PATAGONIA SIN REPRESAS

PATAGONIA SIN REPRESAS

Por Teresa Gurza

            Hace ya casi cuatro décadas, Matías, el hombre que hoy es mi marido, me enseñó a querer a Chile; y muchísimas canciones de su patria.

            Entre otras, ‘Bajando ‘pa’ Puerto Aysén’, que en muy sentidas frases relata la dura vida de los arrieros que al final del invierno bajan de la cordillera de los Andes el ganado que llevaron ahí a pastar durante los meses fríos.

            Las imágenes que los versos me sugerían, quedaron impresas en mi mente; y en los diez años que tengo de vivir en Chile hemos visitado varias veces la zona porque a Matías, como buen agrónomo, le encanta la naturaleza; y en esa región del sur de Chile las bellezas de sus glaciares, fauna, y flora son extremas.

            Por todos esos preciosos recuerdos y vivencias, y por el desastre que implicará para Chile y para Aysén y sus orgullosos habitantes, perder un lugar lindísimo y que puede ser un destino turístico de excepción, es que me duele en el alma que se haya aceptado esta semana el llamado Proyecto de Hidro Aysén.

            Con eso se da permiso para construir cinco centrales hidroeléctricas que inundarán alrededor de seis mil hectáreas de la Región de Aysén, por donde actualmente pasan los ríos Baker y Pascua, con una inversión de tres mil 200 millones de dólares.

            El proyecto fue aprobado por 11 votos y una abstención, por la Comisión de Evaluación Ambiental de Aysén, que integran los responsables de Planificación, Minería, Transportes, Vivienda, Agricultura, Obras Públicas, Energía, Economía y Medio Ambiente de Cohayque, más el director del Servicio de Evaluación Ambiental y la intendenta del lugar.

            Junto al “sí”, salió una resolución que implica el cumplimiento de ciertas condiciones por parte de los empresarios impulsores de las obras; como la realización de auditorías ambientales independientes en cada etapa de la construcción, la rebaja de las tarifas eléctricas para los consumidores de Aysén en un 50 por ciento y financiamiento para promover el turismo..

            Pero no contentos con su triunfo logrado luego de años de discusiones y tras conocerse la votación favorable, los empresarios se declararon contra las demandas, “porque son muy exigentes y debemos revisarlas”.

            Hoy la electricidad en Chile procede de un sistema interconectado central que abastece al 90 por ciento de la población con dos fuentes energéticas: el 53 por ciento viene de hidroeléctricas y el 46 de termoeléctricas; el 0.2 restante, de energía eólica.

            Ahora con lo de Aysén, los chilenos están prácticamente divididos a la mitad, entre quienes aprueban y desaprueban el proyecto.

            Entre los primeros están los que piensan que aunque no es lo ideal, debe aceptarse “como un mal menor”; y culpan a los partidos de centroizquierda que gobernaron durante los últimos 20 años y antes del triunfo de hace año y medio del presidente de derecha Sebastián Piñera, de no haber tomado a tiempo medidas que evitarían el polémico proyecto.

            Está a favor por supuesto el presidente Piñera, que asegura que si no se lleva a cabo, Chile sufrirá “un apagón general” en pocos años más y no podrá ni crecer ni desarrollarse económicamente.

            Los que se oponen, denuncian que hubo presiones sobre los funcionarios que lo aprobaron; y que representará “un desastre ambiental” porque afectará varios parques nacionales y áreas protegidas privadas en forma irreversible y 299 especies de flora nativa.

            Y todo eso sin considerar los efectos negativos que significará transportar la energía por cerca de dos mil kilómetros, pasando por nueve regiones del país, áreas protegidas y comunidades indígenas.

            Entre los contrarios al proyecto están personalidades que incluso pertenecen a los partidos del gobierno, como el senador Antonio Horvath quien convocó a una manifestación de repudio para el próximo 21de mayo.

            Y también independientes como el escritor Cristián Warkner, quien en su última columna en el diario ‘El Mercurio’ advierte:

            “No se puede pensar desde el miedo; y no puedo creer que la única alternativa a una inminente crisis energética en Chile sea convertir a la Patagonia en una guitarra eléctrica como lo ha expresado de manera tan gráfica un lúcido y valiente senador Horvath, (porque de ser así) el ´Yo o el caos´ sería reemplazado por ´Nosotros o el apagón´”.

            Pensamos como él, millones de enamorados y enamoradas de Aysén; seamos o no chilenos.

XXXXXXXXXXXX

FIN DEL ARTÍCULO. 716 PALABRAS.

Anuncios

Acerca de Imagen Política

Somos un grupo de profesionales de la comunicación, que hemos conjuntado nuestra capacidad y experiencia en las áreas del periodismo escrito, radiofónico y de análisis político, que nos permite ser la firma más exitosa de: consultores políticos, de comunicación, estrategias de mercadotecnia y cabildeo.
Esta entrada fue publicada en Artículos y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s