Síntesis Política de Imagen Política

Finanzas, Negocios /Energía

  • Bancomer aportó 29.6% de la utilidad de BBVA
  • Oportunidad de intercambiar información: Ortiz
  • Deterioro en bursatilizaciones hipotecarias: Modys
  • Entregan terrenos para Aeropuerto Riviera Maya
  • Confiable, medición del INPC en México: Murillo
  • Encuesta anticipa alza de inflación anual en abril
  • México, importante para ExxonMobil
  • Paga Aviacsa 2 mdp al AICM; debe 20 millones
  • En marcha, nueva norma oficial para gasolineras
  • Infonacot coloca 253 mil 583 créditos hasta abril
  • Su Casita, a punto de la disolución por pérdida de capital

Seguridad /Justicia / Salud

  • México está fracturado, hecho jirones: Sicilia
  • Buscarán cancelar concesión a minera
  • Durango: 144 cuerpos hallados en narcofosas
  • Impensable, que narcolucha sea “errónea”: García Luna
  • Adame firma acuerdo por la paz, sin incluir a Sicilia
 

 

 

 

Gobierno / Partidos / Congreso /  Estados

  • PAN y PRD mandan al diablo al Tribunal Electoral
  • Ebrard, la estrella del aniversario 22 del PRD
  • Tener patria antes que partido, valora Calderón
  • Acota Ssa en estados compra de medicinas
  • Elección libre, demanda Bravo Mena a Peña
  • Desecha la Cámara 71 proyectos de ley

                                                                    TITULARES DEL DÍA
Financiero Desplome en precios de los commodities
Economista El petróleo y la plata viven negra jornada
Reforma Resisten estados los juicios orales
Universal FCH: ante crimen, no es opción rendirse
Jornada Nuestra lucha se enfoca a rehacer el tejido social: Sicilia
Milenio Tenemos la ley y la razón frente al crimen
Excélsior Calderón pide más patria y menos partidos
Sol de México Escuchar la voz del pueblo, piden los legisladores
Crónica Acusan ONGs a Lozano de “sistemática negligencia”
La Razón Madero, como AMLO, llama corrupto al Tribunal Electoral
Impacto Diario Gobierno y criminales no están matando: Sicilia

  • Hay más de 45 mil militares en lucha antinarco: Sedena. En todo el territorio nacional se tienen desplegados poco más de 45 mil efectivos militares que combaten al crimen organizado dentro de la lucha emprendida por la actual administración, y desde 2006 el número se ha mantenido esperando que las fuerzas de seguridad estén listas para que los elementos castrenses puedan regresar a los cuarteles, indica información proporcionada por la Sedena. La primera etapa de la lucha emprendida por el gobierno del presidente Felipe Calderón inició el 11 de diciembre de 2006, 11 días después de haber comenzado su mandato, con el envío de fuerzas federales a Michoacán y anunciando con ello el comienzo de las acciones en contra del crimen organizado bajo el denominado Operativo Conjunto Michoacán. En 2007 se expandieron los operativos hasta llegar a mayo de 2011, en que se tienen acciones de alto impacto en puntos específicos del país en las regiones Norte, Noroeste, Occidente y Sur, pero de acuerdo con la Sedena, el despliegue se realiza en todo el país. Desde que inició la participación del Ejército en la nueva estrategia del gobierno federal en 2006, se proyectó su intervención en acciones de erradicación de enervantes y de combate al narcotráfico por cielo, mar y tierra, en las cuales han fallecido 280 elementos, 95 de los cuales murieron en algún tipo de enfrentamiento contra el crimen en diversos puntos del país. Producto de la integración de las Fuerzas Armadas a la lucha contra el narcotráfico, la actual administración determinó que el personal militar cuente con un seguro de vida, en caso de fallecimiento pensión vitalicia para los beneficiarios, servicio médico para sus familiares, becas y facilitar créditos hipotecarios, agregó la Sedena. (Universal)

 

 

Democracia

  • Manlio Fabio Beltrones. Más democracia. La consolidación de la democracia es un proceso complejo y difícil en todas las latitudes, pero pocos ponen en entredicho que es el régimen de gobierno más apto para el ejercido de las libertades y los derechos humanos, la vigencia de la ley, la convivencia en la pluralidad y el crecimiento con justicia. Ante el proceso de cambio social que representa una sociedad más participativa e informada y la industrialización y urbanización del país en el siglo XX, las instituciones debieron cumplir la encomienda de adaptarse. Se rompió con viejas creencias de que la cultura autoritaria limitaba nuestro desarrollo democrático y que la competencia política atentaría contra la unidad nacional. Hoy tenemos elecciones más limpias, equitativas y transparentes y el debate sobre la administración de las elecciones no ocupa hoy el lugar que lo hizo en el pasado. La realidad vuelve a ponemos a prueba el día de hoy. Los ciudadanos están insatisfechos con los resultados de la democracia, el crecimiento económico es mediocre, la pobreza crece, la desigualdad se amplía y no hemos terminado de establecer gobiernos de calidad. Todavía estamos muy lejos de diseñar y acordar una ruta general que funcione como eje articulador, y nos permita visualizar el camino a tomar y el país que queremos dejar a las futuras generaciones. La política no está dando resultados y la posibilidad de consolidar nuestra democracia se nos puede desvanecer entre las manos. Las creencias que obstaculizan la adaptación y la reforma de las instituciones quisieran imponerse y posponer la actualización de los instrumentos de gobierno. Pareciera que estamos atrapados por temores que nos impiden mirar el futuro y construir el presente: la modernización de la política y de nuestras instituciones. ¿La sociedad estaría dispuesta a esperar 20 meses para que le abramos la puerta y escuchemos y atendamos sus demandas? La sociedad quiere resultados ahora y los legisladores y la clase política tenemos la obligación de escuchar y de actuar. Los políticos no hemos terminado de entender que el país y el mundo cambiaron y que hoy la democracia está en riesgo si la política sigue siendo ajena a la mayoría de los ciudadanos. Necesitamos una reforma política que ajuste las reglas del juego a las nuevas condiciones de pluralidad de la representación política y la diversidad social. ¿Por qué el temor atávico a impulsar una reforma que rompe con los nudos que impiden los acuerdos y las decisiones de gobierno? ¿Por qué la reticencia a la ampliación de los derechos políticos de los ciudadanos? ¿Es acaso aceptable y sostenible que los políticos sigamos gobernando a distancia de los ciudadanos? La reforma política que aprobamos los senadores es indispensable, tanto como la reforma hacendaría. Sin embargo, los mitos quisieran imponerse y hoy estas reformas están a la espera de la política. Por supuesto que la reforma política no resuelve todos nuestros problemas. Pero sí es un primer paso firme para destrabar la parálisis institucional y generar los acuerdos de orden político, social y económico que México requiere. La reforma sienta las bases de la modernización del régimen presidencial, pues fortalece la democracia con más democracia. Es una reforma para ciudadanizar la política y completar nuestro proceso de alternancia con la consolidación democrática que todavía espera Con la reforma damos pasos inéditos en la transformación del régimen político, establecemos un nuevo equilibrio entre los poderes públicos y acercamos las decisiones de gobierno a los ciudadanos. En dicha reforma se reconocen las candidaturas, la consulta y la iniciativa ciudadanas. Los senadores votamos por la reelección en el Congreso de la Unión, pues pensamos que es la ruta para profesionalizar el trabajo legislativo y promover la rendición de cuentas ante la ciudadanía La propuesta de reforma hacendaría que enviamos a la colegisladora responde a la necesidad de terminar con la dependencia que las finanzas públicas tienen de los recursos del petróleo. Es una reforma inaplazable para incrementar la recaudación, sin subir los impuestos, y que busca terminar con los privilegios y la evasión fiscal. Es una reforma que rompe con la creencia de que no se puede poner orden en las finanzas públicas. Como generación tenemos una gran responsabilidad que cumplir, la cual hoy empieza por superar los mitos que quisieran dejamos en la parálisis, que en el fondo es regresión. Los tiempos de la sociedad no son los tiempos de los políticos y no es responsable postergar más los cambios institucionales que demanda nuestra democracia. No es posible que por estar pensando en el futuro, no actuemos en el presente. (Reforma)

