Síntesis Política de Imagen Política

Finanzas, Negocios /Energía

  • HSBC: México,  atractivo para el capital
  • Máximo histórico de recursos en las Afore
  • Desaceleración en el crecimiento global
  • Compartamos operará subsidiaria en Guatemala
  • Banxico ajustará pago mínimo en cajas de ahorro
  • Banca de desarrollo sólida: SHCP
  • México, caro en triple play: OCDE
  • Admiten recurso de Telcel vs megamulta
  • Cambio climático, desafío en gasto

 

Seguridad /Justicia / Salud

  • Sin seguridad no hay democracia: Narro
  • Ni militarización ni abusos en lucha antinarco: Poiré
  • Matan a El Mojo, líder del Golfo en Morelos
  • Prevé Movimiento Nacional por la Paz resistencia civil
  

 

 

Gobierno / Partidos / Congreso /  Estados

  • Regresa el terrorismo político a México: Espino
  • Calderón no ordenó el operativo: Poiré
  • Encontronazo en San Lázaro por el caso Hank
  • Madurez política, pide Peña Nieto
  • Limpiaré de corruptos al PAN: Bravo Mena
  • Eugenio Hernández  no irá al PRI

 

                                                                    TITULARES DEL DÍA
Financiero Desplome bursátil en Perú arrastra a México
Economista Elección peruana derriba a mineras
Reforma Acusan desfalco en el ISSSTE
Universal Indagan a Hank por crimen organizado
Jornada Crece el poder de compra del salario mínimo: Cordero
Milenio El hankazo no ayuda a Bravo
Excélsior Poiré deslinda a Calderón de captura
Sol de México Sin seguridad no hay democracia; afirma José Narro
Crónica Peña Nieto espera un embate rumbo al 2012
La Razón “Videos muestran que las armas no son nuestras”
Impacto Detención de Hank pondría en riesgo Ley de Seguridad
  • INEGI: subió en mayo la percepción de seguridad. La percepción de seguridad en México aumentó en mayo, de acuerdo con datos difundidos por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). El Índice de Percepción sobre la Seguridad Pública (IPSP) se ubicó en 95.1 puntos, nivel superior en 2.3% al reportado en igual mes de 2010, cuando fue de 92.9 puntos. El INEGI informó que este avance medido a tasa anual que presentó el IPSP en mayo se debió a los aumentos en todos los componentes parciales que lo integran. El IPSP se obtiene de la Encuesta Continua sobre la Percepción de la Seguridad Pública (Ecosep), levantada en 32 ciudades, cuyo objetivo es medir la percepción de los entrevistados sobre su seguridad y la seguridad pública en el país, así como sus expectativas en este aspecto para el futuro. Por componentes, en mayo de 2011 el indicador sobre la percepción de la seguridad personal actual comparada con la que se tenía hace 12 meses se ubicó en 92.8 puntos, cifra mayor en 0.7% a la registrada en igual mes de 2010, cuando alcanzó 92.2 puntos. En tanto, el indicador parcial que compara a la situación de la seguridad personal esperada dentro de 12 meses, respecto a la actual resultó durante mayo de 98.8 puntos, el cual fue superior al de 96.5 puntos observado en igual mes de 2010, lo que implicó un aumento de 2.4% a tasa anual. Agregó que el componente relativo a la percepción de la seguridad pública en el país hoy en día, comparada con la que se tenía hace 12 meses, se situó en mayo pasado en 94.7 puntos, lo que significó un incremento de 1.2% con relación al de 93.6 puntos registrado en igual mes de 2010. Señaló que el indicador referente a la expectativa dentro de 12 meses de la seguridad pública en el país, respecto a la situación actual fue de 95.3 puntos, cifra superior a la de 93 puntos reportada en mayo de un año antes, lo que implicó un avance anual de 2.5%. En tanto, el indicador que mide el grado de confianza de las personas al caminar solas por el rumbo donde viven entre las cuatro y las siete de la tarde, fue de 93.7 puntos en mayo, nivel que se compara con el 89.5 puntos registrado en igual mes de 2010, lo que significó un aumento de 4.7% a tasa anual, detalló el Instituto Nacional de Estadística y Geografía.  (Universal)

 

 

