Si Olvera no cumple lo conversado, ella pasará por ingenua, pero él merecerá calificaciones que por ásperas no es preciso escribir. En Guerrero llegó a su fin el gobierno de Zeferino Torreblanca, que echó a pique un proyecto de democratización que esperanzó a quienes lo eligieron. Lo reemplaza un priista por dentro, perredista por fuera, que fue gobernador interino nombrado a dedo. En su segundo debut, Aguirre puede mostrar una conversión genuina (como lo indica el nombramiento de un procurador como Alberto López Rosas, comprometido con la ley y la democracia) o puede abandonarse a las inercias del poder al servicio de los intereses creados, como hizo él mismo, como han hecho sus antecesores. En Baja California Sur comenzó una confusa segunda alternancia. La primera ocurrió hace 12 años cuando el priista Leonel Cota derrotó al PRI, al amparo del PRD, que lo acogió de tal forma que le confió su dirección nacional tras un breve lapso de militancia Cota rompió con ese partido y, en la mezcla de conveniencias de que formó parte su alejamiento del gobernador (su primo a quien él mismo había colocado en el Poder Ejecutivo), un perredista también de última hora se asumió panista en el ultimísimo instante y logró la gubernatura. Lo rodearon anteayer cuatro miembros del gabinete panista: uno (el secretario de Gobernación, Francisco Blake Mora) con la representación presidencial; los tres restantes (Ernesto Cordero, Heriberto Félix, Javier Lozano) haciendo su propio trabajo preelectoral en días hábiles y con cargo al erario de la Federación. El imberbe mozuelo elegido en Quintana Roo heredó, junto con la gubernatura que le dejó su hacedor Félix González Canto, una voluminosa deuda pública. Para enfrentarla Roberto Borge requeriría prácticas austeras a las que no mostró inclinación en su llegada a Chetumal, procedente de Cozumel. Hizo que se gastara un dineral en invitaciones a una variopinta multitud compuesta por gente de la farándula y del espectáculo político. Los más quizá preferirían haber ido a Cancún, pero algunos reaccionaron con cautela ante la reunión internacional sobre drogas allí reunida. Quizá tienen razón para no temer a Genaro García Luna, pero tal vez sí a la directora de la DEA. (Reforma)

Narco

  • Jorge Fernández. Narcotráfico, violencia y debilidad. ¿Es compatible decir que los cárteles mexicanos se están debilitando, como lo aseguraron el secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, y el jefe de la policía de Colombia, Óscar Naranjo, en la cumbre de Cancún, con un incremento de la violencia causada por esos mismos grupos?, ¿es compatible decir que existen avances importantes en la lucha contra el narcotráfico, tantos que han llevado a la dispersión a la mayoría de esos cárteles, al mismo tiempo que se asegura que ellos están creando bases en otros países, sobre todo de Centroamérica? Es contradictorio, pero cierto: los cárteles del narcotráfico están seriamente debilitados, sin embargo, precisamente eso  los hace más violentos, más irracionales y los lleva a exacerbar sus propios enfrentamientos. La disputa ha pasado de ser por las grandes rutas de introducción de drogas a Estados Unidos para convertirse en la lucha por una esquina, una colonia, un punto de venta. Los que se matan entre sí y se confrontan con la sociedad y la agreden constantemente, ya no son sicarios con un cierto margen de profesionalismo criminal, sino cada vez más jóvenes pandilleros que hacen tanto despliegue de crueldad como de inexperiencia. Le llamaba la atención a mi querido Héctor Aguilar Camín en estos días la disparidad de bajas que existen entre sicarios y elementos militares cada vez que se enfrentan, pero ello es la consecuencia lógica de la confrontación entre soldados entrenados y preparados para utilizar las armas contra jóvenes sin escrúpulos con armas y equipos poderosos, pero sin entrenamiento real alguno. Es verdad que distintos grupos criminales han recurrido a ex militares, mexicanos o extranjeros, para integrar o entrenar a sus grupos de sicarios, pero el hecho es que, con un número de bajas tan alto, resulta imposible que puedan formar “cuadros” y, por lo tanto, éstos son cada vez más jóvenes, extraídos de ambientes más marginales, y suplen su incapacidad con mayor violencia. No es la fortaleza de los cárteles, sino su debilidad, lo hemos dicho muchas veces, la que explica la violencia que vivimos. El narcotráfico, como la enorme mayoría de las actividades del crimen organizado, para ser exitoso, requiere sólo un grado relativo de violencia. Cuando la misma es desmedida y se altera todo el tejido social y se pone en alerta a la sociedad y a las autoridades, los que se afectan son los negocios criminales. No es verdad que, en términos relativos, los cárteles mexicanos o los colombianos sean los más poderosos del mundo: por su influencia y su penetración en grupos de poder y en negocios de la economía real, son más poderosos los grupos de la yakuza japonesa o las triadas chinas. Los primeros, involucrados profundamente en muchos grupos empresariales y, paradójicamente, trabajando hoy en tareas de solidaridad, casi como una ONG, luego del terremoto y el tsunami, para buscar parte de los contratos de reconstrucción del país. Los segundos, participando en un enorme espacio de negocios, sobre todo en el tráfico de gente, pero más aún en la producción de medicamentos, de precursores químicos, en la piratería de productos y patentes, en la venta y producción de ciertas drogas. Claro que ejercen la violencia, pero ésta termina siendo selectiva y con objetivos muy concretos, dentro y fuera de su respectivo país de origen. Algo similar ocurre con la mafia italiana, en sus tres grandes grupos: el siciliano, el napolitano y el calabrés, sobre todo luego de los altos picos de violencia que los llevaron a un fuerte deterioro después de los asesinatos de algunos funcionarios antidrogas, el más recordado, Giovanni Falcone. Lo que estamos viviendo en México es exactamente lo mismo que ya vivieron desde el sur de Italia hasta Colombia, desde Miami hasta Jamaica: picos de violencia y de ataques a las autoridades y a la gente ocasionados por una resistencia feroz de grupos que han perdido espacios de impunidad y operación. Quizá falten, como decía ayer García Luna, algunos años más de violencia irracional, hasta entrar en un terreno de cierta normalidad y de reglas no escritas, aunque no se acabará ni con el narcotráfico ni con el crimen organizado, pero se olvida en muchas ocasiones que esa cierta normalidad y esas reglas (como ocurrió en todos los casos citados, desde Colombia a China, pasando por Estados Unidos) sólo pueden imponerse desde la fuerza del Estado. No puede haber pactos, aunque sean implícitos, sino normas impuestas por el Estado. Lo otro, es abandono. Y los grupos criminales utilizan la violencia para forzarlo. (Excélsior)

