Síntesis Política de Imagen Política

Finanzas, Negocios /Energía

  • FMI y BM llaman a evitar una nueva crisis social
  • Mejora información en la BMV sobre derivados: CNBV
  • México, con las necesidades de crédito más altas de AL
  • CreditServices apuesta por el servicio personalizado
  • Rechaza Coparmex que economía esté en expansión
  • Tasas sin cambio por el resto del año: Coutiño
  • Falta de autopartes impacta producción automotriz
  • Faltan más reformas en competencia
  • Chicontepec, súper hallazgo a fructificar en 50 años
  • Pemex Petroquímica revirtió su saldo negativo
  • Sener aprueba los nombramientos en CFE
  • FIRA:  programa de apoyo a proyectos “verdes”

Seguridad /Justicia / Salud

  • Suman 145 cadáveres en Tamaulipas
  • Calderón, por penales de supermáxima seguridad
  • Cae cómplice de asesinos de Sicilia
  • Con Calderón aumentó 44% el gasto militar: BM
 

 

 

 

Gobierno / Partidos / Congreso /  Estados

  • Más de 70% con el PRI y Moreira en Coahuila
  • Reforma del Estado, después de Semana Santa
  • Revelará Moreira fallas de gobiernos panistas
  • Mesuradas aspiraciones de Córdova
  • Morena evitó albazo a la reforma laboral
  • Ríos Piter, coordinador parlamentario del PRD
  • Perdona  TEPJF a su presidenta; descarta queja

                                                                    TITULARES DEL DÍA
Financiero Preocupa a FMI y BM nueva crisis social
Economista Monopolios tendrán castigos más severos
Reforma Limita la ALDF supermercados
Universal Educación superior se blinda ante inseguridad
Jornada Jamás dije que la UACM fuera un fraude: su rectora
Milenio Hallan 23 cuerpos más; ya son 145
Excélsior Castigarán a quien ayude a los narcos
Sol de México Valida Corte acciones encubiertas de la PF
Crónica La CDH pide a la ALDF citar a Marcelo Ebrard
La Razón AMLO también iba a usar Ejército contra el crimen
Impacto Diario Senadores acuerdan la reforma política

  • Endurecen sanciones a monopolios. La Cámara de Diputados aprobó, con 327 votos a favor y nueve abstenciones, la llamada ley antimonopolios, mediante la cual se castigará, con cárcel y con multas de hasta  10% de los ingresos del agente económico, cualquier práctica desleal en el comercio nacional. Los diputados de todos los partidos celebraron la reforma y los acuerdos alcanzados, pues  significan un avance en la competencia y en el desarrollo económico tanto de pequeñas y medianas empresas, como de los ciudadanos que tienen derecho a productos y servicios de calidad a menores costos. La reforma será turnada al Senado por segunda ocasión, pero con el acuerdo de la colegisladora de que sea avalada en la última semana de abril.  En tribuna, el presidente de la Comisión de Economía, el priísta Ildefonso Guajardo, explicó que se rehízo la ley ante la falta de consensos entre los senadores que reservaron muchos artículos, lo que mermó su fuerza. “Fue un proceso parlamentario abrupto, con reservas que desaparecieron de la ley, y las cuales había que reescribir, pero no redactamos la reforma igual, porque no queremos ofender a la colegisladora;  no podíamos hacer oídos sordos a sus peticiones, mejor buscamos consensos”, dijo. La nueva norma incluye acciones que fortalecerán a la Comisión Federal de Competencia (Cofeco) y modificarán su estructura interna para que el secretariado ejecutivo sea elegido por el Poder Ejecutivo y no internamente; se da mayor participación a los comisionados, al crear figuras de ponentes encargados de investigaciones, quienes llevarán sus conclusiones al pleno. (Universal)

 

Ciudadanos

  • Otto Granados. Ciudadanos sí, simuladores no. México parece ser un país de extremos. Del régimen semiautoritario pasamos a la democracia paralizante. De la economía estatista nos fuimos a la economía de monopolios privados. De la presidencia imperial a los virreinatos pueblerinos. Y del sistema corporativo a la simulación ciudadana. El fenómeno es revelador de una grave corrosión. Ante la carencia de una ciudadanía plena —es decir activa, libre, compuesta por individuos, autónoma y fuerte—, han proliferado como hongos las organizaciones que, como escribí en estas páginas en otra ocasión, dicen representar a la sociedad, en lo que es más un síntoma de disolvencia que de construcción ciudadana y que ha terminado por producir una forma de delegación de ciudadanía que en muchos casos lucra con esta condición que nadie le ha otorgado ni por mandato ni por voto. Pues bien, el nuevo conflicto generado, por los dineros y los privilegios, en la asociación autodenominada México Unido contra la Delincuencia no es sino la expresión más reciente de esa especie de usurpación. Pongamos las cosas de la siguiente manera: como en este país nadie les cree a los partidos o sindicatos ni quieren militar en ellos; como los organismos empresariales son propiedad de las grandes corporaciones y de las burocracias que emplean para que las administren; como no existen organismos genuinos de la sociedad civil que cuenten con la legitimidad suficiente para gozar de una amplia autoridad moral e influencia social, entonces ha surgido una caterva de simuladores que llenan ese vacío y, de pronto, se inventan una agrupación que dice hablar a nombre de la “ciudadanía”, y con esa cachiporra recolectan fondos, consiguen invitaciones a los eventos de gobierno para perorar sobre seguridad o educación o transparencia o el voto blanco, viajan a cuenta del erario, llenan los espacios mediáticos con declaraciones sobre toda ciencia oculta y adquieren notoriedad para satisfacer su agenda propia. A juzgar por las encuestas sobre cultura cívica o los resultados de las políticas públicas en que andan metidos, muchos de tales membretes hacen ciertamente ruido pero nadie sabe cuál ha sido su contribución concreta a mejorar las cosas o a construir una ciudadanía vibrante que haga una diferencia real. El saldo es que terminan no sólo por suplantar a los ciudadanos de carne y hueso, sino que ayudan a reproducir los males por los que atraviesa la incipiente democracia mexicana: desafección por la política, desencanto, baja participación o nula confianza interpersonal. Con esa simulación en la que incurren no pocas de esas agrupaciones, terminaremos pasando, diría Victoria Camps, de ser una democracia de electores a ser una democracia sin ciudadanos. Todo país fuerte necesita una ciudadanía fuerte, auténtica y activa, no una colección de simuladores que pretenden hablar en su nombre (La Razón)

