Síntesis Política de Imagen Política

Finanzas, Negocios /Energía

  • Captación irregular, tema de “preocupación” Babatz
  • Entrarán menos Sofom al mercado: Rahmane
  • ABM ya analiza propuesta de corresponsales
  • Créditos hipotecarios  en pesos: Gavito
  • SCJN da revés a Tianguis Turístico itinerante
  • Sectur: no hay decreto que amarre tianguis a Acapulco
  • Alexis Milo nuevo comisionado de Cofetel
  • Pemex niega subir comisiones a gasolineros
  • Menor dinamismo de empresas manufactureras

 

Seguridad /Justicia / Salud

  • Pega inseguridad a 68% de IP en el norte
  • Achaca PGJEM a SSP violencia en Edomex
  • Ofrece la PF 4 mil plazas de $12 mil a egresados
  • Peña Nieto pide replantear la estrategia vs crimen
 

 

 

 

Gobierno / Partidos / Congreso /  Estados

  • Trasfondo político en negativa a Telmex: Corral
  • Cordero sabía de grupo de apoyo; Calderón, no
  • Vega Casillas: aprobar la Ley Anticorrupción
  • PAN no sirve para gobernar: Moreira
  • México preparado para tener presidenta: Madero
  • Candidato de unidad en PRI-Michoacán

                                                                    TITULARES DEL DÍA
Financiero Inseguridad no frena la recuperación: Cordero
Economista SCJN frena salida del tianguis de Acapulco
Reforma Castiga violencia a 68% de negocios
Universal Temen “carrera” de armamento con narco
Jornada Hacer de la policía “sacerdocio cívico” insta Calderón
Milenio Calderón invita a la PF a universitarios
Excélsior Sin refinería, ya amarraron prestaciones
Sol de México Exhorta Calderón a hacer de la policía un sacerdocio cívico
Crónica FCH bautiza tarea policial como “sacerdocio cívico
La Razón Promete Ebrard acelerar caso de nigeriano
Impacto Diario Cordero desmiente a Castens

  • Castiga violencia a 68% de negocios. Las empresas del norte del País son las más afectadas por la inseguridad, de acuerdo con la “Encuesta de Perspectivas del Sector Empresarial” elaborada por el Banco de México (Banxico). De acuerdo con los resultados de la investigación, el 68.1 por ciento de los negocios de la región norte –Baja California, Sonora, Chihuahua, Coahuila y Nuevo León– ha sufrido las consecuencias de la violencia. En las entidades clasificadas por Banxico como del centro-norte: Baja California Sur, Aguascalientes, Colima, Durango, Jalisco, Michoacán, Nayarit, San Luis Potosí, Sinaloa y Zacatecas, el 66.6 por ciento de los negocios dijo sentirse dañado por la situación de inseguridad. En contraste, según la investigación, en la región sur el problema ha afectado al 47.6 por ciento y en el centro al 61.2. En el centro están el DF, Estado de México, Guanajuato, Hidalgo, Morelos, Puebla, Querétaro y Tlaxcala; y en el sur, Campeche, Chiapas, Guerrero, Oaxaca, Quintana Roo, Tabasco, Veracruz y Yucatán. En la primera encuesta que presenta por grupo de entidades, el banco central detalló que los delitos tienen consecuencias diferenciadas, según la región. Por ejemplo, para 27 por ciento de las empresas de las entidades del norte, la inseguridad ha ocasionado la pérdida de oportunidades de negocios e inversiones; el 22 contestó que le han robado mercancía; el 12 sufre una reducción en ventas y 7 por ciento ha elevado el gasto en seguridad. En el centro del País, el principal problema es el robo de mercancías, ya que 42 por ciento de las empresas lo señalan como el efecto más fuerte. En respuesta a la inseguridad, los empresarios –sin importar la región a la que pertenecen– han optado por contratar personal de seguridad, instalar equipos con cámaras y alarmas, cambiar la jornada laboral, limitar el uso de efectivo y ofrecer medidas de apoyo a su propio personal. El director de Estudios Económicos del Banxico, Alberto Torres, destacó la menor preocupación que existe en la región sur, si se compara con el norte. (Reforma)

 

 

