Síntesis Política de Imagen Política

Finanzas, Negocios /Energía

  • Industria de TI alcanzará un valor de 15 mil 700 mdd
  • Desocupado, 5.54% de la PEA en mayo
  • Burócratas reciben aumento salarial de 4.75%
  • Telmex invierte 150 mdd en NL
  • Se complica diferendo Grupo Mall-ICA
  • Caen ventas en farmacias por reforma a Ley de Salud
  • Violencia detiene la expansión de Giant Motors
  • Lentitud en el gasto para obras de infraestructura
  • Rechaza Ernesto Cordero eliminar el IETU
  • Homologar criterios de sanidad entre México y EU

Seguridad /Justicia / Salud

  • 1,671 muertos en combates con el Ejército
  • Obispos pro Hank, “raza de víboras”:  Calderón
  • Roban mercancías a 40% de las farmacias
 

 

 

 

Gobierno / Partidos / Congreso /  Estados

  • Pretende IFE erigirse en censor, acusa la CIRT
  • Positivo, que PAN tenga 7 aspirantes: González
  • Transexenal, combate al crimen: legisladores
  • Arroyo Vieyra se destapa para Guanajuato
  • Demanda Elba transparencia en ISSSTE

 

                                                                    TITULARES DEL DÍA
Financiero Caen petroprecios; usan la reserva estratégica
Economista IP acepta que el IETU siga hasta el 2013
Reforma Pide perdón
Universal Avanza el diálogo
Jornada Calderón debe pedir perdón por los 40 mil muertos: Sicilia
Milenio Calderón a Sicilia: contra el crimen hasta con piedras
Excélsior Perdón sí: retirada no
Sol de México Pide perdón Calderón por los 40 mil muertos
Crónica La sociedad hace duros reclamos; FCH responde
La Razón Sicilia agarró la onda
Impacto Crimen da dinero a jueces, pero no tengo pruebas: Calderón

  • Obispos pro Hank, “raza de víboras”, dice el Presidente. El presidente Felipe Calderón admitió que como autoridad debe respetar el fallo de la juez que exoneró a Jorge Hank Rhon, y desde la perspectiva personal habló de “ciertos personajes que sirven de modelos de santidad” a los obispos y que le evocan la frase bíblica “sepulcros blanqueados y raza de víboras”. Además, expresó que en Coahuila, donde “se supone que ahí no pasa nada para algunos, sabemos que hay un montón de desaparecidos”, luego de que Yolanda Morán denunció en la mesa de diálogo con el Movimiento por la Paz, la desaparición de su hijo en Torreón. Luego de que el escritor Javier Sicilia le cuestionara lo que llamó un caso emblemático de “cómo coexiste en el país el crimen, el enriquecimiento político y la impunidad”, Calderón se refirió por primera vez al caso del ex alcalde de Tijuana y aseguró que él nunca se enteró de su detención a cargo del Ejército e incluso castigó a quienes no le informaron. “Sí, sí me hubiera gustado saber en el momento en el que estaban ocurriendo esas cosas y no fui enterado y me molesté mucho. Y por supuesto, apliqué las medidas disciplinarias correspondientes.” El presidente Calderón habló de los “modelos de santidad” después de lo expresado por el arzobispo de Tijuana y los obispos de Mexicali y Ecatepec, Rafael Romo, José Isidro Guerrero y Onésimo Cepeda, respectivamente, quienes después de la detención del priista le expresaron su pesar y su solidaridad. (Milenio)

 

 

 

