Síntesis Política de Imagen Política

Finanzas, Negocios /Energía

  • Se evitará crisis por suspensión de pagos: Geithner
  • Anuncia inversión en Bancomer de 22 mil mdp
  • CNBV:  mayor seguridad a usuarios de cooperativas
  • IMEF, a favor de medidas anticorrupción más duras
  • Mundo Maya, oportunidad turística
  • IDEAL se prepara para entrar a EU
  • Ha avanzado infraestructura: Banobras
  • Fovissste arranca avalúo electrónico
  • Déficit de 5.6 millones de empleos formales
  • Crece 4.9% consumo privado en primer trimestre
  • Medidas de CRE encarecen consumo del gas natural

Seguridad /Justicia / Salud

  • Cae mando de Michoacán con drogas y armamento
  • Gana crimen 1.6 billones de dólares anuales: BM
  • Prevén que ‘Chapo’ absorba a La Familia
  • Operan 3 cárteles en Veracruz: Sedena
 

 

 

 

Gobierno / Partidos / Congreso /  Estados

  • Gobernantes y legisladores responsables: FCH
  • Sólo el Congreso legisla: Villanueva
  • Olvidó Encinas que PRD rechazó alianza: PAN
  • Denuncia PRI a Cordero, Lozano y Lujambio

 

                                                                    TITULARES DEL DÍA
Financiero Capacidad para mitigar un choque externo: SHCP
Economista Grecia acepta plan de ajuste económico
Reforma Cae “El Chango”, líder de La Familia
Universal Cae jefe de cártel de “La Familia”
Jornada Lula: educación y empleo, antídotos contra la violencia
Milenio El gobierno da por muerta a La Familia
Excélsior Cae El Chango; dan por muerta a la familia
Sol de México Urge respaldar con hechos la democracia, advierte Alanís
Crónica Huevos de oro de Pemex se acabarán un día: Lula
La Razón PRD no aceptará resultados en el estado de México
Impacto Sean responsables, exige Calderón a legisladores

  • Convoca Calderón a ser responsables. El Presidente Felipe Calderón dijo ayer que México necesita gobernantes y legisladores responsables. Además, cargó contra los que se lavaron las manos, los que provocaron inflaciones “desastrosas” y los que han frenado reformas vitales para empujar la transformación de México. En ese tono, reunido con los consejeros del Grupo BBVA-Bancomer, Calderón por lo pronto advirtió que él está decidido a empujar la transformación del país, acelerando las reformas que le hacen falta, sin esperar a que otros lo hagan. Aprovechando la presencia de Luis Inácio Lula da Silva, Calderón dijo que el ex Presidente de Brasil bien podría dar testimonio de cuánto puede avanzar una Nación con una reforma como la que éste empujó con la petrolera del Estado. “Ese futuro que queremos para México —apuntaría Calderón— , ese México se puede y se debe construir, y no lo podemos dejar para después ni podemos lavarnos las manos y esperar que sean otros los que lo hagan, porque tanto tiempo ha perdido México en ello que por eso hoy estamos pagando los costos que pagamos”. el “lastre que en el pasado le impidió dar el salto al desarrollo que México puede y debe dar”; con ese panorama de por medio, Calderón aseguró que ha habido cambios que antaño parecían imposibles de cambiar. “Y saben qué —insistió—, tenemos que ir por más, porque estoy decidido a que esta Administración, hasta el último día de Gobierno, sea un Gobierno de transformación de México. Y no vamos a frenar, sino vamos a acelerar las reformas que le están haciendo falta al país”. Calderón dijo entonces que por eso había enviado al Congreso de la Unión una solicitud para el desahogo de un periodo extraordinario de sesiones que lleve a buen puerto, dijo, las reformas aún pendientes de aprobar. “No hay razón —esgrimió— para seguir retrasando la transformación de México, que se puede y se debe hacer más allá de consideraciones políticas de cualquier tipo. México necesita gobernantes (y) legisladores responsables”. (Reforma)

 

 

 