PRI / Congeladas

  • Jorge Fernández. PRI y reformas: miedo a moverse. La decisión del PRI de ni siquiera debatir la iniciativa de reforma laboral que el propio PRI propuso en la Cámara de Diputados confirmó, primero, que los partidos han terminado haciendo depender todo de sus agendas electorales de corto plazo y, segundo, que la parálisis legislativa llegó para quedarse: no habrá ya nada importante que pueda salir del Congreso hasta 2012, salvo, quizá, la reforma política, que no es de interés de la ciudadanía sino sólo de los partidos. Todos sabemos lo imprescindible de una reforma laboral en el país. Simplemente, el altísimo porcentaje de jóvenes que no encuentran trabajo (o de adultos que no pueden recuperarlo) debería ser un acicate para que los partidos avancen sobre ella. Tan clara es esa necesidad que tanto el PAN como el PRI presentaron sus propuestas y hasta en el perredismo existía conciencia de que esa reforma era imprescindible. Pero una más de las consecuencias del triunfo de López Obrador en la lucha interna del PRD ha sido un endurecimiento del discurso de ese partido en el Congreso y, como en una onda expansiva, un repentino temor del priismo de que, impulsando la reforma laboral, se perdieran votos en el Estado de México. Los dirigentes sindicales del PRI, que no son precisamente los más afectados por esa reforma, ya que no se tocan, como lo afirmó Javier Lozano, “ni con el pétalo de una rosa”, sus intereses, aprovecharon la oportunidad para impedir cualquier movimiento en la legislación, convencidos de que más temprano o más tarde tendrá que haber reformas que sí toquen su actual e inaceptable estatus. Cuanto más se demore cualquier cambio, más privilegios conservan. El PRI decidió romper los acuerdos previos, no impulsar su iniciativa de ley y ésta terminó siendo firmada, en un acto quizá teatral, pero efectivo, por un centenar de diputados panistas, para dejar en claro que el rechazo del PRI sólo era atribuible a ese partido. El PRI se equivoca: puede ganar elecciones, pero tiene que generar expectativas reales de cambio y eso sólo lo podrá lograr, como lo ha dicho Manlio Fabio Beltrones, demostrando para qué quiere regresar al poder. No avanzar en la reforma laboral para no perder hipotéticos votos en las próximas elecciones locales, parece un sinsentido, primero, porque se apuesta tan en el corto plazo que se olvida que, si esa reforma se echa a andar, se podrán recoger frutos en 2012; segundo, porque se le da a la posibilidad desestabilizadora del PRD radical un peso que evidentemente no tiene; tercero, porque se denota una subordinación a un grupo de dirigentes sindicales que, salvo muy contadas excepciones, tienen mucho dinero, pero cada vez menos peso social e influencia política (ninguno en ese ámbito es más poderoso que Elba Esther Gordillo y, en el tema de la reforma laboral, el magisterio no estaba involucrado en lo más mínimo, el temor fue por los líderes cetemistas que no pasan precisamente por su mejor momento). El PRI debe mostrar mayor audacia en estos temas y no jugar como un equipo de segunda división, a la defensiva y con todos sus jugadores atrás, para conservar una ventaja que es real, pero que, como todo, se puede perder si persiste el inmovilismo. El caso del PRD y sus aliados se ha convertido en patético en estos temas. Pareciera que en el Congreso se ha vuelto a aquello del partido del no. Que una vez más la figura de Gerardo Fernández Noroña se convierta en el portavoz de esa corriente política demuestra la mezquindad de la propuesta. Que la diputada Augusta Díaz de Rivera haya logrado exhibir con tanto donaire la patanería del diputado del PT confirma hasta qué grado la gente está harta del tipo de política que representan esos personajes. En el PAN, todo el tema de la reforma política ligado, como lo está, a las provocaciones del SME, ha dejado a dos de los precandidatos blanquiazules con mucha mayor visibilidad: por una parte, Josefina Vázquez Mota, que aprovechó muy bien el paso atrás del priismo y se sigue consolidando en su operación hacia 2012 y, por la otra, el secretario del Trabajo, Javier Lozano, quien sigue demostrando que es, dentro del gabinete, prácticamente el único que realmente está dispuesto a dar la pelea, literalmente, por sus propuestas y también por su candidatura (que haya sido él y no el presidente del PAN, Gustavo Madero, el que dé el debate al presidente del PRI, Humberto Moreira, no es un dato menor). En tiempos como los actuales, con mares tan turbulentos, simplemente tratar de flotar a ver hacia dónde nos lleva la corriente nunca ha sido una buena recomendación (Excélsior)
  • Sergio Sarmiento. Congeladas. Por qué fracasó la propuesta de reforma laboral del PRI? No era la mejor reforma posible, pero sí un avance muy significativo. Sin embargo, el pasado 12 de abril los diputados del PRI decidieron, sorpresivamente, congelar la reforma que ellos mismos habían elaborado. Todo el mundo le echa la culpa al PRI. Los priistas se echaron para atrás, nos dicen, por presiones de los líderes sindicales que no querían aceptar una disminución de sus privilegios. Ante la cercanía de las elecciones del Estado de México y la presidencial del 2012, no quisieron enfrentarse a los dirigentes sindicales. Sin embargo, otro punto de vista responsabiliza al PAN. Es significativo que el PRI haya presentado dos iniciativas de reforma importantes, las dos buscadas por el PAN durante mucho tiempo, en una misma fecha, el 10 de marzo. La reforma fiscal del Senado podrá haber tenido defectos pero era la primera vez que el PRI reconocía la importancia de ampliar la base de aplicación del IVA a alimentos. La laboral promovía una mayor flexibilidad.  Las dos reformas ofrecían el mensaje de que el PRI estaba dispuesto a negociar cambios trascendentales a las leyes. Había quizá una agenda oculta. El PRI piensa que puede conseguir la Presidencia de la República en el 2012 y le interesa negociar reformas que tarde o temprano el país tendrá que hacer para volverse más competitivo. Además, la reforma laboral estaba destinada a dividir al PAN del PRD en un momento en que una alianza entre los dos podía ser nociva para el PRI en el Estado de México. La reforma laboral del PRI, sin embargo, era bastante cercana a la que Carlos Abascal negoció en su momento con los sindicatos del PRI. Francisco Gil Díaz, el ex secretario de Hacienda de Vicente Fox, señaló el 8 de abril en la Convención Bancaria que constituía un paso importante hacia adelante y, que lo único que se le podía objetar era no tomar medidas para promover una mayor democracia sindical. Pero los panistas se dedicaron a matar la iniciativa una vez que ésta fue presentada. Por un lado el secretario -del Trabajo, Javier Lozano, señaló públicamente “Fuera máscaras” y apuntó que la transparencia y la democracia sindical eran los temas fundamentales, Siendo que la flexibilidad es el asunto de fondo en cualquier reforma laboral. Después Josefina Vázquez Mota, la coordinadora de los diputados del PAN, afirmó que no se podía dictaminar solamente la iniciativa del PRI, sino que habría que considerar primero las 97 reformas laborales que ya estaban en los archivos del Congreso. Pedir que se dictamine un centenar de iniciativas equivale a matar cualquier acuerdo. Uno podría pensar que tanto Lozano como Vázquez Mota actuaron por cuenta propia, y que fue una coincidencia que se congelara también en el Senado la iniciativa fiscal de Manlio Fabio Beltrones y Francisco Labastida. La otra posibilidad es que el presidente Felipe Calderón haya decidido detener las dos iniciativas, a pesar del discurso oficial que sostiene que estas reformas son indispensables. Lo importante para los mexicanos es que se ha perdido nuevamente la oportunidad de hacer dos reformas de fondo: una fiscal, que por primera vez cobraría IVA a alimentos, y la otra laboral, que daba flexibilidad y que ya estaba consensada con los sindicatos del PRI. Uno puede aceptar que hay razones políticas para todo en estos tiempos preelectorales. Pero no se vale es echarle la culpa al PRI cuando, al parecer, fue el PAN el que ya no quiso avanzar en las reformas cuando éstas se convirtieron en una posibilidad real. **** AMLO Y LYF. Andrés Manuel López Obrador prometió ayer que de ganar la Presidencia en el 2012 restablecerá Luz y Fuerza del Centro. Por lo menos es una propuesta clara y concreta Con ella López Obrador se está asegurando los votos de los militantes del SME. Falta ver si el resto de los ciudadanos lo aceptan. (Reforma)

