DE ALIANZAS Y DESACUERDOS

Abril 27 de 2011

DE ALIANZAS Y DESACUERDOS

Miguel Tirado Rasso

Celebrados los procesos electorales de Guerrero y Baja California Sur, toca ahora el turno para elegir gobernador en los estados de Coahuila Nayarit y el Estado de México, jornada que tendrá lugar el domingo 3 de julio. También se votará para gobernador en el estado de Michoacán, sólo que esto será hasta el 13 de noviembre, con lo que concluirá el ciclo electoral de 2011, quinto año, y penúltimo de gobierno del Presidente Felipe Calderón.

¿Cuál es la expectativa aliancista PAN-PRD para estos comicios?

A diferencia del año pasado, en el que las alianzas de estos dos partidos se dieron casi de manera natural, eso sí bajo la crítica y molestia de propios y extraños, que, a la fecha, se les hace difícil entender los acuerdos para una coalición entre fuerzas políticas ideológicamente tan opuestas, este año las cosas no resultaron tan sencillas, y de los seis procesos electorales para gobernador, PAN y PRD, únicamente en uno han podido concretar una alianza.

Recordemos que en la elección en Baja California Sur, el PAN y el PRD no lograron ningún acuerdo para participar en coalición, así que cada uno contendió con su propio candidato. Acción Nacional  postuló a un perredista que, al no ser considerado por su partido, optó por los colores del blanquiazul, resultando triunfador en la elección, con el 40.35 por ciento de la votación total. El candidato oficial del PRD, sólo alcanzó la mitad de ese porcentaje.

En el estado de Guerrero, tampoco hubo acuerdo entre estos dos partidos, por lo que cada uno participó por separado. En esa ocasión, un aspirante priista y ex gobernador, que no fue postulado por su partido, aceptó la oferta del PRD que lo lanzó bajo sus colores para ganar finalmente la elección, con casi el 56 por ciento de la votación. El contendiente del PAN, que al final declinó en favor del candidato ex priista-perredista, apenas sumó el 1.34 por ciento de los votos.

Como mucho se ha comentado ya, en el Estado de México la alianza de Acción Nacional con el Sol Azteca se frustró. Después de que las dirigencias de ambos partidos habían aceptado ir en coalición, consideraron conveniente convalidarla a través de una fórmula democrática. Procedieron, en consecuencia, a realizar una consulta popular que decidiría el destino de esa unión. Pero con todo y una opinión mayoritariamente favorable, pudieron más las presiones e intereses de ciertos grupos y personajes de la izquierda, específicamente contrarios a la coalición en este estado, dando al traste con encuesta y alianza, por lo que cada partido decidió tomar su propio rumbo.

En Coahuila, con la poca presencia política del PRD en ese estado, ningún candidato perredista resulta muy competitivo. Así pues, era de esperar que este partido buscara una alianza electoral, con ánimo de conservar su registro. Por su parte, a Acción Nacional, que tampoco las tiene todas consigo, si bien no le aportaba mucho la coalición con el Sol Azteca, en algo le habría de ayudar.

Esos eran los planes de los dirigentes nacionales de estos partidos, al menos, hasta el fin de semana pasado; porque el día de ayer, la delegada del PRD en Coahuila, puso fin a la luna de miel PAN-PRD en ese estado, según reza una nota periodística. Bajo el argumento de que el PAN no tiene interés alguno en lograr acuerdos y de negarse a darle trato de aliado a su partido, anunció el rompimiento definitivo de ese matrimonio.

Nayarit resulta ser, en este año, el único caso de alianza confirmada entre estas dos fuerzas políticas. En esta entidad, el Sol Azteca va a elegir al candidato de la coalición, porque los dos aspirantes mejor posicionados, resultaron ser militantes de ese partido. Le corresponderá, entonces, a Acción Nacional subirse en el cabús perredista. En Nayarit  hay dos antecedentes de participación electoral conjunta de estos partidos. En el primer caso, fracasaron en su propósito de alcanzar la gubernatura; pero en el segundo intento tuvieron éxito. Buena noticia para la alianza, aunque no tan buena para el PRD, pues el gobernador triunfante en aquella ocasión, ex priista por cierto, gobernó ignorando a ese partido. Como dato curioso, uno de los dos aspirantes perredistas en la final de este año, es, precisamente, la esposa de aquel gobernador.

Finalmente, queda la elección en Michoacán. Esta entidad presenta características particulares que no son propicias para una alianza entre estos dos partidos. Siendo un estado gobernado, actualmente, por el PRD, y dada la lógica que ha seguido este partido en otros casos similares en donde es gobierno, como Zacatecas, Baja California Sur y Guerrero, no parece que esté dispuesto a compartir un posible gobierno. Pero tampoco Acción Nacional se vería muy animoso en participar en una coalición. Los dos institutos políticos tienen buena presencia, y aunque Michoacán, junto con el Distrito Federal, es considerado bastión perredista, no habría que olvidar que se trata de la patria chica del primer mandatario, y esto, suponemos, en algo debe contar.

Así las cosas en el escenario de las polémicas alianzas electorales PAN-PRD para este año.

Correo electrónico: mitirasso@yahoo.com.mx

Anuncios

Acerca de Imagen Política

Somos un grupo de profesionales de la comunicación, que hemos conjuntado nuestra capacidad y experiencia en las áreas del periodismo escrito, radiofónico y de análisis político, que nos permite ser la firma más exitosa de: consultores políticos, de comunicación, estrategias de mercadotecnia y cabildeo.
Esta entrada fue publicada en Comentario Radio y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s