Regresividad

  • Sergio Sarmiento.  Regresividad. Las cifras de distribución de ingresos brutos de los países de Europa occidental, e incluso los nórdicos, no son demasiado diferentes a las de México. Las cosas cambian, sin embargo, tras el efecto fiscal. En los países europeos los impuestos y el gasto público apoyan a quienes menos ingresos tienen y promueven así una mayor equidad. En México, sin embargo, esto no ocurre. En primer lugar porque mucha gente con ingresos altos no paga impuestos, ya sea por beneficios fiscales o por evasión. Pero además el dinero que recauda el gobierno se gasta muy mal. En lugar de apoyar a quienes menos tienen, el gobierno mexicano utiliza una parte muy importante del dinero para subsidiar a las clases medias o a los ricos. Si bien el Informe sobre desarrollo humano México 2011 señala que no hay información que nos permita concluir con certeza cuál es el impacto social total del gasto gubernamental, ofrece suficiente información como para concluir que los recursos públicos en México se utilizan para subsidiar a los ricos en lugar de a los pobres. Los principales responsables son los subsidios a los energéticos. En México el gobierno dedica cuatro veces más recursos a subsidiar los combustibles, particularmente la gasolina, que a todos los programas de combate a la pobreza. El subsidio a la gasolina es particularmente regresivo ya que beneficia principalmente a la población con vehículo privado, que es la más rica del país. Entre más dinero y vehículos tiene la gente, y más combustible consume, mayor es el monto del subsidio. El regalo es mayor para quien tiene tres camionetas de ocho cilindros que para quien cuenta sólo con un subcompacto. Entre más pobre es la población menos se beneficia. Los más pobres de los pobres, que viven en zonas rurales y no sólo no tienen auto privado sino que rara vez utilizan el transporte público, no reciben nada. Si bien el dispendio en la gasolina es el principal responsable del impulso a la inequidad en el gasto mexicano, hay muchos otros ejemplos de ello. Una parte del gasto educativo, por ejemplo, se canaliza a la educación superior, la cual favorece a un grupo relativamente próspero de la población, mientras que la educación preescolar y la primaria, que son las que más favorecen a los grupos marginados, reciben un respaldo relativamente menor. El gasto en el campo tiene las mismas consecuencias regresivas. Programas como Procampo favorecen mucho más a los productores ricos que a los pobres ya que se otorgan en razón de la superficie cultivada. Muchos de los subsidios o exenciones fiscales que se otorgan a empresas, sindicatos y grupos políticos o sociales tienen también consecuencias regresivas. Los beneficiarios son los más ricos de la población. Incluso un programa como el seguro popular, que tiene sin duda aspectos positivos, ofrece también una parte oscura, ya que encarece el trabajo formal y genera así incentivos para la creación de puestos de trabajo en la economía informal. Lo que debe hacer un país pobre como México, señala el informe, es generalizar las oportunidades económicas y focalizar los subsidios: esto es, entregarlos solo a los más pobres. El programa Oportunidades es el mejor ejemplo de una iniciativa con verdadero sentido social. Sin embargo, mientras se mantengan programas, como el subsidio a los combustibles, que cuadruplican todo el gasto para el combate a la pobreza, el resultado del gasto gubernamental en México seguirá siendo el de aumentar la desigualdad en lugar de mitigarla. (Reforma)

 

Laberinto

  • Otto Granados. Para salir del laberinto. Quizá nunca como ahora habían estado en el tablero de la confusión nacional, al mismo tiempo, tantas cosas, tan graves y tan complejas, de suerte que el siguiente presidente de México se encontrará con un verdadero acertijo para definir por dónde empezar y con un enorme desafío a la imaginación y al carácter para tomar las decisiones efectivas. Éstas son sólo algunas de las interrogantes pendientes: 1. ¿Ordenará que el ejército deje de hacer tareas de seguridad pública, se retire de las calles y regrese a los cuarteles, para dejarle esta función exclusivamente a la Policía Federal? Por ende ¿estará en condiciones de obligar a los gobernadores y alcaldes a que definan el tema del mando único y asuman por completo esta responsabilidad en sus territorios? 2. ¿Estará en disposición de suscribir un acuerdo mucho más audaz de cooperación con Estados Unidos para permitir, por ejemplo, operaciones conjuntas en territorio nacional u otras formas de colaboración inéditas hasta ahora en materia de combate a la delincuencia organizada? 3. ¿Tendrá la suficiente fuerza política como para sacar adelante las manidas reformas estructurales que impulsen una mejoría notable de la competitividad económica nacional? 4. ¿Se atreverá a crear las condiciones y tomar las decisiones que lleven, por ejemplo, a la creación de una tercera cadena televisiva o el fraccionamiento del monopolio de telefonía y telecomunicaciones existente? 5. ¿Querrá cambiar la relación existente entre la SEP y el SNTE y disponer, por ejemplo, la supresión de las cuotas sindicales obligatorias o la transferencia completa de la relación laboral con el sindicato hacia los gobiernos de las entidades? ¿Impulsará la desaparición de las distintas comisiones SEP-SNTE que gestionan cambios, contrataciones y movimientos escalafonarios, y hacer reformas a la Ley General de Educación para que regrese a la autoridad la gestión de la administración educativa? 6. ¿Enviará al Congreso una iniciativa para abrir Pemex o la CFE a la inversión privada nacional y extranjera, a la competencia de varios proveedores de energía o para darle a la primera autonomía fiscal completa? 7. En la Ley de Ingresos para 2013 ¿incluirá la generalización del IVA a alimentos y medicinas o la supresión de regímenes de excepción y las exenciones? 8. ¿Revisará el TLC para proponer una especie de TLC plus que incluya entre otras cosas progresos novedosos en materia aduanera, migratoria o de seguridad energética? 9. ¿Apoyará una reforma política creativa que resuelva, al menos por unos años, las disfunciones del sistema electoral, introduzca la reelección de legisladores, alcaldes y gobernadores, o nuevas figuras que hagan más eficiente la vida política? Todo esto es factible en el primer año de la nueva presidencia. Pero si el próximo mandatario —quien sea— no tiene interés en nada de esto o no tiene la inteligencia, la habilidad y las agallas para hacer las reformas o sencillamente no comprende su dimensión ni su valor estratégico para el país ¿entonces para qué quiere el cargo? Parece hora de salir del laberinto. (La Razón)