Deja Vú / Izquierda

  • Leo Zuckermann. Otra vez manda AMLO. Esta semana experimentamos un déjà vu en la política mexicana. Otra vez, gracias al miedo que le tiene la clase política a López Obrador, se malogró una reforma estructural más. En este caso, la laboral. Lo mismo que en 2008 con la energética. Lo que comenzó como una propuesta de reforma energética luego se degradó a reforma petrolera para terminar en reforma de Pemex. Lo aprobado no incluyó ni los contratos de riesgo ni los incentivados que proponía el Ejecutivo. En ese entonces, el Presidente y el PAN apoyaron una minirreforma. ¿Por qué? Para evitar un conflicto político. En la grave situación económica que se vivía, el gobierno no tuvo el apetito de enfrentar las movilizaciones que prometía AMLO. El tabasqueño ganó ese round al haber bloqueado el intento del gobierno de reformar a fondo el sector petrolero mexicano. Quizás hizo bien el gobierno calderonista en mantener la paz en esos momentos de crisis económica. Pero el Ejecutivo siempre tuvo la posibilidad de retirar su propuesta y dejar la pelea para un mejor día. En cambio, aceptó una minirreforma que dejó muy poco de lo que Calderón originalmente proponía. Esto evidenció un gobierno más preocupado por sobrevivir en el presente que por pelear por el futuro. A lo mejor fue lo más responsable pero, en el camino, el gobierno reivindicó la estrategia de López Obrador de que, cuando algo le disgusta, se justifican tomas de tribunas, bloqueos al Congreso, movilizaciones y amenazas de paralizar a todo el país. Eso sucedió en 2008. ¿Qué pasó ahora? PRI y PAN tenían un acuerdo de aprobar este mes, por lo menos en la Cámara de Diputados, la reforma laboral que lleva muchísimos años discutiéndose en el Congreso. AMLO otra vez amenazó con movilizar a sus huestes en contra de una reforma que eventualmente aprobaran priistas y panistas. En esta ocasión, la sola amenaza bastó. López Obrador ni siquiera tuvo que sacar a las calles a sus Adelitas. De acuerdo con Francisco Garfias, el periodista con mejor información de lo que pasa en el Congreso, “hasta los diputados priistas lo admiten fuera de grabadora. Las divisiones en el sector obrero y los requerimientos electorales de Enrique Peña Nieto llevaron a la bancada tricolor a congelar la aprobación de su propia iniciativa de reforma laboral. En voz baja comentan que el mandatario mexiquense no quiere que Andrés Manuel López Obrador explote el descontento que la iniciativa de ley provoca en el mundo del trabajo. Le preocupa que la atmósfera política se altere en la entidad, antes de las elecciones de gobernador, el próximo 3 de julio”. De nuevo imperó el miedo de los políticos a AMLO. El gobierno calderonista, en voz de la coordinadora de los diputados del PAN, incluso ofreció apoyar la iniciativa de reforma del PRI con tal de sacar algo. Ya no importaba que la propuesta priista fuera más conservadora que la presentada por los panistas. “Josefina Vázquez Mota, coordinadora de los panistas, informó que, como medida de presión, su bancada firmó el dictamen del PRI, para evitar que se pongan pretextos”. Pretextos o no, el hecho es que la reforma laboral se congeló por lo menos hasta después de las elecciones de julio en el Edomex. Y, así, AMLO volvió a ganar. En estos temas, es el que manda en México. El miércoles entrevisté al diputado priista Carlos Flores Rico, quien me aseguró que, no obstante el retraso, habrá reforma laboral este año. Yo lo dudo porque, si el miedo a AMLO pudo pararla en abril, no veo por qué no pueda hacer lo mismo en el verano cuando estemos más cerca de la elección presidencial de 2012. Aposté una comida con Flores Rico. Él piensa que sí habrá reforma laboral en 2011. Yo digo que no. Me dará mucho gusto pagársela. Desde luego habrá que ver el contenido de lo que sale aunque es previsible que sea una versión mínima de cambio tal y como ocurrió con la reforma energética de 2008. Lo dicho: puro déjà vu (Excélsior)
  • Francisco Martín Moreno. Lula o el líder mexicano de izquierda. Hace unos días, el ex presidente Lula da Silva recomendó a los banqueros de México confiar en los pobres y prestarles dinero, porque el pueblo suele pagar sus deudas más que aquellas personas con altos ingresos, ya que su único patrimonio es su reputación, y de ésta depende el crédito, la última posibilidad de intentar la construcción de un mejor futuro. Lula recomendó a los dueños del dinero hacer negocios con los empresarios brasileños y latinoamericanos porque de otra manera las inversiones se iban a ir a China. Insistió en crear alianzas comerciales con otras regiones como Medio Oriente, África y Asia, tomando decisiones