CIRT

  • Miguel A. Granados Chapa. La CIRT contra el IFE.  La Cámara de la Industria de Radio y Televisión vivió épocas doradas en su relación con el gobierno federal. En su seno se incubó la ley federal sobre la materia, que contrahecha y rengueante, está todavía en vigor. La CIRT tenía capacidad para imponer medidas, o para contener las que consideraba lesivas para los intereses de sus agremiados, aunque convinieran al interés nacional, en nombre del cual ahora se permiten cuestionar al Instituto Federal Electoral. Aun bajo gobiernos en extremo autoritarios como el encabezado por Gustavo Díaz Ordaz, la CIRT pudo negociar en su provecho la fijación de un gravamen que afectaría a las empresas concesionarias de un servicio público, que es el caso de sus afiliadas. Logró que la rudeza presidencial trocara el cobro en efectivo de ese impuesto por un pago en especie, es decir tiempo al aire, que nunca se aplicó a cabalidad. De esa negociación resultó el tiempo del Estado, una franja de que las autoridades pudieron disponer para la emisión de sus mensajes. La omnipresente CIRT consiguió, después de tres décadas de precario funcionamiento de esa modalidad de difusión estatal, que la señora Marta Sahagún persuadiera a su fácilmente influible cónyuge de reducir ese tiempo del Estado. Pero algo permaneció, y ya en este sexenio, al lograrse la reforma constitucional en materia electoral, con la aquiescencia de los partidos de mayor participación electoral, el Estado confirió un uso nuevo y socialmente útil a esa franja del tiempo de los medios electrónicos, que funcionan mediante concesión federal y están obligados a ceder esa porción de su tiempo de transmisiones. No se trata de un robo a particulares como lo ha considerado el dueño de TV Azteca, Ricardo Salinas, sino del cumplimiento de una obligación fiscal, que si se cubriera en efectivo implicaría un alto ingreso al erario y un monto importante en las cuentas de los concesionarios, de cuyo pago se libran. La reforma de 2007 estableció un nuevo sistema de radiodifusión en materia electoral. Sacó del comercio en los medios electrónicos la propaganda emitida por partidos (y cualquier persona, para evitar las simulaciones) y convirtió al Instituto Federal Electoral en el órgano administrador del tiempo del Estado para el cumplimiento de sus funciones. Ahora la propaganda de los partidos en radio y televisión es cursada por el IFE a las empresas concesionarias, a cuya cámara esa modificación resultó repudiable. Por eso desde el comienzo de su aplicación el año pasado no ha dejado de oponerse a sus normas, alegando toda suerte de pretextos y aplicando una variedad de argucias. El IFE ha procurador ceñir a los concesionarios a las normas legales, pero debe primero combatir la obediencia a la CIRT de algunos consejeros y representantes de partidos en su Consejo General. Por eso a menudo las sanciones al incumplimiento de las normas legales han quedado anuladas, en el propio IFE. Y cuando avanzan, allí está el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación para remediar el daño. Ahora la CIRT desarrolla una doble estrategia contra la autoridad electoral, centrada específicamente en su Comité de Radio y Televisión. Por un lado, esa cámara ha obtenido o reforzado su representación en dicho comité. Lo hace a través de los partidos que le son afines, pero con personas estrechamente vinculadas a ella. El nuevo representante del Partido Verde es el diputado federal Carlos Ezeta, que fue director jurídico de la Cámara hace 10 años y consejero de la misma desde entonces (hasta 2009 en que ingreso a San Lázaro). Es más acusado el vínculo entre la CIRT y Andrés Massieu, diputado también que ahora representa al PRI. Fue el principal funcionario ejecutivo de la CIRT entre 2006 y 2009. Su llegada al comité encierra un significado profundo, pues su talante funcional e ideológico es enteramente opuesto al de Carlos Ortiz Tejeda, a quien Beatriz Paredes encargó representar al PRI y le dio amplia libertad de acción (o Carlos se la tomó), de tal modo que su criterio propio, el de hacer respetar la ley a los concesionarios, rigió la presencia tricolor en el comité respectivo. Su amigo y paisano Humberto Moreira lo nombró secretario de Ideología del CEN del PRI, pero no llenó su hueco en el IFE con alguien que prolongara su presencia sino a quien la borrará inmediatamente. La estrategia de la cámara se completa con la difusión de mentiras e inexactitudes sobre la coyuntura actual del IFE, caracterizada por la urgencia de emitir nuevas normas o reformar las existentes. Antes de que se inicie, la semana venidera, la veda de legislar en materia electoral (90 días antes del comienzo del proceso electoral, que se abre con octubre próximo), el IFE necesita armar el aparato reglamentario que aplicará durante ese proceso. “La modificación de los distintos reglamentos -explicó el IFE el domingo pasado- permitirá que el proceso electoral ocurra en un marco de mayor certeza y claridad para todos los actores políticos y los sujetos regulados”. En respuesta, esos “sujetos regulados” dijeron ayer que “el IFE se apresta a censurar a toda la radio y tv mexicana”. Lo hará, asegura la CIRT, “usurpando facultades del Congreso”. Se refiere al derecho de réplica. El IFE se limitará a suplir una omisión del Congreso, no a usurpar sus funciones, para que el IFE pueda cumplir las suyas, conforme a disposición expresa del Tribunal Electoral. El Consejo General del Instituto sesionará el próximo lunes. Entonces seguiremos con este asunto. (Reforma)

 