Pulgas / Cuento

  • Joaquín López-Dóriga. Como si unos fueran buenos y otros malos. Cuando estamos a menos de dos meses de las elecciones para gobernador en Nayarit, Coahuila y, sobre todo, Estado de México, y a cuatro de iniciar el proceso que llevará a la presidencial del año que viene, las pulgas se le cargan a la mayoría priista de la Cámara de Diputados, señalada como la que frenó las reformas que el país necesita y que el Senado aprobó. Y en eso parece estar en línea el gobierno del presidente Calderón, un amplio sector de la sociedad y el Senado, bancada priista incluida. El reclamo se comenzó a construir con el frenazo priista a su propia iniciativa de reforma laboral en la Cámara de Diputados, que un día era maravillosa y para el otro no era necesario hacerla al vapor ni sobre las rodillas. Todavía se recuerda, ahí quedará, la profunda declaración del diputado priista José Ramón Martel, ratificando que no por mucho madrugar amanece más temprano. Pero luego vendría el tema de la reforma de seguridad nacional, de nuevo en la enorme congeladora de San Lázaro, a donde fue a parar, también, la política. Sobre esto, el presidente Calderón, expresó: Yo creo que hay tensiones dentro de ese propio partido político, probablemente haya intereses, lo cual es comprensible, pero ojalá que lo que prevalezca, más que el interés del partido, de personas o de grupo, sea el interés nacional, y pasen las reformas que, por ahora, precisamente porque hay tensiones internas en el PRI, no pasarán, no antes del 3 de julio. Enrique Peña Nieto, al que han señalado como uno de los operadores del freno para quitarle presión a las elecciones del Estado de México, lo negó y declaró que era una falta de respeto a la Cámara de Diputados enviarle iniciativas de ese calado a un día de la clausura, sin tiempo de análisis ni discusión. Y la bancada del PRI en San Lázaro está que no puede ver a la del Senado, a la que acusa de haberla puesto en evidencia, opositora a las reformas, por mandarle las minutas al cuarto para las 12. En medio de esto, se sacan la foto del Palm, retrato de una unidad que se resquebraja. ******Retales. 1. RÁFAGAS. Los vientos que anunciaban tormenta azotaron ayer el mitin por el aniversario 22 del PRD. Al hablar Jesús Zambrano, los gritos de ¡Marcelo!; al hacerlo Dolores Padierna, los silbidos. Bien, van bien; 2. GIRA. El viaje del presidente Calderón a Washington, el martes, no tiene agendado encuentro alguno con el presidente Obama por tratarse de una visita al Congreso, y no al presidente de Estados Unidos; y 3. EGIDIO. El gobernador de Tamaulipas, Egidio Torre Cantú, ha decidido salir de la burbuja donde lo mantenían las circunstancias. La decisión de relevar al secretario de Seguridad Pública será clave en la toma del control de la situación y del gobierno del estado. (Milenio)
  • Ciro Gómez Leyva. El cuento de la guerra Beltrones-Peña Nieto. Escuché a mis compañeros de Tercer Grado explicar que lo visto en la semana fue un montaje para esconder el pleito de fondo, acre, al parecer irreversible, entre los dos grandes, los dos símbolos del PRI: Manlio Fabio Beltrones y Enrique Peña Nieto. Disentí y disiento. Hay, lógico, tensiones derivadas de la lucha por el poder. Pero una guerra Beltrones-Peña Nieto no la veo por ninguna parte. Díganme si dos pesos completos se tomarían las fotos que se tomaron el martes en el Palm de Polanco para usarlas como postales de guerra. Díganme si esta frase de Beltrones sobre el mexiquense, expresada el lunes, es el anticipo de una agresión: “El gobernador del Estado de México es un gobernante exitoso, y por lo exitoso, muy popular, al que todos nosotros queremos y respetamos”. Disiento, también, de quienes aseguran que el mejor escenario de Beltrones es ser el candidato del PRI a la Presidencia de la República y ganar; que el escenario intermedio es que el candidato y Presidente sea el que sea, menos Peña Nieto; y el peor, que Peña Nieto se cruce la banda tricolor. Disiento, asimismo, y radicalmente, de quienes opinan que lo primero que haría Peña Nieto al ganar sería mandar a Beltrones al exilio. O al diablo. De no ocurrir algo traumático, Peña Nieto será el abanderado tricolor. Y Beltrones lo acompañará desde una posición estratégica. Son dos políticos inteligentes y de gran intuición. Saben dónde son fuertes y de qué pie cojean. Y que, por más que los animen (y vaya si sobran los animadores), ya no tienen tiempo ni espacio para pelearse. Ni necesidad. Pero para qué discutir. Mejor, como dice el gran Ricardo Alemán, dejémoslo al tiempo. (Milenio)