Sicilia / Amado

  • Carlos Marín. Reconstrucción desde los cimientos. “Si me dejan solo, van a tener otro muerto más”, le dijo anoche Javier Sicilia, en MILENIO Tv, a Yuli García. Privado artera, miserablemente de su hijo Juan Francisco, el escritor aplacó a los vividores de las tragedias ajenas: “No se trata de buscar culpables, sino de reconstruir el tejido social. Esto no se arregla con que se vaya Felipe Calderón”. Y es que en algunas de las caminatas realizadas ayer contra la violencia no faltaron las consignas por la claudicación del Estado ante los criminales. Pepe de la Colina, como publica en esta edición, estaba dispuesto a marchar también, pero fue desalentado: “No estoy de acuerdo en que un acto que se anunciaba como realizable a favor de la paz y por solidaridad con las familias de los asesinados en Temixco, lo aprovechen los profesionales del Resentimiento”. Y es que la reconstrucción del tejido social a que llama Sicilia es tan honda, que comienza por el aprendizaje, a tiempo, de que está mal ofender, mentir, agredir, robar, matar o alcahuetear a quienes, fuera o dentro de las instituciones, son simples y viles delincuentes (Milenio)
  • Diódoro Carrasco. Detona la indignación. De nuevo un hecho de violencia brutal conmueve a la sociedad mexicana y moviliza sus fibras más sensibles, como ocurrió en 2004 con el secuestro y muerte de los hermanos Gutiérrez y después con los secuestros y asesinatos del joven Martí y de la hija de Nelson Vargas. El hecho fue el hallazgo la semana pasada de seis personas —la mayoría jóvenes— asesinadas en Temixco, Morelos, mientras que el elemento que detonó la indignación social fue que entre los muertos estaba Juan Francisco Sicilia, hijo del escritor y poeta Javier Sicilia. Numerosas manifestaciones de solidaridad y acompañamiento al dolor del escritor y su familia, tanto en Morelos como en otras ciudades del país, se fueron convirtiendo en una movilización de protesta contra las autoridades y en particular contra la estrategia gubernamental de combate al crimen organizado, tanto más cuando el escritor mismo, en declaraciones y textos, puso prácticamente en el mismo plano la responsabilidad de criminales y autoridades, bajo el grito de “estamos hasta la madre” y llamando a un pacto con el narco por ser “el mal menor”. Estamos hasta la madre de ustedes políticos —dijo en su carta publicada en Proceso—, “porque en sus luchas por el poder han desgarrado el tejido de la nación, porque en medio de esta guerra mal planteada, mal hecha, mal dirigida, de esta guerra que ha puesto al país en estado de emergencia, han sido incapaces —…— de crear los consensos que la nación necesita para encontrar la unidad…”. No es difícil establecer la relación entre esta posición y la que hace poco surgió de un grupos de caricaturistas, en la que, al grito de “no más sangre”, en realidad se le exige al gobierno la rendición ante el crimen organizado. A los criminales les dijo Sicilia que “estamos hasta la madre de su violencia, de su pérdida de honorabilidad, de su crueldad, de su sinsentido. Antiguamente, ustedes tenían códigos de honor. No eran tan crueles en sus ajustes de cuentas y no tocaban a los ciudadanos ni a sus familias. Ahora ya no distinguen”. Más allá de si en efecto los narcos han contado en el pasado (o no) con estos “códigos de honor” cuya vigencia reclama Sicilia, lo cierto es que les ha hecho un favor al equipararlos con los gobernantes, e investirlos, por tanto, de la calidad de interlocutores de hecho de la vida nacional, finalmente actores de la coyuntura. Este reconocimiento ha sido un reclamo constante de, por ejemplo, La Familia Michoacana. Sicilia posteriormente acotó su propuesta de pacto, señalando que no se refería a dejar libre al crimen organizado en su trasiego ilícito, sino sólo a “pactar nuevas reglas” donde se fijen los límites de la guerra antinarco. Una de las primeras consecuencias de estas coyunturas terribles es el surgimiento de nuevos liderazgos sociales que, a diferencia de los que emergieron en el pasado y mostraron finalmente ánimo colaboracionista con los esfuerzos institucionales, estos nuevos liderazgos parten de una postura más radical y contestataria. Ante esta coyuntura violenta, repetida y