Derrotado / PRD

  • Jorge Fernández. Un PRD derrotado, al gusto de AMLO. Con el debate de ayer, en los hechos, acabó la campaña para el Estado de México. La que se presumía que sería la madre de todas las batallas electorales previa a los comicios de 2012, ha terminado siendo casi un día de campo para el priismo. Todas las cartas de la oposición se basaban en una posibilidad hipotética: que alguno de los precandidatos priistas, de ser posible Eruviel Ávila, se disgustara a la hora de elegir al candidato de ese partido y se fuera a encabezar una alianza PAN-PRD. Eruviel fue el candidato del PRI, ningún otro decidió correr esa aventura y, además, la misma estaba condenada de antemano (por eso siempre la rehuyó Josefina Vázquez Mota), porque las corrientes lopezobradoristas ya habían anunciado que, en caso de realizarse esa alianza, descobijarían al aspirante aliancista lanzando al propio. Sólo un error del PRI podía evitar su triunfo  y ese partido, en estos comicios, no lo cometió. Todas las encuestas muestran que Eruviel le saca por lo menos 30 puntos de ventaja a cualquiera de sus competidores. En los hechos, el PRD y el PAN, que reclaman renovar la política local, están tan débiles en la entidad que han terminado impulsando, en Alejandro Encinas y en Luis Felipe Bravo Mena, a los mismos candidatos que lucharon, con los mismos malos resultados, por la gubernatura, hace la friolera de 18 años. Ambos, como entonces, están peleando por el segundo lugar, una posición que demuestra que no tiene siquiera tan segura Alejandro Encinas porque se vio precisado a terminar el debate pidiéndole a los panistas que voten por él (e indirectamente que olvidaran que Encinas fue parte fundamental del bloqueo de Reforma y del Centro Histórico para desconocer el resultado electoral de 2006). Es como si López Obrador le pidiera a Felipe Calderón que lo apoyara el año próximo para evitar un triunfo priista. El hecho es que Encinas y López Obrador siempre se opusieron a una alianza de cualquier tipo en el Estado de México, porque el ex candidato presidencial siempre ha dicho que quiere enfrentar en 2012 a Enrique Peña Nieto. Dicen en el entorno de Marcelo Ebrard que los resultados en el Estado de México confirmarán que su posición, de buscar esa alianza, era la correcta. Y lo era, el problema es que no tenían un candidato y que un sector del PRD, el encabezado por López Obrador, con el beneplácito de Encinas, no estaba dispuesto a permitirlo y eso dejaba sin sustento cualquier alianza amplia. Peor aún, la publicidad y el discurso de Encinas, sumado a la estrategia de rechazar y desconocer desde ahora, a diez días de los comicios, el resultado electoral, regresa al PRD al discurso de la beligerancia, lo aleja del centro y, dentro del partido, debilita a Marcelo, aunque tuviera la razón. Los daños no sólo se reflejarán en el Edomex, sino también en Nayarit, donde Guadalupe Acosta Naranjo ha sido barrido por la panista y ex perredista (y que podría haber sido candidata aliancista) Martha Elena García, esposa del ex gobernador Antonio Echevarría. La soberbia y la necedad política se impusieron, con la enorme diferencia respecto al Estado de México de que Martha García sí puede ganarle al priista Roberto Sandoval en Nayarit, un resultado que le atribuyen, hasta dentro del tricolor, a la pésima operación y los caprichos políticos del gobernador Ney González, por quien nadie en el PRI se lamentará demasiado (lástima si pierde, por Sandoval, porque sí parece ser un buen candidato). Si a eso le sumamos que, en Coahuila, el PRD no aparecerá ni remotamente en un estado donde el triunfo del PRI parece irreversible y, aunque a gran distancia, el segundo lugar será para el PAN, habrá que concluir que el escenario electoral del perredismo en 2011 es tan oscuro como lo fue en 2009, y que el año pasado mejoró por una serie de coyunturas que entraron en el terreno de la excepcionalidad y que devinieron de errores del priismo a la hora de elegir a sus candidatos en Puebla, Oaxaca y Sinaloa (y también en Guerrero). López Obrador triunfó: el PRD, que hace tiempo no es su partido, llegará lo suficientemente debilitado y radicalizado a 2012 como para no oponerse a sus deseos. ****Las cartas de Elba Esther. Si, como se asegura, Luis Castro Obregón llega a la presidencia de Nueva Alianza, Elba Esther Gordillo estará colocando a un hombre talentoso y con capacidad de operación al frente de ese partido. Conocí el trabajo de Luis como agregado en temas jurídicos y de seguridad en la embajada en Madrid y fue de muy alto nivel. Con Juan Díaz en el SNTE y Luis Castro en Nueva Alianza (y con su hija Mónica Arriola como secretaria general de ese partido), Gordillo está más que puesta para entrar en la disputa de 2012 con todas sus armas preparadas. Elba Esther podrá gustar o no, pero es un claro factor de poder, que no puede ser subestimado. (Excélsior)
  • Gabriel Quadri. 15 años de izquierda en el DF, saldos. Quince años es mucho tiempo. Y es ahora no sólo oportuno sino imperioso valorar el desempeño de la izquierda como gobierno en la Ciudad de México, con julio de 2012 a la vista. Quince años son más que suficientes para cambiar y renovar, para crear y dejar una huella indeleble; para que un partido ponga en práctica ideas y aptitudes de gobierno, y desarrolle una visión de ciudad a través de proyectos y políticas tangibles. Sobre todo si ha concentrado entre sus manos la administración central, el Poder Legislativo y la mayor parte de los gobiernos delegacionales. En tres lustros de gobierno es posible incidir fuertemente, de alguna manera u otra, en la cultura urbana y en valores cívicos, y en la forma en que los habitantes perciben y se identifican con su propia ciudad. Desde luego, en 15 años es factible transformar y acrecentar los acervos de infraestructura física, así como de capital social y humano, y modificar profundamente, para bien o para mal, la calidad y cobertura de los servicios públicos (agua, drenaje, aseo urbano, manejo de residuos, transporte, servicios de salud). En quince años pueden alterarse claramente las condiciones de competitividad de la urbe frente a otras grandes ciudades del mundo, e identificarse tendencias en corrupción y burocracia, transparencia, vigencia del estado de derecho y cumplimiento de la ley, al igual que en amenidades urbanas y oportunidades de esparcimiento y cultura, y en la generación de empleos formales mediante la atracción y retención de inversión privada y talento humano. Lo mismo en educación en planteles a cargo del gobierno de la ciudad, en cuanto al desempeño de los estudiantes en titulaciones y pruebas estandarizadas y otros parámetros de calidad y cobertura. Un lapso de 15 años permite observar derroteros discernibles en seguridad pública y delincuencia, al igual que en los espacios de impunidad para quienes deseen sabotear y extorsionar a la ciudad con plantones y bloqueos ilegales. Después de 15 años y con un poco de memoria, podemos valorar cambios en el estado general del espacio público (vialidades, pavimentos, aceras, parques, plazas, jardines, estaciones del metro, paraderos, imagen y mobiliario urbano, alumbrado), y en procesos urbanos vitales como el transporte, tanto en su estructura modal como en condiciones generales de movilidad, accesibilidad e integración urbana. Quince años ofrecen también una ventana enorme para advertir cambios en la estructura espacial de la ciudad, en su eficiencia, densidad y diversidad de usos del suelo, en la vulnerabilidad de los asentamientos humanos ante desastres, y en el estado de sus áreas de conservación ecológica (cobertura forestal, biodiversidad, calidad ambiental, posibilidades recreativas para la población, y ocupaciones irregulares del territorio). Por supuesto, también, en la conservación y revitalización de centros históricos, y en la calidad del patrimonio arquitectónico antiguo y contemporáneo. Especialmente, la gestión de las finanzas públicas en la ciudad durante tres lustros es capaz de revelar inequívocamente la calidad del gobierno: el saldo de la deuda y su dimensión relativa a los ingresos propios, la recaudación propia como proporción de los ingresos totales, la puntualidad en el pago a proveedores y contratistas, y la transparencia en el ejercicio del gasto. El uso de la energía es otro proceso crucial en la ciudad, y fácilmente valorable por medio de tendencias en el consumo de combustibles y de electricidad, de medidas de eficiencia, y de opciones de autoabastecimiento, en particular de fuentes renovables. Sólo esto hace posible dar seguimiento con seriedad al desempeño de la ciudad en cuanto a emisiones de gases de efecto invernadero y políticas climáticas. Subjetivamente, con ayuda de alguna información y análisis, y a partir de nuestra propia experiencia personal, evidencias y sensaciones, y de la simple observación cotidiana de rubros como los anteriores, todos tenemos una evaluación conclusiva de 15 años de izquierda en el DF. ¿Cuál es? (Economista)