Mayorías

  • Otto Granados. ¿Mayorías para qué? Desde un punto de vista estrictamente teórico es cierto, como lo ha examinado José Córdoba mejor que nadie ( Nexos , diciembre 2009), que “para hacer gobernable el presidencialismo mexicano solamente existen dos fórmulas: O cláusula de gobernabilidad legislativa o segunda vuelta presidencial”, que permitan, en el primer caso, que el partido del Presidente tenga una mayoría relativa en la Cámara de Diputados o bien, en el segundo camino, que al repetir la elección presidencial con sólo dos candidatos se produzca forzosamente un realineamiento del voto que lleve no sólo a un ganador, sino también a una mayoría en el Congreso. Esto, que parece simple y que parece estar en el corazón de la desavenencia al interior de las corrientes del PRI con motivo de la iniciativa de reforma política, podría ser funcional si México tuviera una clase política muy profesional y acostumbrada al acuerdo, una democracia razonablemente eficiente y una agenda nacional, más o menos identificada por todas las fuerzas políticas, que sea la base para entrar a un proceso de discusión y de toma de decisiones. Pero, al menos hasta ahora, no hay nada de eso. Por un lado, las biografías de lo que podemos llamar la actual clase política reflejan más bien una colección de casos y circunstancias muy singulares que, con excepciones, la llevaron a ocupar distintos cargos o posiciones pero que en modo alguno constituyen una “clase” en el sentido histórico, ideológico o cultural del término. Por tanto, siguen sus agendas individuales, sus redes clientelares y sus intereses políticos y sus lealtades son más bien locales, y no están claras las razones por las que, de pronto, volverían al redil de la disciplina partidista o presidencial del pasado mediante el formato, por ejemplo, de una mayoría legislativa, y menos aún si ésta es holgada porque entonces su voto individual se diluye y los incentivos a colaborar lealmente en el plano nacional serán bajos. El segundo tope de las buenas ideas es que si bien gozar de una mayoría legislativa evita en parte superar el lastre de una cultura poco propensa al acuerdo, al pacto y a la negociación política civilizada, en modo alguno asegura resultados importantes. La ecuación que supone que una mayoría legislativa eleva los niveles de gobernabilidad es técnicamente cierta, pero siempre y cuando parta de una iniciativa política muy potente que oriente la acción del Congreso, que sea capaz de inducir las posiciones del grupo mayoritario en torno a cuestiones centrales para el país y que, en suma, convenza y ejerza un liderazgo efectivo. Más aún: es muy probable que, si esta segunda condición se presenta, la primera no sea indispensable. A estas alturas, pase o no pase lo que queda de la enésima iniciativa de reforma política, no está allí la fórmula mágica para alcanzar un régimen político que funcione y una democracia de alguna calidad. (La Razón)

IFE

  • Leo Zuckermann. Pobre IFE. Reitero: me preocupa el debilitamiento del Instituto Federal Electoral (IFE) rumbo a las próximas elecciones federales de 2012. A nadie le conviene apostar a que no habrá problemas porque el resultado de la elección presidencial será holgado. Por el contrario, se necesitan instituciones electorales fuertes para arbitrar un proceso independientemente del resultado que, por cierto, también puede ser apretado. Pero nadie está pensando en esto. Desgraciadamente el IFE no es un tema que importe mucho en los medios o en la opinión pública. Por eso, los partidos se dan el lujo de tratar a esta institución como si fuera una suela de zapato. Los diputados, sin ningún recato ni respeto, han retrasado el nombramiento de tres consejeros electorales. Tuvieron que haberlo hecho desde octubre del año pasado. Han transcurrido dos periodos ordinarios de sesiones de la Cámara de Diputados y el asunto sigue postergándose. Mientras tanto, el IFE está operando con seis consejeros. Se trata de una situación delicada para la legalidad del Instituto. Además, ya se dieron votaciones empatadas de consejeros que postergaron decisiones importantes. Faltan tres consejeros. Los partidos, como siempre, quieren repartírselos por cuotas. El PAN y el PRD pretenden cada uno meter al IFE a un personaje cercano a ellos y dejarle el tercero al PRI. Por su parte, el PRI, y su aliado el Verde, que tienen mayoría en la Cámara, demandan dos para ellos y un tercero para el PAN o el PRD. Como se necesita una votación calificada de dos terceras partes de la Cámara para el nombramiento, y todos están montados en su macho sin ceder en sus posturas, pues no hay consejeros. No les importa que el IFE se debilite. Todo indica que esta situación seguirá hasta el próximo periodo ordinario de sesiones que comienza en septiembre. Incluso podría postergarse aún más. Y es que una de las votaciones empatadas tiene que ver con el aliado del PRI, el Verde. El IFE pretendía imponerle a este partido la tercera multa más grande de la historia electoral del país después de la del Pemexgate y la de Amigos de Fox. Nada menos que una multa por 289 millones de pesos porque el Verde rebasó el tope de gastos de campaña en la elección de 2009 comprando, por ejemplo, publicidad disfrazada en la televisión. Los consejeros Leonardo Valdés, Alfredo Figueroa y Benito Nacif votaron a favor de la multimillonaria multa, mientras que Marco Baños, Francisco Guerrero y Macarita Elizondo sufragaron en contra. De esta manera, el IFE tuvo que postergar la decisión de la multa hasta que el Consejo General esté completo. Me temo que este empate sobre una posible multa al Verde atorará aún más el proceso de selección de los tres consejeros. Porque ahora el PRI y su aliado el Verde tienen otro incentivo más para meter a dos consejeros afines para que éstos desempaten la votación y no haya multa. El PAN y el PRD, por su parte, pues querrán cada uno a un consejero para que se desempate la votación, sí se multe al Verde y así darle un duro golpe a las finanzas del socio de su principal adversario rumbo a 2012 que es el PRI. De esta forma, no hay condiciones para que los diputados (es decir, los partidos) nombren a los tres consejeros pendientes de aquí a septiembre en un periodo extraordinario. ¿Y luego? Pues tendrían que designarlos en septiembre porque en octubre comienza legalmente el proceso electoral de 2012. Ahí sí ya estaría muy extraño que el IFE siguiera operando con un Consejo General incompleto. Se correría el riesgo de cuestionar legalmente sus decisiones y de parálisis por más empates como el de la multa del Verde. Sin embargo, si los partidos siguen montados en su macho, son capaces de seguir postergando el nombramiento de los consejeros del IFE en la Cámara de Diputados y que sigamos con un Consejo General incompleto hasta la elección de 2012, con todo el debilitamiento que ello implica para el árbitro electoral. (Excélsior)

