SE ACERCAN LAS CAMPAÑAS Y SE ALEJA LA GOBERNABILIDAD

SE ACERCAN LAS CAMPAÑAS Y SE ALEJA LA GOBERNABILIDAD

Los signos de la gobernabilidad se deterioran conforme crece la ambición de políticos o partidos para hacerse del poder o mantenerse, sobrevivir.

La violencia resultante del combate al crimen organizado y el narcotráfico ha crecido mucho más allá de lo imaginable. Tanto que ya no sólo se habla de los conflictos entre las bandas, sino que cada vez es mayor el número de estados cuyos gobernantes son incapaces de enfrentar el conflicto, mientras crece a diario la cifra de muertos, cada vez más cercana a los 50 mil.

Con más frecuencia de la deseable o imaginable, los gobernantes pierden el sentido de la realidad. Parece que, como en ningún otro momento, estamos ya frente a ese escenario.

Frente al conflicto por la liquidación de la Compañía de Luz y Fuerza del Centro, tanto el gobierno federal como el del Distrito Federal, dan muestra de haber sido rebasados.

De las manifestaciones y marchas pasó a la quema de vehículos y la agresión, sin que se sepa quiénes son los verdaderos responsables de los actos. Lo sencillo, lo creíble, es acusar al Sindicato Mexicano de Electricistas y los activistas vinculados con Andrés Manuel López Obrador.

Lo cierto es que, conforme se acerca y desata la euforia electoral, los ánimos se exacerban.

No sólo el clima se calentó, también ya lo está el ánimo político electoral.

Los partidos de oposición harán lo posible por demostrar que el gobierno calderonista llevó a la comprobación del estado fallido.

El gobierno del presidente Calderón, por su parte, hará lo propio para que tanto el PRI como la izquierda dispersa y desarticulada, carguen con las culpas del no avance.

¿Son las marchas solución, o acaso lo son las manifestaciones de hartazgo, tribulación y desasosiego…? ¿La respuesta son más militares en las calles…? ¿Los ingresos y el poder adquisitivo son suficientes?

Gobernabilidad es la palabra que circunda a esas preguntas. Los problemas son estructurales y añejos, sin embargo, el recrudecimiento de la violencia en los últimos años, aunado a la falta de oportunidades de cualquier tipo, desde económicas, hasta educativas o culturales, nos lleva un punto de inflexión que exige una gran carga de responsabilidad en decisión estratégica, en un golpe de timón.

El presidente Felipe Calderón dijo que no habrá retirada militar de las calles hasta que no haya 32 cuerpos policiacos profesionales.

Cuando en Colombia comenzó a atacarse de raíz el problema del narcotráfico, se procesó hasta a legisladores. En México falta mucho porque el problema de incumplimiento de la ley abarca a toda la sociedad, no nada más al crimen organizado y el narcotráfico.

Deben atacarse todas las variables corroídas del sistema.

Hay quienes sostienen que el desbordamiento del crimen organizado es porque creció coludido al interior del sistema y ahora surge como síndrome de su descomposición, corrupción e impunidad de actores, principalmente políticos, particularmente el narcotráfico, que avanzó más allá de los acuerdos, llegó hasta el rompimiento y ahora, al descontrol.

Sin embargo, ya no hay tiempo y hasta el propio presidente Calderón simplemente apunta que: “Ya es demasiado tarde para cambiar las cosas”.

El politólogo e investigador Manuel Alcántara Sáez, ex-vicerrector de la Universidad de Salamanca: México y El Salvador son los únicos países, en los dos últimos años, con “escenario negativo de gobernabilidad”.

En su ponencia “Panorama electoral de la América Latina en los dos últimos años”, indicó que en países como México y Brasil aumentó el voto nulo por las campañas ciudadanas que instaron a no escoger a ningún candidato. Y si vamos por los vericuetos económicos, el Banco Mundial pone de manifiesto que la violencia tiene impacto en el desarrollo de los países, tanto a nivel social como económico. Así es como el empleo, la justicia y la seguridad ciudadana son fundamentales para romper los círculos de la violencia criminal y política, asevera en su Informe sobre el desarrollo mundial 2011.

Según el estudio, la violencia ha evolucionado. El estudio concluye que los países en donde la violencia está enraizada están expuestos el doble a sufrir mal nutrición. También tienen tres veces más probabilidades de que los niños no vayan a las escuelas.

Sara Cliff, coautora de ese informe, indica que la violencia limita el crecimiento económico de los países partiendo de que a más pobres mayor violencia.

Hay factores de riesgo que inciden con fuerza como el desempleo, los altos precios, la desigualdad social. Los datos del estudio señalan que en los países más violentos las tasas de pobreza son 20 puntos porcentuales, en promedio, más altas que el resto. Y, el abordaje para solucionarlo, tanto el problema de la violencia como todo lo demás, es fundamentalmente político: se trata de limpiar todo el sistema y generar solvencia económica en todos los niveles…

La determinación es política porque exige aplicar un rasero de justicia: procesar judicialmente a quienes sea necesario y generar las políticas de justicia social que satisfagan los requerimientos de estabilidad y gobernabilidad.

Eso es, precisamente de lo que más se carece, de gobernabilidad.

—0—

Anuncios

Acerca de Imagen Política

Somos un grupo de profesionales de la comunicación, que hemos conjuntado nuestra capacidad y experiencia en las áreas del periodismo escrito, radiofónico y de análisis político, que nos permite ser la firma más exitosa de: consultores políticos, de comunicación, estrategias de mercadotecnia y cabildeo.
Esta entrada fue publicada en Columnas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s