PRI

  • Pablo Gómez. El PRI es la copia de sí mismo. Vemos en el Estado de México la prueba mayor de que el PRI es la copia de sí mismo. Por más que se hable de una “nueva generación de políticos”, como lo hace Eruviel Ávila; por más que se dice que se ha producido una transición; por más que se afirma que el pasado ha quedado atrás, la verdad es que el viejo partido sigue siendo el mismo. En el Estado de México no se ha producido ninguna reforma social, no existen derechos sociales universales de carácter local, la forma de hacer política es la misma de siempre, el gobernador es el jefe de todo, instituciones “autónomas” y poderes Legislativo y Judicial incluidos. El control político territorial se hace mediante el clientelismo más rudimentario. La pertenencia al partido oficial es la expresión directa de la dadivosidad del poder. Toda acción pública está condicionada al apoyo del oficialismo, del señor gobernador y de los candidatos de éste. Las llamadas instituciones de seguridad pública y procuración de justicia están al servicio del poder, pero no de la sociedad. En este marco se lleva a cabo un proceso electoral. Lo que hay que alcanzar para romper ese estado de cosas es lo de siempre: una conciencia ciudadana, una determinación surgida de abajo que disminuya la capacidad de presión del poder sobre la sociedad para remontar un sistema político oprobioso, corrupto y corruptor. El PRI no se podrá superar a sí mismo, como lo supuso el panismo. El PRI es un partido que sólo tiene éxito de una manera: a su propia manera. En la actual campaña electoral priista en el Estado de México, el cuartel general está en la residencia del gobernador. Todos los recursos públicos están al servicio del candidato oficial. Todo el aparato del Estado se encuentra en tensión para garantizar la continuidad que es, al mismo tiempo, el encubrimiento de la corrupción reinante y el refrendo del sistema que sostiene a ésta. Pero en el Estado de México se aprecia otro fenómeno más. El candidato virtual a presidente de la República es el actual gobernador, Peña Nieto, quien ha asumido de antemano la dirección del PRI como partido nacional e impone dentro y fuera de su estado las condiciones políticas. Pero Peña Nieto no cuenta con un proyecto político nacional —como mucho menos lo tiene el tal Eruviel para la entidad—, sino que expresa la ambición de los grupos de poder económico dominante para mantener el actual estado de cosas en el país. Así, el mejor candidato del sistema político “insuperable” para el Estado de México es Eruviel y el mejor candidato para la presidencia es Peña Nieto. De lo que se trata es de tener un sistema político “funcional”, es decir, autoritario, para imponer las llamadas reformas estructurales que no son otra cosa que la expropiación de derechos y la aplicación de una política benéfica para las corporaciones económicas monopolistas. El PAN propuso en algún momento de su existencia la superación del viejo sistema priista. Fox lo prometió cuando una multitud lo aclamaba la noche del día de su triunfo con el grito “no nos falles”. Fox falló. El sucesor, Calderón, falló también. El “muerto” goza de cabal salud y el PAN vive su peor ruina moral. Alejandro Encinas se enfrenta a una maquinaria de control y manipulación, frente a la cual presenta un proyecto de profundas reformas políticas, económicas y sociales para el Estado de México. Por lo pronto, él es la única esperanza concreta para golpear de verdad al viejo sistema que sólo garantiza el conservadurismo, la inmovilidad y el atraso en el que vive la entidad. (Milenio)

 

