Síntesis Política de Imagen Política

Finanzas, Negocios /Energía

  • Sector energético debe listarse en bolsa: Téllez
  • SHCP: subsidio en gasolinas de 170 mil mdp
  • Van 77 aumentos a combustibles automotores
  • Caso Telmex afecta credibilidad de Cofetel
  • Retirar subsidios a gasolinas, pide AMDA
  • Marhnos invertirá 6 mil mdp en infraestructura
  • Se desacelera la economía mexicana
  • Aumenta 3.58% el IGAE en marzo; menor incremento
  • 20 mil mdd en exportaciones agroalimentarias

Seguridad /Justicia / Salud

  • En EU, migrantes le reprochan violencia a FCH
  • Peña, “omiso” ante feminicidios: Bravo Mena
  • Delata narco a director policiaco de Cuernavaca
  • Ejército se enfrenta a convoy en Matamoros
  • Condecoran a García Luna en Colombia
 

 

 

 

Gobierno / Partidos / Congreso /  Estados

  • Para el dictamen laboral, 150 días
  • Atacará gobierno con “campaña negra”: PRI
  • Delegados harán proselitismo: Penchyna
  • No se ve una alianza PRD-PAN: Eruviel
  • Con AMLO, igual que antes: Cárdenas

                                                                    TITULARES DEL DÍA
Financiero Subirá a 170 mil mdp el subsidio a gasolinas
Economista Proyectan llevar a ASA a la Bolsa
Reforma Acecha a ISSSTE falta de medicinas
Universal Amenaza narco a comicios, alertan
Jornada Calderón: los únicos shots (tiros) contra turistas son de tequil
Milenio 16 secretarios de Gobierno no han sido certificados
Excélsior Ligan a policías con matanza
Sol de México Alerta la PGR sobre dinero del narco en las campañas
Crónica Malova quiere ley nacional contra los narcocorridos
La Razón Cofetel admite “desorden” en caso de TV de paga
Impacto Diario En México le disparan a los turistas con tequila

  • Calderón: nunca aceptaré la corrupción policiaca. Al advertir que nunca aceptará la corrupción en las policías y que en algunos lugares las fuerzas del orden no actúan contra los criminales e incluso los solapan, el presidente Felipe Calderón hizo ver que no obstante el compromiso con la depuración policiaca, hay estados de la República que ni siquiera han aplicado exámenes de control de confianza a los altos mandos. Reunido con mexicanos radicados en Las Vegas, el mandatario defendió su estrategia de utilizar a las fuerzas armadas para resguardar el territorio, incluidas las carreteras, e insistió en que no le importa el grupo delictivo al que pertenezcan los criminales, ya sean chapos o zetas, hay que “pegarles duro”. También pidió apoyo a los mexicanos que viven en Estados Unidos para presionaren el tema de la venta de armas, las cuáles, aseguró, no las están adquiriendo ciudadanos estadunidenses para proteger a su familia, sino criminales mexicanos y también para que en EU disminuya el consumo de drogas que genera a México el problema de que todos quieren vender narcóticos a través de sus puertas y ventanas. “Este esfuerzo que estamos haciendo tiene que hacerse también a nivel de las autoridades estatales y municipales, porque sabemos que no sólo no están actuando en esos lugares contra la criminalidad, sino que los están solapando”, dijo. “Estamos barriendo las escaleras de arriba para abajo, haciéndoles exámenes de control de confianza, es decir, pasando por la báscula, como decimos, examinando a los jefes policiacos, a los comandantes, a los oficiales, examinándoles sus finanzas, haciéndoles pruebas toxicológicas, pruebas de polígrafo^ detector de mentiras, para limpiar las policías”, aseguró el presidente Calderón (Milenio)

 

 

