LEER, Y TAMBIÉN EDITAR LIBROS, SON ACTOS DE AMOR: SANDRO COHEN

LEER, Y TAMBIÉN EDITAR LIBROS, SON ACTOS DE AMOR: SANDRO COHEN

México es un país donde te tratan como criminal si editas libros, y donde dar clases tiene un valor de mercado muy bajo, por lo que los maestros, que antes eran de la clase media, ahora apenas sobreviven, consideró el catedrático Sandro Cohen durante la séptima “pesca editorial” convocada por la Asociación Mexicana de Profesionales de la Edición (PEAC).

Invitado a exponer sus experiencias en el campo editorial, el autor de la conocida obra ‘Redacción sin dolor’ habló ante un público especializado -con el que luego compartió una cena- como parte del programa de actividades 2011 de PEAC.

En una charla amena, salpicada de anécdotas, el maestro Cohen dijo que las letras son mágicas; cuando un niño comienza a deletrear, pasa de la ceguera a un universo nuevo, hasta ese momento impenetrable.

Calificó la lectura como un acto amoroso porque, cuando uno lee, se entrega. Cuando se abre un libro, quien lo hace quiere meterse en el mundo del escritor, dijo, y recordó que cuando su padre lo veía leyendo, le preguntaba: ¿cuándo vas a hacer algo? y él le respondía “estoy leyendo”.

Su padre, explicó, no influyó en su vocación, pues en toda su vida sólo leyó un libro, ‘El padrino’, de Mario Puzo.

El maestro Cohen opinó que editar es también un acto de amor, y que los libros pueden cambiar a la humanidad, pues hacen el mundo más habitable, colorido, rico y profundo.

Al referirse al trabajo de corrector de textos, el académico apuntó que en México hay muchas cosas que no se aprecian, por lo que el gremio debe defender su trabajo. Consideró que las computadoras abarataron la imagen de los correctores, y son éstos quienes deben luchar por que la gente entienda lo que vale su trabajo.

Expuso que los correctores tardan años en dominar su oficio, y siempre deben estar actualizando sus conocimientos pues el idioma, que es su herramienta de trabajo, cambia permanentemente.

Cohen expuso que para poder escribir hay que pensar, y en general la gente no piensa. Toda escritura es un ejercicio de pensamiento, insistió.

De su experiencia como editor, confesó que lo más difícil es escribir la cuarta de forros -y él ha escrito miles de ellas-, pues “un buen texto tiene que ser atractivo para vender el libro, pero tiene que decir la verdad; es todo un arte” y muy poca gente lo puede hacer.

Escritor, periodista y editor de libros, Sandro Cohen dijo que su amor por las letras y los libros le nació a los siete años, cuando escribió, ilustró y encuadernó su primera obra, consistente en cuatro poemas dedicados a las estaciones del año.

Ante un selecto auditorio de profesionistas dedicados a la corrección de estilo, a la capacitación y actualización de quienes se dedican a redactar o corregir textos, y al trabajo editorial, el también poeta hizo un repaso de su experiencia en la publicación de libros.

Comentó que “uno se hace editor, no necesariamente por vocación, sino tal vez por accidente”, y que su camino en ese campo fue muy azaroso; su sueño siempre fue trabajar en ello y cuando vivía en Estados Unidos -donde nació en 1953- casualmente entró a trabajar en una editorial muy grande y un año después, 1973, vino a vivir a México, donde se naturalizó en 1982.

Ya en este país, Luis Mario Schneider -quien lo contrató como amanuense porque escribe muy rápido en la máquina- lo presentó con Raúl Renán, escritor y propietario de una editorial pequeña; luego, gracias a Alberto Dalhal llegó al Departamento de Publicaciones de El Colegio de México, donde aprendió los signos de corrección de textos.

De ahí pasó al suplemento cultural ‘Sábado’, de periódico ‘Unomásuno’, que dirigía el maestro Huberto Bátiz. Trabajar con él fue un aprendizaje continuo, pues era implacable con los textos de sus colaboradores, aunque no imponía reglas absurdas como no usar gerundios o evitar tres monosílabos juntos. Si esto último fuera así, ejemplificó, “no existiría la poesía de Jaime Sabines”.

Después Cohen fue director editorial de una parte del grupo Planeta (Planeta, Ariel, Joaquín Mortiz y Seix Barral).

Acerca de ‘Redacción sin dolor’, que ya va en su quinta edición y tiene más de 100 mil ejemplares vendidos, el autor comentó que originalmente la iba a publicar la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), donde él es profesor, pero como se encontraba en huelga, hubo la oportunidad de que la editara Planeta.

Su largo peregrinar por la industria editorial también condujo a Cohen a la Editorial Patria, donde revivió el sello Nueva Imagen. Posteriormente fundó su propia editorial, Colibrí.

Las editoriales, dijo finalmente, terminan siendo las visiones de sus editores. Por eso hay grandes editoriales en México, por personajes como Arnaldo Orfila y Joaquín Díez-Canedo.

La séptima “pesca editorial” de PEAC tuvo lugar la noche del 7 de abril, y la próxima será el 2 de  junio.

Anuncios

Acerca de Imagen Política

Somos un grupo de profesionales de la comunicación, que hemos conjuntado nuestra capacidad y experiencia en las áreas del periodismo escrito, radiofónico y de análisis político, que nos permite ser la firma más exitosa de: consultores políticos, de comunicación, estrategias de mercadotecnia y cabildeo.
Esta entrada fue publicada en Artículos y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s