Fox

  • Joaquín López-Dóriga. Cosas de Fox. Vicente Fox ha sido un personaje desde que decidió dejar la Coca Cola y entrar a la política. Lo fue como diputado federal, ahí están las imágenes con las orejas de burro y los bolsillos llenos de papeletas electorales en protesta por el fraude; lo fue cuando tuvo que ganar dos veces el gobierno de Guanajuato, lo siguió siendo como precandidato, imponiéndose al PAN, no dejó de serlo como candidato y ¡qué decir de cuando llegó a Los Pinos! Su personalidad resultó tan arrolladora, que fue él, y no el PAN, quien derrotó al PRI en las elecciones de 2000; que fue él, y no el PAN, el que se impuso como candidato presidencial; que fue él, y no su partido, el que lo llevó a ganar dos veces el gobierno de Guanajuato. Pero la suma de atractivo y carácter dio como resultado la incapacidad de anteponer la investidura presidencial a ese personal estilo de ser, lo que devino en lo que todos vimos. Pero si como presidente hizo valer más las ocurrencias que las ideas, como ex presidente sigue siendo el mismo Fox, por la libre, sin concepto de equipo, de cuerpo o de partido. Él está por encima de todos: equipo, cuerpo, partido. Para confirmarlo basta releer el perlario de sus declaraciones, alegría de los periodistas. Las más recientes, el domingo en su rancho, sacudieron a la dirigencia panista y a sus precandidatos, las ondas también llegaron a Los Pinos. Me refiero a sus proyecciones para las próximas elecciones, cuando adelantó que el PRI ganará las elecciones de gobernador del Estado de México, comicios que serán muy ilustrativos (sic) de lo que pasará en las votaciones federales de 2012. Tengo claro que las declaraciones de Fox no tienen destinatario ni diseño, que son, como han siempre, producto de la ocurrencia, derivadas de la imposibilidad de decir lo que se piensa, cuando éste es un ejercicio, por esporádico, excepcional.*******Retales. 1. MEMORIA. Reprocha Andrés Manuel López Obrador que en la entrevista con Alejandro Encinas se haya tocado el plantón de Reforma. Que le reclame a él, que fue quien sacó el tema, que además había anunciado en el debate. No escucha o ya no quiere escuchar, ya es lo mismo. Insisto: este no es el López Obrador que yo conocí; 2. COCOA. El 7 de diciembre de 2006, Luisa María Calderón Hinojosa anunció un acuerdo de familia: nadie puede estar en el espacio público, y lo cumplieron. Ahora La Cocoa va por la candidatura del PAN al gobierno de Michoacán para las elecciones de noviembre, las últimas antes de la presidencial de 2012; y 3 ALTERNO. Hay quienes afirman que la mejor estrategia electoral es la de Santiago Creel: de no ser candidato presidencial del PAN, desde esa precampaña, buscará la del Gobierno del Distrito Federal, donde fue derrotado por AMLO en julio de 2000.. (Milenio)

AMLO

  • Leo Zuckermann. ¿Se la van a cobrar a AMLO? ¿Qué va a pasar el 4 de julio en el PRD si ocurre lo que indican las encuestas en el Estado de México, es decir, que el candidato del PRI arrase en las elecciones de gobernador? ¿Alguien le va a cobrar a AMLO el error de haber bloqueado la posibilidad de una alianza electoral de la izquierda con el PAN a fin de competirle de verdad al PRI y quizá propinarle un golpe a Enrique Peña Nieto? No lo creo. Así lo sugiere la historia. Y es que una parte de la izquierda adora a AMLO y otra le tiene pavor. Por eso, no lo tocan ni con el pétalo de una rosa. Por eso, sus errores no le cuestan. Vaya que López Obrador ha errado. La elección de 2006, más que ganarla Calderón, la perdió AMLO. El hoy Presidente tuvo la habilidad de capitalizar las equivocaciones de un candidato que unos meses antes de los comicios tenía una cómoda ventaja en las encuestas. AMLO se equivocó, por ejemplo, al no asistir al primer debate. Pero quizá lo que más le costó en la carrera presidencial fue no responder a las campañas negativas en su contra del PRI y del PAN. Eso le afectó mucho porque, de acuerdo a cualquier libro de texto de mercadotecnia electoral, el candidato que no contesta un ataque negativo lo hace creíble. El que calla, otorga. El periodista Jorge Ramos en una ocasión le comentó a AMLO que este tipo de campañas son comunes y se valen en una democracia. AMLO le contestó: “Siempre y cuando el afectado tenga posibilidad de respuesta, de réplica. Aquí nos cerraron por completo los medios de comunicación”. Falso. En medio de la campaña presidencial de 2006, AMLO pudo haber utilizado spots de radio y televisión, que estaban a su alcance, para responder los ataques en su contra. Más aún, en ese entonces, los medios se peleaban por entrevistarlo. Él era quien se daba el lujo de rechazarlos. ¿Y qué tal el error del plantón en Reforma y el centro del Distrito Federal para protestar por un supuesto fraude electoral que sus abogados nunca pudieron comprobar? ¿Acaso no se equivocó al estrangular una parte de la capital? Hasta él lo reconoce. De acuerdo al perfil que escribió Jorge Zepeda sobre él, AMLO “ha reconocido que la decisión del plantón podría no haber sido adecuada”, pero “era la menos mala de sus opciones”. Así lo ha racionalizado AMLO: no quería parecer timorato como Cuauhtémoc Cárdenas después de la elección de 1988 y temía que sus seguidores cometieran actos violentos de protesta; ergo, escogió el plantón como una opción intermedia. Una decisión que sin duda le costó a él y a la izquierda en la opinión pública. Ni el PRD ni AMLO han podido recuperarse de la mala imagen que tienen en las encuestas. ¿Alguien le cobró este error a AMLO dentro de la izquierda? No. Porque unos siguen adorándolo y otros, que perciben dicho fervor, tienen miedo de enfrentarlo. En las encuestas, Marcelo Ebrard no le hace ni cosquillas entre los izquierdistas. AMLO es el preferido. Y por eso nadie tampoco le va a cobrar que le vaya mal a la izquierda en el Estado de México. Además, siempre tendrá el recurso de desconocer la derrota (“es que la mafia que controla el país nos volvió a robar, bla, bla, bla”) o admitir que perdieron pero con el orgullo de no haberse aliado a “los mafiosos del PAN que son los mismos que los del PRI”. Lo cierto es que, después de haber impedido la alianza, luego de haber impuesto a Alejandro Encinas como candidato de la izquierda a la gubernatura, AMLO prácticamente desapareció del territorio mexiquense. Ayer Carlos Puig le preguntó si había abandonado a Encinas. Respondió que él antes había recorrido el estado con el candidato mexiquense: “Alejandro está haciendo una muy buena campaña, hay mucha participación ciudadana, lo están apoyando de modo que está bien acompañado […] yo no tengo la menor duda de que va a llegar a la gubernatura”. No lo creo, porque así lo indican las encuestas. En el mejor de los casos, Encinas ocupará un segundo lugar muy lejano. Y la izquierda, lejos de cobrarle el error a AMLO, procederá a ungirlo como su candidato presidencial. (Excélsior)