Democracia

  • Juan Villoro. Democracia. El domingo 2 de julio de 2000 el cielo amaneció despejado, prefigurando las esperanzas de millones de mexicanos en las elecciones de ese día. Por primera vez en 71 años la alternancia democrática parecía posible A las ocho de la noche, José Woldenberg, consejero presidente del IFE, habló en televisión del estado de la contienda: “No hay posibilidad de alteración, a partir de esta hora, ustedes y nosotros seremos testigos de la llegada, la suma y la conformación del los resultados electorales, es decir, de cómo se dibuja la voluntad nacional mayoritaria”. Una arraigada tradición de fraudes, enredos y desconfianzas se superaba ese día. “No hay posibilidad de alteración”, la frase que durante años parecía inaudita, cobraba sentido. Para vencer recelos y asegurar la credibilidad, el IFE había desplegado una logística digna del desembarco en Normandía o el alunizaje del Apolo. Un convoy rigurosamente vigilado transportaba 200 millones de boletas impresas en papel seguridad que se repartirían en 345 mil 513 urnas donde habría 2 millones 303 mil 20 crayones listos para trazar la voluntad popular. Lo más importante del proceso fue la creación de la credencial del IFE, que transformó al hecho de votar, antes visto con suspicacia, en la principal seña de identidad. Esto representó un cambio cultural decisiva un país que desconfiaba del ejercido democrático ahora se definía a través de él; Las hazañas civiles son una épica sin relámpagos. El titánico despliegue del 2 de julio de 2000 tenía por objeto alcanzar la normalidad. Alas 11 de la noche, Woldenberg regresó ante las cámaras para decir: “Creo que hemos pasado la prueba: somos un país en el cual el cambio en el gobierno puede realizarse de manera pacífica, mediante una competencia regulada, sin recurso a la fuerza por parte del perdedor, sin riesgos de involuciones, eso es la democracia”. Fue un momento emocionante, incluso para los que no habíamos votado por el ganador. Ese domingo cristalizaba otro país. Estábamos en el futuro. Obviamente, la democracia incluye el riesgo de que gane el peor. Disponer de un instrumento electoral válido garantiza el conteo de las voluntades pero no su calidad. La siguiente elección (6 de julio de 2006) se dio en términos de una confrontación irreconciliable, que dividió al país y de la que aún no nos reponemos. Felipe Calderón ganó por una ventaja de 0.56% luego de una disputa desigual, manchada por la publicidad negativa e injerencias del Ejecutivo, y criticada -aunque no sancionada por el Tribunal Federal Electoral. Medio año después de la justa, un sondeo de El Universal señalaba que el 40% de los mexicanos (más de los que votaron por Andrés Manuel López Obrador) sospechaba que había habido fraude El clima postelectoral fue el de una larga y progresiva decepción.  La clase política en su conjunto pasa por un descrédito total.  ¿Debemos renunciar a procedimientos certeros porque no arrojan los resultados que queremos? Aunque esto sería gravísimo, los profesionales de la política hacen poco para defender la democracia. El PRI no ejerció la autocrítica, depurándose en un partido socialdemócrata, ni retiró su apoyo a caciques que rozaron la criminalidad (Ulises Ruiz en Oaxaca, Mario Marín en Puebla): el PRD se concentró en pelearse, y el PAN sacrificó la reforma del Estado con fines electoreros. López Obrador no revirtió en su favor una derrota que muchos consideraban injusta. Antes de oír el fallo del tribunal, se opuso a las instituciones, tomó las calles y se declaró presidente legítimo con una votación a mano alzada en el Zócalo, ante una minoría de sus seguidores. Esa conducta antidemocrática le restó apoyo. Por desgracia, tampoco el triunfador honró los usos democráticos. Calderón gobierna con una agenda por laque no fue votado. Sus compromisos de campaña (recordemos el más simple: suprimir la tenencia) no incluían la militarización que ha sido su objetivo principal (por no decir único). Quienes lo llevaron a la Presidencia no tenían en mente el escenario que hoy padecemos. Es lógico que se critique una estrategia que no da resultados. Sin embargo, el Presidente desoye las protestas y pide que se critique a los delincuentes. Esto pone en duda su sentido de la democracia: los ciudadanos sólo podemos dirigimos a nuestros representantes, hayamos votado por ellos o no. Los criminales no son nuestros interlocutores. El incentivo gubernamental de hacer denuncias, recogido (en su punto más débil) por el acuerdo de comunicación firmado por algunos medios, pone en riesgo a la población y la sitúa ante una responsabilidad que no le compete. Sólo podemos intervenir en una zona de la vida pública: el trato con el gobierno que nos hemos dado. Esto mejorará en la medida en que transitemos de una democracia representativa a una democracia participativa, capaz de ciudadanizar la política.  Criticar a Calderón no significa exonerar a sus adversarios. Sencillamente expresa que el único interlocutor válido en la lucha contra el crimen es la autoridad electa. Eso es la democracia. (Reforma)

Hijos de Peña

  • Miguel A. Granados Chapa. No es un libro para lanzar revelaciones sacudidoras. Pero contiene algunas. Y a otras les da un relieve que hasta ahora no alcanzaron. Por ejemplo, la confesión de Enrique Peña Nieto a Rafael Loret de Mola sobre dos hijos tenidos fuera de matrimonio. “Uno murió de cáncer: el otro vive”. Su primera esposa Mónica Pretelini lo sabía. Y eso agrió su relación con su marido, quien admite también que las crecientes diferencias con la madre de los hijos habidos en ese matrimonio “tenían un fundamento: mis infidelidades. Arrastro esta debilidad desde muy joven”. Ese testimonio directo del gobernador mexiquense al novelista (cuyas ficciones políticas y revelaciones de alcoba han tenido gran éxito) fue recogido por el periodista Ignacio Rodríguez Reyna, director de la revista quincenal emeequis, autor de la semblanza sobre Peña Nieto que forma parte del libro Los suspirantes 2012, que está comenzando a circular. Fue presentado el lunes pasado en un hotel capitalino. La idea de Jorge Zepeda Patterson, el ex director de El Universal que hace seis años coordinó una obra semejante, era que la presentación corriera a cargo de tres de los protagonistas del libro. En términos prácticos el número se redujo a uno. Josefina Vázquez Mota mostró que es una rigurosa cumplidora de compromisos, por lo menos los de esta índole, y acudió puntual a la presentación, que aprovechó para abundar en su intención de alcanzar la candidatura presidencial de su partido, aunque el presidente Calderón, de quien fue colaboradora, haya manifestado inequívocamente que su favorito es el secretario de Hacienda, Ernesto Cordero. En un primer momento, Manlio Fabio Beltrones había aceptado ser uno de los presentadores pero la fecha acordada se topó con la celebración de su aniversario de boda. El 10 de mayo se cumplieron 33 años de su casamiento con Silvia Sánchez, madre de Sylvana, su única hija, que ya hizo abuelo al líder senatorial, pues ya es madre de Sylvana Escudero Beltrones. El padre, como se sabe, es uno de los más prominentes diputados del Partido Verde. Había aceptado también integrar la terceta de presentadores Marcelo Ebrard. Cumplió menos que a medias su compromiso. Un acontecimiento insólito lo entretuvo fuera de la capital y apenas pudo dedicar cinco minutos a la presentación del libro. Volvía de Ecatepec de Morelos, en el Estado de México. Fue allí uno de los protagonistas del mayor acto de unidad de que han sido capaces los dirigentes perredistas. Aunque el simbolismo se concentró en la presencia, por primera vez juntos en un escenario desde 2005, de Cuauhtémoc Cárdenas y Andrés Manuel López Obrador, también adquirió sentido en la misma dirección la presentación de Ebrard, que ya no tan a la sorda contiende con López Obrador por la candidatura presidencial que ha de resolverse a fin de año. Igualmente cobró importancia el que el éxito de la convocatoria correspondiera a Alejandro Encinas, cuya estatura política ha crecido en el último decenio y dista mucho de la que tenía en 1993, cuando por primera vez recorrió el Estado de México en busca del voto ciudadano. No menor importancia tenía que sobre el mismo templete convivieran, sin ánimo rijoso, la dupla que dirige el PRD, Jesús Zambrano y Dolores Padierna. Nadie supone que sus querellas serán depuestas a partir de ese lunes emblemático. Pero mostraron su conciencia de que deben atenuar asperezas si quieren encabezar un proyecto político que tenga sentido institucional y que responda a las aspiraciones de cada uno de ellos, manifestadas desde hace más de un cuarto de siglo. Demorado, presuroso, pero contento, así llegó Ebrard a la presentación del libro del que es uno de los protagonistas. Los suspirantes incluye a tres miembros del PRI, los ya citados Peña Nieto y Beltrones y Beatriz Paredes, cuya alineación con el primero la ha conducido al extremo de aceptar ser coordinadora de campaña de Eruviel Ávila… en el municipio de Naucalpan, lo cual indica que se sujetará a las órdenes del coordinador general Luis Videgaray, que está al frente de una campaña aunque no hubiera participado nunca en otra, pues en 2009 fue elegido diputado por la vía plurinominal. Y estará también a las órdenes de Miguel Ángel Osorio, ex gobernador de Hidalgo y fiel servidor de Elba Esther Gordillo, con quien la tlaxcalteca tiene entablado un pleito que no encontrará jamás mediador que lo mitigue. Por cierto que Lydia Cacho, autora de la semblanza de la ex presidenta del PRI, revela que el pasado rural de la ex gobernadora de Tlaxcala fue más la expresión de una gana que una realidad. No fue una muchacha campesina que se abría paso entre el machismo campirano, sino que vivió una cómoda vida urbana hasta que dio en hacer política en su estado natal, donde su padre había sido senador. Por el PAN figuran en el libro coordinado por Zepeda Patterson la mencionada y puntual Josefina Vázquez Mota, el persistente Santiago Creel y el secretario de Hacienda, Ernesto Cordero. Por el PRD aparecen los consabidos López Obrador y Ebrard. Del secretario de Hacienda dice el periodista Luis Miguel González (director editorial del diario especializado El Economista, cuya fundación fue alentada por el gobierno para hacer contrapeso a El Financiero, cuya talante no gustaba en Hacienda) que “es como un libro en edición rústica, lleno de números y gráficos”. Añade que “le cuesta trabajo la comunicación masiva. Lo suyo es la argumentación en corto”. De AMLO dice Jorge Zepeda que va por la revancha, junto con una Morena. (Reforma)