Sucesores

  • Rafael Segovia. Sucesores. ¿Goza el Presidente de algún privilegio que le autorice designar a quien le pueda suceder en la Presidencia de la República? Los casos de fuerza mayor son contados y están especificados por la Constitución, podemos pues decir que la inmensa mayoría de los mexicanos pueden considerarse candidatos, sin embargo… no todos están de acuerdo en este punto. A muchos les parece que el actual presidente, el señor Calderón Hinojosa, se pasa de la raya sin faltar en un solo momento a esta tan traída y llevada Constitución. Es un caso político que no pasa de ser lo que los políticos del pasado llaman “materia opinable”, sobre la cual hay tantas opiniones como individuos, pero algunos individuos tienen “opiniones” y “medios” tan valiosos que parece abusivo que expresen su parecer. Seamos claros, en nuestro sistema político, dado los medios de que dispone el Presidente, resultaba y resulta abusivo designar a su candidato a sucederle. Pareciera que hay un deseo de regresar a las viejas costumbres; el Presidente vuelve a significar su deseo de que alguien de su preferencia le suceda y sobre todo que la noticia salte a la prensa y la televisión, pues sabido es que esta selección no puede permanecer en el secreto mucho tiempo, sobre todo cuando ya se ha empezado a movilizar a los amigos y parece ser que a la familia también.  Esta manía de no quedarse encerrado es una tradición que parecía superada por el crecimiento de los partidos y por una legislación que se orientaba hacia una organización democrática con una vaga intención centrista, léase derechista. No resiste la voluntad de un Presidente que advierte la precariedad de su poder evanescente, y la necesidad de reforzar una presencia futura no siempre lograda De algunos presidentes la imagen -aunque no sea más- permaneció y permanece. El presidente que de una u otra manera está presente; está Lázaro Cárdenas, que tuvo el valor de no dejar a su hombre, al hombre que habría adoptado su manera de pensar, en un lugar donde el país no quería verle. El país no quería verle y puso -aunque no fue una selección totalmente suya- a un hombre sin color pero que llevaba a una paz con la Iglesia, y a un mundo que se preparaba para la guerra y donde la presencia e influencia de Estados Unidos era inevitable. A su preferencia antepuso lo que pensaba era el interés del país, un interés de ciertos grupos que está más presente que nunca Todo lo contrario del que priva en este momento: manifiestamente a la derecha, beato, inseguro, sin más horizonte que el marcado por la amistad y la ignorancia de una voluntad nacional olvidada cuando se enfrenta con un deseo tan peculiar como contradictorio. Todo esto no obsta para que no se pueda encontrar una voluntad política contraria a la dominante que no sabe cómo articularse a la izquierda o a la derecha No se ha encontrado un solo líder capaz de exponer un principio de programa porque, difuso y disuelto en la opinión pública, no existe esa voluntad flotando en el aire donde se entrevé, aunque sea de manera borrosa, un deseo de romper con un presente que no satisface a nadie. Los nombres aparecen y se harán populares con una velocidad de vértigo, sobre todo los del PAN, cosa natural, pues es el Presidente quien ordena el baile. Como de costumbre los danzantes son bastante mediocres y llevan el paso con una regularidad de autómatas, nada extraño, pues todos han actuado como piezas desechables del gabinete presidencial. Ha habido una tranquilidad y una estabilidad que lógicamente debían haber tenido algún logro, cosa que no se obtuvo. Uno tras otro pasaron como una procesión fúnebre, declamando sus fracasos, que para eso fueron nombrados. Se sabe que el Presidente nunca se equivoca, al menos en público, en privado no sabemos si sus actos impopulares los celebra a carcajadas mientras se los atribuye a alguna de sus víctimas propiciatorias. Por ejemplo, el que en México el señor secretario de Hacienda y descrédito público pintara un cuadro idílico con mexicanos motorizados y otras lindezas, pero que el Presidente dejó pasar como dejó que se formara un grupo para apoyarlo en su ruta hacia la Presidencia Por lo pronto se mantiene en reserva, pues no quiere crear una confusión demasiado grande Se le olvidó decir la verdad, o sea que no quiere meter en líos a un gobierno demasiado débil: ¿o es que queda alguien con derecho a voto que crea en un triunfo del PAN? Ése es el segundo número, el voto panista viene de un hombre o mujer de la clase media, medio ilustrado, criollo, comido por las frustraciones que ya son hereditarias ante los éxitos de quien no piensa como ellos. En lo más recóndito de su existencia duerme un priista, un hombre respetuoso de la autoridad, dispuesto a votar por alguien designado de antemano, pero que experimenta una gran satisfacción con la derrota de un panista. (Reforma)