IFE

  • Denise Maerker.  IFE: la joya de la corona democrática, en el abandono. Dos han sido las instituciones creadas por la democracia mexicana: el IFE, Instituto Federal Electoral, y el IFAI, Instituto Federal de Acceso a la Información Pública, nada más. Y en los pocos años que tienen, ambas instituciones han sufrido los embates de una clase política que, una vez pasada la emoción democrática inicial, no soporta que se le señale, se le exija y menos que se le multe. El IFAI se defiende desde hace años de quienes se resisten a aceptar sus decisiones sin poder anularlas vía un tribunal de apelación y el IFE lleva ocho meses funcionando sin tres consejeros. La destrucción del IFE inició hace años. Cuando terminó el periodo de siete años de los primeros consejeros encabezados por José Woldenberg, los partidos políticos, y en especial el PRI y el PAN, decidieron no reelegir a ninguno de los consejeros salientes y renovar de tajo el instituto. La razón: no les gustó que un órgano independiente los exhibiera ante la sociedad, especialmente por los casos de “Amigos de Fox” y “Pemexgate”. Toda la experiencia y reputación acumuladas en esos consejeros fue barrida de golpe. Luego vino la caótica designación del segundo IFE. Elba Esther Gordillo, entonces líder de los diputados priístas, llevó la voz cantante; personalmente seleccionó figuras de segundo nivel, sin trayectoria propia, pero, eso sí, cercanas a ella. Eso, y la terquedad de Pablo Gómez del PRD que por mantener a uno de los anteriores consejeros acabó fuera de la negociación, dejaron un IFE de bajo nivel, avalado sólo por PRI y PAN. La inexperiencia hizo estragos y la exigente noche del 2 de julio de 2006 dejaría al descubierto los titubeos de ese inexperto grupo. Más de un día tardaron en explicar dónde estaban las actas con inconsistencias y abrieron así espacio para que López Obrador y su grupo hablaran de desaparición de cientos de actas. Luego vino la reforma del rencor en la que todos los partidos políticos saldaron cuentas con los consejeros y con los medios. Se nombró parcialmente a un tercer IFE y acabamos con algunos consejeros que, en lugar de ser representantes del sentir de la izquierda o de la derecha, en general ahora responden a liderazgos concretos de fracciones dentro de un partido. El IFE funciona desde hace ocho meses sin tres consejeros, y los que hay están totalmente divididos. ¡La joya de la corona de nuestra transición democrática yace arrumbada y olvidada por la clase política! A nadie parece preocuparle, ni a los diputados, ni al Presidente, ni a los partidos, que el árbitro electoral esté a punto de enfrentar otra contienda presidencial en una posición de debilidad alarmante (Universal)
  • Ricardo Alemán. El reino de la estupidez. A partir de hoy, el Instituto Federal Electoral dispone de nueve días para discutir, aprobar y/o rechazar un paquete de reglamentos que no sólo convertirán en legislador al árbitro electoral sino que —de no ser sometidos a una rigurosa revisión de especialistas— podrían terminar en una grosera violación a libertades básicas y un severo golpe a la credibilidad, confianza y certeza de la elección presidencial de 2012. En días pasados se hizo público el proyecto de Reglamento de Réplica, que debió ser retirado y cambiados sus fundamentos, debido a los excesos que contenía y a la censura que proponía. Hoy le damos a conocer el Proyecto de Reglamento de Quejas y Denuncias que preparó el IFE, que podría ser discutido en el pleno del Consejo General —en las sesiones del miércoles 22 o del 29 de junio— y que de nueva cuenta es un galimatías que confirma, por decirlo suave, que en el IFE se vive lo más parecido al reino de la estupidez. ¿Por qué? Porque a lo largo de sus cinco títulos, 21 capítulos y 85 artículos, el citado reglamento prácticamente propone que “los aspirantes” a puestos de elección popular estén muertos. ¿Por qué? Porque sólo muertos no cometerían delitos electorales derivados de actos anticipados de precampaña, de campaña, de propaganda electoral, gubernamental o institucional, contraria a la ley. Sólo muertos los aspirantes a gobernadores, senadores, diputados o a presidente de la República podrían cumplir con lo que manda el reglamento elaborado por el IFE. Y diga usted si no. Dice el reglamento citado que, por ejemplo, son actos anticipados de precampaña o campaña: “Aquellos realizados por partidos políticos, sus militantes, aspirantes o precandidatos, a través de reuniones públicas, asambleas, marchas, la difusión de escritos, publicaciones, expresiones, mensajes, imágenes, proyecciones, grabaciones audio o video u otros elementos, y en general todos los realizados, para dirigirse a los afiliados o militantes, simpatizantes… con el fin de obtener su postulación a un cargo de elección popular…” Todo lo anterior, si se revisa con cuidado, prohíbe la naturaleza misma del ser humano, que es política. Pero además, cancela libertades básicas, como las de expresión, reunión, manifestación y… tampoco es todo, ya que la anterior redacción niega la esencia misma de los partidos políticos, la razón de ser de esas organizaciones, los objetivos de sus militantes y, por si fuera poco, penaliza la actividad política cotidiana que, según la Constitución, tiene como objetivo convencer a los ciudadanos del ejercicio del poder, a partir de tal o cual grupo político, doctrina o propuesta partidista. Pero hay más. Una joya sobre el reino de la estupidez en que el IFE quiere convertir el reglamento de quejas, aparece en las líneas siguientes. En el artículo 9 del capítulo segundo, relativo a la “propaganda electoral contraria a la ley”, el IFE dice: “Todo contenido de radio y/o televisión que incluya propaganda electoral de forma encubierta, integrada, simulada, velada, implícita o explícita, y/o los contenidos difundidos a través de radio y/o televisión, cuyas características de sistematicidad permitan advertir un contenido propagandístico con fines electorales… en ambos casos se actualizarán los supuestos, con independencia de los recursos, formas, formatos o géneros que se empleen para su difusión. En estos supuestos la autoridad electoral deberá ponderar y analizar funcional, sistemática y gramaticalmente los tres derechos fundamentales que coexisten en la difusión del contenido en cuestión; la libertad de expresión, la equidad en la contienda electoral y el derecho de la ciudadanía a estar informada”. ¿Qué quiere decir lo anterior, además de una soberana estupidez? Que los genios del IFE no entienden que la materia prima de los medios y de la información son las ideas, traducidas en palabras, imágenes, en información. Y según el IFE, todo lo que se diga en un programa especializado sobre temas electorales —de radio o televisión— puede ser entendido como propaganda, sancionado y censurado. De ese tamaño es la estupidez. Tampoco es todo. El 19 de abril pasado, el IPN envió al IFE un memorando en el que le explica, con pelos y señales, las inconveniencias técnicas de bloquear la propaganda gubernamental y reorientar la difusión de spots electorales. Demuestra que técnica, económica y laboralmente, es imposible. Y es que también en ese tema los genios del IFE son ignorantes totales, y también en ese tema impera la estupidez. (Excélsior)