Madero

  • Joaquín López-Dóriga. Madero, ¿por qué me has abandonado? Ayer preguntaba dónde estuvo Gustavo Madero el lunes, que dejó solo a Luis Felipe Bravo Mano en San Francisco del Progreso, en el arranque de su campaña por el gobierno del Estado de México. El martes contestó con una carcajada a esa pregunta y el miércoles diciendo que había estado ocupado atendiendo graves asuntos del PAN. Y la verdad es que Madero no acompañó a Bravo Mena porque tuvo la comida quincenal de la Comisión Política del CEN panista, que coordina Marco Adame, gobernador de Morelos, e integran secretarios como Ernesto Cordero, Alonso Lujambio, Francisco Blake, Javier Lozano; sus gobernadores: Emilio M. González, Juan Manuel Oliva, Guadalupe Osuna, Guillermo Padrés, Rafael Moreno Valle; sus coordinadores legislativos: Josefina Vázquez Mota, José González Morfín y Mariana Gómez del Campo. También está Santiago Creel. De Los Pinos, Alejandra Sota y Roberto Gil, además de Madero, Cecilia Romero y otros nombres de peso en el panismo. A la mesa hablaron de sus temas pendientes en el Tribunal Federal Electoral, de las elecciones en Nayarit, de la alianza o no con el PRD, del proceso por la alcaldía de Pachuca y de si impugnaban o no la candidatura de Alejandro Encinas por el tema de la residencia en el Estado de México, lo que se plantearon y al final desecharon. Ahí estaba, en la colonia Del Valle, comiendo con su estructura, atendiendo los graves asuntos del partido y desairando a Bravo Mena. ¿No se hubiera visto mejor el PAN y Madero, con la estructura de la Comisión Política, acompañando el inicio de campaña en San Felipe del Progreso? Yo creo que sí —lo que es irrelevante—, pero él concluyó que no —lo que sí es relevante—, y por eso lo dejaron solo. Dice Madero que no ha abandonado a Bravo Mena. ¡Qué tal si lo hubiera hecho!******Retales. 1. CON JOSE. Ernesto Ruffo confirmó ayer que regresa a la política como coordinador del proyecto Vázquez Mota por la candidatura presidencial del PAN. Ruffo es un gran activo del panismo y su retorno es una señal muy fuerte por parte de la precandidata; 2. COLEGIATURAS. El que acelera es Ernesto Cordero, tras su presentación, la semana pasada, ante los mil 800 delegados federales, bajo el patrocinio político del presidente Calderón. Ayer defendió el tema de la deducibilidad de las colegiaturas escolares y del desliz del precio de las gasolinas. Recordó a los priistas que con López Portillo la gasolina subió 900 por ciento; con De la Madrid ¡18 mil por ciento!, con Salinas 136 por ciento y con Zedillo 290 por ciento. Con Calderón lleva 33 por ciento; y 3. CORRIDOS. Dice Mario López Valdés que la prohibición de los narcocorridos reducirá la violencia en Sinaloa y que esa medida debe ser a escala nacional. ¡Que así fuera! (Milenio)

