Una bola de nieve, el descontento social

090511

Dintel

Una bola de nieve, el descontento social

Por Abelardo Martín M.

Felipe Calderon

Felipe Calderon

Como la humedad que avanza, penetra, mancha y destruye, las expresiones de descontento y desesperación social crecen y amenazan con convertirse en una gran bola de nieve que se lleve lo que encuentre a su paso, en primer lugar, el régimen jurídico que parece objeto de ornato inútil.

 Más allá de los informes de los organismos y funcionarios de “inteligencia” que andan siempre a la búsqueda de grandes complots y estrategias de desestabilización, el gobierno debiera intentar comprender lo que ocurre en la calle, en el nivel del piso y dejar de verse solo el ombligo o víctima del mareo frecuente de las alturas.

 El descontento social no es solo bandera de los partidos políticos de oposición. Las encuestas muestran cada vez con mayor claridad la caída en la popularidad del gobierno y del presidente Calderón. Pero también muestran que el desprestigio de la clase política se desbordó del gobierno y comprende ya, también, a toda la estructura de mando en el país.

 El repaso de asuntos pendientes en cada uno de los rubros de la sociedad: educación, salud, crecimiento, bienestar social, reflejan cada vez con mayor nitidez la incapacidad para enfrentar la problemática nacional.

 El haber colocado como prioridad el combate o guerra al crimen organizado y al narcotráfico, fue una equivocación que la sociedad hoy reclama.

 El clamor de paz que se escucha en las calles, no nada más el griterío de la marcha silenciosa que encabezó el poeta Javier Sicilia, convertido ya en un Ghandi tropicalizado, debe ser escuchado por las autoridades.

 A las demandas agresivas de rectificación del gobierno del presidente Felipe Calderón en la guerra contra el crimen organizado y el narcotráfico, el poeta respondió con oportunidad, agudeza e inteligencia y las canalizó hacia la petición concreta de la salida inmediata del secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, quien en los hechos es el funcionario mas importante, cercano y apreciado del jefe del Ejecutivo.

 Ya no es un secreto que tanto el Ejército Mexicano como la Armada de México han sido sometidos a las políticas implementadas y organizadas desde la secretaría de Seguridad Pública, cuya cabeza ha logrado estar por encima de todos los proyectos y programas del gobierno actual.

 Aunque formalmente la secretaría de Gobernación ha encabezado los programas vinculados a la seguridad, en la realidad, el contacto permanente de García Luna con el Presidente Calderón ha hecho posible que esté por encima del resto del gabinete.

 Independientemente de capacidades individuales o como gobierno, es evidente que la administración del presidente Calderón está a punto de ser rebasada por la sociedad. Los brotes de descontento en México y en la mayor parte de los estados de la República ensordecerían a cualquiera.

 Sin embargo, el jefe del Ejecutivo y sus más cercanos no quieren distraerse y escuchar las peticiones o el clamor popular, no se percibe esa disposición, lo que constituye el mayor riesgo para la sociedad: buscar y encontrar caminos de expresión y que sean escuchadas sus demandas.

 Parte de las denuncias se enfocan a las posiciones políticas que tuvo el presidente Calderón en el pasado y las que defiende ahora, que son totalmente opuestas y hasta contradictorias.

 En el mundo, México está nuevamente en la palestra, no por la magnitud de los crimenes o la forma como el narcotráfico y el crimen organizado se “adueñó” de la plaza; tampoco por la cruzada heroica de soldados, marinos y policías federales por recuperar los territorios en poder de los malos.

 Podemos, sin quererlo, estar en el inicio de historias como las ocurridas en Egipto, Libia y Túnez; secundadas por Jordania, Afganistán y Yemen.

Se reconozca o no, el país está convertido en un polvorín, independientemente de si hay elecciones y cambio de presidente de la República el año próximo.

 La llamada de atención de Javier Sicilia a la clase política es más que eso, es un grito ciudadano, un clamor popular cuya desatención puede traer graves costos. Si no, al tiempo.

Anuncios

Acerca de Imagen Política

Somos un grupo de profesionales de la comunicación, que hemos conjuntado nuestra capacidad y experiencia en las áreas del periodismo escrito, radiofónico y de análisis político, que nos permite ser la firma más exitosa de: consultores políticos, de comunicación, estrategias de mercadotecnia y cabildeo.
Esta entrada fue publicada en Columnas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s