Basta / Marcha

  • Jorge Fernández. No alcanza con un ¡Ya Basta! Resulta imposible no sumarse a las palabras de Alejandro Martí durante la inauguración del foro sobre seguridad y justicia. No alcanza con decir ¡Ya Basta!: hay que tener claridad sobre con qué queremos acabar. La marcha que se inició ayer tiene, en ese sentido, enormes méritos, y es el producto de una justa indignación social, hay que sumarse a ella, pero también acarrea peligros: a diferencia de las marchas que se realizaron en el pasado, en ésta hay un interés manifiesto de algunos grupos por ideologizarla y convertirla en un instrumento político y electoral. Quienes pregonan que lo que debe acabar es “la guerra de Calderón”, en realidad, consciente o inconscientemente, se convierten en instrumentos de los grupos criminales. Calderón puede haber instrumentado bien o mal su estrategia de lucha contra las agrupaciones del crimen organizado, se podrían o no haber adoptado medidas distintas, pero de lo que no cabe duda es de que quienes matan, secuestran, torturan, extorsionan y roban son los grupos criminales, que están coludidos en forma cada día más evidente con las fuerzas policiales y de seguridad de muchos estados y municipios. Al hijo de Javier Sicilia lo mataron narcotraficantes que simplemente se vengaron de un incidente que aún no queda claro cómo se dio, y que involucró unos días antes a dos de sus acompañantes con esos grupos criminales, los cuales tienen protección de policías locales. Al hijo de Alejandro Martí, Fernando, lo secuestraron y mataron bandas criminales que tenían protección de policías locales. A los migrantes que terminaron en una fosa común en Tamaulipas los mataron criminales que contaban con la colaboración de policías municipales. De los más de 36 mil muertos que se contabilizan desde el inicio del sexenio más de 95% de ellos fueron víctimas de los propios grupos criminales. Quienes exigen una tregua en este sentido o el establecimiento de reglas (sic), no nos dicen quién realizará una tregua con quién o entre quiénes se establecerán reglas. Nadie puede estar en contra de un reclamo de paz o de la exigencia de que no haya más muertos. Pero, ¿a quién se le reclama y a quién se le exige? Resulta cuando menos paradójico que, por ejemplo, un grupo como el EPR anuncie que se suma a la marcha por la paz, si se trata de una organización armada, clandestina, que en el pasado han cometido secuestros de enorme resonancia para hacerse de recursos (dicen que ahora han dejado de hacerlo, pero sus epígonos no, como lo demuestra el caso de Diego Fernández de Cevallos). La paz exige respeto a la legalidad de todas las partes, incluidos, por supuesto, los gobiernos federal, estatales y municipales, pero demanda, también, tener en claro quiénes están violentando esa paz, quiénes son los que agreden a la ciudadanía y a las instituciones. Y exige una clara rendición de cuentas. Y, como decía Alejandro Martí, las autoridades todas, pero más aún las de los estados y las municipales, han quedado en deuda con los acuerdos que ellas mismas establecieron. No se puede avanzar en la reforma judicial si no se avanza en los estados y, hoy, a tres años de la aprobación de la reforma, prácticamente ninguno ha concluido ese proceso. No se puede avanzar en la reforma sin los mandos únicos y unas nuevas instituciones policiales de los estados y a pesar de que ese acuerdo lo estableció la Conago hace un año y de que se presentó la iniciativa correspondiente, no se ha hecho absolutamente nada, ni a nivel estatal ni legislativo. No hay un código penal único, que incluya a la Federación y los municipios y mucho menos un código de procedimientos penales común. En el reciente periodo ordinario se volvió a congelar la Ley de Seguridad Nacional que lleva ya tres años de discusiones estériles. Ya basta de indolencia y de dejar pasar las cosas. Ya basta de autoridades, de todo tipo, que se limitan a señalar qué eventos son del ámbito de su incumbencia y cuáles no. Ya basta de que se intente manipular la inseguridad como un tema de campaña. Ya basta de que se llegue a la mezquindad de catalogar a los muertos buenos y los malos, los que son de la causa y por lo tanto elogiables y los que consideran domesticados (cuando esos mismos grupos nunca han hecho nada para trabajar por la seguridad). Hay naciones y sociedades que se han enfrentado a desafíos en el ámbito de la seguridad mucho mayores a los nuestros y los han superado. Lo han hecho teniendo muy claro quiénes son sus adversarios, por encima de sus respectivas diferencias y pluralidades, y porque han tenido objetivos comunes. Se trate de Pablo Escobar, de la ETA o de Bin Laden, a los grupos criminales o a las organizaciones terroristas que amenazan a una sociedad se las derrota teniendo claridad sobre quiénes son los verdaderos enemigos. Pongámonos, como sociedad, también un ya basta a las confusiones y las manipulaciones. (Excélsior)