Slim

  • Leo Zuckermann. ¿Es Slim de izquierda? Antes de contestar la pregunta, aclaro que estoy a favor de la economía de mercado. Creo en la competencia como el mecanismo que produce mejores precios y calidades para los consumidores; además, promueve la innovación. En consecuencia, aborrezco los monopolios y oligopolios. Pienso que éstos deben combatirse con toda la fuerza del Estado y la sociedad. Pero no quiero aburrir con posicionamientos ideológicos. Lo que quiero es dejar en claro que creo en una mayor competencia en todos los mercados incluidos,  desde luego, el de la telefonía fija, celular, así como en el de la televisión abierta y de paga. Entre más competidores haya, mejor para los consumidores. Paso ahora a la pregunta: ¿es Slim un hombre de izquierda? No se trata de una pregunta ociosa. La hago después de haber leído el artículo de ayer de Jacobo Zabludovsky en El Universal. El periodista argumenta que “si para Carlos Slim no ingresar a la televisión fue un gancho al hígado, para la izquierda mexicana ha sido un descontón que la sacó del ring”. Zabludovsky describe “las ligas profesionales, amistosas y mercantiles del ingeniero Slim con funcionarios, artistas, intelectuales, jefes de Estado y líderes de opinión de la izquierda internacional y mexicana”. Menciona la cercanía del dueño de Carso con políticos como Felipe González, Lula, Cristina Fernández, López Obrador y Ebrard. Y concluye el columnista: “Una televisión nueva, poderosa, capaz de ser competencia en un momento tan oportuno de la política nacional, podría agitar las aguas navegables de nuestros comicios. Imagínese a una conductora non grata en Los Pinos al frente del principal noticiero de la cadena aplazada”. La referencia es obvia: se trata de Carmen Aristegui. No voy a entrar al tema de si Slim debería o no entrar a los mercados de la televisión abierta o cerrada. Sólo repito que estoy a favor de la competencia en esos negocios como en los de telefonía fija y móvil. Lo que me llama la atención es el argumento de Zabludovsky. Ahora resulta que Slim es el empresario que le daría voz a la izquierda mexicana. Parece un chiste. Me recuerda aquella broma que se le hace a la gente que presume ser “de izquierda”, pero que acumula grandes fortunas: “Fulanito es carlista. Piensa como Carlos Marx pero vive como Carlos Slim”. Si Marx viviera, se volvería a morir después de leer a Zabludovsky. Por una razón: para el filósofo alemán, los capitalistas son seres despreciables que amasan sus fortunas explotando a los trabajadores. Marx lo tendría muy claro: Slim ha acumulado 74 mil millones de dólares, la mayor fortuna del mundo, equivalentes a 7% del Producto Interno Bruto de México, por su despiadada capacidad de explotar al proletariado. Es posible que Zabludovsky no se refiriera a una izquierda marxista que, de llegar al poder, seguramente le expropiaría sus propiedades a Slim. Quizás esté hablando de una izquierda moderada. Puede ser. Pero incluso aquí tengo mis dudas. No creo que al ingeniero le hicieran mucha gracia políticas de izquierda moderada tales como subir los impuestos a los ricos para distribuírselos a los pobres, incrementar los derechos por el uso de concesiones públicas o aumentar el predial para uso comercial y las penas por no pagarlo. Me cuesta un trabajo endemoniado creerme esta historia de que Slim sería el empresario que le daría espacios mediáticos a los que quieren un mundo más justo; a los que están a favor de un país con mayor igualdad social donde no viviéramos la vergonzosa situación de tener al hombre más rico del mundo y 50 millones de personas en la pobreza. Puede ser que Slim tenga muchos amigos de esta tendencia política. Pero, como capitalista que es, defiende sus intereses incluido, desde luego, querer entrar en la televisión, pero evitar que alguien se meta en la telefonía (lo opuesto a lo que quieren las televisoras: competencia en telefonía, pero duopolio en televisión abierta). Con todo respeto para Zabludovsky, yo no me trago este cuento de que Slim sería una especie de paladín mediático de la izquierda mexicana. Aunque el capitalista-monopolista se vista de roja seda, capitalista-monopolista se queda (Excélsior)

PAN

  • Jorge Fernández. PAN y gobierno, no se ven ni se oyen. Las imágenes no deberían confundirse, en ocasiones, con la realidad. El domingo, toda la plana mayor del PAN, comenzando por sus precandidatos presidenciales, estuvo en el llamado relanzamiento de la campaña de Luis Felipe Bravo Mena en el Estado de México, en la verdadera lucha que debe librar ese candidato, ya no para ganar las elecciones del 3 de julio próximo, sino para alcanzar el segundo lugar (esa es la verdadera disputa en esos comicios, y de la mano con ello la posibilidad o no de que el PRI tenga mayoría absoluta en el Congreso local). Se debió relanzar la campaña porque sus primeras semanas fueron francamente malas y, además, el día del inicio formal, Bravo Mena había estado prácticamente solo. Estuvieron todos, pero esa imagen de unidad en el interior del panismo no es real. Pero sería un error pensar que se trata sólo de la lucha por la candidatura presidencial. En ciertos ámbitos pareciera que el conflicto se da, sobre todo, respecto al proyecto presidencial y se acentúa en muchas ocasiones dentro del gabinete. Muchas veces hemos dicho que en el equipo presidencial (y en el partido, y también en el Congreso) existen funcionarios que habitan zonas de confort de las que no están dispuestos a salir, ni siquiera en la defensa de su jefe y menos de sus compañeros. Si en su inicio de campaña Bravo Mena estuvo prácticamente solo fue porque no se le permitió hablar a Josefina Vázquez Mota, que era la única que había llegado a ese mitin, mientras que la dirigencia nacional estaba reunida en un encuentro de trámite en la Ciudad de México en lugar de estar con su candidato. Antes del relanzamiento, la campaña de Bravo Mena tuvo que ser suspendida en tres oportunidades por actos de sabotaje de grupos del SME. Nadie en el gobierno federal dijo nada. Cuando se le exigió a la Secretaría de Gobernación que pusiera orden, la respuesta fue que se hablaría del tema en “la próxima reunión que mantendrían con Martín (Esparza)”. La semana pasada, en el acto del Día del Policía, un evento particularmente importante para el presidente Calderón y obviamente para el secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, llegaron políticos de todos los sabores y 22 mandatarios estatales, todos del PRI y del PRD, ni uno del PAN. En el acto donde el gobierno federal mostraba el que es su mayor logro en el ámbito de la seguridad: la consolidación institucional de la Policía Federal, estuvieron priistas y perredistas, no panistas. Unos días antes, luego de aquel mitin que encabezó Javier Sicilia donde pidió la renuncia la García Luna, éste recibió el apoyo inmediato, en algunos casos público, en otros privado, de mandatarios y líderes priistas y perredistas. Casi ningún panista, sin duda no la dirigencia del partido ni tampoco sus gobernadores, brindó ese apoyo público de inmediato. Y algo similar ocurrió con el tema de la medalla que le otorgó el gobierno de Colombia a García Luna: la solicitud para su recepción se entregó en tiempo y forma al Congreso, pero desde ámbitos oficiales se la dejó para “más adelante”, olvidando, quizás, la fecha del evento. El panismo no salió en defensa del secretario. Horas antes, en la reunión con una Comisión de la Permanente, se dio un fuertísimo debate, de alguna forma hay que llamarlo, entre un grupo de legisladores y el secretario del Trabajo, Javier Lozano. Fue un intercambio lamentable, donde, una vez más, algunos legisladores confundieron su fuero y libertad de expresión con la permisividad para agredir e insultar a los funcionarios comparecientes, como se llamen. No gustó a los legisladores que Lozano les dijera algo que sencillamente era verdad: que la protección legal a los mineros, que supuestamente era el tema que preocupaba, está contemplada en la reforma a la Ley del Trabajo que está en el Congreso, que propuso el PRI y que ese mismo partido decidió no aprobar en el pasado periodo de sesiones. Y agregó algo que, además, es otro hecho: que los legisladores exigen una rendición de cuentas que ellos no ofrecen. Lo menos que le dijeron algunos legisladores a Lozano era que iba a “ladrar” en su comparecencia y alguno hasta pidió “juicio político” contra el funcionario por criticarlos. Hasta ahí todo entra en nuestra atípica normalidad política, pero el hecho es que ninguno de los otros funcionarios que estaban en esa comparecencia optó por defender, ya no a Lozano, sino al gobierno del que forman parte. Y entre los legisladores, algunos de los más rudos, sobre todo contra Lozano, eran panistas, en forma destacada el senador Ricardo García Cervantes. Entre sectores del PAN y el gobierno hay divisiones profundas, pero más preocupantes son las que existen dentro del gobierno y la zona de confort que no abandonan muchos funcionarios ni siquiera cuando son ellos o el proyecto político en el que supuestamente participan el que se encuentra amenazado. Un mal augurio para 2012 (Excélsior)