Diálogo / Calderón

  • Héctor Aguilar Camín. El diálogo que sí fue. Lo primero que hay que decir sobre el Diálogo por la Paz celebrado ayer en el Castillo de Chapultepec es que fue efectivamente un diálogo, un diálogo de una intensidad y una transparencia como creo que no habíamos visto en México entre un Presidente en funciones y un grupo de agraviados, adoloridos, elocuentes ciudadanos. Ha sido una discusión genuina, a la vez profunda y clara, sobre el tema central de este momento de México: la estrategia del gobierno federal contra el crimen organizado y sus costos en violencia sin castigo y dolor sin consuelo, para usar la palabra que acabó calificando la caravana de Javier Sicilia, terminada hace unos días, por el territorio de las víctimas. El discurso de las víctimas toca una fibra moral y emotiva ausente hasta ahora en el debate sobre la guerra contra el crimen organizado. Es un discurso que tiene nombres y apellidos, deudos de carne y hueso, lágrimas por pérdidas que tienen una fuerza de verdad inapelable. El discurso de las víctimas apunta al gran hoyo de la ineficacia del Estado en su conjunto, en todos sus poderes y todos sus niveles, respecto de la protección y la seguridad de sus ciudadanos. El diálogo tuvo la lógica encendida de una acusación y una defensa. La defensa del presidente Calderón, tanto en su parte leída como en su parte improvisada, fue de una intensidad equivalente al discurso de las víctimas: un examen público de conciencia. Para muestra, un botón: Dijo Sicilia: como representante de un Estado que no ha protegido a las víctimas, y como corresponsable de los 40 mil muertos de la guerra contra el crimen, el Presidente debía pedir perdón. Coincidió el Presidente en que debía pedir perdón por no proteger la vida de las víctimas, “pero no por haber actuado contra los criminales que están matando a las víctimas… Prefiero que me juzguen, a veces creo que injustamente, la historia lo dirá, por haber actuado, que por haberme quedado quieto”. El Diálogo por la Paz fue un momento de naturalidad democrática. Más allá de sus posibles consecuencias prácticas, entre las cuales puede decirse que quedó pactada una comisión de la verdad, fue una experiencia pedagógica y conmovedora. Sicilia dio al Presidente un video con los testimonios de los familiares de las víctimas para que fuera exhibido y discutido en todas las escuelas de México. El video del Diálogo por la Paz celebrado ayer debería ser incluido en ese envío. (Milenio)
  • Ciro Gómez Leyva. El mejor Sicilia, el mejor Calderón. No patearon, no desaprovecharon la extraordinaria oportunidad. Javier Sicilia y los suyos no se perdieron en la altercación justiciera. Ayer quedó claro que el néctar de este movimiento parido por la muerte es la vida. Y el presidente Calderón comprendió el acontecimiento. Lejos de darle trámite burocrático, lo montó y convirtió en lo que puede ser el mejor momento público de su mandato. Sicilia quería decirle a Calderón que la guerra contra el crimen es atroz y sin sentido; Calderón a Sicilia que, así sea con piedras, seguirá combatiendo a los criminales. Sicilia quería echarle en cara que hay decenas de miles de víctimas; Calderón, decirle a los ojos que su gobierno no los ha matado. Sicilia, reclamarle por las instituciones podridas; Calderón, reconvenirlo con un: tú hubieras hecho lo mismo. Ninguno quiso invalidar al otro. Pero debatieron como, estoy seguro, millones queremos que se debata en México. Sin falsas suavidades ni ambigüedades. Sin trampas. Sin el objetivo de ganar la discusión por ganar la discusión. Se saludaron con un abrazo de respeto, compartieron un escapulario y se despidieron con un abrazo que pareció afectuoso. El mejor Sicilia, el mejor Calderón. Y todavía hay quienes se preguntan de qué sirvió todo esto. Sirvió para que muchos que no habían querido escuchar la voz del gobierno, la escucharan. Para darle un sentido renovado a palabras como genocidio y perdón. Para que el gobierno se sepa íntimamente observado y sea escrupuloso en su actuación. Sirvió para que soñáramos que hay un país donde los mexicanos de buena fe no pueden estar en guerra con los mexicanos de buena fe. ¿Es poca cosa? (Milenio)