Maniqueísmo

  •  René Avilés Fabila El maniqueísmo a la mexicana. Antes de ser una manía insufrible, el maniqueísmo fue una doctrina fundada por Manés (persa del siglo III, murió crucificado, curiosamente, igual que Cristo) y diseminada por sus discípulos a lo largo de Asia. Partía de un principio sensato: hablaba de la coexistencia entre dos valores opuestos: el mal y el bien. Se extendió por el mundo antiguo y lo último que supimos fue que todavía tenía adeptos en algunos lugares de Europa alrededor del siglo XI. Luego se usó el término para calificar una suerte de extremismo, una intolerancia extrema y chocante: Lo mío es mejor que lo tuyo. Derivó en conductas insensatas de intolerancia que se han adueñado del planeta. En México lo cultivamos con esmero y vulgaridad: López Obrador (el bien) es perfecto y Peña Nieto y Calderón (el mal) son seres malvados. No hay forma de ver que todo tiene su lado correcto y simultáneamente grados de incorrección. Lo perfecto no existe. El gran ejemplo es literario y nos lo entregó Robert Louis Stevenson en El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde, al mostrarnos que bien y mal coexisten en una persona y que una pócima basta para pasar de uno al otro. Borges lo decía con una metáfora alusiva al escritor inglés. Todos somos Jekyll y Mr. Hyde. Ninguno es exclusivamente malo o bueno. Luis Echeverría podría decir que no somos ni buenos ni malos sino todo lo contrario. Pero lo grave es que los partidos políticos y los caudillos iluminados nos mantienen en una profunda división que los partidos aprovechan perfectamente para sacarle raja. Perdemos más tiempo ofendiéndonos entre nosotros, los ciudadanos, que dando la batalla a los políticos. En el fondo vivimos en espera de algún caudillo salvador, sin percatarnos que la solución está en la sociedad en su conjunto. Realmente este ambiente mueve a risa. Si un político se va del PRI al PRD, es un héroe y una persona digna. Pero si se marcha del PRD al PRI, es un asco, un sujeto perverso, inmoral y canalla. Espero no me hayan faltado adjetivos. Son muchos los que hablan de una alianza PRI-PAN, llegan a calificarla de PRIAN. La realidad muestra que hay docenas de elecciones donde son el PAN y el PRD quienes se han coaligado. O presenciar a políticos que han estado en todos los partidos sin excepción como Porfirio Muñoz Ledo y al verlo del lado de AMLO, está a salvo y es un justo. Tal simplismo asusta. Es como demandar que los candidatos salgan de la sociedad civil y nos ponen como mejores ejemplos a políticos profesionales. Viene al caso porque ahora he podido ver una buena cantidad de tipos ofendidos porque René Arce, a quien apenas conozco en persona a pesar de compartir páginas en Crónica, decidió irse del PRD, para hacer trabajo político con Eruviel Ávila. En realidad la lista de quienes migran del PRD al PRI es más amplia, pero es Arce quien cuenta ya con la animadversión de los hombres y mujeres que representan la pureza nacional que a su vez encarna un prófugo del PRI: López Obrador. Marcelo Ebrard, quien se formó en este organismo en época de Carlos Salinas, mostró inmediatamente su malestar. En una frase enigmática para quienes lo conocemos y padecemos, dijo refiriéndose al grupo de personas que optan por una solución distinta: “Bueno, va a donde siempre ha estado su corazón. No me extraña.” Esto, dicho por un ex priista reconocido, que hoy tolera la corrupción, practica el autoritarismo y privatiza lo que encuentra, comprueba que algo está mal en el país. Pero esto no es sólo una característica de los militantes y simpatizantes del PRD, PT y Convergencia, creaciones de políticos tránsfugas del PRI que fueron malos y hoy son buenos a toda costa. Alejandro Encinas, dejando de lado su historial de mentiras, incapacidades y apoyos a legisladores vinculados al narcotráfico, asumió una conducta semejante a la de Ebrard para ironizar a quienes se suman a la campaña de Eruviel Ávila. No hubo reflexión autocrítica, sólo ironías. Los panistas hablan de pureza política; ahora en picada, recuerdan a su único gran teórico, Manuel Gómez Morín, asimismo mienten y buscan la manera de justificar su turbia relación amor-odio por el PRD. Sus más activos militantes pasan de las ofensas al PRD a las declaraciones de cariño. Aquí el maniqueísmo es más discreto. Insufrible es el de aquellos que tratan de hacer política en cafés, bares, en Internet o en las esquinas donde se encuentran. Lo peor es que cada quien, utilícelo como lo utilice, está convencido de su verdad. Parecería que medio México se ha emborrachado con Calderón, están seguros que es un “teporocho” o que Peña Nieto es el “títere” de Televisa. Del otro lado, los enemigos de Obrador afirman, como si fueran especialistas, que es un “desquiciado”. ¿Sobre estos argumentos discutimos? ¿Podríamos ver con calma antecedentes, conductas, realizaciones, ideologías, relaciones con bastiones de poder…? No, los calificativos anticipan el tono de la polémica. Pobre Manés, cuando elaboraba su doctrina pensaba en Zoroastro y Buda, no en los mexicanos de hoy (Crónica)

Lujambio

  • Pablo Hiriart. La quincena de Lujambio. Si la candidatura presidencial de los partidos se definiera por resultados en las tareas encargadas, un finalista del PAN sería Alonso Lujambio. En quince días sacó dos acuerdos con el SNTE que parecían imposibles: atar los premios e incentivos de Carrera Magisterial a los resultados que obtengan los alumnos en la prueba ENLACE, y que los profesores sean evaluados en su desempeño y conocimientos. En el PRI y el PRD dicen que Lujambio es un “señorito que no se va a ensuciar los zapatos”, y en el PAN lo ven débil porque hay otro miembro del gabinete que parece contar con la bendición oficial. Tal vez sea verdad que no se ensucia los zapatos y que como precandidato no tenga la fortaleza que dan los apoyos superiores. Tal vez. Pero lo que se necesitaba de él no era que se metiera al barro ni que aparezca como el delfín del Presidente. Se requería que convenciera al magisterio para ser evaluado, y que los ascensos y puntos para bonos de los maestros se dieran de acuerdo con el rendimiento de sus alumnos en la prueba ENLACE. Ambos logros fueron alcanzados por “el señorito que no se ensucia los zapatos”. En este año, el 45 por ciento de los profesores serán evaluados. Más de 700 mil maestros responderán por sus alumnos examinados en la prueba ENLACE. Sería injusto no reconocer los avances. Y también sería absurdo pensar que con esto ya se solucionó el desastre educativo en el país. Se trata de acuerdos con el sindicato, y por tanto están sujetos a la voluntad de las partes. Lo que se ha firmado en los acuerdos con el SNTE debe elevarse a rango de ley, para que sea real y sea duradero. Elba Esther Gordillo es una persona de lealtades cambiantes y nada garantiza que cumplirá con la palabra empeñada. O tal vez sí tenga la voluntad de cumplirla y quiera dejar una herencia positiva que equilibre en parte su leyenda negra. Puede ser, pero nadie es eterno en un cargo y ella algún día se va a retirar. Lo alcanzado no es poca cosa ni es únicamente pirotecnia política. Hay que tomarlo y encapsularlo en una ley. Se necesitan “prendas” para amarrar esta labor de Lujambio que ha encontrado una actitud abierta del SNTE. Y eso se hace legislando. El paso inicial, que es el acuerdo de las partes para avanzar en la dirección correcta, ya está dado. Tal vez lo alcanzado no le sirva a Lujambio para ser finalista en la carrera por la candidatura presidencial panista. O tal vez sí. No importa. Lo que importará es que su paso por la Secretaría de Educación Pública haya valido la pena. (La Razón)