Cachorro

  • Federico Reyes Heroles. De cachorros y obsesiones. Las obsesiones presidenciales ponen en duda el motivo de la detención del “cachorro” priista. El personaje debiera ser indefendible. Indefendible por su ostentoso desprecio de la ley. Indefendible por su orgullo de navegar en aguas donde legalidad e ilegalidad se confunden. Indefendible por su misoginia festiva, por su machismo petulante, que no es cuestión de gustos sino un acto contrario a la igualdad de géneros, principio y norma de convivencia. Indefendible porque sus odios galopantes y públicos y sus coqueteos con la ilegalidad lo hicieron acreedor a la duda sobre su posible involucramiento intelectual en el homicidio de dos periodistas. Indefendible por su afición a regar hijos, que no es un asunto de la moral privada sino del código civil. Indefendible por su gestión pública manchada de irregularidades. No se trata de calificar sus excentricidades a las cuales todo mundo tiene derecho, pero sus excentricidades quebrantan la ley. Indefendible pero, increíble, por momentos, popular al grado de haber sido presidente municipal de Tijuana y candidato a la gubernatura, misma que perdió aunque con un porcentaje de votos significativo. Las excentricidades y el machismo no necesariamente están reñidos con la obtención de votos. Es un retrato de una cultura política que está viva. Indefendible porque, no por edad, sino por decisión pertenece al México que debe desaparecer donde todo se operaba -¿opera?- en la opacidad. Indefendible porque representa la obtención de beneficios económicos a partir de posiciones políticas. Pero la discusión es otra. Este “cachorro” mimado del PRI podría ser hoy simple mercancía ilegal en política. Paradojas de la existencia, ahora podría ser víctima de su estilo de vida. Difícil creer que la detención fue producto del azar, un azar muy favorable a los adversarios del PRI. Tendrán que demostrarlo fehacientemente. Las irregularidades de las que es protagonista el personaje de marras tienen décadas de ser conocidas. Pero es justamente un mes antes de la elección a gobernador del estado de donde es oriundo que se da la detención. Es mucha casualidad. Aparece así una de las zonas más oscuras de nuestra vida institucional: la discrecionalidad que proviene de la acumulación de denuncias sin investigación. Se presentan las denuncias pero con gran frecuencia la autoridad sólo procede cuando la coyuntura política le es favorable. La aplicación de la ley no es un acto reflejo, responde a consideraciones de otra índole Se rompe así el principio de igualdad ante la ley: se procede contra los menos y se procede cuando conviene. ¿Fue de verdad un hecho fortuito? Pero hay más agravantes. Felipe Calderón, el panista pero también el Presidente, ha sido claro: hará todo lo que esté a su alcance para evitar un posible regreso del PRI al poder. Obsesión que podría llevarlo a actuar en los límites, como sería involucrar al Ejército mexicano en una zancadilla política. Hay así un lado de oscuridad en ciertas decisiones presidenciales regidas por fobias más que por el raciocinio. Ese territorio de obsesiones da margen a la duda de si la detención del “cachorro” priista de verdad corresponde a un acto de aplicación de la ley o a un acto de campaña panista. Las preguntas son muchas: cuál es el número de la averiguación previa? ¿Dónde están el oficio en que el MP solicita el auxilio del Ejército y la orden de cateo liberada por un juez? ¿Había permisos? ¿Puede haber flagrancia sin acción? ¿Se apegó la detención al debido proceso? O, una vez más, el ánimo de espectáculo fue la guía. Llueve sobre mojado en las administraciones panistas. El desafuero contra López Obrador también tuvo una oportunidad política difícil de creer. El quid de la discusión es el Estado de derecho. Si los delitos no están bien fincados -como en el llamado “michoacanazo”- y todo resulta una pifia, ratificaremos el temor generalizado de que la aplicación de la ley esté siendo filtrada por el cedazo del cálculo político, de que el debido proceso no se respete. El Ejército mexicano está siendo señalado en el interior y en el exterior por violaciones a los derechos humanos cada vez más frecuentes. Es algo muy grave que trabajosamente estaba siendo arrinconado. No olvidemos la existencia ahora de la Corte Penal Internacional. La impunidad institucional y personal está en la mira del mundo. Sea quien sea el inculpado, el apego a la ley y al debido proceso deben ser siempre respetados. Para qué ir a una acción institucionalmente tan riesgosa. Puede el caso del “cachorro” invertir las tendencias electorales del Estado de México. Muy difícil. Por el contrario, si se desnuda un operativo ilegal, la acción podría tener un efecto boomerang. Cassez, Michoacán, los reiterados espectáculos y ahora esto. La bruma es cada día más densa. Y es apenas el inicio del 2012. Está la aplicación de la ley al servido de las debilidades, ésa es la duda Ojalá y las autoridades acrediten sus pasos, porque de no ser así, siguiendo el dicho de EZ, lo indefendible se vuelve defendible (Reforma)