políticas que, en su caso, pusieron en riesgo su patrimonio y su credibilidad política. Subrayó la importancia de crear una empresa multinacional entre Pemex y Petrobras, sin tener miedo a las alianzas con la iniciativa privada y atreverse a explorar petróleo en otras regiones del mundo con mercados más competitivos, para hacer más productivas y rentables a las empresas latinoamericanas. Recordó que en 1997 Petrobras rompió su monopolio y se convirtió en una empresa mixta con 38% de su capital en manos del Estado y el resto en manos privadas. Así, Petrobras logró la mayor capitalización de la historia, al obtener 70 mil millones de dólares en la Bolsa de valores de Brasil que incrementaron su patrimonio de cinco mil a 215 mil millones de dólares. Aunque Petrobras es mixta, en ella prevalecen los intereses estratégicos del país, por lo que el gobierno participa en las decisiones. Después de 30 años de no construir refinerías, Petrobras es autosuficiente en la producción de gas natural. Brasil, por si fuera poco, arma un tren de alta velocidad de seis mil kilómetros y está por concluirse la instalación de tres gigantescas hidroeléctricas. Lo anterior, se ha logrado gracias a que no se le tiene miedo a la iniciativa privada, sino que se establecen las reglas de juego para todos los sectores. Invitó a los empresarios a suscribir alianzas osadas y atrevidas y mirar más hacia abajo del continente. Lula consideró que la violencia en México se debe a que los pobres fueron ignorados durante muchos años, situación que debería haberse revertido desde hace mucho tiempo. Aclaró que la violencia deriva de la pobreza y que, mientras el gobierno no resuelva el problema de la pobreza, cualquier lucha será infructuosa. Durante sus dos periodos como presidente del Brasil fue posible rescatar a 28 millones de la pobreza extrema y elevar a 36 millones a la clase media del país, a lo que se suma la bancarización de 45 millones de personas. Declaró que lo más difícil en Brasil fue elevar la autoestima de las personas. Lula rompió varios tabúes, uno que no era posible impulsar las exportaciones y tener al mismo tiempo un crecimiento fuerte de mercado, de la misma manera que fue factible aumentar los salarios sin incrementar la inflación. Ambas premisas resultaron falsas. ¿Dónde está el líder mexicano, ya no se diga de izquierda o de derecha o del extremo centro, que tenga la visión de un estadista como Lula y que aplique en la práctica su ideología con habilidad política? En México los banqueros no confían en los pobres ni son sujetos de crédito ni creen en su sentido del honor ni en su capacidad de pago. Mientras la banca mexicana no le preste a los pobres no ayudarán a sacar a las masas de la miseria y por ende la violencia y la efervescencia social se dispararán hasta el infinito. Nuestros políticos son responsables de haber puesto el sistema nacional de pagos en manos extranjeras. El presidente Lula desconoce que México es el país de lo irreversible y que cuenta con una muy escasa capacidad de transformación, dado que nuestros líderes, como los curas, viven aterrados con cualquier idea que implique cambio y la pérdida de sus lucrativas posiciones. ¿A quién no le gustaría que Pemex rompiera su monopolio, se convirtiera en una empresa mixta con 38% de su capital en manos del Estado, el resto en manos privadas, de modo que pudiera colocar en un día 70 mil millones de dólares en las bolsas de valores del mundo e incrementar su patrimonio hasta llegar a los 400 mil millones de dólares? ¿Acaso no nos morimos de envidia al saber que Petrobras construye simultáneamente cinco refinerías y además es autosuficiente en la producción de gas natural, cuando nosotros ni siquiera hemos podido comprar el terreno en Hidalgo para instalar una sola refinería e importamos 60% del gas de Estados Unidos, en el entendido de que este país, a su vez, lo importa del Canadá? Importamos gas importado: ¡Qué barbaridad! ¿Quién no se muere de envidia al saber que Brasil construye seis mil kilómetros de vías férreas para trenes de alta velocidad, como acontece en Japón y en Europa, en tanto que en México, de hecho, ya no existen los ferrocarriles desde que Tata Lázaro, el gran destructor de la economía mexicana, los expropió en 1937? ¿No nos mueve el piso que Brasil haya podido rescatar a 28 millones de personas de la pobreza extrema en tan sólo ocho años? El gobierno de Lula es la evidencia de que sí se puede, mientras la popularidad de López Obrador crece para convertirnos en una segunda Venezuela. Horror, horror que bueno que ya se fue Lula. ¿Por qué vino para abrirnos los ojos? Estábamos tan felices en la oscuridad. (Excélsior)