  • Carlos Ramírez. Marcha Sicilia ayuda a narco. Convertir Morelos en Atenco. 1) La marcha organizada por el poeta Javier Sicilia para protestar por el asesinato de su hijo y seis jóvenes por parte del crimen organizado se convirtió en una marcha contra el gobierno y en una petición para detener la ofensiva de seguridad del gobierno federal contra los cárteles de la droga. Los beneficiarios de la marcha son precisamente los delincuentes, contra los que no ha habido exigencia social alguna concreta. 2) En la marcha por la paz, entre los asistentes están dos personajes singulares: Julián LeBaron, hermano del líder mormón secuestrado y asesinado en Chihuahua, y Olga Reyes Salazar, de la diezmada familia chihuahuense Reyes Salazar. Sólo que Miguel Ángel Reyes Salazar, hermano de Olga, está detenido en Matamoros, Tamaulipas, por pertenecer a la banda que secuestró y asesinó a LeBaron. Los asesinatos contra la familia Reyes Salazar no han sido por defender los derechos humanos sino por pertenecer a un cártel del narco, dato por cierto incluido en un cable de la embajada de EU en México difundido por Wikileaks. 3) La incorporación a la Marcha de Sicilia del EZLN y del EPR, dos guerrillas orientadas al derrocamiento por la vía armada del gobierno de Felipe Calderón, tiene la clara intención de capitalizar la indignación por el asesinato del hijo del poeta y otros jóvenes y de darle a la protesta una orientación de ruptura. Por lo menos, el EZLN encontró en la tragedia de Cuernavaca la posibilidad de crear un nuevo Atenco de protesta social. El EPR es el mismo que se sumó a la APPO en 2006 para promover sólo en la capital del estado la insurrección popular, derrocar al gobierno e instaurar un gobierno de autogestión, además de realizar explosiones en instalaciones de Pemex. 4) En la Marcha de Sicilia no existe ningún pronunciamiento concreto contra el cártel del Pacífico Sur que creó Édgar La Barbie Valdez, miembro del cártel de los hermanos Beltrán Leyva que operó en la zona de Morelos. La Barbie fue arrestado el año pasado en el Estado de México. La ciudadanía que se indignó por el asesinato del poeta Sicilia en ningún momento denunció alguna narcotiendita, algún lugar frecuentado por marcos o alguna casa de seguridad en Morelos. Como en otras partes del país, el crimen organizado se instaló en Morelos también por la apatía cómplice de la sociedad. A pesar de los datos duros de que el cártel del Pacífico Sur fue el responsable del asesinato de su hijo, en ningún momento, ni siquiera por equivocación, el poeta Javier Sicilia ha condenado a esa banda criminal. Eso sí, sus referencias insisten en acusar a “la guerra de Calderón” del clima de violencia contra la sociedad. 5) En una protesta mediática, Sicilia ha querido crear en Morelos un muro con los nombres de los muertos en la violencia criminal, comenzando con el de su hijo. Pero le ha dado el apelativo del “Muro de Vietnam” de la guerra contra las drogas. Se trata de una generalización amañada: el 95 por ciento de los muertos han sido delincuentes, cuyos nombres han pasado ya a la contabilidad moral de la protesta; y ahora comienzan a conocerse los nombres de los civiles asesinados por las bandas criminales. Sin embargo, tampoco ha habido una condena contra las cabezas conocidas de los cárteles de la droga. 6) La violencia criminal ha sido de los delincuentes. La intención de Sicilia, el EZLN, el EPR, el SME y otros movimientos disidentes del gobierno federal es la de parar la ofensiva de seguridad contra los cárteles, lo que daría espacio, tiempo y tranquilidad a las bandas para recuperarse del daño provocado. De acuerdo con cifras oficiales, ha habido hasta abril 32 mil delincuentes detenidos y 30 mil delincuentes muertos; es decir, más de 62 mil delincuentes sacados de las calles. Las bandas tienen ya escasez de personal y por eso han recurrido a la leva y al asesinato de personas que se niegan a incorporarse a las bandas criminales. 7) En efecto, una parte de la sociedad está “hasta la madre” pero de la complacencia de otra parte de la sociedad. Sicilia inició su protesta sólo hasta que su hijo fue asesinado, a pesar de los datos y evidencias acumulados del crecimiento del crimen organizado en Morelos. Y quiere justicia para su hijo, no actos de Estado para avanzar en la derrota de las bandas del crimen organizado. Y todo indica que el hijo de Sicilia fue asesinado por un problema que surgió en un pleito de cantina. 8) Otra parte de la sociedad se ha organizado. Alejandro Martí, cuyo hijo fue secuestrado y asesinado en el DF, ha creado un organismo social de observación crítica de las políticas de seguridad. Y la señora Isabel Miranda de Wallace, cuyo hijo también fue secuestrado y asesinado en el DF, persiguió a los criminales aun poniendo en riesgo su vida y los llevó a la cárcel y a la sentencia. El camino fácil es el de marchar pero sin hacer algo concreto y exigirle al gobierno resultados que tienen que ver con la participación directa de la sociedad. 9) El 100 por ciento de las declaraciones de Sicilia y simpatizantes ha sido sólo contra el gobierno de Calderón y ni una concreta en contra de los capos del crimen organizado. Más aún, en esos grupos priva el criterio de que se debe de legalizar el consumo de drogas como una forma de terminar con la violencia. Asimismo, en el grupo de Sicilia tampoco ha habido alguna condena directa contra el consumo de droga en EU que alimenta el tráfico ni menos aun algún reclamo al presidente Barack Obama para que cumpla con su tarea de combatir el tráfico y consumo de droga por parte de los estadounidenses. 10) La sociedad se debe organizar para confrontar a los delincuentes, para exigirle al Congreso leyes más directas contra el crimen organizado y para crear organismos de observación, vigilancia y participación en las estructuras de seguridad. El camino más fácil es el de exigir renuncias; el más difícil sigue siendo el de promover la organización de la sociedad para construir tejidos sociales que no avalen acríticamente las tareas del gobierno pero que tampoco se conviertan en piezas que le hagan el juego a las bandas criminales.  (Financiero)