Hank

  • Joaquín López-Dóriga. Hank, impresentable.  Efectivamente, Jorge Hank Rhon ha sido siempre un político impresentable. No obstante esto, postulado por su partido, el PRI, fue presidente municipal de Tijuana (2004-2007) y candidato del mismo al gobierno de Baja California en las pasadas elecciones, donde fue derrotado por el panista José Guadalupe Osuna Millán. Jorge Hank Rhon, hijo de uno de los más emblemáticos personajes del priismo, el profesor Carlos Hank González, nunca engañó en su modo de vida ni en sus excesos y excentricidades, por llamar a estas últimas de algún modo. Siempre haciendo uso y gala de su poderío político y económico, se movía al filo de lo legal, que es decir de lo ilegal, terreno que registró el gobierno de Estados Unidos a través de sus agencias en México y sus diplomáticos locales, que más de una vez lo relacionaron con el crimen organizado, como consta en uno de los cables de WikiLeaks publicado por La Jornada el pasado 18 de mayo, que, firmado por el cónsul Ronald Kramer y dirigido al Departamento de Estado, apunta al Hipódromo de Agua Caliente como santuario de narcotraficantes, y concluye: Es muy extendida la creencia de que Hank (Rhon) fue un alcalde corrupto y que aún está involucrado con el narcotráfico. Hoy, el mismo Hank Rhon declara en la SIEDO por violación a la Ley Federal de Armas de Fuego y se le investiga por posible delincuencia organizada. Todo esto no se hubiera logrado sin la participación de las agencias estadunidenses que lo investigan por lavado de dinero y que cancelaron su visa hace dos años. Dicho esto, a la pregunta de si este operativo fue ordenado por el presidente Calderón, como dicen los priistas, Alejandro Poiré lo negó, como también negó que fuera de su conocimiento o diseño. Ya veremos, y mediremos, el impacto de este caso en el priismo, que si de verdad quiere tomar distancia del caso Hank sólo tiene que no acercárselo.******Retales. 1. RELOADED. El domingo, con sólo 25 días de campaña enfrente, el PAN relanzó la campaña de Luis Felipe Bravo Mena en el Estado de México. ¡Ah, si lo hubiera hecho antes! Por ejemplo, el lejano 15 de mayo, cuando lo dejó solo. Ahora van por el segundo lugar; 2. DISTANCIA. Genaro García Luna invitó a todos los gobernadores a la celebración, el jueves, del Día del Policía, con la asistencia del Presidente de la República. Y a excepción de Marco Adame, de Morelos, con la crisis del caso Sicilia, no asistió ningún gobernador panista. Allí los gobernadores eran todos priistas. Van bien; y 3. RELEVO. Hasta donde sé, no me queda la menor duda: el doctor José Narro buscará un segundo periodo como rector de la UNAM. Hubo un proyecto político externo serio y a considerar, que rechazó. Irá, y obtendrá, otros cuatro años en la Torre de Rectoría. (Milenio)
  • Carlos Loret.  Sospechoso Hank, sospechoso su operativo Si alguien le ve pelo a Jorge Hank Rohn, ha de ser muy reciente. Su esposa, quien salió a defenderlo públicamente este fin de semana, padece una leucemia que la tiene con una pañoleta cubriéndole la cabeza. El marido se rapó en solidaridad y con él lo hizo su equipo de fútbol, Xolos de Tijuana, que acaba de ascender a Primera División. Hace poco la familia volvió de Europa. Allá hicieron unos estudios a la señora, María Elvia Amaya, pues a Estados Unidos no pueden ir porque el gobierno de ese país asegura que tienen vínculos con el crimen organizado y desde 2009 les prohibió la entrada a su territorio. Eso no es todo. Su jefe de escoltas mató a uno de sus periodistas más críticos, Héctor El Gato Félix del semanario Zeta, pero él nunca tuvo que ir a declarar, aun cuando el director de Zeta, don Jesús Blancomelas (qepd) lo señaló como el autor intelectual del crimen. De 2004 a 2007, cuando fue alcalde de Tijuana, se duplicó su fortuna personal —animada por sus casinos que operan en la frontera de la “legalidad”—, al subir de 500 a mil millones de dólares, como se ufanó públicamente en una entrevista Según documentos de WlkiLeaks, la embajada de Es tados Unidos cataloga su hipódromo como “puerto seguro” para narcotraflcantes. En ese periodo, la Policía Municipal estuvo bajo control de los capos. Cómo ha de seguir que, según el expediente de la SSP, cuando en 2010 fue detenido Teodoro García Simental, El Teo, en La Paz —el que ordenaba a su “pozolera” disolver en ácido a sus enemigos—, dijo a los agentes: si me hubieran agarrado en Tijuana, ya estarían todos muertos. Frente a ese historial, que Hank tome diario un tequila casero a base de penes de tigre, león y perro; que su casa sea un zoológico de animales exóticos; que piense que la mujer es “un animal bello”, son rasgos anecdóticos y que lo hayan detenido por tráfico de pieles y especies es el más delgado de sus expedientes. “No le muevan, no hagamos esto más grande”, fue la instrucción que envió desde el Estado de México el gobernador Enrique Peña Nieto, a través de Luis Videgaray, coordinador de la campaña del priísta Eruviel Ávila. La recibieron el dirigente nacional del PRI, así como los coordinadores parlamentarios, diversos gobernadores y líderes del tricolor. Su objetivo: no encender aún más el fuego de la noticia, pues calculan que si las sospechas sobre Hank Rhon datan de sexenios atrás, haberlo detenido ahora tiene el fin político —”terrorismo electoral”— de golpear al PRI para los comicios mexiquenses y federales. “Hank es indefendible”, diagnosticaron al más alto nivel en el PRI. Pero aún así, algunos salieron a defenderlo. Hank está bajo sospecha. También el “debido proceso” en este sexenio: la opinión pública no se cree tan fácil lo de las denuncias anónimas, los cáteos “en flagrancia” y los arsenales hallados sorpresivamente, y sí, en cambio, la obsesión por aparecer en las encuestas. SACIAMORBOS Consejero para la defensa legal, un ex secretario de Gobernación.., del PAN. (Universal)