94 / Pacto

  • Carlos Ramírez.  El 94 salinista, otra vez aquí.  Con Marcos, Salinas, Ebrard. Como para la transición implica un nuevo punto de partida, el país se encuentra todavía con los lastres del pasado: de vez en vez se juntan, casi jalando uno a otro, los personajes de nuestro descontento de 1994. La semana que termina reaparecieron Carlos Salinas de Gortari defendiéndose por enésima vez de la devaluación de diciembre de 1994, el subcomandante Marcos saliendo del geriátrico político indígena y Marcelo Ebrard con sus estilos salinistas. Como personajes de novela de Charles Dickens, a los mexicanos se les aparecen los fantasmas del pasado, pero no para prefigurar el futuro sino para recordarnos que el presente es justamente ese mismo pasado. Estos personajes de la Navidad pasada-presente-futura solamente prueban que en México no hubo transición porque ésta siempre suele fijar un nuevo arranque; y el regreso del pasado solamente señala los pendientes de una alternancia de élites. Salinas de Gortari escribió un largo artículo en Milenio Diario para, también otra pero infructuosa vez, acusar a Ernesto Zedillo, el sucesor que el propio Salinas de Gortari puso, colocó, impuso, seleccionó por dedazo, de la responsabilidad de la devaluación y el costo social de 1995. Pero la devaluación, probada con cifras, fue culpa de Salinas en lo que debiera conocerse ya como el error de noviembre de 1994. En una reunión el día 20 en su casa se dieron los argumentos para devaluar y controlar daños, pero Salinas de Gortari y Pedro Aspe se opusieron por el costo político: Aspe ese día amenazó con renunciar a la Secretaría de Hacienda si devaluaban, aunque luego se autopropuso con Zedillo para continuar al menos por un año en el cargo y con una renuncia firmada y sin fecha. El desequilibrio financiero, la falta de reservas y la ambición de Salinas de Gortari de dirigir la Organización Mundial del Comercio detuvieron la devaluación. Zedillo no tuvo pericia para manejar un ajuste cambiario, pero nada hubiera sucedido si Salinas de Gortari no le hubiera entregado una economía desequilibrada. Y como casi siempre que reaparece Salinas de Gortari, el subcomandante Marcos encuentra espacios para también compartir atenciones sociales. El martes, Marcos lanzó una nueva carta pública, aunque ya sin las expectativas del pasado, al grado de que La Jornada hizo sólo un breve resumen en su edición impresa y mandó a los interesados a buscar la carta completa en su versión de internet. Sin incidencia en la agenda política, Marcos se asume como el Clausewitz azteca o el Kissinger de este barrio al filosofar sobre la guerra, pero con un razonamiento incoherente. Sus lecturas serían Brecht y otros aunque no le haría nada mal leer a Rafael Sánchez Ferlosio -God & guns y Sobre la guerra- para saber lo que es la filosofía de la paz. Como el nuevo Gran Dador Vida, Marcos se quedó con el viejo vicio de armar caballeros andantes. Por eso decidió nombrar al poeta y activista Javier Sicilia como el nuevo Guía de los Descarriados, sin entender que sólo con esa referencia en su carta le restó espacio social a Sicilia porque politizó un asunto de seguridad y lo convirtió en un espacio de agitación de masas. Investido ya como Caballero de la Mesa de Marcos, Sicilia convocó a ooootra marcha contra la inseguridad. Sicilia es el nuevo Antonio del Valle y su movimiento por el asesinato de su hijo es el nuevo Atenco marquista. Marcos se quedó estancado en las juntas de buen gobierno y su organización de antiguo régimen -así es: Tocqueville dixit- y sigue a la espera de los Acuerdos de San Andrés en cuanto a autonomía indígena que no llegará por sus tentaciones balcanizadoras, en tanto otros municipios se han modernizado y reciben los beneficios de los programas sociales. Y Marcos se enoja con el gobernador Juan Sabines porque éste ha encontrado el camino para fundar nuevas ciudades con administraciones sociales y populares, mientras las juntas marquistas siguen enredadas en el laberinto de Facundo. Eso sí, hay indicios de que cárteles de la droga están merodeando las juntas para atraer a jóvenes a la vida de delincuentes, mientras el Subcomandante se pierde en la filosofía. Y el estilo salinista regresó a la ciudad de México -como si alguien pensara que alguna vez se fue- con un Marcelo Ebrard obsesionado con la candidatura presidencial, mientras la capital de la República se desarticula social y políticamente y el PRI de Salinas de Gortari sigue subiendo sus expectativas de voto por el factor Peña Nieto. La única posibilidad que le queda a Ebrard para reposicionarse hacia 2012 es el manejo pronasolero-salinista de la política social y su oferta de regalar bienestar con cargo al erario. El salinismo como estilo ha gobernado la ciudad de México desde que el PRD ganó las elecciones en 1997, con mucha mayor intensidad pronasolera desde 2000. No existe política de bienestar sino sólo programas asistencialistas que se intercambian por votos y organizaciones neocorporativas de sectores marginales que no tienen incidencia en las decisiones del poder pero que las apuntalan con los acarreos masivos -López Obrador- o las ceremonias de entrega de cheques -Ebrard-, siempre en el modelo Salinas de subsidiar la pobreza. Así que la vigencia del salinismo -Salinas, su alter ego Marcos y Ebrard- solamente confirma que no ha habido transición y que hay que seguir arrastrando a Salinas de Gortari por un buen rato porque el PRI dice que ya ganó el 2012, Marcos anda salinizado y Ebrard no pierde las esperanzas de que López Obrador acepte algún día que ya pasó su tiempo histórico. (Por Semana Santa, Indicador Político tomará una semana de descanso a partir de hoy. (Financiero)
  • Diego Fernández. Pacto claro gobierno-sociedad, primer paso. Primera afirmación: solamente puede vivir a lo grande quien educado para lo grande está. Segunda afirmación: una sociedad que ha perdido valores religiosos, éticos y cívicos es presa segura de la barbarie y ésta se apoyará, para mayor tragedia, en los maravillosos avances tecnológicos de la era digital. Toda lucha contra la corrupción, la impunidad y las diversas manifestaciones del crimen debe empezar por cambiar lo más profundo del ser humano; todo debe comenzar por fortalecer los valores sociales. Gracias a la era digital podemos transmitir mensajes a todo el mundo, a la velocidad de la luz, así como guardarlos en archivos seguros. Sin duda esto es algo fascinante, algo verdaderamente asombroso y revolucionario; empero, también, lamentablemente hoy en día la tecnología digital es herramienta indispensable para sojuzgar a los más débiles y para el avance del crimen organizado. En la exposición de motivos de este panel se nos dice que: “se requiere la creación de entornos