Trámites / Brasil

  • Leo Zuckermann. Más sobre trámites absurdos. Ayer decía que hay muchos trámites en México que parecen estar diseñados para fomentar la corrupción. Ponía un ejemplo: sacar un coche, que está a nombre de una empresa, de un corralón en el Distrito Federal. El señor Roberto Pavón me mandó un correo desde Sonora con otro trámite absurdo que, si bien no parece fomentar la mordida, al parecer sólo sirve como trampa para que el gobierno recaude dinero: “Para obtener la revalidación de la tarjeta de circulación en Tijuana, tienes que llevar tu documentación a revisión a una ventanilla en tránsito municipal. De ahí te envían a otra ventanilla donde te cobran una multa ‘por no haber llevado tu carro a revisión mecánica’. Entonces uno dice ‘quiero llevar mi carro a esa revisión, no me multes’. La respuesta es: ‘no existe revisión mecánica, no tenemos ese departamento ’(¿?). Diálogo de absurdos: ‘¿Si no existe revisión, cómo me multas?’ ‘Porque así es, no revisas tu auto, multa’. ‘¡Pero si no existe!’ ‘Ya sé, pero si no hay revisión, multa y no me grite’. Alguien de la cola, ya molesto conmigo, me dijo: ‘Mira, güey, bien se ve que no eres de aquí, esto siempre ha sido así y alguien de afuera no lo va cambiar, así que paga la multa porque la cola ya es muy larga’. Tuve que pagar la multa para poder obtener la revalidación”. En 2008, al presidente Calderón se le ocurrió una buena idea: un concurso para que los ciudadanos identificaran el peor trámite de la administración pública. En ese entonces, el secretario de la Función Pública me invitó a formar parte del jurado de dicha competencia, lo cual resultó una dura labor, pero gratificante. Los jurados no cobramos nada, pero nos enteramos de muchas historias de terror. Lo mejor de todo es que el concurso fue un éxito rotundo de control ciudadano sobre gobierno. Se presentaron veinte mil casos. De éstos, alrededor de mil quinientos fueron excluidos porque se trataba de trámites del sector privado. De los que quedaron, se dividieron en tres: federales, estatales y municipales. Y al final se otorgaron tres premios. El primer lugar, a nivel federal, lo ganó Cecilia Deyanira Velázquez quien recibió un premio de 300 mil pesos. Esta señora tenía un hijo que mensualmente debía recibir gammaglobulina, lo cual representaba un calvario en el IMSS. Catorce pasos para conseguirla. Recetas, autorizaciones, sellos, copias, resellos, vales y llamadas telefónicas para que finalmente le abastecieran del producto. Y cada mes tenía que hacer lo mismo, lo cual le significaba perder hasta cuatro días enteros. El premio de cien mil pesos al peor trámite estatal lo recibió Ana María Calvo, del Distrito Federal. Las actas de nacimiento de sus hijos decían que el padre se llamaba Antonio en lugar de Juan Antonio. Fue a corregir el error al Registro Civil. Le solicitaron promover un juicio donde le exigieron que demostrara que era culpa de ella el error. Le pidieron una mordida para arreglar el asunto. La señora se negó, de tal suerte que sus hijos no pudieron sacar su pasaporte mexicano. El primer lugar del trámite municipal, premiado con cien mil pesos, lo obtuvo Monserrat Contreras, de Toluca. Esta mujer estaba solicitando empleo. Le pidieron una “Constancia de Residencia en el Estado”. Fue a la alcaldía, hizo colas, preguntó, acudió a la delegación de su colonia, le solicitaron estados de cuenta a su nombre, hizo un pago en la Tesorería, esperó su turno en la ventanilla de recepción de documentos, le negaron el trámite por unas copias, sacó las copias y al final le dijeron que iría un verificador del domicilio en tres o cuatro días. Lo único que consiguió fue perder el empleo que estaba solicitando. En su momento felicité al Presidente por este concurso. Les dio voz a los ciudadanos acerca de los trámites gubernamentales. Por desgracia, dicho ejercicio sólo se hizo en 2008. Ya no se repitió. Desconozco por qué. Supongo que hubo muchas presiones políticas y burocráticas para no volver a hacerlo. No lo sé. Lo que sí sé es que lo único que nos queda a los ciudadanos es aguantarnos los trámites gubernamentales inútiles, absurdos o engorrosos. Como el que cuenta el señor Pavón (Excélsior)
  • Jorge Fernández. Desde el Brasil de Lula. Participar en el encuentro de padres e hijos, que se realiza este año en esta bella isla al sur de la ciudad de Bahía, es un privilegio y una forma de entender y comprender mucho mejor América Latina, lo que está sucediendo en Brasil y, obviamente, lo que tenemos, lo que hacemos y lo que podríamos hacer en México. El encuentro de padres e hijos empezó hace nueve años, cuando varios empresarios de la región, entonces impulsados por Carlos Slim, Eike Batista y Gustavo Cisneros, decidieron realizar anualmente un encuentro en el cual pudieran conocerse mucho más, pudieran establecer relaciones de negocios y, además, involucrar en sus encuentros a sus hijos y demás familiares. Han pasado los años, el encuentro ha crecido y en muchas ocasiones son ya los hijos los que llevan los negocios que paulatinamente han dejado sus padres. Este año se realiza en Brasil y nos tocará hablar sobre temas de seguridad en México. Pero lo importante, en todo caso, es ver aquí, en Brasil, a todos los empresarios locales, sin excepción, hablando de cómo están creciendo, de su convicción en el futuro de su país, de sus proyectos de largo plazo, destacar lo que han hecho en el ámbito de la energía y los recursos que les ha generado, destacar cómo han crecido en términos de industria aeronáutica, pero ahora también marítima: cómo, con  apoyo del Estado, pero con la inversión de los empresarios, han construido aviones para exportar, han comenzado a hacer barcos, en general estrechamente ligados con la industria energética, que ha llevado al principal empresario del país, Eike Batista, a decir que podrían construir un trasatlántico llamado Lula. Y es que Luiz Inácio Lula da Silva sigue siendo un presidente convertido en ícono. Y escuchándolo hablar, hace unas horas, se comprende plenamente ese entusiasmo. Lula hace mucho que no habla de lucha de clases: su discurso es de unidad, de complementación, de generar riqueza. Una de las características más evidentes de la diferencia del discurso de Lula con el de otros dirigentes provenientes de la izquierda (o que se dicen provenientes de ella aunque, a diferencia del propio Lula, nunca militaron realmente en ella) es que no habla de la lucha contra la pobreza como un fin en sí mismo. Lula dice que los ricos deben seguir siendo tan ricos o más que ahora para que puedan continuar invirtiendo, pero que los pobres deben ser mucho menos que ahora y que eso es lo que le ha permitido llevar unos 30 millones de brasileños a la clase media. El tema no es la lucha contra la pobreza en sí sino la lucha contra la desigualdad: la sociedad es más igualitaria con base en la generación de riqueza, no en la redistribución de la pobreza, y eso es lo que ha transformado en muy buena medida a este país, y ha generado expectativas que no me había tocado ver en ninguna de nuestras naciones en muchos años. Ayer decía Lula que uno de sus grandes motivos de orgullo era que no había sido Slim ni Batista ni Cisneros ni Bill Gates el que había hecho la mayor colocación bursátil de la historia, la había hecho él, que hace unos pocos años era un dirigente sindical metalúrgico y había terminado como presidente de Brasil, y que no lo había hecho en la Bolsa de Nueva York ni en Chicago ni en Londres, sino en la Bolsa de Sao Paulo, cuando colocó en ésta, poco antes de terminar su presidencia, 70 mil millones de dólares de acciones de Petrobras, la empresa petrolera estatal, en apenas unas horas y consiguió una capitalización extraordinaria para la empresa petrolera estatal y para el país, recursos que se han canalizado precisamente en infraestructura, generación de empleos y programas sociales. Pero hay otro secreto que es público y que ayer mismo Lula, cuando ya ha dejado hace varios meses el poder, pero sigue gozando de peso y sobre todo de enorme legitimidad entre los empresarios del país, explicaba: un presidente no puede tener ideología, tiene que resolver las necesidades del país. Recordaba que cuando llegó al poder muchos empresarios tenían miedo de lo que él pudiera ser y confesaba que él mismo tenía miedo de muchos empresarios. Pero que se dedicó a sentarse, escuchar, hablar y llegar a acuerdos que fueran necesarios para el país, olvidándose, a la hora de buscar soluciones, de la ideología que estuviera detrás. Se dirá que se trata de una cuestión de expectativas y es verdad, pero también, y en muy buena medida, de resultados, de política, de tener absoluta claridad de dónde se parte para saber hacia dónde llegar. Y de pensar, desde México, que, cuando se hace la comparación de las oportunidades que tenemos en México respecto a las que hoy enorgullecen a Brasil, no sólo no estamos lejos de ellas, sino que incluso podemos superarlas. Lo que lo impide es la política, el sistema, una clase dirigente que sigue pensando, día con día, en la próxima elección, aunque sea estrictamente local, y casi nunca en la próxima generación (Excélsior)