 

Hank

  • Carlos Loret.  Hank: la conexión DEA.  El martes 7 de junio, apenas tres días después del operativo que resultó en la detención del polémico empresario priísta Jorge Hank Rhon, salieron por una puerta lateral de Los Pinos el embajador de facto de Estados Unidos en México, John D. Feeley, y el jefe de la MCCO (México City Country Office, Oficina del País en la Ciudad de México) de la DEA. Se habían reunido en privado con el secretario técnico del Consejo de Seguridad Nacional, el doctor Alejandro Poiré. Recibieron un mensaje directo del gobierno federal mexicano: “Si tienen algo contra Hank, es ahora”. Los protocolos de cooperación México-Estados Unidos ya habían sido activados desde la PGR a través de sus contactos en la embajada. Sin embargo, hacía falta una comunicación del más alto nivel sobre el tema, particularmente porque el gobierno federal mexicano —de manera increíble para muchos— dice no tener nada contra Jorge Hank Rhon. Poco después de que se reveló la operación del Ejército en la casa del ex alcalde de Tijuana, una de las versiones que más divulgaron fuentes bien informadas fue la de que la detención fue fruto de un “pitazo” de los agentes de la DEA que operan en Baja California hacia elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional, un tip a nivel de los contactos en el terreno de la siempre vigilada Baja California. Ya se sabe del ridículo en que quedó el gobierno federal por la detención de Jorge Hank Rhon, Asombrosamente no fueron capaces de quitarle “una pluma a su gallo”. Pero el costo político de Hank en libertad, que sólo refuerza en el ideario colectivo la falta de credibilidad de las instituciones procuradoras e impartidoras de justicia en México, debe también salpicar al gobierno de Estados Unidos. Primero, porque desde 2009 las autoridades del vecino norteño prohibieron a Hank y su familia el ingreso a territorio estadounidense, bajo la sospecha de que están vinculados con el crimen organizado. Segundo, porque las filtraciones de WikiLeaks exhibieron a la embajada de EU en México denunciando que el emporio de apuestas y caballos del priísta era puerto seguro para narcotraflcantes y lavadores de dinero. Y tercero, porque el gobierno mexicano se los pidió al más alto nivel ese 7 de junio. ¿Estados Unidos tampoco tiene nada contra Hank? Entonces que lo dejen pasar, que le den la visa, que vaya de shopping a San Diego, lleve a sus nietos a Disneylandia y acompañe a su mujer a atenderse a los mejores hospitales de Houston. Y, considerando el historial de Hank relatado hace un par de semanas en este mismo espacio, que los de EU compartan con sus colegas mexicanos el ridículo de tenerlo libre. ****SACIAMORBOS. Lo que permanece en debate e investigación periodística es si el Presidente, imaginando un Quinazo que pudiera minar las preferencias electorales a favor del PRI, autorizó proceder con la operación. Dicho sea de paso, si éste fue el Quinazo del sexenio, francamente quedó bastante pobre… casi tanto como la “cargada” a favor de Cordero. (Universal)
  • Juan Ignacio Zavala. Hank como modelo de santidad. Si no fuese pecar contra la caridad respecto a un hermano en Cristo, yo diría que Su Eminencia es un perfecto hijo de puta. Esta frase contenida en La piel del tambor, novela de Arturo Pérez-Reverte es parte de un diálogo entres dos clérigos cercanos a la política vaticana. La cita viene al caso porque algunos de los prelados de la Iglesia católica en México le han dado vuelta a los modelos de santidad y públicamente pusieron como ejemplo a Jorge Hank Rhon. Dada su condición de “pastores”, los hombres de la Iglesia deben ser cuidadosos al señalar ejemplos, manifestar respaldos o emitir condenas. Ya sabemos que cuando condenan una acción o una persona, se desata una persecución en contra, campañas en medios, cadenas sociales, señalamientos desde el púlpito. Pero, ¿qué pasa cuando imponen un modelo, cuando colocan a alguien como ejemplo? Pues que la feligresía verá en ese sujeto a una persona que observa las enseñanzas del Evangelio, que lleva una vida espiritual adecuada, que sus virtudes y acciones son un modelo y que encarna, de cierta manera, algunas de las cualidades de Jesucristo. Eso ven el arzobispo de Tijuana, el obispo de Mexicali y el obispo de Ecatepec en la persona de Jorge Hank. Ante la detención del ex alcalde de Tijuana, hasta el PRI prefirió callarse, no salir en defensa de su militante y esperar lo que sucediera con las autoridades para externar alguna opinión. No fue el caso de los representantes de la Iglesia. Ni tardos ni perezosos, prestos a escenificar la puesta al día del pasaje bíblico de la adoración del becerro de oro, emitieron misivas públicas hablando maravillas del detenido. El arzobispo de