  • Miguel A. Granados Chapa. Caso Sicilia: embrollos, no resultados. La Marcha nacional por la paz con justicia y dignidad, que se inició ayer en Cuernavaca y pernocta hoy en Topilejo, antes de ser el agrupamiento humano principal en la gran manifestación del domingo 8 en la Plaza de la Constitución de la Ciudad de México, se gestó a partir del asesinato de Juan Francisco Sicilia Ortega, ultimado con tres amigos y tres personas más el 28 de marzo. El tratamiento ministerial y judicial que las autoridades locales y federales están dando al caso muestra la urgencia de la movilización social que está en curso. Porque han transcurrido hasta el día de hoy 38 días del homicidio múltiple y lejos de resolver el enigma de esas muertes, las procuradurías, el Ejército y la Secretaría federal de Seguridad Pública embrollan el caso y disputan entre sí. Apenas tres días después de hallados los cadáveres de las siete víctimas, y ante la presión social que comenzaba a delinearse, el procurador del estado, Pedro Luis Benítez, anunció que había obtenido órdenes de aprehensión contra los presuntos responsables. No los identificó pero esbozó un trazo de su personalidad, habrían pertenecido a instituciones públicas de seguridad, y eran ex militares o ex agentes policiacos. Tres semanas más tarde, la procuradora general de la República ofreció información que no cuadra con la anterior, como si los mandamientos de captura expedidos por jueces de Jiutepec y Xochitepec carecieran de valor formal y de exactitud. El 13 de abril, al calor de la indignación que crecía al encontrarse decenas y decenas de cadáveres en San Fernando, Tamaulipas, la procuradora Marisela Morales anticipó el acuerdo que publicaría al día siguiente el Diario Oficial de la Federación. De buenas a primeras la PGR sabía que los presuntos autores de aquellos crímenes eran miembros del Cártel del Pacífico Sur, Julio de Jesús Radilla, apodado El Negro, y José Luis Luquin, alias El Jabón. Por datos que conduzcan a su detención el acuerdo de la PGR ofrecía 10 millones de pesos por cada uno. El anuncio de Morales ocurrió ya tarde, después de las nueve de la noche del miércoles 13. Luego comprenderíamos la causa de la premura. Es que quizá en la PGR tenían conocimiento y quisieron anticiparse al anuncio que horas más tarde haría la Secretaría de la Defensa Nacional. En efecto, el jueves 14 de abril la 24 Zona militar con sede en Cuernavaca presentó a un diverso presunto responsable. Miembros del Ejército encontraron en Temixco a un individuo golpeado y amordazado, cuya localización fue posible por una denuncia anónima. Habría sido detenido por una banda de delincuentes que luego de maltratarlo lo entregó del modo descrito a las autoridades castrenses, que dieron crédito a su confesión El sujeto de marras, Rodrigo Elizalde Moran, El Chemis, ofreció un relato de los hechos que concluyeron con el asesinato de las siete personas el 28 de marzo, por entero distinto del configurado en la primera indagación hecha pública por la Procuraduría local. Y no era ninguna de las personas mencionadas por la procuradora Morales. La procuraduría local detuvo a su vez el 24 de abril a otras personas, no por cierto a aquellas contra las que había conseguido órdenes de aprehensión. Las capturó por hallarse en posesión de autos robados, pero ellos confesaron haber participado en el homicidio de los siete de Temixco. El domingo 1º de mayo, agentes de la Policía Federal, que estaba quedándose atrás en esta feria de confusiones, detuvieron a Jesús Cárdenas Pérez, El Manos, y a César Arturo Galindo Pérez, El Guasón. También reconocieron haber participado en el asesinato múltiple del 28 de marzo. Asimismo, aceptaron pertenecer a la célula comandada por El Negro Radilla. Pero su versión de los hechos no coincide con las anteriormente difundidas por otros presuntos responsables. Convertida en supervisora de la actuación militar, la Secretaría de Seguridad Pública anunció, el martes 3 que Rodrigo Elizalde Moran, el individuo al que la Sedeña adoptó como culpable, no lo es, y que los militares se dejaron engañar, “De acuerdo con las investigaciones que sus declaraciones (las de El Chemis) fueron una táctica de desinformación de la estructura criminal, cuyo objetivo era confundir a las autoridades y a la opinión pública”, se lee en un documento de la SSP federal (Reforma, 4 de mayo). En suma, dos procuradurías y dos secretarías de Estado han mostrado su interés activo por resolver el asesinato de Juan Francisco Sicilia, sus amigos Gabriel Alejo Cadena, Julio César Romero y Luis Antonio Romero, así como el de María del Socorro Estrada, Álvaro Jaime y Jesús Chávez, sin que ninguna de esas agencias ofrezca resultados creíbles y formales. Al contrario, cada una trabaja por su lado, y los informes públicos que ofrecen son ignorados y aun descalificados por otras. El resultado es la permanente impunidad. Por eso es incomprensible el discurso que en defensa propia pronunció el miércoles el presidente Calderón, ante la marcha que comenzaría horas después. A menos que en las siguientes horas se haga un anuncio espectacular, no contradicho desde el gobierno mismo, que presente a los verdaderos presuntos asesinos, la manifestación ciudadana tendrá razón. Hay órdenes de aprehensión que no se han cumplido, y por la sucesión de acontecimientos posteriores ni siquiera son la guía para la indagación que las autoridades realizan cada una por su lado. El reclamo contra la impunidad, uno de los contenidos de la marcha, cobra pleno sentido. (Reforma)