Ciudadanos

  • Carmen Aristégui. Poderes y ciudadanos. Se gesta en el mundo, y con cierta velocidad, lo que algunos quieren ver ya como un nuevo tipo de poder ciudadana. Germina hoy en plazas, calles y manifestaciones que aparecen en cualquier parte del planeta. A diferencia de muchos movimientos, revueltas y revoluciones que se han dado en la historia de la humanidad, lo que hoy sucede se diferencia, de varias maneras, de otras transgresiones culturales, sociales y políticas como las vividas en 1968 o el fin de la Guerra Fría y la caída del Muro de Berlín. Internet y redes sociales por sí mismos son actores de gran relevancia. Con ideas básicas se logra congregar a millones que comparten este impulso vital para transformar el actual estado de cosas. Miles de jóvenes, y ahora también de mayores, se congregan en las calles de Grecia, Inglaterra, España o Portugal, en Europa; en Medio Oriente, en el norte de África y, a su manera, en México. Se protesta por el desempleo, la violencia, la impunidad, el bipartidismo, el sometimiento o los regímenes autoritarios. Los españoles, en estos momentos, por ejemplo, lanzan frases que cuestionan a su sistema a días de unas elecciones: “Le llaman democracia y no lo es”, gritan a voz en cuello. Razones hay, y sobradas, para manifestarse en cualquier sitio. Los miles o millones en las calles, sus ejes de comportamiento y la fuerza de sus expresiones dan pauta a suponer que estamos ante el asomo de algún tipo de transformación que marcará los ejes civilizatorios. O no, porque nadie sabe, a ciencia cierta, el desenlace. Lo cierto es que los poderes hoy están confrontados seriamente. Los ciudadanos están enojados. Hasta la madre, diría el poeta Sicilia. Las protestas se amplían en varias regiones del mundo y el fenómeno contestatario recarga en internet amplios afanes de contagio. Motivos para manifestarse sobran. Los miles que en estos momentos abarrotan la Puerta del Sol, en Madrid y otras ciudades de España, desafían con su presencia la prohibición ridícula ya de la Junta Electoral municipal, que exige que se retiren para no entorpecer las elecciones del domingo. Protestan, como otros, por un modelo que excluye, que concentra y que reduce las oportunidades. En la de España -como en las revueltas del mundo árabe y las otras europeas- protestan por el desempleo, los recortes sociales, contra los bancos y, en especial, contra políticos y clase gobernante en general. Este domingo 22 se espera, por ejemplo, un revés de antología para el PSOE, aunque en la plaza principal nadie festina al Partido Popular. En estas plazas, como en las árabes, están también ahí los jóvenes educados, comunicados y desempleados. La revuelta de “los licenciados”, le llamaban los tunecinos. Cuestionan al sistema. Muestran las fórmulas de representación de la sociedad sumidas en una franca crisis. Critican los mecanismos de acceso y del uso del poder, los modelos económicos; la disfuncionalidad institucional. Quieren que se les escuche. Lo de México tiene resortes similares pero palpita de otra manera. La marcha que encabezó Javier Sicilia el pasado 8 de mayo convocó a padres, madres y hermanos dolientes de la violencia nacional. Lo que camina ya como un movimiento arrastra los agravios y dolores que se han producido en esta espiral de violencia. Integrantes del Movimiento por la Paz y la Justicia han informado que a la caravana que tiene como destino Ciudad Juárez se le han sumado otras organizaciones sociales en México y también de Estados Unidos. Los convocantes han dado pasos para trascender las fronteras y eso es algo que no todos esperaban ver. A la movilización se le ha dotado de contenido, con los seis puntos redactados para impulsar un pacto nacional. Se ha dicho que ”los de Juárez” no quisieron que allá fueran los representantes de los poderes -destinatarios y responsables de lo que se exige pueda ser realizado en los seis puntos-, por lo tanto, el 10 de junio, lo que se espera es una ampliación de la expresión ciudadana para elevar la exigencia a los poderes establecidos pero no el pacto con los poderes. Sin la exigencia de la renuncia de García Luna como condicionante para un diálogo con el Ejecutivo y la postergación de la exigencia a los poderes para comprometerse en tareas específicas, verificables y auditadas socialmente, el vigoroso movimiento desatado por el caso Sicilia entra, sin duda, en una recta de desafíos y definiciones (Reforma)