Lozano

  • Pablo Gómez.  “Perros arrinconados” por “mezquinos” El debate en la Comisión Permanente del 31 de mayo podría ser tan sólo un encuentro ríspido como los que se dan a diario por el mundo. Tampoco sería digno de comentario si se tratara de una provocación más del secretario del Trabajo: se dijo “perro arrinconado” por legisladores “mezquinos”. Pero algo pasa en México cuando no se ha incorporado a la cultura política la inviolabilidad de las opiniones de los legisladores y las funciones del Congreso en materia de control político sobre el gobierno. Parece mentira que se discuta en nuestro país el tema de la protección constitucional —casi universal— de las afirmaciones de los parlamentarios, institución con la cual surgieron las asambleas representativas en el mundo. Llevamos ya varios años con una fuerte lucha en el poder Legislativo como para que ahora venga un secretario de Estado (y corifeos) a poner en duda ese estatuto especial de los legisladores que les protege del Poder Ejecutivo y también del Judicial. Existe el artículo 61 de la Constitución, el cual figura en la Carta Magna desde el principio de la República: “Los diputados y senadores son inviolables por las opiniones que manifiesten”, lo cual abarca el plano penal como el civil y el administrativo. (Nota: este precepto no tiene nada que ver con la inmunidad procesal penal de los miembros del gobierno, la judicatura, el Congreso, el IFE, el Banco de México y los gobernadores; son dos cosas enteramente diferentes). La impunidad conferida a los parlamentarios en cuanto a sus expresiones verbales o escritas es la base sobre la cual puede darse la crítica más fuerte y sistemática contra los integrantes del gobierno, es decir, la difamación y la calumnia no pueden ser calificadas y perseguidas por el Ejecutivo ni por los jueces cuando se trate de un agente activo protegido por la Constitución. Y es también, por tanto, una de las bases sobre las cuales puede el Poder Legislativo ejercer sus funciones de control sobre el Ejecutivo, las cuales no sólo se refieren al manejo de recursos públicos, sino a la gestión política y a muchas actuaciones y nombramientos. El señor Lozano ha puesto en duda, además, la capacidad del Congreso para hacer requerimientos al gobierno. Se nota que él no ha leído la Constitución. No sólo pueden las cámaras llamar a comparecer o hacer preguntas escritas a los secretarios de Estado, “bajo protesta de decir verdad”, sino también éstos se encuentran obligados a “dar cuenta” al Congreso sin que éste se los requiera (artículo 93). Si hubiera alguna duda acerca de la fuerza del Congreso sobre los miembros del llamado gabinete, léase lo relativo al juicio político. El Poder Legislativo puede destituir a cualquier secretario de Estado sólo por considerarlo inepto: “actos y omisiones que redunden en perjuicio de los intereses públicos fundamentales o de su buen despacho” (artículo 109). Esta es una forma de controlar a los miembros del gobierno pero también al presidente de la República, dado que aquéllos deben firmar las órdenes de éste y, si las mismas fueran contrarias a los “intereses públicos”, el Congreso podría remover al secretario de Estado que las hubiera suscrito. Ahora bien. Que se le mienta al Congreso, que se afecten intereses públicos por ineptitud o mala intensión, que se firmen órdenes violatorias de las leyes, que se cometan actos y omisiones contrarios al buen despacho de los asuntos públicos, que se atropellen derechos, que se apliquen políticas contrarias al pueblo sin que el Poder Legislativo actúe para corregir tales tropelías, es una cosa muy diferente a lo que dice la Constitución. El hecho de que ningún juicio político se haya llevado a cabo es algo relativo a esa forma de hacer política al margen de las normas fundamentales. Pero todo eso no quiere decir que los legisladores deban ser tratados como subordinados de los miembros del gobierno ni tampoco que el Congreso no pueda controlar al Ejecutivo. (Milenio)

Estela

  • Joaquín López-Dóriga. Estela de la vergüenza. Cuando en septiembre de 2009 llevaron al presidente Felipe Calderón a la puerta de los leones del Bosque de Chapultepec para colocar la primera piedra de lo que sería el monumento emblemático de las fiestas del bicentenario de la Independencia y, en cierto modo, de su gestión, nadie le advirtió de la trampa en la que lo metían ni el agujero negro ante el que estaba. La llamada Estela del Bicentenario era, en realidad, un hoyo sin fondo de dinero, errores, fallos, cálculo elemental y explicaciones, para quedar como un monumento a la decepción al no poderla inaugurar el 16 de septiembre de 2010, como se anunció un año antes cuando la obra era un desastre, no sabían qué hacer, no avanzaba y el presupuesto se había triplicado de 300 a 900 millones de pesos. Así, el símbolo para la posteridad del bicentenario de la Independencia en la gestión de Felipe Calderón se convirtió en símbolo, pero de la incapacidad gerencial de gobierno. Yo no sé, bien a bien, quién lo embarcó en la aventura sin explicarle los riesgos más elementales. Desconozco si fue la entonces jefa de la Oficina de la Presidencia, Patricia Flores, o el encargado de los festejos, Juan Manuel Villalpando, o quién otro. Ante el desastre llamaron al bomberazo al secretario de Educación Pública, Alonso Lujambio, quien tuvo que sacarse una explicación de la chistera que pasaba por la velocidad de los vientos dominantes en los próximos 200 años y cosas por el estilo para culpar al futuro de las fallas del presente. Entonces se anunció que la obra estaría para septiembre de 2011, que en aquellos días lo veían muy lejano. Hoy, a tres meses del plazo no sé cómo la pueda inaugurar el presidente Calderón cuando los cimientos no alcanzan ni 60 por ciento de avance, y de la Estela ni sus luces: la arman en tres países. Cuando comenté este caso hace más de un año me dijeron: Es que va a quedar espectacular, a lo que respondí, y hoy reitero: sólo faltaría que, después de todo, quedara como el monumento que es hoy: a la incompetencia y al incumplimiento. ******Retales. 1. APOYO. Tardó el presidente Calderón, pero ayer, en el Día de la Policía, hizo el reconocimiento pendiente a su secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, tras el emplazamiento de Javier Sicilia en el Zócalo, el 8 de mayo, para que renunciara; 2. SILENCIO. En las condecoraciones a los generales en retiro, ayer, se guardó un minuto de silencio en memoria del divisionario Jorge Juárez Loera. El ex oficial mayor de la Sedena que fue asesinado el 21 de mayo, a las tres semanas de dejar su cargo. El crimen sigue impune; y 3. WEMBLEY. No entiendo la necedad del gobernador de Quintana Roo, Roberto Borge, de negar su viaje a la final de la Champions el sábado. ¿Para qué? (Milenio)