Poeta / Sicilia

  • Joaquín López-Dóriga. Gracias al poeta. Lo que voy a decir suena muy fuerte: si el 28 de marzo no hubieran asesinado a Juan Francisco Sicilia y si su padre, Javier, el poeta, no hubiera convocado desde su dolor y calidad moral al movimiento que sacudió al país, no se hubiera dado el encuentro excepcional de ayer con el presidente Felipe Calderón. En los años que llevo en esto, no había visto un diálogo como este del Castillo de Chapultepec, aún más intenso que el de Ciudad Juárez, en donde víctimas y Presidente de la República sostuvieron un diálogo, por momentos dramático, conmovedor, en el que privó la sinceridad, los testimonios de dolor y de justicia pendiente, los reclamos y los reproches a los que Calderón respondió, aceptando unos, rechazando otros, en un tono que no se le conocía, al menos públicamente, desde que tomó posesión del cargo hace casi cinco años. Las víctimas plantearon lo que por años habían guardado, Calderón en su rol de Presidente de la República, en una defensa vehemente de sus políticas públicas. Uno de los momentos clave fue cuando, pausado pero sin pausa, Sicilia dijo: En su calidad de representante del Estado, señor Presidente, está obligado a pedir perdón a la nación, en particular a las víctimas, a lo que le respondió: Coincido en que debemos pedir perdón por no proteger la vida de las víctimas, pero no por haber actuado contra los criminales; eso, definitivamente es un error. En eso, Javier, estás equivocado. El Presidente hizo una dura crítica a la conducta de algunos jueces, sé que hay algunos que reciben dinero, y cuando Sicilia habló del caso Hank Rhon, reveló que él no fue informado del operativo, que ya aplicó las medidas disciplinarias correspondientes, aludió a los jueces y mencionó la conducta de algunos obispos (Ecatepec y Tijuana), sepulcros blanqueados y raza de víboras, que ponen a ciertos personajes (el mismo Hank Rhon) como modelo de santidad. Habrá más.******Retales. 1. AUDIENCIAS. El presidente Calderón se reunió en Los Pinos, a solas, una por una, con varias de las víctimas, en un sentido o en otro, que expusieron sus casos en el Castillo de Chapultepec; 2. AUSENCIAS. Uno de los mensajes que mandó Calderón fue la asistencia a la reunión del secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, cuya renuncia había sido solicitada en el Zócalo por Sicilia. El otro, que no acabé de entender ni aunque Carlos Marín me lo diga, fue el de las ausencias de los titulares de Defensa y Marina, sin saber aún si fue a petición de parte o decisión de su comandante supremo; y 3. CENSURA. Anoche en el IFE fue derrotado el proyecto para reglamentar el derecho de réplica propuesto por el consejero Alfredo Figueroa. Prevaleció la postura de la consejera Macarita Elizondo, que congela las cosas hasta que el Congreso legisle. (Milenio)
  • Leo Zuckermann. El valor de Sicilia. Va a dar mucho de qué hablar la reunión de ayer en el Castillo de Chapultepec entre el gobierno federal, encabezado por el presidente Calderón, y el movimiento de desaparecidos y víctimas de la violencia en México, liderado por Javier Sicilia. En los próximos días tendremos que hacer un análisis sereno y mesurado de este acontecimiento inédito en la historia reciente del país. Sin embargo, en este artículo quisiera hablar de uno de los logros que ha traído Javier Sicilia a la discusión sobre la lucha en contra del crimen organizado: el darle nombre, rostro y voz a las víctimas de la violencia en México. Hay una frase que me gusta citar porque la creo cien por ciento cierta: “La muerte de un millón de soldados es una estadística; la muerte de un soldado es una tragedia”. Desgraciadamente la dijo Joseph Stalin quien era un genocida. Pero, más allá de que fue un asesino quien la acuñó, se trata de una verdad de a kilo. Cuando pensamos en personas como números, perdemos la perspectiva. En cambio, cuando vemos las historias detrás de cada una de estas personas, inmediatamente sentimos empatía, ese sentimiento que nos hace entender el dolor humano por identificación. En México hablamos mucho de los 40 mil homicidios relacionados con el crimen organizado durante este sexenio. Los periódicos publican sus ejecutómetros con 300 muertos en promedio por semana. Observamos estos números como si fuera el tipo de cambio del peso frente al dólar. Pero, aunque suene a cliché, detrás de cada una de las víctimas hay una historia de gente buena o mala. Y hasta los malos deben preocuparnos. Incluso dolernos. No por una razón espiritual o religiosa. Eso que cada quien lo decida de acuerdo a sus convicciones personales. Las víctimas que son gente mala también deben lastimarnos e inquietarnos porque, como sociedad, hemos fallado. Por alguna razón hemos producido monstruos que violan, secuestran y asesinan. ¿Qué hemos hecho mal para que haya ejércitos de mexicanos dispuestos a agraviar de esta manera? Andrés Lajous y Mario Arriagada, quienes asistieron a la Caravana del Consuelo organizada por Sicilia, me contaron varias historias que escucharon en el largo viaje y que los dejó emocionalmente exhaustos. Una era la del sicario que no quería serlo pero que tuvo que ceder porque lo obligaron y por no tener dinero ni oportunidades. De ninguna forma justifico que se haya metido en ese macabro negocio. Cada individuo tiene que hacerse responsable de sus decisiones. Pero algo está chueco en una sociedad cuando un joven, que al parecer era muy simpático, tuvo que irse al lado malo casi por obligación. Y, como muchos otros, terminó acribillado. ¿Debemos celebrar su muerte? Gracias a Sicilia, estos días hemos escuchado un montón de historias de víctimas de la violencia. Sobre buenos que estaban en el lugar equivocado a la hora equivocada, sobre cómo se hicieron los malos, de policías desaparecidos que ni siquiera sus compañeros policías los buscan o de militares que han sido masacrados. Son 40 mil almas, más o menos porque, bien a bien, la cifra exacta no la conocemos. Javier Sicilia y su movimiento nos han recordado que es necesario ponerle nombre y rostro a cada una de ellas. Que hay que tener una lista. Que hay que recordarlos en placas en los zócalos del país. Para que los mexicanos sepan que en este país la vida vale algo. Por lo menos un nombre y apellido. (Excélsior)