 

Muñecas / Florence

  •  Raymundo Riva Palacio. Las muñecas de la mafia. Víctor Valencia Ramírez fue ejecutado el 30 de marzo pasado de la misma forma como su hermano fue asesinado un mes antes en el Hospital Ángeles del Pedregal: quirúrgicamente. Con Víctor se encontraban Diana y Lisette, que acababan de pasar con él una semana en Cancún. Diana, una hermosa modelo, se decía su novia; Lisette era su amiga. Las dos son colombianas, como también lo es Karla, esposa del hermano de Víctor, David. Más de un año antes, Juliana narraba en su página de Facebook lo dichosa que era en México con su novio. Nadie sabía quién era el galán de la ex miss colombiana hasta que la policía los detuvo en una residencia en Bosques de las Lomas, un barrio de ricos y millonarios en el poniente de la ciudad de México. El novio era José Jorge Balderas Garza, que adquirió fama internacional como El JJ, quien atentó contra el futbolista Salvador Cabañas. Las vidas de Diana, Lisette y Juliana se entrelazan con las mafias mexicanas que han incrementado el tráfico de mujeres colombianas a México. Este fenómeno ha introducido una variable de creciente preocupación en el combate al narcotráfico y a la delincuencia del fuero común, donde las mujeres, por lo general modelos, llegan a este país mediante un mecanismo que se conoce como “prepago”, que funciona a través de páginas sexuales en Internet. Juliana fue contactada en Colombia por un mexicano no identificado relacionado con el medio artístico, quien le dijo que tenía un amigo, a quien le había mostrado su fotografía en Internet y que deseaba conocerla. Cuánto cobró por venir a México y por quedar a disposición sexual de El JJ en el momento que lo deseara, nunca lo reveló Juliana. Las tarifas, de acuerdo con autoridades colombianas, las establecen ellas en forma casuística. Lo que sí se sabe ahora es que durante los menos de 12 meses que estuvo en México, envió miles de dólares a su familia en Colombia. Diana también era una modelo que se anunciaba en las páginas de Internet colombianas. Ganaba alrededor de tres mil 500 dólares por mes y Víctor Valencia Ramírez la descubrió en la red y comenzó una relación a distancia. El mexicano no la contrató prepago para que viajara. Él viajó a Colombia a donde entró con un pasaporte verdadero mexicano bajo otro nombre en dos ocasiones, y hasta conoció a sus padres. La tercera vez que se vieron no fue en Bogotá, sino en Cancún, a donde la llevó con el argumento de que sólo así sabría si deseaba tener una relación tan seria como él deseaba. Emocionada por la labia de Valencia Ramírez en Colombia subrayan el talento mexicano para engatusar y enamorar mujeres y el dinero que gastaba en ella, viajó a Cancún, desde donde le habló a su amiga Lisette, estudiante de comunicación, de buena familia y educada como Diana, para invitarla también a cargo de su novio. El día que lo asesinaron comía con Diana en un restaurante en la delegación Benito Juárez, y Lisette se les unió porque perdió el vuelo de regreso a Bogotá. Víctor, como su hermano David, operaban dentro de la delincuencia organizada como transportadores de dinero a Colombia y fueron asesinados en un ajuste de cuentas ordenado por sus jefes en Guadalajara, una plaza controlada por el Cártel del Pacífico. Karla, la esposa de David, declaró una vez antes de perdérsele a las autoridades, pero Diana y Lisette están en arraigo mientras se comprueba si están relacionadas con el narcotráfico o, si como Juliana, fueron víctimas de las mafias mexicanas y son liberadas y deportadas. La presencia en México de las muñecas de la mafia como se llama una popular telenovela colombiana, tiene a las policías llenas de conjeturas, sin terminar de saber si meramente son víctimas de narcotraficantes, o forman parte de redes más complejas de vigilancia sobre los contactos mexicanos de los cárteles colombianos. Las bellezas colombianas muestran sus atributos físicos en las páginas sexuales de la red en Colombia, en las que aparecen como “acompañantes” que se rentan por hora. Cómo llegan a México permanece aún sin un patrón determinado como lo muestran los casos de Diana, Lisette y Juliana, no así el flujo creciente de colombianas que se concentran en departamentos alquilados en la colonia Roma, contigua a la delegación Benito Juárez, donde se han dado recientes ejecuciones vinculados con colombianos, y a la colonia Condesa, donde viven varios de quienes son sus enlaces en este país. Las colombianas, guapas, salerosas y extrovertidas, se han convertido en el ingrediente aspiracional de los narcotraficantes mexicanos. Las autoridades de los dos países ven con alarma este reciente fenómeno criminal, primera estación del narcomenudeo, una externalidad del narcotráfico que se ubica ahora en el ámbito local, y que es el principal detonador de la violencia en México. Sin embargo, la preocupación no se ha trasladado todavía a una nueva colaboración entre México y Colombia, pese a que estos flujos de colombianas parecen moverse con amplios rangos de impunidad. Los dos países enfrentan el desdoblamiento del narcotráfico, que representa nuevos desafíos para las policías de ambas naciones. Se les está haciendo tarde para ponerse de acuerdo y actuar, antes de que este nuevo crimen sea heredado a las siguientes administraciones, como en el pasado otros gobiernos dejaron el narcotráfico como legado. Nota: Francisco Yáñez, ex director de la Lotería Nacional dijo, en relación a la columna en este espacio Los Fantasmas de Gordillo, que no está distanciado de la maestra Elba Esther Gordillo, y que tampoco participa en ninguna campaña política en su contra. (La Razón)
  • Ciro Gómez Leyva. Asómate en serio, Ciro, a la verdad de Florence. Recibo una carta de Agustín Acosta, el penalista que defiende a Florence Cassez, abogado por quien tengo un gran aprecio. Cuestiona esta frase de La historia en breve de hace unos días: “Pedir la cabeza de Genaro García Luna es montarse en la verdad de Florence Cassez”. Cuidadoso, pero muy duro, Agustín escribe: “Preciso que ni Florence ni su defensa hemos pedido la renuncia del secretario de Seguridad Pública. Hemos querido evitar la personalización de un litigio. Empero, tal parece que la lógica, o mejor dicho, la percepción ineludible de ese proceso, se concentra en una ecuación perversa: el prestigio del ministro contra la libertad de la joven. No es de extrañar, así ha ocurrido en otras causas célebres. Pienso en el capitán Dreyfus: el honor de un ejército contra la vida de un oficial”. “Defiendo a Florence animado por una convicción íntima, y no por un postulado retórico. Hoy mejor que nunca alcanzo a ver la luz de su inocencia. La defiendo además porque creo que las manipulaciones que la mantienen en la cárcel han torcido la justicia y atentan contra seguridades y valores fundamentales de los que estamos en extremo necesitados. “Ahora bien, es imposible defender la libertad y el honor de la joven sin criticar el proceso que la condena y articular en ello un extrañamiento a quienes han optado por métodos que, por decir lo menos, resultan cuestionables. Y eso lo digo sin entrar al tema de sus resultados. Anticipo eso sí que esos resultados serán cada vez más cuestionados (…) La gestión del secretario está sujeta a escrutinio y es tema abierto a la discusión de los que vivimos o estamos en contacto con lo público. “Del asunto Florence, mucho falta por saber, nos dará oportunidad para comunicarnos. Al despedirme, en todo caso, te hago una invitación: asómate en serio a la verdad de Florence.” (Milenio)