  • Juan Villoro. El próximo domingo culminará la marcha que ayer comenzó en Cuernavaca para protestar contra la sangre derramada. Felipe Calderón salió al paso de la protesta señalando el peligro de “detener la acción del gobierno”. ¿Qué significa el grito de “¡Ya basta!”? Algunos consideran que un pacifismo inmoderado beneficiaría al crimen, otros juzgan que el gobierno es corresponsable del caos en la medida en que encendió un polvorín que no sabía cómo enfrentar. Los políticos de todos los partidos han sido incapaces de llegar a acuerdos parciales en nombre de un interés superior. El país se desgaja; surgen recelos y crispaciones. Mientras, la violencia afecta a todos. Javier Sicilia se ha situado en la encrucijada por la que antes pasó el empresario Alejandro Martí. Ambos perdieron familiares y sobrellevan un dolor contra natura. En su primer comunicado luego del fallecimiento de su hijo Juan Francisco, Sicilia recordó que hay palabras para nombrar al viudo o al huérfano, pero no a quien se queda sin hijos. Esa tragedia desafía al lenguaje y al entendimiento. En su condición de poeta, activista, cristiano y deudo, Sicilia ha señalado que lo indecible solo se puede enfrentar con el silencio. Por ello ha convocado a que la marcha carezca de otra consigna que el callado estupor de los presentes. Se trata de una iniciativa ética, un momento de comunión y reflexión colectivas. “De lo que no se puede hablar, hay que callar”, escribió Wittgenstein. Y sin embargo, el mutismo tiene significado. Durante el movimiento estudiantil de 1968 la Manifestación del Silencio tuvo mayor peso que otras marchas. El caricaturista Abel Quezada resumió el acto con una frase: “El silencio es más fuerte”. En La significación del silencio, mi padre, Luis Villoro, recuerda que al definir al hombre, los griegos hablaron del zoon lógon éjon. Para ellos, el rasgo distintivo de la condición humana no era la razón, sino la palabra. El silencio puede ser el contrapunto de la poesía y de la música, una manera de estar de acuerdo sin decirlo, una forma de la perplejidad (“no tengo palabras para esto”), un gesto de respeto. La marcha del domingo remite a algo más profundo, abordado en La significación del silencio: “La muerte y el sufrimiento exigen silencio, y la actitud callada de quienes los presencian no solo señala respeto o simpatía, también significa el misterio injustificable y la vanidad de toda palabra. […] Porque el hombre es ‘un animal provisto de palabra’ puede guardar un silencio significativo. En la medida en que el silencio signifique es, pues, un elemento del lenguaje”. Al callarse, quien puede hablar marca un límite. ¿Hasta dónde llega ese lenguaje negativo, hecho de palabras que no suenan? Aunque el alcance de una marcha es limitado, algo queda claro en este caso: guardar silencio es una forma de no mentir. Estamos inmersos en actos de violencia contra la verdad. El Presidente contravino el espíritu de la Constitución al ir al Vaticano a la beatificación de un Papa que silenció los crímenes de Marcial Maciel. A su regreso, pidió apoyo para una lucha de la que no habló en su campaña y para la que no buscó respaldo. Nadie puede oponerse a acabar con el crimen. El problema es la debilidad y el desorden de un combate que se prolonga sin final a la vista y que ha dejado más de 40 mil muertos. Sabemos que éste es nuestro país, no podemos decir que ésa sea nuestra guerra. El Presidente pide comprensión. No tendría que hacerlo si mejorara su estrategia. Los flujos financieros del narco no han sido tocados en lo sustancial y la investigación de cómplices en los tres poderes no ha dado resultados decisivos; la legalización de ciertas drogas eliminaría parte del negocio ilícito, pero el gobierno no es partidario de esa idea; el combate solo se puede hacer en complicidad con Estados Unidos, principal consumidor de drogas, sin embargo, en su política bilateral Calderón pidió que removieran al embajador: ese “logro” debilitó la relación. Todo lo anterior pertenece a la logística a corto plazo. Lo más preocupante es que se ha hecho muy poco para restaurar el tejido social. Más decisivo que capturar a un narco es impedir que alguien lo sea. Calderón no ha podido mejorar la educación, clave de una política de seguridad duradera. Para miles de mexicanos ser sicario no es solo la alternativa equivocada: es la única. Ahí está el problema. En el 94% de los municipios no hay librerías. Formar ciudadanos conscientes es más lento y costoso que comprar armamento, pero es más seguro y ético. Mientras el Presidente solicitaba no confundir la paz con la rendición, Alejandro Martí preguntaba: “¿Qué le puede esperar a un país cuya clase política no es sensible al reclamo de los ciudadanos?”. El poder no oye. Juan Rulfo le tiene un mensaje: “-¿Qué es? -me dijo. -¿Qué es qué? -le pregunté. -Eso. El ruido ese. -Es el silencio”. (Reforma)