Calderón

  • Raymundo Riva Palacio. Calderón contra el mundo. El presidente Felipe Calderón regresó al Centro de Mando de la Policía Federal en Iztapalapa para instaurar oficialmente el 2 de junio como el Día del Policía. Merecido el reconocimiento, aunque el contexto general en el cual se decreta la celebración anual tiene que ver con otro tipo de consentimiento, que es para con el secretario de Seguridad Pública federal, Genaro García Luna, arquitecto de la estrategia contra los cárteles de la droga. Pero fue un día de claroscuros. Diecinueve líderes políticos y financieros en el mundo difundieron un reporte que dice que su guerra contra los cárteles de la droga está mal, es un error, y crea una carrera armamentista y muerte. El presidente Calderón y su gobierno están en las antípodas de donde camina el mundo. Su gran amigo, el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, inició en Europa una negociación secreta con las FARC para lograr la paz en su país tras más de medio siglo de violencia, donde las consideraciones éticas de negociar con una narcoguerrilla definida como “terrorista” son puestas de lado. Igualmente, el presidente Barack Obama modificó la doctrina del presidente Richard Nixon de combatir criminalmente el narcotráfico por un enfoque de salud y prevención. Este miércoles una Comisión de Líderes del Mundo urgió el fin de la fallida guerra contra las drogas y reformas fundamentales al régimen de prohibición al uso de drogas. La Comisión tiene un peso específico, al figurar el primer ministro de Grecia, los ex presidentes de Brasil, Colombia, México y Suiza, el secretario general de la ONU, ex ministros europeos, funcionarios de la Unión Europea y un ex presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, bajo la presidencia honoraria de George Shultz, el canciller de Ronald Reagan. Su reporte argumenta que los grandes gastos en medidas represivas y de criminalización dirigidas contra productores, traficantes y consumidores han fracasado en la reducción del suministro y el consumo (Estados Unidos, Colombia y México mismo serían estudios de caso) y que las victorias aparentes al eliminar una fuente de abastecimiento o a una organización de narcotraficantes son neutralizadas ante la emergencia de otras fuentes y cárteles (que es la lógica de realineamiento, cada vez con más violencia, de las bandas criminales en México desde 2007). En el caso específico de México, los líderes afirman: “Prácticas policiales mal diseñadas contra las drogas pueden incrementar el nivel de violencia, la intimidación y la corrupción asociada con los mercados de la droga. Las fuerzas de seguridad y las organizaciones de narcotraficantes se han visto involucradas en una especie de carrera armamentista en la cual los mayores esfuerzos policiales tienden a un incremento similar de los traficantes en la fuerza y la violencia. De esta forma, se crean las condiciones para una mayor brutalidad y violencia de las organizaciones de narcotráfico”. La descripción del grupo de líderes responde indirectamente a la racional de la estrategia, planteada por el Presidente y el gabinete de seguridad, de combatir a todos los grupos para desmantelar los cárteles, provocar una diáspora y forzar el achicamiento de las nuevas organizaciones, para que sean más fáciles de controlar. Esa estrategia sí rompió cárteles y en algunos casos logró su casi desaparición, como La Familia Michoacana, que se encuentra descabezada y desdoblándose en pequeñas bandas criminales; Tijuana, que se tuvo que reinventar en una nueva organización con base en San Diego, o Los Zetas, que para sobrevivir tuvieron que expandirse a Centroamérica. El argumento central del reporte es que, ante el fracaso del enfoque policial en la guerra contra las drogas, debe modificarse por uno que aborde el tema de salud, con modelos de regulación de las drogas, especialmente la mariguana, que mine el poder del crimen organizado y salvaguarde la salud e integridad de los ciudadanos. En México, como referencia, la exportación de mariguana a Estados Unidos es lo que sostiene la operación diaria de los cárteles de la droga, no la cocaína, de donde salen las grandes utilidades. Esta regulación modificaría la criminalización de, por ejemplo, los campesinos que producen drogas porque no tienen cultivos alternos para subsistir; los consumidores, e inclusive narcomenudistas, cuya lucha por territorios genera buena parte de la violencia en México, que perderían los incentivos de ganancia ante un mercado regulado de drogas. Las reformas que plantea el reporte afectarían también la asignación de presupuestos, reorientando el énfasis de la seguridad a políticas públicas que ataquen, en el análisis de los expertos, los factores que contribuyen al desarrollo de la problemática y patrones de dependencia, como traumas y negligencias durante la niñez, las difíciles condiciones de vida de sus entornos, la marginación social y los problemas emocionales (en el núcleo familiar). Todas estas propuestas chocan con la estrategia del gobierno mexicano contra los cárteles de la droga, que consta de cinco componentes: 1) Operativos conjuntos en apoyo a las autoridades locales y a los ciudadanos y que tiene el propósito de debilitar y contener a las organizaciones criminales; 2) Escalar las capacidades operativas y tecnológicas de las fuerzas del Estado; 3) Reforma al marco legal e institucional; 4) Política activa de prevención del delito, y 5) Fortalecer la cooperación internacional. Es cierto, como se afirma en el reporte, que la política policial es parte de la solución, pero no es la solución ni la forma como debe enfocarse el fenómeno. “No podemos ignorar más que la extensión de la violencia relacionada con el narcotráfico, el crimen y la corrupción, es resultado del fracaso de las políticas de la guerra contra las drogas”, dijo uno de los líderes miembros, César Gaviria, que como presidente de Colombia naufragó en su guerra contra el narco. “Es tiempo de romper el tabú sobre la discusión de todas las opciones de políticas contra las drogas, incluidas las alternativas a la prohibición de drogas”. Éste es un gran documento para, como ha propuesto el presidente Calderón, discutir opciones estratégicas al combate contra las drogas. Pero hay que hacerlo, a partir de estudios, evidencias y planteamientos, no cimentadas en actos de fe ni en descalificaciones a priori, o ante la cerrazón de los interlocutores. Ya es tiempo, parafraseando a Gaviria, de que debatamos en serio. (La Razón)