éticos donde la solidaridad se exprese en la provisión de opciones que faculten prácticas de vida saludable”. Lo anterior es cierto, sin embargo, todas las teorías, todos los esfuerzos y todas las inversiones fracasarán si no asumimos que para reducir a su mínima expresión la pobreza, la injusticia y la violencia se requiere el trabajo diario, concertado y generoso de las familias, las iglesias, las escuelas, los gobiernos y los medios de comunicación para que cada institución haga su tarea y así formar seres verdaderamente humanos y sociables. La tecnología, está claro, sirve para lo bueno y lo malo; para construir y para destruir; para la paz y para la guerra; para la superación de los pueblos y para su exterminio. Por ello, sin una gran cruzada educativa y cultural todo será fallido. Entendamos de una vez por todas que el delito, provenga desde las esferas del poder político o económico o de las organizaciones criminales, solamente es un aspecto de la enfermedad. Esto es así, pues por cada delincuente muerto o encarcelado aparecen cinco, más desquiciados y violentos, disputándose la plaza. Cuando la sociedad se sustentaba en valores éticos más sólidos hasta los criminales guardaban cierto código de comportamiento; perdidos esos valores ninguna brutalidad resulta inimaginable. Las grandes injusticias sociales no son propiamente enfermedades, sino consecuencia de la enfermedad estructural y endémica de las personas y de la sociedad. Todas las expresiones de la violencia, activa y pasiva, desde la que con frecuencia se da en las familias, pasando por las sociedades intermedias como pueden ser, en algunos casos, corporaciones religiosas, escuelas, sindicatos, centros de trabajo, oficinas públicas y medios de comunicación, son la consecuencia natural de la sustitución de los verdaderos valores humanos y sociales por ese maquillaje en las relaciones personales que hace perder a la verdad de los hechos frente a la percepción, al bien común frente a la voracidad, al valor frente al acomodo cobarde. Esa sustitución de valores que privilegia a la honra frente al honor, que, con frecuencia, nos permite ser indiferentes ante la injusticia, cuando no promotores de ella. ¿Para qué combatimos la depredación si no combatimos la depravación que la genera? Recordemos que el estado superior de la conciencia es lo que nos lleva del “Yo” al “Nosotros” y del “Nosotros” al “Todos Nosotros”, para aceptar finalmente que “Todos somos uno”. Esa es la verdadera solidaridad. Nos salvamos todos o nos perdemos todos. ¿Cómo entender a Héctor, en La Ilíada, que vence sus miedos y enfrenta al semidios Aquiles a sabiendas de que morirá? Lo entendemos porque el héroe tuvo valores religiosos, éticos y cívicos por los que valía la pena morir, por eso defendió a Troya. ¿Cómo podemos entender que un hidalgo, con armadura rota, un caballo flaco y un amigo fiel, empuñando lanza y espada conquistara al mundo? Porque Don Quijote amó y decidió ser libre; porque decidió romper las peores cadenas que son aquellas que aprisionan nuestro espíritu. Se me dirá que esos ejemplos son producto de la imaginación de Homero y de Cervantes. Es cierto, pero basta con observar el comportamiento que hoy tiene el pueblo japonés ante su tragedia, así como la generosidad sin límites de quienes protegen a migrantes que viajan en La Bestia en el sureste de México para comprender que frente a la adversidad y el crimen hay en todas partes hombres y mujeres con una categoría superior. Jóvenes universitarios: es de la mayor importancia hallar en la exposición de motivos de este foro la genuina preocupación por lo que en ella se llama “la falta de conectividad principalmente en segmentos de bajo poder adquisitivo”, así como la necesidad de lograr el “empoderamiento ciudadano” a través de la digitalización, pero no olvidemos el imperativo de dar sustancia y valor a la “conectividad” y al “empoderamiento”. No es posible en pocos minutos agotar una agenda tan vasta como la que se propone en este foro, pero al menos apuntaré finalmente, como enunciados para más amplia discusión, dos cuestiones adicionales que considero relevantes si hablamos de inseguridad y violencia: Primero, el papel que juega Estados Unidos como vecino de México y, segundo, presentar una propuesta práctica, aunque es incompleta, pero que puede adicionarse al esfuerzo que el gobierno y la sociedad vienen haciendo contra el delito y la violencia. Respecto del primero, no debemos olvidar que para el gobierno americano hay tres enunciados básicos, a saber: “cero tolerancia” al terrorismo; que la violencia se dé más allá de sus fronteras y que a sus funcionarios no se les toca. En los hechos, aunque digan que no pactan con delincuentes, lo hacen todos los días con los testigos protegidos e informantes del crimen organizado; en los hechos, el tráfico de drogas y armas, así como lavado de dinero son tolerados y representan un elemento de la mayor importancia para su economía. Lo anterior no puede ser soslayado por la comunidad internacional y especialmente por México. Respecto de lo segundo, como propuesta práctica y sin que implique renunciar a la lucha por un auténtico Estado de Derecho, ante la descomposición social que padecemos, con enormes márgenes de corrupción e impunidad, resulta una quimera querer cambiar todo de un día para otro e imponer “cero tolerancia” ante toda transgresión a la ley. Posiblemente un primer paso sería un pacto claro entre gobierno y sociedad en el que se fijen prioridades, respecto de ciertas conductas, como pueden ser la violación, la corrupción de menores, el secuestro y el homicidio contra los cuales la fuerza del Estado pueda asociar rápidamente crimen y castigo. No se propone dejar paso franco a las demás transgresiones al derecho, sino priorizar los esfuerzos del gobierno y de la sociedad contra los flagelos más sensibles que aquejan a ésta. Es de reconocerse el enorme esfuerzo del gobierno federal y de muy diversas autoridades por combatir las múltiples expresiones de la criminalidad, pero tal vez sería preferible poner énfasis y ser verdaderamente eficaces en temas que laceran dramáticamente a la colectividad y pasar de ahí, en círculos concéntricos, a proteger efectivamente al complejo mundo de la convivencia social. Recordemos que nada abona más al delito que la impunidad y que nadie nace violento; se hace violento en la familia y en la sociedad. No permitamos que el milagro de lo digital potencialice la maldad. La ciencia y la tecnología siempre deben estar al servicio de la humanidad. Ojalá, jóvenes universitarios, pronto podamos decir que en México se vive en paz y con justicia; ojalá pronto podamos decir que el pueblo de México sabe vivir a lo grande porque educado para lo grande está. (Milenio)