Narco  / Enemigo

  • Raymundo Riva Palacio. Narco o terrorista, ¿asesinato justificado?  Nuevos detalles sobre la operación donde murió Osama bin Laden han surgido en Estados Unidos. Contradicen la narrativa original de la Casa Blanca de los hechos, y desmienten al presidente Barack Obama de que hubo una “dura pelea” en la acción. La nueva versión sugiere que 20 comandos de élite de la Marina dispararon en sólo una ocasión, contra un cercano de Bin Laden, que estaba en la casa contigua a donde vivía el fundador de Al Qaeda. Si ésta es la final, la denuncia de la hija de Bin Laden es correcta: a su padre lo mataron a sangre fría. Fueron las “Focas”, que es lo que significa SEALS, el nombre de los comandos de las Fuerzas Armadas estadounidenses que es un acrónimo para nombrar a las Fuerzas de Operaciones Especiales en Mar, Aire y Tierra de la Marina, quienes ejecutaron la acción. Entrenados para obtener más del 100 por ciento de su capacidad física, los SEALS son la unidad de élite más letal en el mundo, diseñada durante el gobierno de John F. Kennedy en 1962 para luchar en guerras no convencionales. Los SEALS han capacitado por largo tiempo a fuerzas de operaciones especiales de la Marina mexicana, que en los dos últimos años y medio se han convertido en las unidades de ejecución de narcotraficantes por excelencia en México. El comando más notorio fue el que liquidó a Arturo Beltrán Leyva, el llamado Jefe de Jefes, en Cuernavaca en diciembre de 2009. Las “focas” mexicanas tenían 15 días de haber regresado de entrenamiento en Estados Unidos, durante el operativo se comunicaban por radio en inglés, y cumplían órdenes del Presidente: los Beltrán Leyva son responsabilidad del secretario de Marina, Francisco Saynez. Con las diferencias de la operación —incluida que el equipo que actuó contra Bin Laden es llamado Team 6, un grupo de élite dentro de esa élite—, el entrenamiento central de los SEALS y sus contrapartes mexicanas es el mismo. Su trabajo es cumplir la misión en forma terminal, no capturar prisioneros. El Team 6 eliminó a Bin Laden, como el comando de marinos mexicanos hizo con Beltrán Leyva. Información de inteligencia de Estados Unidos permitió la ubicación de Beltrán Leyva en Morelos. Los comandos de la Marina lo empezaron a cazar desde Tepoztlán y siguieron la pista hasta Cuernavaca. Al tenerlo cercado en su departamento actuaron. De un vigilante que detuvieron con vida, no se sabe nada. De otro que saltó desde un segundo piso y le dispararon mientras caía, tampoco. De las mujeres que estaban en el departamento no se sabe nada. Una de las habitaciones del departamento tenía las paredes rociadas de metralla que aparentemente se dispararon desde el mismo lugar: la puerta. El cuerpo de Beltrán Leyva no mostraba ninguna herida. Como el caso de Bin Laden, los disparos fueron a la cabeza. El segundo caso más sobresaliente es el de Ezequiel Cárdenas, Tony Tormenta, un jefe secundario del cártel del Golfo que durante años dirigió su hermano Osiel Cárdenas, muerto durante un operativo de la Marina en Matamoros en noviembre de 2010. Los comandos de la Marina llegaron —presumiblemente desde Estados Unidos, como suele hacerse en operativos en la zona fronteriza—, y fueron eliminando a los guardaespaldas de Cárdenas. Los servicios de inteligencia estadounidenses contribuyeron también a señalar el lugar exacto en donde se encontraba Cárdenas, una bodega, donde combatieron con él y su equipo de seguridad durante 125 minutos. El operativo lo tomó por sorpresa, y el Ejército se encargó de repeler los refuerzos que envió el cártel del Golfo en los perímetros de seguridad que establecieron en la zona. Con la experiencia negativa de haber permitido mostrar la foto del cuerpo de Beltrán Leyva a la prensa, en esta ocasión la Marina fue antiséptica. Lo único que se conoce gráficamente de la operación es la pared destrozada de la bodega, por donde aparentemente entraron los comandos para neutralizar a Cárdenas. En términos de procedimiento, SEALS o “Focas”, cumplieron el objetivo: eliminar al enemigo. Los SEALS actuaron por orden presidencial, donde Obama no reparó en autorizar una orden de ejecución letal en un país, aliado, pero soberano. El Derecho Internacional fue anulado con una frase histórica: “Se ha hecho justicia”. Las “Focas” mexicanas han actuado sistemáticamente bajo un contexto de estado de excepción, que legalmente no se ha declarado, pero que utilizan discrecional y casuísticamente en la guerra contra las drogas, en violación al estado de Derecho. La operación contra Bin Laden le dio a Obama un repunte de 11 por ciento en su aprobación de gobierno, lo que significa que al 57% de los estadounidenses no les importa la ilegalidad de su acción en territorio extranjero, sino el resultado. En el caso del presidente Felipe Calderón, su nivel de aprobación cae sostenidamente, pero siete de cada 10 mexicanos coinciden en que, en materia de lucha contra el narcotráfico, está haciendo el trabajo y, según Parametría, cuatro de cada 10 mexicanos sí quieren que se mate a los narcotraficantes. Si se es narcotraficante o terrorista, ¿se justifica el asesinato? La pregunta parte a sociedades, pero las tendencias en los dos países sugieren que, si bien no es algo concluyente en estos momentos, para allá nos encaminamos. (La Razón)
  • Héctor Aguilar Camín. El enemigo muerto. Tomo y añado de Jacinto Antón: “Consejos históricos para deshacerse del enemigo muerto” (El País, 3/5/2011). Aquiles arrastró el cuerpo de Héctor frente a las murallas de Troya para ofender a los troyanos y entregó sus restos al padre, que vino a pedirlos en persona. David exhibió la cabeza de Goliat y dio su cuerpo a las aves del cielo y los animales de la Tierra. Nada se sabe del cuerpo de los enemigos muertos de la antigua Roma: Aníbal, Vercingétorix y Arminio, que desafiaron al imperio. La tumba de Cleopatra es también desconocida. Shakespeare demostró en Julio César lo que pueden hacer un poeta y un político en presencia de un cadáver odiado y venerado por la turba. Los cadáveres pueden ganar batallas, como el Cid Campeador. Oliver Cromwell fue desenterrado para una ejecución póstuma. Su cadáver fue desmembrado y la cabeza puesta en una pica, aunque una tradición dice que su verdadero cuerpo fue echado al Támesis para evitarle por igual cultos idólatras y vejaciones públicas. El mesiánico Mahdi (El Esperado), triunfador sobre los ingleses en Khartoum, el Sudán, fue sepultado a bombazos y desenterrado por el vengador imperial, Lord Kitchener, quien hizo pelar el cráneo del Mahdi para hacerse un tintero. Los restos carbonizados de Hitler fueron enterrados y exhumados varias veces por la paranoia de Stalin, y puestos finalmente en un lugar cuya localización se mantuvo oculta. Los cuerpos de los nazis ejecutados durante los juicios de Nurenberg fueron incinerados y sus cenizas esparcidas en el río Issar. Las de Eichman fueron echadas al mar. El cuerpo de Rufolf Hess fue devuelto a la familia con la condición de que lo enterraran en secreto. El Che Guevara fue muerto y enterrado de mala manera en un poblado inaccesible de Bolivia, en 1967, pero en 1997, tras revelarse el paradero del cuerpo, fue exhumado y repatriado en póstuma gloria a la Cuba posrevolucionaria, o revolucionaria póstuma, como en todas sus cosas, también mitologizó y mintió respecto de su célebre muerto, pues no hay ni hubo nunca certidumbre cabal sobre el lugar de su tumba. Está claro que los muertos tardan más en morir que sus cuerpos y que hay que matarlos varias veces. No hay ejemplo mayor de muerto resurrecto que Jesucristo. El entierro de Osama apenas ha empezado. Sus enterradores tienen claro que han de tener con su cadáver más consideraciones que con su cuerpo vivo. Tienen razón. (Milenio)
Anuncios

Acerca de Imagen Política

Somos un grupo de profesionales de la comunicación, que hemos conjuntado nuestra capacidad y experiencia en las áreas del periodismo escrito, radiofónico y de análisis político, que nos permite ser la firma más exitosa de: consultores políticos, de comunicación, estrategias de mercadotecnia y cabildeo.
Esta entrada fue publicada en Síntesis Política y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s