García Luna

  • Carlos Marín. Peña y los suyos con García Luna. Ivonne Ortega desde Yucatán, César Duarte desde Chihuahua, Andrés Granier desde Tabasco, Rodrigo Medina desde Nuevo León o, de menos lejos, Francisco Olvera, de Hidalgo; los de Coahuila y Tamaulipas y hasta el gallo de todos ellos, Enrique Peña Nieto, del Edomex, los gobernadores priistas acudieron a Iztapalapa, tanto para sumarse a la idea de que se dedique un día del año a los nuevos policías, como, y sobre todo, para reconocer el trabajo del secretario federal de Seguridad Pública, Genaro García Luna. “Estamos aquí porque el ingeniero merece nuestro amplio reconocimiento”, comentó el hidalguense. “Es mucho lo que viene haciendo para que haya mejores y dignos policías”, secundó el presidenciable. Tampoco regatean los logros de García Luna los secretarios de la Defensa, el general Guillermo Galván, y de Marina, el almirante Francisco Saynez, otrora escépticos de lo que fuera que oliera a “policía”. Y es que la imagen de los polis desgarbados, corruptos y mosqueados que dibujó tan bien Abel Quezada parece ir, qué bueno, quedando en el pasado. (Milenio)
  • Ciro Gómez Leyva. García Luna está más fuerte que nunca. Lejos quedó aquel domingo 8 de mayo en que Javier Sicilia pidió en el Zócalo la cabeza de Genaro García Luna como señal de que el gobierno de Felipe Calderón había escuchado el resonar de un naciente, formidable movimiento de víctimas de la delincuencia. García Luna no sólo sigue al frente de la Secretaría de Seguridad Pública, sino que ayer, tres semanas después de la arenga de Sicilia, recibió el mayor homenaje de su carrera. El Presidente le concedió que el 2 de junio sea el día del policía y, de la mano de su esposa Margarita y con sus secretarios de Defensa, Marina y Gobernación al lado, se sentó a escucharlo. “Hace poco más de cuatro años era impensable que México contara con una policía así”, dijo sin perder el tono monocorde García Luna. “Se construyó en tiempo récord con estándares internacionales”. García Luna usó también el futuro: “El reto es mantener la inercia para que la institución se consolide”. Y cerró para la posteridad: “Policías federales: son ustedes unos héroes de la Nación, la historia dará cuenta de este gran esfuerzo”. Nadie regateó el aplauso. No el general Galván, no el almirante Saynez, no el conmovido jefe de todos Calderón, quien prolongó la fiesta con un llamado a los jóvenes mexicanos para que vean en la Policía Federal “una opción de vida, una opción de desarrollo profesional atractiva”. Mañana parte de Cuernavaca la segunda caravana por la paz. En seis días llegará a Juárez, justo cuando la policía de García Luna presume una notable reducción de la violencia en la ciudad sinónimo de las desgracias del México del siglo XXI. Vaya momento: tanto Sicilia como García Luna están más fuertes que nunca (Milenio)