Migrantes

  • Pablo Gómez. Venta de migrantes. Existe una denuncia de venta de migrantes centroamericanos en contra de oficiales mexicanos del Instituto Nacional de Migración. El Partido Acción Nacional ha bloqueado una cita de urgencia al secretario de Gobernación para que explique en la Comisión Permanente del Congreso el estado que guarda esa dependencia que se encuentra bajo su mando. Cualquiera diría que es deber de un partido exigir el esclarecimiento de graves hechos denunciados, pues no hay peor desempeño de un servicio de migración que vender extranjeros a bandas de delincuentes que los extorsionan y los asesinan. Pero el PAN es cada vez menos un partido político. Francisco Blake tendrá finalmente que comparecer aunque por lo pronto logró evadir la cita. Y en el debate que se realice en el Congreso tendrá que explicar los motivos por los cuales él no conoce el desempeño de Cecilia Romero, ex comisionada de Migración y actual secretaria general del PAN. Es inaceptable que no exista en la Secretaría de Gobernación ningún procedimiento de investigación sobre las acciones y omisiones de Romero cuando se han registrado matanzas de indocumentados y denuncias escandalosas, todo lo cual, por sí mismo, debió haber abierto una averiguación interna de carácter administrativo. La corrupción en el Instituto Nacional de Migración es conocida y con frecuencia denunciada, pero sin consecuencias. Ahora, Beltrán del Río, nuevo comisionado, anuncia averiguaciones, reacomodos y despidos de varios oficiales, pero no existe ningún informe sobre la situación que guarda esa dependencia. Hace años, unos extranjeros que habían entrado al país sin permiso fueron “robados” en un camino mientras eran trasladados hacia una estación migratoria. Nadie creyó lo del “robo de cuerpos” y todo mundo dio por hecho que habían sido vendidos o regresados a los traficantes de migrantes. El gobierno se hizo ojo de hormiga, como siempre, y las cosas siguieron igual. Cuando se descubrieron las narcofosas de San Fernando, Tamaulipas, el gobierno no realizó ninguna investigación hacia dentro del instituto, sino que se limitó a encarcelar a unos policías preventivos de ese municipio bajo el cargo de haber colaborado con los asesinos. El gobierno insiste en que el INM es una dependencia en la que impera la honradez, pero que algunos malos elementos quizá pudieron haber cometido faltas o delitos. La versión oficial es insostenible, pues el prestigio de los jefes del instituto es muy malo. Por otro lado, la consabida respuesta de exigir pruebas a quien denuncia o pide que se investigue es una forma de negarse a dar cuenta de lo que está sucediendo en una dependencia pública. Quien debe probar la comisión de un delito es siempre la autoridad y nunca el denunciante. A los ciudadanos les corresponde pedir al gobierno que haga su trabajo, que rinda cuentas, que vigile el desempeño de los servidores públicos, que presente cargos. Como en México se han puesto las cosas al revés, toda exigencia es respondida con la consabida respuesta de “pruébalo”, de tal manera que ya nadie puede denunciar y todo debe seguir igual de bien en el mejor mundo posible. Por el momento, Cecilia Romero no se siente en la obligación de hacer la menor aclaración ni ha rendido cuentas a nadie sobre su propio desempeño. Ella es ahora portavoz de un partido político que tampoco se siente en la obligación de pedirle cuentas, de preguntar, siquiera, la posible relación entre San Fernando y el Instituto Nacional de Migración. ¿En qué ha cambiado México?  (Milenio)