Orden / Acapulco / Muertos / 400

  • Pablo Gómez.  “La casa en orden” Dice Felipe Calderón que él está poniendo “la casa en orden”. Es curioso que un gobernante diga algo que nadie puede creer. Desde que se declaró la “guerra” contra la delincuencia organizada, todo ha ido de mal en peor. Pero hay algo que llama aún más la atención: dice Calderón que el “ya basta” que se ha proclamado debería dirigirse a los criminales como si la ciudadanía tuviera como interlocutor a la delincuencia organizada y no al poder del Estado. Las cosas están llegando a extremos difíciles de entender. Ayer se anunciaba que son 145 los cadáveres encontrados en San Fernando, Tamaulipas, los cuales se suman a los más de 70 encontrados antes en ese mismo municipio y a los cientos hallados en otros lugares del país tan sólo en el presente año. ¿Está el gobierno poniendo “orden en casa”? Calderón ha ido más lejos en su encuentro con empresarios argentinos y algunos mexicanos. Ha dicho que 5.5 por ciento de incremento en el producto interno bruto en 2010 es el mayor en diez años, pero no mencionó que la reducción de 6.5 por ciento en 2009 fue la más grande en 70 años. Claro que Calderón tampoco explicó por qué el incremento del PIB en el presente año será menor que en el precedente. En el terreno de la seguridad y en el del desarrollo económico, Felipe Calderón no tiene nada que presumir. Suena grueso y podría escucharse como algo desmesurado, pero habría que concluir que todo ha sido un fracaso y todo ha sido una desgracia para el país. Ya se sabe que algunos dirán que esta opinión es muy tendenciosa, pero ¿existe algún renglón de la vida social o de la economía en el que pudiéramos admitir que las cosas están mejor o, al menos, se perciben algunas iniciales mejorías? Si esto es así, pues que se indique ese renglón. Dice el Banco Mundial que México se recupera, pero no mejora el empleo. Que se lo diga en su cara a Felipe Calderón, el candidato del empleo, pero que explique por otro lado al país cómo es que podemos estar mejor, pero sin incrementar el número de puestos de trabajo. Los indicadores financieros pueden mejorar o empeorar, pero la pregunta pertinente no es ésa sino la situación social que se vive, lo que en ningún sentido ha mejorado en la presente administración. Menos mal que, para Calderón, López Obrador era un “peligro para México”: de la que nos salvamos, podría decir el mismo Calderón más de cuatro años después de su arribo al poder, pero sólo para provocar la más amarga carcajada. El nuevo presidente del PRI, con buen consejo de por medio, pone el énfasis en la situación social y, con frecuencia, también en la crisis de violencia. Es evidente que el estancamiento económico es producto del mantenimiento del modelo impuesto por el PRI, pero como tal prolongación ha estado a cargo del PAN, el viejo partido se quiere presentar como inocente y crítico de lo mismo que inició. Este es el juego de una falsa oposición. Mas, frente a esto, Calderón insiste en que su desempeño es muy bueno y está poniendo orden donde antes —es de suponerse— había desorden. Por desgracia, los anticipados cantos de victoria del PRI parten del descrédito de la alternancia, de tal manera que el partido que sufrió el despojo del poder en las urnas reclama el lugar que tuvo con el argumento de la completa incapacidad de los gobernantes panistas para superar el estado de cosas dejado por sus antecesores priistas. Calderón, para responder, nos dice que estamos poniendo “la casa en orden” cuando ocurre el mayor desastre, como en aquel filme italiano en donde un viudo visita a sus hijos desperdigados por el país y los encuentra en pésima situación. Al regreso de su largo viaje aquel hombre viejo acude al cementerio y le dice a su esposa una mentira piadosa: “Todos estamos bien”. (Milenio)
  • Joaquín López-Dóriga. Matando a Acapulco. Los presidentes de México siempre han tenido una debilidad por algún destino turístico. Al presidente Felipe Calderón le gusta Acapulco. Por eso no acabo de entender su declaración en la inauguración de la Convención Bancaria, el jueves pasado en Acapulco, cuando a la petición pública, pero no sorpresiva, que le hizo el gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre, le dio una puñalada al puerto. El gobernador le solicitó su apoyo para que el Tianguis Turístico, que nació allí hace 36 años, y que desde entonces se ha llevado a cabo en forma puntual y sin problema, no se lo lleve como anunció en forma sorpresiva e inexorable la secretaria de Turismo, Gloria Guevara. Señor Presidente —dijo el gobernador—, se lo pido públicamente (…) le pido su solidaridad a nombre de todos los guerrerenses para que el tianguis se quede con nosotros. A esto Calderón respondió ratificando su cercanía con el puerto y el trato excepcional, dijo, que le ha dado en obras, pero condicionó su promoción en apoyo del tianguis a la depuración y fortalecimiento de las policías estatal y municipal en Acapulco, lo que han incumplido a pesar de ser obligatoria por ley. Hasta ahí, normal. Pero luego vino la advertencia presidencial: cuando se cumpla con esa obligación, volverá algo más importante que es la seguridad de Acapulco y con ello volverá el turismo masivo nacional e internacional. Y yo preguntaría al presidente Calderón: y mientras regresa la seguridad, ¿qué hacemos en Acapulco? Lo digo porque mañana empiezan las vacaciones de Semana Santa y las policías en el puerto siguen siendo las mismas.