Narcotráfico / Legalizar / consumo

  • Héctor Aguilar Camín. Narcotráfico: un fracaso mundial. El día de ayer en Nueva York fue presentado el informe de la Comisión Global sobre Drogas, que incluye entre sus miembros a escritores como Carlos Fuentes y Mario Vargas Llosa, a ex presidentes latinoamericanos como César Gaviria, Fernando Henrique Cardoso y Ernesto Zedillo, y a ex funcionarios globales como Kofi Annan y Javier Solana. Apenas puede pedirse un tono más claro, enérgico y documentado sobre el problema de las drogas ilegales y sobre el fracaso de la solución punitiva practicada hasta ahora. Entre 1998, año en que los países miembros de la ONU firmaron el acuerdo de la lucha contra la drogas, y 2008, último del que hay información global en la propia ONU, el consumo de drogas no ha hecho sino aumentar en el mundo: el consumo de opiáceos creció 34 por ciento, el de cocaína 27 por ciento y el de mariguana 14 por ciento. “La guerra global contra las drogas ha fracasado”, concluye la comisión. “Las aparentes victorias en eliminar una fuente o una organización de tráfico son negadas casi instantáneamente por la emergencia de otras fuentes y traficantes.” Las recomendaciones de la comisión tampoco podrían ser más claras. He aquí algunas: 1. Terminar con la criminalización, la marginalización y la estigmatización de las personas que usan drogas pero que no hacen ningún daño a otros. 2. Alentar a los gobiernos a que experimenten con modelos de regulación legal de las drogas (en especial respecto de la mariguana). 3. Ofrecer servicios de salud y tratamiento a los que los necesiten, aboliendo las prácticas abusivas llevadas a cabo en nombre del tratamiento, como la internación forzada, que atentan contra los derechos humanos. 4. Aplicar estos mismos criterios de trato y respeto a los segmentos inferiores del tráfico, como campesinos, correos y pequeños vendedores, ya que encarcelar a “estas personas ha llenado prisiones y destruido vidas y familias, sin por ello reducir la disponibilidad de drogas ilegales o el poder de las organizaciones criminales”. 5. Concentrar “las acciones represivas en las organizaciones criminales violentas”, para “socavar su poder y su alcance”, dando “prioridad a la reducción de la violencia”. 6. No concentrar los esfuerzos “en reducir los mercados de drogas per se, sino más bien en reducir sus daños en los individuos, las comunidades y en la seguridad nacional”. El informe no tiene desperdicio de información ni de reflexión. Puede consultarse íntegro en: http://www.Globalcommissionondrugs.org.. (Milenio)
  • Leo Zuckermann. ¿Por qué legalizar las drogas? De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), “cinco millones de personas al año mueren a causa del tabaco, lo cual representa uno de cada diez adultos; cifra superior a las defunciones ocurridas por VIH o sida, tuberculosis y paludismo juntas”. Pregunta: ¿por qué la sociedad no prohíbe la producción, distribución, comercialización y mercadotecnia del tabaco? De acuerdo con el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), “en nuestro país se gastan más de 75 mil millones de pesos al año en la atención de enfermedades relacionadas al tabaquismo”. Pregunta: ¿por qué seguimos pensando que el tabaco debe ser una droga legal? De acuerdo con la Organización Panamericana de la Salud, el consumo de tabaco “cuesta a la economía mundial 200 mil millones de dólares al año. Las entidades encargadas de proveer servicios de salud desembolsan una cantidad importante para el tratamiento de enfermedades relacionadas, incluyendo las licencias médicas para dicho tratamiento. Además, el tabaco llega a incapacitar a la población cuando se encuentra en la cúspide de la vida productiva, limitando la fuerza laboral de los países y afectando la economía de las familias”. Reitero la pregunta. En México, de acuerdo con un reporte del INEGI, “los egresos hospitalarios permiten observar el panorama de incidencia de enfermedades relacionadas con el tabaquismo; durante 2008, las enfermedades isquémicas del corazón fueron la principal causa de egreso entre la población mayor de 20 años (38.8%), seguidas por las cerebrovasculares (31.9%) y las enfermedades crónicas de las vías respiratorias inferiores (22.3%); además de diversos tumores malignos que afectan el sistema bucal y las vías respiratorias”. Insisto en la pregunta. El INSP afirma que “aproximadamente la mitad de los fumadores crónicos morirán de manera prematura y perderán entre 20 y 25 años de vida, además de imponer un importante costo social y económico a sus familias y a los sistemas de salud”. A riesgo de aburrir, insisto: ¿por qué no prohibir el tabaco a pesar de ser una droga muy dañina y adictiva? Respuesta: porque nos hemos dado cuenta de que la prohibición no funciona para combatir el consumo de drogas y la adicción. Lo que funciona son las políticas de salud y educación públicas. Gracias a eso han bajado los índices de tabaquismo en el mundo entero. Hoy en México fuma 16% de las personas mayores de 15 años. Es un índice todavía alto pero mucho menor al que se tenía en los años sesenta. De acuerdo con un informe del INEGI, “en México existen avances importantes en la búsqueda por desalentar el consumo de tabaco entre su población y por proteger a los no fumadores; ejemplo de lo anterior es la Ley de Protección a la Salud de los No Fumadores en el Distrito Federal, iniciativa aprobada en 2004 que se ha replicado en la mayoría de los estados y cuyo objetivo principal es delimitar áreas libres del humo del cigarro […] Otra estrategia es la inclusión de pictogramas en las cajetillas de cigarros que ejemplifican los daños que provoca su consumo en la salud. La Encuesta Global de Tabaquismo en Adultos señala que tres de cada diez fumadores ha pensado en dejar este hábito desde que se inició esta campaña. En conjunto con el aumento en su costo, con esta estrategia se espera reducir el número de fumadores que hay en el país, así como incrementar la edad de inicio de consumo”. En 2008 la OMS “introdujo el paquete de medidas de control MPOWER con la finalidad de contrarrestar la epidemia de tabaco”. Estas mismas medidas deberían aplicarse para todas las drogas que hoy son ilegales y que son menos dañinas que el tabaco como la mariguana. Las seis medidas son: “Monitoring: Vigilar el consumo de esta sustancia y sus políticas de prevención. Protecting: Proteger a la gente contra la exposición al humo. Offering: Ofrecer ayuda o programas para dejar su consumo. Warning: Advertir sobre los riesgos de su consumo. Enforcing: Hacer cumplir las prohibiciones sobre publicidad. Raising: Elevar impuestos al producto, lo que impacta en su costo para los consumidores.” (Excélsior)