Tijuana, Rafael Romo Muñoz, expresaba sentirse “apesadumbrado”; manifestaba que “como amigos que somos lo tengo siempre presente en mis oraciones” y “por supuesto también a sus más cercanos colaboradores”. Romo Muñoz recuerda los más de 15 años de relación entre ambos, los festejos de “Los Reyes Magos con miles de niños…” Reconoce la “vocación de servicio” del entonces detenido y termina con la petición de que “María santísima le haga sentir el amor de Madre”. El obispo de Mexicali, José Isidro Guerrero, le escribe motivado por “la fraternidad que nos une” y le comenta que junto a él hay mucha gente que lo aprecia por “lo que usted es como persona y amigo”, le manifiesta su aprecio y amistad y pide que Dios lo ilumine para que siga “adelante con sus sueños y proyectos”. Y no podía faltar esa suerte de Caifás mexicano que es Onésimo Cepeda. Envuelto siempre en lujos y escándalos como si fuera figura del espectáculo, atendía un litigio por tener un pagaré por 130 millones de dólares, pero se dio tiempo para escribirle a su amigo. “Te he conocido como un hombre de ley”, le dice al tiempo que ofrece “todo su apoyo”, así como “las oraciones mías, de mi clero y de mi pueblo.” Así pues que para obtener esos comentarios y las oraciones de prelados de ese tipo es necesario tener Rolls Royce, ser multimillonario, tener casinos, preparar e ingerir bebidas demenciales, ser sospechoso de asesinatos. Qué bien. Así que ahora tenemos a Hank como modelo santidad. Claro que afortunadamente esa no es toda la Iglesia. Hay curas dedicados a servir a los pobres, obispos comprometidos con los más necesitados, misioneros de la fe que comparten la miseria con quienes la viven. Son también hombres de la Iglesia que permiten recordar a otro párroco de la novela citada. Con toda nuestra miserable condición a cuestas, los curas como yo seguimos siendo necesarios… Somos la vieja y parcheada piel del tambor sobre la que aún redobla la gloria de Dios. (Milenio)

Antorcha

  • Ciro Gómez Leyva. Cumplimos siete semanas bajo extorsión. El plantón de Antorcha Campesina en Bucareli cumple hoy siete semanas. Siete. Es ya más largo que los de 2008 y 2010. Como siempre, los antorchistas exigen dinero público. Debería resignarme, pero me sigue indignando la indiferencia de las autoridades ante estos plantones que desquician la vida cotidiana de cientos de miles de personas y hieren de muerte a los pequeños y pobres negocios: papelerías, tlapalerías, fondas, cantinas. Antorcha, lo he escrito aquí, es un grupo de extorsión política que tiene un desprecio brutal por el tiempo y el espacio del ciudadano común y corriente. Trabajo a la vuelta del plantón. Padezco y veo padecer sus consecuencias. El gobierno federal no hace nada. Tampoco el del DF. Jódanse, nos dicen con los brazos cruzados. Pero lo que no tiene nombre es la forma en que el PRI del Estado de México arropa y agasaja, con espíritu de grupo, a estos extorsionadores. Qué dolor debieron haber producido en doña Irma Hernández, la de la manufacturera de Bucareli, o en don Lucio Mendoza, el cantinero del Reloj Chino, las imágenes de Eruviel Ávila exaltando el domingo en Ixtapaluca a los líderes antorchistas al grito de: “Antorcha es una organización que busca el bienestar de quienes más lo necesitan”; qué desaliento, saber que mantendrá con ellos “una relación de respeto y colaboración”, porque “impulsan la educación y la cultura”. En un punto, al menos, coinciden los gobiernos federal, del DF, el Estado de México, el PRI, el PRD y el PAN: si se trata de los priistas de Antorcha, la extorsión tiene permiso. Se irán cuando se les pegue la gana, sin reparar daños. Y volverán cuando se les pegue la gana. Extorsionadores de tiempo completo. (Milenio)
  • Carlos Marín. La antorcha que ilumina a Peña y a Eruviel. Anoche, En 15, de Carlos Puig (MILENIO Televisión), el candidato del PRI a la gubernatura del Estado de México afirmó que Antorcha Campesina realiza un buen “trabajo de gestión”. Días antes, en un acto multitudinario, Eruviel Ávila fue apapachado por ese chantajista sector de su partido, al que correspondió con un piropo abominable: se requieren, invocó, “muchos Aquiles…”, como el que regentea a esa organización y de quien, para colmo, demandó ¡sus consejos! El año pasado, en un estadio, el gobernador Enrique Peña hizo lo propio con el mismo atrabiliario grupo de presión. Hace casi dos meses, las huestes del tal Aquiles montaron otro de sus recurrentes campamentos en el Eje Uno Poniente Bucareli (arteria clave de la capital del país), lo cual desmadra la vida en el centro de la Ciudad de México. Peña y Ávila, más que votos de la ciudadanía, claman por apoyos clientelares tan sospechosos como los de la antorcha con que, por lo visto, se iluminan. (Milenio)