agravada, ¿qué sigue? Para el gobierno antes que quejarse porque los igualan con los criminales, lo que tiene que hacer es demostrar en los hechos que la naturaleza de uno y otros es muy distinta, empezando porque el gobierno no pacta con criminales y puede y va a capturar a los responsables de estos hechos abominables y los llevará ante la justicia. El gobierno debe acrecentar sus esfuerzos por introducir elementos de orden y seguridad precisamente en los estados y municipios donde más ha golpeado la presencia disolvente y corruptora del crimen organizado, acentuando el respeto por los derechos humanos de la población. Por parte de la sociedad no parece haber duda de que debe seguir organizándose y entender que en la lucha por la seguridad y contra la violencia, el gobierno no es el enemigo, sino un aliado estratégico y decisivo, aunque a veces parezca difícil de creer. La sociedad civil organizada debe saber que, sin su participación, la lucha será más larga y violenta, y el resultado más incierto. (Milenio)
  • Joaquín López-Dóriga. En memoria de Amado. Al atardecer del viernes 6 de abril de 2007, nuestro compañero de Noticieros Televisa, Amado Ramírez, salía como todas las tardes del edificio Nik, en el centro de Acapulco, desde donde transmitía diariamente su programa de radio Al Tanto, de 18 a 19 horas. Aquella tarde, como siempre, caminó hacia donde había dejado su coche, en la calle de La Paz, a una cuadra del Zócalo, cuando un sujeto le disparó un tiro por la espalda. En un reflejo de sobrevivencia, herido de muerte, Amado corrió para protegerse, pero el asesino lo alcanzó a la puerta de un hotel que había alcanzado para refugiarse, y lo remató de dos tiros. En la última exhalación fue recogido por una ambulancia de la Cruz Roja, donde se confirmó su fallecimiento. La procuraduría de Guerrero, como en estos casos, en su ruin incapacidad, corrió versiones tan perversas como falsas sobre la vida de Amado, para atenuar, como si eso fuera posible, su muerte y evitar la responsabilidad de aclarar el crimen. A los cuatro días presentaron a un culpable, Genaro Vázquez Durán, quien siempre negó su responsabilidad. Pero la autoridad guerrerense siguió adelante con base en el testimonio de unos testigos que nunca vieron y que jamás se presentaron. De los seis testigos de la procuraduría de Guerrero, sólo uno acudió a declarar, Salvador Cabrera Medina, quien ante el juez dijo que el acusado no era el que había visto disparar. No obstante la falta de evidencia, el 24 de marzo de 2009, el juez cuarto de lo penal en Acapulco, José Jacobo Gorostieta Pérez, sentenció a Vázquez Durán a 38 años de cárcel. Su defensor, inconforme, presentó un amparo y el pasado día 29 un tribunal federal ratificó la sentencia del juez de consigna Gorostieta, a pesar de las fallas en investigación, consignación y proceso. En la actualidad, Vázquez Durán está en el penal de Zihuatanejo, pero por el delito de secuestro. Esta es una expresión de cómo se procura e imparte justicia en México: el presunto culpable en la cárcel, el verdadero en la calle, y las autoridades en su casa. *******Retales. 1. RELEVO. Si Armando Ríos Piter llega a la coordinación de la bancada del PRD en San Lázaro, vacante a la licencia de Alejandro Encinas, será un triunfo de Marcelo Ebrard. A ver si lo dejan pasar, claro; 2. MARISELA. El pleno del Senado aprobará en su sesión de hoy la propuesta presidencial de Marisela Morales para procuradora general de la República. El asunto fue planchado antes de que el presidente Calderón anunciara y enviara su propuesta. Marisela tomará posesión de inmediato; y 3. DIVORCIO. Por nota manejó Marcelo Ebrard el anuncio de su divorcio. El comunicado del acuerdo, firmado por él y por Mariagna, es una clase de manejo público de asuntos personales. (Milenio)


Anuncios

Acerca de Imagen Política

Somos un grupo de profesionales de la comunicación, que hemos conjuntado nuestra capacidad y experiencia en las áreas del periodismo escrito, radiofónico y de análisis político, que nos permite ser la firma más exitosa de: consultores políticos, de comunicación, estrategias de mercadotecnia y cabildeo.
Esta entrada fue publicada en Síntesis Política y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s