Familia / Inseguridad / Sintéticas

  • Raymundo Rivapalacio. Todo queda en Familia. Desarticulada moral y operativamente desde la muerte de su líder espiritual Nazario Moreno “El Chayo”, en diciembre pasado, La Familia Michoacana entró en un proceso de autodestrucción que tuvo una nueva baja con el arresto de José de Jesús “El Chango” Méndez el martes pasado. Si para esa banda criminal significa la confirmación de su desmantelamiento, para el gobierno de Leonel Godoy representa la reapertura de la investigación sobre el Michoacanazo, con un capo tras las rejas que tiene toda la información sobre la red de protección institucional al cártel en Michoacán. Méndez, quien respaldó a Moreno en 2005 cuando comenzó la disputa contra Los Zetas por Lázaro Cárdenas y Morelia –el quiebre final se dio en septiembre de 2006-, se convirtió en una de las dos cabezas de La Familia Michoacana, que evolucionó en dos cárteles de facto por la disputa entre sus dos jefes por sus estilos distintos de liderazgo. Mientras “El Chayo” buscaba no enfrentar a las autoridades y buscar siempre un arreglo, “El Chango” se caracterizaba por su afán expansionista, ser muy agresivo y utilizar medios intimidatorios con alto impacto –decapitaciones, ejecuciones múltiples y ataques a instalaciones policiales locales y federales-. La fractura en la cúpula de La Familia Michoacana tuvo su expresión más dramática el 15 de septiembre de 2008, cuando en el centro de Morelia explotaron granadas durante la ceremonia de El Grito -mientras el gobernador gritaba las “vivas”- que mataron a ocho personas e hirieron a otras 85, en lo que se consideró el primer acto de narcoterrorismo en México. Las sospechas recayeron inmediatamente en los cárteles, que a su vez buscaron deslindarse y desviar la culpa a sus rivales. La Familia Michoacana colocó 15 mantas en Michoacán y Durango, y Los Zetas, pusieron 51 mantas en 15 entidades -Aguascalientes, Chiapas, Distrito Federal, Durango, México, Hidalgo, Michoacán, Nuevo León, Oaxaca, Puebla, Quintana Roo, Sonora, Tamaulipas, Veracruz y Zacatecas-, para acusarse mutuamente del atentado. No era un choque sólo entre dos cárteles, sino resultado directo de la conflictividad interna que vivía La Familia. Por un lado estaba la parte más violenta de la banda, encabezada por “El Chango”, quien había desarrollado contactos con el Cártel de Sinaloa (hoy Pacífico) a través de Joaquín “El Chapo” Guzmán, y se había extendido al estado de México, Jalisco y Guerrero. Por el otro se encontraba la parte mística que encarnaba “El Chayo”, con arraigo total en Michoacán, y cuyos principales operadores eran Enrique “Kike” Plancarte y Servando Gómez, “La Tuta”, quienes a su muerte fundaron Los Caballeros Templarios, para enfrentar a Méndez. Las granadas en la plaza central de Morelia ese 15 de septiembre no iban dirigidas a la población michoacana sino al balcón del gobernador, de acuerdo con fuentes federales, en represalia porque funcionarios de su administración tomaron partido en la lucha entre los cárteles y rompieron el equilibrio que se había mantenido tras la ruptura con Los Zetas, que fue el periodo donde La Familia –en sus dos ramas-, compró policías, personal en la procuraduría estatal, en el gabinete, en los partidos políticos, en parroquias y medios de comunicación, a nivel local y nacional. La Familia Michoacana estaba quebrada desde antes de las granadas estallaran en Morelia, pese a compartir territorios en el estado donde sumaban a su negocio tradicional de la marihuana y narcotráfico, el cobro de cuotas a cada sector de la producción, desde el agrícola al minero, prácticas usureras, y trabajo social y popular que incluía la instauración de centros religiosos y motivacionales, organización de fiestas de pueblo, corridas de todos, peleas de gallos y conciertos. La rama de “El Chango” operaba el negocio de las metanfetaminas –por el cual luchó con Los Zetas al arrancar la década para eliminar al cártel de los hermanos Valencia-, al cual se sumaron Guzmán y el Cártel de Sinaloa en el corredor que comenzaba en el puerto de Lázaro Cárdenas. La de “El Chayo”, ligada a Los Zetas, se dedicaba también al negocio de la piratería, que venían desarrollando junto con sus viejos socios del Cártel del Golfo en Tamaulipas. El choque entre las dos facciones de La Familia Michoacana produjo delaciones y traiciones dentro de la organización criminal, que en los primeros cuatro años del gobierno de Felipe Calderón produjo el arresto de más de 600 miembros de la banda y neutralizado -en la cárcel o muerto- a prácticamente toda su estructura de mando operativo, militar, financiero e ideológico. Adicionalmente, permitió que desde 2007 que se fueran hilvanando sus redes de protección institucional. En la rama de “El Chango” se descubrió a una pieza importante, Dionisio Loya Plancarte, “El Tío“, que articulaba la red de corrupción para garantizar la protección de autoridades de seguridad pública, procuración de justicia y políticos, así como también era el responsable de la relación con prensa, la cooptación política y las relaciones públicas. En la rama de “El Chayo”, el seguimiento que se hizo a “La Tuta” ayudó a establecer los lazos directos del cártel con el gobierno de Godoy. El momento más claro fue su medio hermano Julio César, quien durante su campaña para una diputación federal recibió dinero y apoyo –en intimidación a sus rivales- para ganar el escaño. Esas investigaciones llevaron a El Michoacanazo en 2009, cuando se detuvo a más de una treintena de funcionarios estatales, policías y presidentes municipales en todo el estado. La mayoría de ellos se encuentra en libertad, principalmente porque los jueces en Michoacán, en la última instancia judicial, no aceptaron como válidas las grabaciones entre la mayoría de ellos y los narcotraficantes, o como sucedió directamente con el gobernador Godoy, porque la DEA, que tiene grabaciones telefónicas presuntamente comprometedoras de él con personas vinculadas a los cárteles, de acuerdo con funcionarios federales, no quiso entregarlas a la PGR. El Michoacanazo no se ha cerrado. Las investigaciones han seguido a partir de las declaraciones de los jefes de La Familia detenidos y de los documentos decomisados, que es como llegaron a la detención de “El Chango”. Más allá de lo que califica el gobierno federal como el gran golpe que termina de decapitar a La Familia Michoacana, es lo que pueda aportar sobre la red de protección oficial en Michoacán y la profundidad de su penetración institucional desde hace casi una década, que fue la razón por la que la guerra contra las drogas comenzó. (La Razón)