Drogas

  • Héctor Aguilar Camín. Drogas: contraalegato. Sylvia Longmire, la autora de un libro inminente sobre el narcotráfico: “Cartel. The Coming Invasion of Mexico’s Drug Wars” (“Cártel: La próxima invasión de las guerras de la droga en México”), ha publicado en The New York Times un artículo sosteniendo que la legalización de las drogas no acabará con los cárteles (“Legalization won’t Kill the Cartels”). La autora pierde por completo el centro de la discusión desde el título de su artículo, pues nadie en su sano juicio sostiene que la legalización de las drogas matará al crimen organizado o acabará con él. El argumento serio es que le quitará los gigantescos recursos de que ahora dispone y lo hará menos capaz de corromper, reclutar y armarse. Nadie que haya argumentado con rigor en este tema pretende acabar con el crimen organizado. La pretensión es regresarlo a niveles de criminalidad manejables. La autora vuelve a perder el fondo de la discusión cuando concentra su alegato en la legalización de la mariguana, que representa 60 por ciento del mercado. Precisamente porque el 40 restante es todavía mucho dinero, la propuesta de legalización o regulación legal de la droga debe ser completa. La cifra más conservadora del negocio de las drogas en México es de 13 mil 800 millones de dólares al año. 40 por ciento de eso es todavía una cantidad enorme, infinitamente mayor que la que puedan recoger los cárteles en las otras actividades delictivas, que Sylvia Longmire describe en su artículo: secuestro, robo de gasolina, piratería, extorsión, tráfico de personas. Según la autora, algunos expertos en crimen organizado, como Edgardo Buscaglia, sostienen que los ingresos por estos conceptos son ya la mitad de los ingresos del crimen organizado, es decir que los cárteles mexicanos harían por lo menos otros 13 mil 800 millones de dólares secuestrando, extorsionado, robando gasolina y apropiándose de mercados piratas. La verdad parecen cuentas alegres. En todo caso, no es por estos negocios laterales que los cárteles matan y se matan, desafían al gobierno y aterrorizan a la sociedad, sino por el negocio base, el de las drogas prohibidas, sus plazas y sus rutas. Una cosa es que la legalización de las drogas no sea viable políticamente, por la ceguera de los gobiernos y el tabú bien sembrado de la prohibición, y otra que no sea el camino más efectivo para arrebatar al crimen organizado la fuente mayor de su peligrosidad: el dinero. Legalizar las drogas sin duda terminaría reduciendo la violencia en México. (Milenio)