******** Retales. 1. LO DICHO. No hay modo, es imposible que los legisladores mexicanos avancen en la reforma política que exige la sociedad. Cada vez que se está cerca, le dan un portazo. El Senado ayer volvió a batearla con el cuento de que la verán el lunes 25, cuando queden sólo tres sesiones a este periodo. Y luego hablarán de otro engaño: un periodo extraordinario, que siempre anuncian y nunca realizan. Así son y no tienen remedio; 2. MARCELO. Los marcelistas consideran como un triunfo de Marcelo Ebrard sobre Andrés Manuel López Obrador la designación de Armando Ríos Piter como coordinador de los diputados del PRD en lugar de Alejandro Encinas. Y además, el mismo día que el legítimo se manifestaba a las afueras de San Lázaro; y 3. MELLO. El chofer del tráiler que trajo los 70 cuerpos de Tamaulipas al Servicio Médico Forense del Distrito Federal fue abordado por los reporteros. Dijo que había hecho un tiempo récord, 12 horas, contra las 16 normales, gracias a la escolta de la Policía Federal, aclaró. Cuando le preguntaron si no le dio miedo traer los 70 cadáveres, dijo que no; que miedo le dio cruzar la colonia Doctores del Distrito Federal (Milenio)
  • Ciro Gómez Leyva. ¿Cuántos muertos, Presidente? Es un guión repugnante. Fin de semana, hallan 70 muertos en las fosas de San Fernando, Tamaulipas. El lunes son 100; 116 el martes, 126 el miércoles, 145 el jueves. ¿Cuántos el viernes, sábado, domingo? Sí, es una batalla que se tenía que dar. Sí, los hijos de puta son ellos: los que secuestran, torturan, extorsionan, matan, descuartizan, aterrorizan y se burlan. Pero, ¿en cuántos muertos pensaba el presidente Calderón cuando dijo que el combate contra el crimen organizado conllevaría, además de sacrificios, vidas humanas? ¿A partir de cuántas vidas perdidas se puede seguir afirmando que la estrategia es la adecuada? Dos preguntas que hice aquí el 4 y el 17 de abril de 2007, el 9 de enero y el 3 de octubre de 2008, y que repito hoy, en el linde de las 40 mil narcoejecuciones. Cifra irracional, así 90 por ciento de los muertos sean narcos, sicarios, bandidos, secuestradores, violadores. ¿Cuántas vidas más hay que entregar? ¿Qué dice el diseño estratégico del gobierno? ¿Cuál es el límite: un millón? ¿Dónde, cuándo, cómo debe terminar la carnicería? Cuarenta mil muertos después, ¿qué se ha obtenido? ¿Se ha dañado realmente a los narcotraficantes? ¿Los zetas, los golfos, los chapos pensarán que las fuerzas del Estado mexicano son más temibles? ¿Cuántos kilómetros cuadrados de territorio se les ha arrancado a los criminales? ¿Qué porcentaje de las policías ha sido plenamente limpiado? ¿Cuántos municipios pueden ser declarados “libres del miedo”? ¿En cuánto ha bajado el consumo de drogas? Disculpe la necedad, Presidente, ¿pero cuánto falta para que acabe la pesadilla? Se lo pregunto desde otra muy oscura hora de estos 53 meses. (Milenio)
  • Templo Mayor. Que NO SE lo digan a nadie pero,  en privado, algunos militares siguen planteando la idea de que se decrete el estado de excepción. Dicen que no sería a nivel nacional, pero sí, al menos, en las regiones dominadas por el crimen organizado. Y EL CASO más evidente es, sin duda, Tamaulipas, donde despacha un gobernador que asumió el cargo porque su hermano fue asesinado días antes de las elecciones. ES AHÍ donde los criminales han impuesto su barbarie en las ciudades, donde la gente ya no quiere salir; en las carreteras, que son la pesadilla del autotransporte; o en el campo, en el que se impone tributo a los agricultores.  A ES Que, claro, se suman las masacres que empiezan a dibujarse con los cientos de cadáveres que arrojan las narcofosas. LO PEOR es que es tal el miedo de la población que ya nadie denuncia, pues saben que las autoridades están coludidas con los delincuentes. AHÍ ESTÁN como prueba escalofriante las 400 maletas abandonadas en la central de autobuses de Matamoros. No hay pasajero que las reclame. No hay autoridad a la que le parezca sospechoso. Sí, 400 maletas. (Reforma)
Anuncios

Acerca de Imagen Política

Somos un grupo de profesionales de la comunicación, que hemos conjuntado nuestra capacidad y experiencia en las áreas del periodismo escrito, radiofónico y de análisis político, que nos permite ser la firma más exitosa de: consultores políticos, de comunicación, estrategias de mercadotecnia y cabildeo.
Esta entrada fue publicada en Síntesis Política y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s