Cacería  /Atlacomulco

  • Pablo Hiriart. Juicio paralelo al PRI. La detención de Jorge Hank no tiene relación con las elecciones en el Estado de México, pero sí con las presidenciales del próximo año. Los efectos de poner tras las rejas al hijo de Hank González no serán suficientes para voltear la ventaja que tiene Eruviel Ávila y sólo estaría por definirse quién ocupará el segundo lugar. Sin embargo de aquí a la elección presidencial falta un año y desde luego que una seguidilla de detenciones puede inclinar la balanza en favor de Acción Nacional. El gobierno necesita sustentar su batalla contra el crimen organizado con la detención de personajes que un sector de la opinión pública vincula con el delito en gran escala. Todo indica que se busca criminalizar a un partido político. Si durante un año se dan aprehensiones sonadas de priistas famosos, obviamente ese partido va a perder las elecciones presidenciales. En un año se van a desvanecer los casos ante la justicia, como ocurrió con el michoacanazo, pero el objetivo ya estará cumplido. De hecho la detención de Jorge Hank no fue hecha para los órganos de impartición de justicia, sino para la opinión pública. ¿Una denuncia anónima contra Hank movilizó al Ejército? ¿Acopio de armas es lo que se persigue? Cuando el domingo se le preguntó al secretario de Hacienda, Ernesto Cordero, si la detención de Hank Rhon era persecución política contestó: “No, yo creo que, por favor, este país ha sufrido muchísimo la corrupción y cuando empezamos a limpiar la casa de inmediato apelan esas cosas”. Hank fue detenido por acopio de armas, entonces, ¿qué tiene que ver la corrupción? Obviamente es un acto para la galería, no para la justicia. En lo personal creo que Hank es culpable de muchas cosas. Incluso creo que mandó matar a Héctor, El Gato, Félix, periodista coeditor del semanario Zeta, de Tijuana. Pero una cosa es lo que yo crea y otra es lo que diga la justicia. Si hay en Hank actos de corrupción, que lo acusen por eso. Si mandó a matar a Félix, que lo acusen de homicida. Y si no pueden sustentar una acusación a pesar de contar con todos los instrumentos del Estado, pues entonces que se guarden sus sospechas porque la justicia se debe basar en pruebas. Falta un año para las elecciones presidenciales y al PRI le van a hacer un juicio paralelo. Con el ropaje de diligencias judiciales, le van a echar encima al tribunal de la opinión pública. Cuando salgan absueltos todos, las elecciones ya habrán pasado. La cacería ya empezó. (La Razón)
  • José Cárdenas. El eslabón perdido de Atlacomulco. En sus primeras 24 horas, la detención de Jorge Hank Rhon redujo a la mitad a sus huestes de apoyadores públicos en la vida real. Su caso en la tuitósfera, de plano, se convirtió en sentencia anticipada: TJ es culpable. ¿Así que la cosa va en serio? ¿Cuánto aguantará la fortaleza económica y política construida por el ex intocable y reforzada alrededor suyo por numerosos priistas? El sabadazo contra el TJ produjo mil 372 artículos en internet, 90% en contra del acusado. Ya ha perdido la primera batalla. La de los medios de comunicación. La PGR busca apuntalar el escandaloso oso. A la acusación por acopio de armas se le sumará la de delincuencia organizada y, en un descuido, no sería extraño que acusaran al TJ de lavado de dinero y hasta tráfico de especies. Y, claro, de mal gusto “agravado”. En el PRI pocos se avientan el tiro de defenderlo. Humberto Moreira apenas se asoma. Enrique Peña Nieto exige, por la tangente, que todo se lleve con apego a derecho. ¿Defender al TJ es defender al diablo? La tesis del tricolor: ante el casi seguro triunfo de Eruviel Ávila el 3 de julio, Felipe Calderón y su partido intentan una maniobra de descarrilamiento de la locomotora priista. Y la caída de un hombre símbolo de lo peor del viejo régimen. Y de “tres bandas”, la afectación a la imagen de Enrique Peña Nieto. Dicen los que saben que el discurso terminará de construirse con dos golpes más contra dos ex gobernadores marcados por la ineptitud y la corrupción. ¿Nombres? ¡No’ombre! ¡Todavía no! Porque si digo Ulises Ruiz, Eugenio Hernández o Arturo Montiel, quizá nos desmienta Mari Morales. Después, vendrá la pregunta mediática: “¿Usted, querido elector, estaría dispuesto a votar por el pasado cochambroso representado por tan ilustres personajes?” En el PRD, la memoria del michoacanazo hace pensar en la posibilidad de un tijuanazo, con una diferencia: un caso fallido sería devastador para los planes presidenciales de cara a 2012. El vocero de seguridad del gobierno, Alejandro Poiré, le lava cara y manos a su jefe. Felipe Calderón no ordenó la captura de Hank Rhon, asegura. Poiré defiende la detención del TJ apoyado en una discutible flagrancia. Su actitud adelanta cómo se piensa manejar todo el caso: sin comedimiento de ninguna especie. Sin negociación alguna. ******MONJE LOCO. En política no hay sorpresas, sino sorprendidos. Un sabadazo no se “cocina” sin una minuciosa preparación. Ya se sabe. Ya se supo. (Excélsior)