  • Jorge Fernández. La guerra del narcoconsumo. Es hora, como bien dice el informe de un grupo de expertos de las Naciones Unidas, en el que participa el ex presidente Ernesto Zedillo, de analizar las distintas posibilidades en el terreno del consumo de drogas, incluida la posibilidad de la legalización de algunas de ellas, en especial la mariguana. Pero si se trata de analizar las posibilidades, entonces tenemos que ver, con datos duros, cómo funciona ese mercado. El eje de la inseguridad (robos, secuestros, extorsiones) está relacionado con el consumo y el mercado interno de drogas, más que con la lucha por las rutas para la “exportación” de drogas a Estados Unidos. Las cifras lo demuestran: el consumo de drogas se incrementó en forma importante entre 2002 y 2008, cuando se hizo la más reciente encuesta nacional de adicciones: el número de consumidores aumentó a 5.5% de la población abierta (entre 12 y 65 años), y entre las mujeres el consumo se duplicó. Si se desglosa ese total por edades tenemos que 3.6 de los nacidos entre 1942 y 1956 usaron drogas. Mientras 5.7 de todos los nacidos entre 1957 y 1971 también lo hicieron. Pero la cifra aumenta dramáticamente cuando pasamos a los nacidos entre 1972 y 1982: entre ellos, 8.1 ha usado drogas. Y aún no tenemos la cifra actual, de los nacidos desde 1982, que debe ser mucho mayor porque la edad de inicio del consumo de drogas ha pasado de los 15 o 16 años a los 11 o 12 años. Y en muchos casos ya no se inicia con la mariguana sino con derivados baratos de la cocaína y con solventes (la mona, le dicen). En la misma encuesta, cuando se pregunta si se ha consumido drogas, el número pasa de 3.5 millones en 2002 a 4.5 millones en 2008, lo que implica un incremento de 28.9% en seis años. ¿Cuántos de esos consumidores se consideran a sí mismos, en esa encuesta, adictos? En 2002, eran 307 mil los que se consideraban adictos, para 2008 eran ya 465 mil personas, o sea, un crecimiento de 51% en seis años. ¿Cuántos de esos adictos han recibido alguna vez tratamiento? Sólo 16% de quienes consumen drogas habitualmente han recurrido al tratamiento y menos de 10% lo ha concluido. La enorme mayoría reconoce que ha recaído. Esas son las cifras de 2008. Hace unas semanas, el secretario de Seguridad Pública federal, Genaro García Luna, informaba que, según las cifras de la SSP, tres millones de personas en México consumen mariguana, un millón 700 mil  cocaína y 367 mil anfetaminas. ¿Cuánto vale este mercado interno? Nada menos, según García Luna, que ocho mil 780 millones de dólares. Obviamente es muy tentador decir legalicemos la droga, regulemos el mercado que tendrá un valor mucho menor y con eso le quitamos el negocio al crimen organizado. El problema es que no funciona así: primero supongamos que se legaliza la droga (hay que señalar que el consumo en México ya está en muy buena medida despenalizado, de lo que estaríamos hablando es de legalizar ese comercio). Creo que sería imposible hacerlo en forma abierta con todas las drogas, quedémonos entonces con la mariguana. ¿Cómo hacer para desvincular el negocio de la venta de esa droga de la venta de las otras? Más de la mitad de los consumidores en México utilizan cocaína u otras drogas, ¿alguien cree que los cárteles no empujarían el consumo de esas drogas o que simplemente se quedarían viendo cómo pierden el mercado? En los estados de la Unión Americana donde de alguna forma se ha legalizado la venta de mariguana, se le sigue vendiendo en forma ilegal. Apenas esta semana se divulgaba algo que ya se sabe desde hace más de una década: en los parques nacionales de Estados Unidos se cultivan enormes extensiones de mariguana ilegal que se venden en ese mercado. ¿Cuál es la razón de que se siga vendiendo aun en lugares donde el comercio está parcialmente legalizado? Es por el precio, por las limitantes existentes, porque existen muchos sectores que no pueden acceder al mercado legal y, sobre todo, porque al utilizarla de esa manera se mantienen los contactos y las puertas para el comercio de otras drogas. Pero, además, se olvida un principio fundamental: el crimen organizado funciona como un todo: narcotráfico, tráfico de armas, de gente, de dinero, comercio ilegal, pirata, incluso terrorismo, están conectados y tienen profunda relación con la violencia, las pandillas, los secuestros, los robos y las extorsiones.  ¿Tiene sentido en ese terreno legalizar la mariguana? Insisto, no estamos hablando de despenalizar, sino de legalizar su producción, comercialización y consumo. ¿Tiene sentido hacerlo cuando los grupos del crimen organizado seguirán funcionando igual, quizás con mayor ferocidad para resarcirse de las pérdidas hipotéticas y se van a expander a otros negocios o pondrán mayor énfasis en comercializar otras drogas? Esas son las preguntas que no responden los expertos de la ONU y tampoco explican, los que tuvieron responsabilidad de gobierno, ¿por qué no pudieron responderlas cuando estaban en pleno ejercicio del poder? (Excélsior)
Anuncios

Acerca de Imagen Política

Somos un grupo de profesionales de la comunicación, que hemos conjuntado nuestra capacidad y experiencia en las áreas del periodismo escrito, radiofónico y de análisis político, que nos permite ser la firma más exitosa de: consultores políticos, de comunicación, estrategias de mercadotecnia y cabildeo.
Esta entrada fue publicada en Síntesis Política y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s