Debacle

  • Luis Javier Garrido. La debacle.  El proyecto de Washington de someter a América Latina a su esquema de “seguridad nacional” -que es la vía para controlar los recursos estratégicos de la región- ha encontrado en el gobierno de Felipe Calderón un instrumento que, aunque torpe e ineficiente a su juicio, se muestra cada vez más dócil y entreguista hacían los intereses estadunidenses, como lo ha demostrado en la falsa “guerra contra el narco”, y en consecuencia la Casa Blanca está resignándose a respaldar cada vez más al panismo. Acción Nacional, asumiendo esta situación, busca a su vez usufructuar su entreguismo utilizando las múltiples complicidades establecidas con funcionarios estadunidenses para pretender enquistarse en 2012 en el poder. 1. El llamado delirante formulado por Calderón a sus colaboradores a impulsar en el último tercio del sexenio las contrarreformas neoliberales en materia laboral, energética y de seguridad que se reclaman desde Washington, y en el que insistió durante una larguísima reunión a la que convocó para ese efecto en el Centro Banamex el viernes 13 -durante la cual se asumió como un “churchilito” tropical-, no es por consiguiente más que otra demanda de apoyo, en la que incluyó también al PRI, para acelerar el desmantelamiento del Estado posrevolucionario, y entregar los últimos vestigios de la soberanía mexicana al capital trasnacional. 2. El discurso de la derecha mexicana no logra ya confundir a nadie, y cuando Calderón y los panistas hablan de “las reformas necesarias” a lo que están haciendo referencia es precisamente a la entrega por completo de México al control de Estados Unidos, dejando que las agencias estadunidenses se encarguen de “la seguridad interna del país”, que las multinacionales se apoderen de los recursos energéticos de México -y en particular del petróleo- y que los derechos laborales de los trabajadores se cancelen por completo para que el territorio nacional se transforme en una vasta maquila para supuestamente competir con China, lo que les urge culminar en lo que resta del sexenio. De ahí la urgencia de Los Pinos por convocar a las cámaras federales a un nuevo “periodo extraordinario” de sesiones, y también las ya no tan veladas amenazas al PRI que Calderón formula diariamente. 3. El gobierno de facto de Calderón no tiene otra oferta que hacer a Washington que la de entregarte por completo el país, de ahí que reitere una y otra vez hacia el exterior los signos de su sumisión: intentando no sólo hacer aprobar al vapor la legislación fascistoide en materia de seguridad y las contrarreformas energética y laboral, sino multiplicando las acciones que dan argumentos a Washington para una intervención más directa en México, como acontece con las matanzas de migrantes y ahora los episodios sangrientos en la frontera sur y en Guatemala, que en lo sucesivo van a reproducirse de la manera más burda, o con declaraciones que avalan las tesis del Pentágono. El embajador mexicano en Estados Unidos, Arturo Sarukhán, haciendo ya suyo el discurso intervencionista de Washington, comparó hace dos días a los cárteles de México con organizaciones terroristas. 4. La violencia la van ahora a imponer las agencias estadunidenses en el sureste mexicano y los países centroamericanos -como se ve tras lo acontecido en Guatemala—, cuyos principales gobernantes actúan ya como cómplices de la llamada Iniciativa Mérida y estos últimos acontecimientos deben ser un motivo de alerta para todos. 5. Los continuos llamamientos de Felipe Calderón al PRI para que sus legisladores aprueben en las cámaras esas contrarreformas legales que liquidan la viabilidad histórica de México van, por lo mismo, cargadas insidiosamente de la acusación de que durante los años del priísmo se desarrollaron los cárteles y el modelo que los panistas llaman “populista”, tratando de que Washington vete al futuro candidato presidencial del PRI de no aprobar este año el Institucional esos engendros seudolegales, lo que tiene a los priístas contra las cuerdas. 6. El modelo político que ha ido emergiendo en este sexenio para hacer de México un protectorado funcional a los intereses hegemónicos de Washington, diseñado de manera muy tosca por asesores extranjeros, es el de un Estado centralista con el argumento de que el federalismo propicia un desorden en materia de seguridad pública, como se reitera desde Los Pinos todos los días al acusar a los gobernadores del PRI (y del PRD) de falta de colaboración en “la guerra de Calderón”. Así se hizo intervenir desde 2007 a las fuerzas armadas en estados y municipios, sin sustento legal alguno y en flagrante violación a la Constitución; así se legisló en 2010, contradiciendo muchas otras leyes, que el narcomenudeo -que es por esencia un delito federal- debería ser en lo sucesivo local, y de la misma manera se pretende ahora que la Procuraduría General de la República puede “evaluar” y descalificar a los gobiernos locales (en manos del PRI y del PRD, naturalmente) por no cumplir a juicio del señor Calderón y sus colaboradores con sus responsabilidades en materia de seguridad. 7. La evaluación que pretende hacer Felipe Calderón de los gobiernos estatales (y en especial, desde luego, de los del PRI y del PRD) en lo relativo a sus acciones en materia de seguridad y por su colaboración en su “guerra contra el narco”, que empezó a delinear en una conferencia de prensa Juan Miguel Alcántara Soria el martes 17, es contraria a los fundamentos federales de la Constitución mexicana y configura una nueva injerencia inadmisible del gobierno central en la vida interna de los estados de la Federación que transgredía gravemente el orden constitucional, por lo que sorprende que no se haya producido una reacción vigorosa a tamaño despropósito. 8. El régimen federal se sustenta en la coexistencia de dos órdenes jurídicos distintos en el país: a) el federal y b) el particular de cada uno de los estados de la Federación, cada uno con su propia jurisdicción, y en el caso de México los delitos contra la salud son responsabilidad del gobierno federal, exclusivamente a través de la PGR y no tiene por qué es la tratar de responsabilizar a las autoridades locales de su ineptitud y venalidad. ¿Qué pasaría en Estados Unidos, por ejemplo, si el gobierno de Obama intentara evaluar, fiscalizar o regañar a las autoridades policiacas del estado de Nueva York? 9. En medio del desastre al que Calderón y los panistas han llevado al país, no deja de sorprender, sin embargo, el tono delirante con el que el gobernante espurio mexicano pretende estar cambiando a México, manifestado en la reunión del viernes 13, en la que en el subtexto de su discurso pretende haber ya logrado destruir por completo el orden constitucional vigente y cree haber impuesto en el país un supuesto “orden” neoliberal, que nadie ha definido, y que él hace sayo como disciplinado empleado de las multinacionales. 10. La demencia de la derecha mexicana en su obsesión, primero por alcanzar y ahora por mantenerse en el poder, la ha conducido a destruir las instituciones de la República, a entregar el control de espacios estratégicos del país a agencias extranjeras”, a llevar a los mexicanos al peor desastre social y económico de su historia, a hundir a todo México en un baño de sangre sin sentido que ha desquiciado la vida de un pueblo vejado y empobrecido como nunca, que por eso ahora te grita en todos los tonos a Felipe Calderón y a su equipo de ineptos y entreguistas que: “¡Ya basta!”  (Jornada)

 

Anuncios

Acerca de Imagen Política

Somos un grupo de profesionales de la comunicación, que hemos conjuntado nuestra capacidad y experiencia en las áreas del periodismo escrito, radiofónico y de análisis político, que nos permite ser la firma más exitosa de: consultores políticos, de comunicación, estrategias de mercadotecnia y cabildeo.
Esta entrada fue publicada en Síntesis Política y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s