Impunidad /Intocables

  • Ciro Gómez Leyva. Adela y la impunidad que ha rodeado a Jorge Hank. Ya todo esto, ¿qué dice Zeta? ¿Qué dice el semanario con sede en Tijuana que rastrea edición tras edición a Jorge Hank Rhon? El medio que no le aceptó un centavo de publicidad cuando fue presidente municipal. El que cada semana publica una página negra para exigir que se reabra el caso de uno de sus periodistas, Héctor El Gato Félix, asesinado en 1988, presuntamente por órdenes del señor al que nadie, salvo Zeta, acostumbra tocar en la frontera. —Tu lectura de los hechos —le pido a la directora de Zeta, Adela Navarro. —Estamos ante la posibilidad de que, finalmente, se acabe la impunidad que ha rodeado a Jorge Hank durante todos estos años. Es un hombre que ha vivido bajo la sospecha eterna de la comisión de ilícitos y de favorecer al crimen organizado. Sospecha de lavado de dinero. Creo que estamos ante la oportunidad de que todas esas interrogantes se develen. —Aquí en el centro se lee como un golpe político. —Desde el momento en que aparecen 88 armas, la mayoría de ellas de uso exclusivo del Ejército, se sale del ámbito político para internarse en el criminal. Es cosa de todos los días denunciar en Baja California desde 2007, cuando llega a la región militar el general Sergio Aponte Polito y hace la campaña “nosotros sí vamos”. La población responde y le entrega su confianza y empieza a hacer denuncias ciudadanas. Es así como se ha realizado la mayoría de las detenciones de criminales en el estado. —¿Por qué ahora? —Quiero pensar que los hechos fortuitos que se sucedieron la madrugada del sábado llevaron a las autoridades militares a la detención. El ¿por qué ahora? es, precisamente, la pregunta que se hacen los políticos cuando quieren insertar un hecho así en el golpeteo político. (Milenio)
  • Carlos Ramírez. Guerra sucia o sólo pasivos. PRI atrapado en su laberinto. Pese a la decisión de ir tirando lastre del pasado, al final de cuentas los fantasmas de las navidades se le aparecen a un PRI como personajes de Dickens: el narcotráfico, la impunidad, la responsabilidad en la crisis. El arresto del empresario y político priista de alcurnia Jorge Hank Rhon por posesión de armas de alto calibre y con irregularidades en acreditar legalmente su posesión abrió los otros expedientes del inculpado que tienen que ver con investigaciones sobre la penetración del narcotráfico en Tijuana. El nerviosismo en el PRI lo llevó a cometer el error de acreditar el arresto de Hank Rhon a parte de la guerra sucia del gobierno federal panista contra el PRI para relanzar la campaña del candidato panista al gobierno del Estado de México. Pero si bien puede haber ciertas repercusiones, el efecto será menor al que suponen los priistas mexiquenses, aunque con la reacción ya se ataron al expediente judicial del inculpado. Los temores llevaron a los priistas a tener dos tropiezos: politizar el caso de Hank Rhon y meter el tema en la campaña mexiquense. El argumento de la politización de la justicia mostró al mismo PRI de siempre: el de las complicidades del poder. No importa la ilegalidad, sino que no use con fines políticos, aunque todo, absolutamente todo lo que tenga que ver con los priistas, es de suyo político. En ese razonamiento priista, entonces no queda más que reconocer el valor político y ético de la impunidad del poder. Varios exgobernadores priistas están efectivamente siendo investigados por el auge del crimen organizado en sus entidades, ya sea por incapacidad en el ejercicio del cargo de gobernadores o por complicidades manifiestas o por permitir la corrupción de las policías municipales y estatales. En este contexto, el PRI ya mandó amenazas de no permitir ninguna acusación contra esos exfuncionarios y, más aún, la actual dirigencia priista, con el aval de los barones políticos del tricolor por su papel como élites dirigentes, ha decidido incorporarlos en sectores del comité ejecutivo nacional, a pesar de que la sociedad quisiera cuando menos una sanción moral del PRI contra gobernadores que fallaron en su tarea de impedir la contaminación en sus estados del crimen organizado. De ahí que el caso Hank Rhon haya dañado al PRI no por cualquier malévola intención de algunos malosos dentro del gobierno federal panista, sino por el hecho de que el PRI como partido y como élite política salió en defensa de uno de los políticos-empresarios priistas sobre el que hay una coincidencia en medios de que es una figura indefendible e impresentable. En términos de guerra sucia contra el PRI, la figura de Hank Rhon es menor. Y la acusación de posesión de armas sin la autorización oficial -cargo que atrapó a la esposa del empresario-político en la contradicción mayor de que sí las tenía- no da para el escándalo que ha comenzado a hacer crecer el PRI, cayendo en la trampa de convertir un asunto menor en un caso mayor. Si hubiera intención de guerra sucia para contaminar procesos electorales, entonces se hubiera pensado en un exgobernador o alguno en funciones. Los priistas carecen además de mecanismos de defensa. Como nunca antes, la aprobación de Marisela Morales como procuradora general de la República salió sin raspones en el Congreso y con el voto de confianza priista de que no se iba a usar el aparato judicial federal para asuntos políticos, a pesar de que los priistas sí lo utilizaron en el pasado como ajuste de cuentas, venganzas personales y acomodos de poder. La intervención de la PGR en el caso Hank Rhon le dará más certeza judicial el asunto y dejará al PRI sin argumentos. Horas después de estallado el asunto, los priistas comenzaron a ver con preocupación la larga lista de incidentes e irregularidades en los que estaba metido el empresario toluqueño-tijuanense: desde negocios oscuros, hasta expedientes aún no cerrados en Estados Unidos vinculados al narcotráfico y el crimen organizado y sobre todo el asesinato del columnista Héctor El Gato Félix en 1988 por el entonces jefe de escoltas de Hank Rhon. La trampa en que cayeron por sí mismos los priistas fue elemental: si defendían a Hank Rhon, se harían de alguna manera cómplices de las irregularidades, y más cuando el empresario-político pecaba de ostentación en la exhibición de su cuerpo de