Laberinto / CISEN

  • Raymundo Rivapalacio. Tapan hoyo estratégico. Una de las partes más controvertidas en seguridad nacional de México ha sido la insuficiencia en sus servicios de inteligencia. El CISEN no alertó a tiempo que el EPR preparaba acciones militares por la desaparición de dos de sus jefes en 2007, y recientemente el Ejército, por una alerta de la DEA –que ninguno de los dos ha negado que existiera-, se metió en el pantano del Caso Hank. La Marina se ha llenado de laureles con préstamos de inteligencia de la Secretaría de Seguridad Pública Federal y de las agencias de estadounidenses, mientras que la PGR fue deliberadamente desmantelada por el último ex procurador. Por diseño y por concepto, la guerra contra el narcotráfico adolece del ingrediente más importante para su combate y neutralización: la inteligencia. Lo que existe en México es totalmente insuficiente, en el caso de las Fuerzas Armadas, deficiente en el caso del CISEN, o inexistente en el de la PGR. Por ello, en la parte final de su gobierno, el presidente Felipe Calderón autorizó reconstruir los servicios de inteligencia civil y militar. La corrección es tardía, pero no hay mejor lugar común aplicado a la realidad: más vale tarde que nunca. La primera acción concreta se dio en la PGR, con la llegada de Marisela Morales, para reparar la torpeza estratégica del ex procurador Arturo Chávez, quien provocó la destrucción del Centro de Planeación, Análisis e Información para el Combate a la Delincuencia (CENAPI), que era el órgano que proveía inteligencia propia a la dependencia, sin tener que depender de la Secretaría de Seguridad Pública Federal, el Ejército o, como era frecuente, de la DEA, al triturar su estructura. La segunda, en proceso de planeación, corresponde a la Marina, que está por decidir en qué sitio -si es el viejo Centro de Convenciones en Acapulco o en el Distrito Federal-, crea un centro de inteligencia similar a lo que en su momento fue el Centro Nacional contra las Drogas (CENDRO), que también se incubó dentro de la PGR, que le de autonomía real en materia de información, y empiece a alcanzar logros por sí misma. En la actualidad son cinco las dependencias que realizan el principal trabajo de inteligencia enfocado al combate contra los cárteles de la droga. La más importante, por la definición misma de su tarea, es el CISEN, que sin embargo está rezagado en tecnología y capacidad de análisis -ha sido muy larga la curva de aprendizaje de su director, Guillermo Valdés, que llegó al cargo por su amistad y lealtad al Presidente, no por experiencia en el campo-, frente al poderoso aparato que encabeza el ex CISEN Genaro García Luna, en la Secretaría de Seguridad Pública Federal. A nivel civil, el Sistema de Administración Tributaria (SAT) desarrolla un callado trabajo de inteligencia en las aduanas, al igual que la Unidad de Inteligencia Financiera, ambas dependientes de la Secretaría de Hacienda. En la parte militar, la Sección II de Inteligencia en el Ejército, es la que desarrolla ese trabajo, cuya fuerza radica en el masivo trabajo de inteligencia humana en todo el país sin paralelo en ninguna otra área del gobierno, pues desde el sexenio de Vicente Fox se fue achicando el aparato de trabajo de campo en el CISEN. El trabajo de inteligencia existente ha permitido al equipo de García Luna el golpeteo sistemático a los cárteles de la droga y a otras ramas de la delincuencia, como piratería y secuestro, y al SAT mejorar cualitativamente sus operaciones de detección de cargamentos -aunque es la Marina la que se cuelga los éxitos-. La Unidad de Inteligencia Financiera aún no da resultados óptimos, y el grueso de la información que ha permitido cortar los círculos de financiamiento y lavado de dinero de los cárteles mexicanos ha sido facilitada por el FINCEN, la policía de crímenes financieros del gobierno de Estados Unidos. Las Fuerzas Armadas comprometidas en la guerra contra el narcotráfico, han sido utilizadas principalmente como tropas de campo, y las operaciones de mayor éxito que han tenido en los últimos años, deben su información a la inteligencia de los servicios estadounidenses, particularmente la DEA. La Marina, que es la institución  federal con menor capacidad de inteligencia, ha sido la más beneficiada por la información de Washington, de donde se ha vuelto dependiente prácticamente en su totalidad. El secretario de la Marina Francisco Saynez, que mostró gran ingenuidad al entrar a la guerra contra las drogas sin herramientas estratégicas, recibió ya la aprobación presidencial para montar una área de inteligencia propia a la altura del desafío. La que tiene actualmente no tiene la capacidad tecnológica ni de personal que le permitan rangos de autonomía frente a la DEA o Seguridad Pública Federal, sus principales suministradores de inteligencia contra los cárteles. Para el almirante Saynez el trabajo será a partir de cero, una vía menos compleja que la que enfrenta la procuradora Marisela Morales en el CENAPI. Ese Centro fue reforzado tecnológicamente y con personal durante la gestión de Eduardo Medina Mora, pero el arribo de Chávez fue, para efectos prácticos, un desastre. Chávez recortó personal y modificó el destino del CENAPI, cuya información de inteligencia se sustentó en dos plataformas: periódicos y el servicio privado Stratfor. Chávez llevó el nivel de información de calidad de la PGR al matadero, y dejó al CENAPI en rangos de conocimiento primarios. La falta de visión estratégica sobre la necesidad de servicios de inteligencia sólidos es una de las grandes debilidades del gobierno calderonista en la guerra contra las drogas, y un factor de enorme vulnerabilidad frente a los cárteles de la droga, algunos de los cuales -notoriamente el Cártel del Pacífico y Los Zetas- han mostrado una enorme capacidad de inteligencia -a través de informantes entre los militares y policías- y tecnológica -sistemas de comunicación e intercepción-. Nunca será tarde para comenzar esta nueva fase en la inteligencia mexicana, que tendrá que ir acompañada con presupuestos y controles legislativos para que no se conviertan -como existen tentaciones-, en aparatos puestos al servicio de objetivos político-electorales. Ese será el primer paso. Un segundo que se tiene que comenzar a visualizar desde este momento, es ir construyendo las condiciones para la creación de la figura de una Dirección de Inteligencia Nacional, que tenga la autoridad para solicitar y recibir de todas las áreas toda su información, y la capacidad para procesarla y presentar opciones de política al Presidente. Consolidar el primer paso, que permita a todas las áreas que combaten a los criminales disponer de un servicio de inteligencia creíble y eficaz, es fundamental. Pero alcanzar el segundo, que venza las reticencias dentro del gabinete de seguridad, elimine las sospechas mutuas y ponga los agravios por abajo de los intereses nacionales, es indispensable. De otra forma, no importará cuánto inviertan, cuánto construyan, o cuánto avancen, la inteligencia siempre estará desarticulada y sin la fuerza para enfrentar a los criminales, que sí están organizados y capacitados. ****Postdata: En relación a la columna “2012: El factor Elba”, Miguel Ángel Yunes, uno de los protagonistas del texto, refutó: “A mi nadie me maltrata ni me ha maltratado ni. (La Razón)

 

Anuncios

Acerca de Imagen Política

Somos un grupo de profesionales de la comunicación, que hemos conjuntado nuestra capacidad y experiencia en las áreas del periodismo escrito, radiofónico y de análisis político, que nos permite ser la firma más exitosa de: consultores políticos, de comunicación, estrategias de mercadotecnia y cabildeo.
Esta entrada fue publicada en Síntesis Política y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s