seguridad; si dejaban pasar el asunto, entonces habrían dejado el mensaje de que no habría protección política y con ello se perdería parte de los valores priistas de complicidad. La reacción priista fue la primera: politizar el caso. Así, el uso político del caso Hank no fue de las autoridades sino del PRI. Inclusive, el gobernador Peña Nieto tomó personal la defensa del empresario-político arrestado y por tanto ya lo asoció a su precampaña presidencial. ¿Liberaría Peña a Hank Rhon si gana la Presidencia? La pieza que falta en el caso Hank Rhon es la de las pistas investigadas en EU. Un cable de Wikileaks circulado por La Jornada revela opiniones del cónsul de EU en Tijuana cuando un presunto delincuente estadounidense fue a esa oficina a renovar su pasaporte y al salir lo esperaban policías mexicanos, a solicitud estadounidense, para arrestarlo por una orden de aprehensión. Sin embargo, el delincuente acudió protegido por escoltas armados presuntamente del hipódromo de Hank Rhon y a ese lugar se fue a refugiar. El cónsul afirmó en un cable remitido a EU: “es muy extendida la creencia de que Hank Rhon fue un alcalde corrupto y que aún está involucrado con el narcotráfico”. Además la policía municipal de Tijuana fue limpiada por el Ejército en dos ocasiones, la primera en 2008 como resabios de los tiempos de Hank, por vínculos con el cártel de Tijuana de los hermanos Arellano Félix. Hank solicitó licencia a la alcaldía en 2007 para competir por el gobierno estatal y dejó en su lugar a Kurt Honold Morales, director comercial del hipódromo de Agua Caliente. Por tanto, en los expedientes judiciales de Hank Rhon están incluyendo estos datos. (Financiero)
  •  Ricardo Alemán. ¿Quién miente? Dicen los estrategas de seguridad e inteligencia del gobierno federal que ya está en marcha un cambio fundamental en la lucha contra el crimen y el narcotráfico. ¿Y cuál es ese cambio? Dicen que se trata de un conjunto de acciones encaminadas a revertir la percepción social del miedo y la impunidad. Así, en poco tiempo se difundirá en forma masiva la información de que, como resultado de la lucha frontal contra el crimen, se han debilitado y atomizado los cárteles de las drogas. La idea es que la sociedad conozca la realidad sobre el debilitamiento de los grupos criminales, al grado de que hoy no existe un solo cártel con el poder que llegaron a tener en 2006. Pero, además, los estrategas de seguridad e inteligencia también dicen que el gobierno federal busca crear entre la percepción ciudadana —lo que los especialistas conocen como el imaginario colectivo— la certeza de que la impunidad no se puede convertir en una cultura del fatalismo violento. Es decir, que llegó el tiempo de acabar con los intocables, estén donde estén: en la política, la empresa o entre los criminales. A partir de ese nuevo paradigma —de que la lucha contra el crimen no es sólo la persecución de los delincuentes, sino la creación de una Policía Federal confiable, además del abatimiento de culturas inaceptables como la impunidad— se pretende explicar la detención de Jorge Hank Rhon, el poderoso empresario del juego, presunto autor intelectual de la muerte del periodista Héctor Félix —del semanario Zeta—, y del político vinculado en presuntas actividades criminales. Es decir, el mensaje que estaría enviando el gobierno federal con la captura de Jorge Hank Rhon es que, si no se tolerará la impunidad de las mafias del crimen, tampoco se permitirá la impunidad de políticos y empresarios. En pocas palabras, que según los “genios” de la seguridad y la inteligencia del gobierno federal, habría llegado el fin de los intocables. ¿Será? Y, en efecto, es muy probable que ese sea el mensaje que el gobierno federal pretende enviar con la detención y posterior consignación de Jorge Hank Rhon. Pero resulta que existe un pequeño problema —peccata minuta que resulta difícil de tragar para los ciudadanos de a pie—: que muy pocos, si no es que nadie, se creen el cuento de la denuncia ciudadana, del pitazo en la detención del “hijo travieso” del otrora poderoso Profesor Hank. ¿Y por qué pocos o nadie creen esa versión? Por puro sentido común: porque a Jorge Hank lo pudieron haber detenido la semana pasada, el año pasado, el quinquenio pasado, la década pasada… por los mismos presuntos delitos que hoy lo tienen como indiciado ante la PGR. Pero a la versión poco creíble de que Hank Rhon fue detenido como resultado de una denuncia ciudadana, se suma otro aserto que pretende convencer a los ciudadanos de que el presidente Felipe Calderón “ni se enteró” de la detención de Hank. En los dos casos se trata de versiones poco o nada creíbles para los ciudadanos de a pie. ¿Por qué? Por una razón elemental. Porque, entre “los hombres del Presidente”, todos saben que en la administración de Felipe Calderón, y en la residencia oficial de Los Pinos, “no se mueve una hoja de la administración” si no lo autoriza el Presidente. Pero, en el otro bando, el de Jorge Hank Rhon, las mentiras “también se pusieron a peso”. Resulta que el indiciado, su abogado y su esposa quieren convencer a los ciudadanos de que nadie en la casa del empresario del juego conocía una pistolita ni de agua; que no gustan de la cacería, que los guaruras siempre portaban las armas escondidas, que todas las armas tienen licencia para portarlas, que los guaruras no fueron detenidos en flagrancia —cuando alardeaban de lo que siempre alardearon: que eran intocables— y, claro, se ampararon en la especie vendedora del “compló”, de que “las armas fueron sembradas”. Está claro que, entre la autoridad federal y el detenido, alguien miente. ¿Quién miente? Sólo falta que mañana salgan con el gastado “¡usted disculpe!”, y que la ejemplar lucha contra la impunidad de políticos, empresarios y hombres de poder resulte como el parto de los montes: un ratoncito. Al tiempo.*******EN EL CAMINO. Por cierto, confirmó el PRI de Baja California que Peña Nieto se negó a asistir sólo a dos campañas de gobernadores estatales. La de Hank Rhon y la de Eruviel Ávila… y a propósito de elecciones, golpazo que le recetó la Corte a Marcelo Ebrard, al echar abajo su reforma que prohibía la creación de nuevos partidos en el DF. Era una reforma con dedicatoria. (Excélsior)

Marciano

  • Ricardo Monreal. El modelo marciano de país. Un gobernador del PRI que plantea enrolar en el Ejército a jóvenes ninis, para evitar que caigan en la delincuencia. Un mandatario del PAN que exhorta a jóvenes universitarios a enrolarse en la Policía Federal, con sueldo de 12 mil pesos mensuales, para salir del desempleo profesional. Ese es el futuro laboral que ambos partidos ofertan a la juventud mexicana: dejar el ejército industrial de reserva en el que actualmente se encuentran y enrolarse en una especie de ejército de salvación nacional; integrarse a una economía de guerra, que se alimenta del ahorro social, en lugar de sumarse a una economía productiva, que genere plusvalor; volverse empleados de Marte, la deidad romana de la guerra, en lugar de aliados de Pax, la diosa de la paz. Por ello, de forma y de fondo, en el sentido literal del término, esas propuestas son producto de un modelo marciano —ni siquiera marcial— de país. Y no es que ser militar o policía signifique optar por una profesión deshonesta, indigna o condenable; lo miserable, aberrante y execrable se encuentra en otra parte: en la visión miope de ciertas autoridades, que sólo ven en los jóvenes una gran reserva nacional de policías y militares. El modelo marciano de país confunde el bono demográfico —la oportunidad histórica de disponer de una población joven— con el abono biológico para la guerra. Para los promotores de este modelo, lo que el país necesita no es más desarrollo, sino más seguridad. No se requieren más universidades, sino más cárceles; no más ingenieros, sino más policías…, más cuarteles en lugar de hospitales y más armas en lugar de vacunas o medicinas. El modelo marciano de país es panóptico, es decir, todo lo ve desde un solo ángulo; garanticemos la seguridad y lo demás llegará por si sólo: la inversión, el empleo, la educación y la salud; también, la libertad, la justicia, la igualdad y la democracia. La seguridad no es una variable complementaria y subsidiaria de otros indicadores sociales y económicos; es la variable nodriza de la cual nacen todas las demás. Mientras en el mundo, el crecimiento de los gastos en seguridad y guerra ha promediado 4 por ciento anual desde 2006, en México el incremento conjunto del presupuesto de seguridad nacional y pública ha sido de 15 por ciento. Tan sólo la Secretaría de Seguridad Pública federal, entre 2006 y 2010, ha elevado su presupuesto en 190 por ciento, al pasar de 10 mil 500 mdp a 33 mil 375 mdp. Por supuesto, buena parte de estos recursos se ha destinado a contratar policías, equipo y armamento, con una relación costo-beneficio altamente controversial, ya que si consideramos que la PFP constituye actualmente una fuerza de 35 mil elementos, la distribución presupuestal per cápita sería de 942 mil pesos al año por integrante. Presupuesto tan generoso no lo tienen ni FBI ni Scotland Yard. Las democracias disponen de policías profesionales y científicas. Los modelos marcianos de seguridad, en cambio, intentan hacer de cada profesional y científico desempleado un policía. Desde esta perspectiva tiene más mérito la prudente maestra de kínder que protege a sus alumnos de ser alcanzados por las balas perdidas de un fuego cruzado, que las educadoras con más de 30 años de servicio preparando a sus alumnos en las escuelas públicas para no ser abatidos por la ignorancia y la marginación. El modelo marciano paga mejor al soplón que aporta información sobre un capo, que al científico que patenta un nuevo conocimiento o experimento. En las democracias seguras, la función policial, en efecto, equivale a un sacerdocio cívico. En los modelos marcianos, las batallas por la seguridad se asumen como una religión de Estado; son cruzadas que se libran con mucho valor, pero con escasa inteligencia; con mucha épica y poca ética (especialmente en materia de derechos humanos); y con despliegues mediáticos para abatir percepciones, pero con poca efectividad para modificar realidades. Desde el Imperio romano tributar más presupuesto, recursos y jóvenes a Marte que a Pax, fue un mal negocio público. El historiador inglés Arnold J. Toynbee advirtió que detrás de la caída de una civilización se encuentra la hybris de una decisión de poder que lleva a la ruina; invariablemente, esta decisión toma la forma de “militarismo suicida” o de cultura militarista de Estado. La propuesta marciana de hacer de cada nini un soldado y de cada joven universitario un policía puede ser la hybris de nuestra incipiente democracia, porque si bien no hay democracia sin seguridad, con frecuencia se olvida que tampoco hay seguridad sin equidad social. (Milenio)
Anuncios

Acerca de Imagen Política

Somos un grupo de profesionales de la comunicación, que hemos conjuntado nuestra capacidad y experiencia en las áreas del periodismo escrito, radiofónico y de análisis político, que nos permite ser la firma más exitosa de: consultores políticos, de comunicación, estrategias de mercadotecnia y cabildeo.
Esta entrada fue publicada en Síntesis Política y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s