  • Carlos Ramírez. Inseguridad: crisis del Estado. Primera contribución de sociedad. 1) El saldo principal del encuentro público del presidente de la República con la organización de Javier Sicilia radicó en el planteamiento de que la crisis de seguridad es simultáneamente la crisis del viejo régimen político priista. 2) La violencia del crimen organizado -de 1984 a la fecha, casi 30 años- tiene una sola explicación: el poder de las bandas no fue producto de su capacidad de organización sino de las complicidades con las estructuras de poder político y de gobierno del viejo régimen priista. 3) La zona cero de la violencia criminal tiene un punto de referencia: la designación de Arturo El Negro Durazo Moreno, policía señalado como protector de narcotraficantes, como director de Policía y Tránsito del DF bajo el gobierno capitalino de Carlos Hank González como jefe del Departamento del Distrito Federal. 4) La violencia criminal comenzó en mayo de 1984 con el asesinato del columnista Manuel Buendía cuando se disponía a publicar información sobre las alianzas de funcionarios y policías con las mafias de narcotraficantes. Un año después, el asesinato del agente de la DEA Enrique Camarena Salazar probó la complicidad de la Dirección Federal de Seguridad de la Secretaría de Gobernación y de la policía judicial federal de la Procuraduría General de la República con las bandas del narco. Ahí se comprobó la articulación orgánica de las policías con las bandas criminales: el problema era sistémico, es decir, de vinculación de delincuentes con niveles de poder político priista. 5) La pérdida paulatina del poder político por el PRI -primero con el desplazamiento de políticos por tecnócratas y luego por el avance de la oposición en espacios de decisión de poder- derivó también en la ineficacia de la protección de políticos y funcionarios a las bandas criminales. Ahí se pasó de la protección política a los cárteles a la decisión del crimen organizado de operar por su propia cuenta en territorios de la República a base de violencia y corrupción. 6) La otra fractura de seguridad ocurrió cuando la operación de los cárteles de la droga pasó de la fase de trasiego hacia EU a la etapa de consumo doméstico: a los narcos les pagaban con mercancía y no con dinero y había que convertir la droga en liquidez con venta en el mercado interno. Ahí surgió el fenómeno de las plazas territoriales como zonas de dominio para el consumo; los territorios fronterizos fueron parte del proceso de áreas de cruce fronterizo de la droga: Ciudad Juárez y Tamaulipas. 7) La reunión de Calderón con Sicilia mostró el dilema de fondo: la mera socialización de los efectos del combate al crimen organizado en ciertos sectores sociales o la redefinición de la hegemonía del Estado frente a poderes fácticos con capacidad de violencia. Sicilia ha reducido el problema de la inseguridad y la redefinición de la hegemonía del Estado al mero consuelo a las víctimas, cuando el ejercicio del poder se basa en la confrontación entre poderes constitucionales y poderes determinados por la violencia. 8) Sicilia perdió lamentablemente la oportunidad para redefinir el espacio político de la crisis de seguridad al reducirlo a casos concretos de desaparecidos y a la petición de apoyo público al Estado para comprar las placas con los nombres de las víctimas. Su movilización social quedó así reducida a su mínima expresión. Además, equivocó el reclamo porque quedó atrapado en el viejo modelo presidencialista del régimen priista en el que el Señor Presidente de la República era el que decidía por todos los mexicanos. Calderón le demostró la corresponsabilidad -no fijada por Sicilia- de estructuras de poder, legisladores, Poder Judicial, partidos y gobiernos estatales y municipales. 9) Con su explicación del caso Jorge Hank Rhon, Calderón demostró que existen estructuras de complicidad al amparo de la aplicación escrupulosa de la ley: el Ejército presentó las armas pero la juez desdeñó el proceso con el criterio de que no se acreditó la flagrancia; es decir, la impunidad del delito al amparo de los procesos legales que siempre benefician a los delincuentes. Hank Rhon va a ser seguramente candidato del PRI al gobierno de Baja California aprovechando la publicidad de su propio caso. Pero quedó asentado que sí cometió delitos pero fue protegido por los procedimientos penales. 10) En el fondo, la lucha contra el crimen organizado es un asunto de hegemonía del Estado, es decir, de la capacidad de la gestión política de las instituciones. Amparadas en la desarticulación paulatina de las estructuras de poder, las bandas criminales se fueron instalando en zonas territoriales para imponer sus leyes. De ahí que la decisión de Calderón haya sido no sólo el combate al crimen organizado sino la revalidación del papel del Estado en territorios convertidos ya en zonas francas de bandas de delincuentes. 11) Los argumentos poéticos de Sicilia quedaron disminuidos por los razonamientos de fondo del presidente de la República: abandonar ahora el combate contra las bandas significaría regresarles la plaza a los criminales. Y si bien hay sectores sociales que prefieren colaborar con narcos porque de muchas maneras se benefician con la derrama económica del tráfico de drogas, al final las decisiones del Estado responden la real politik. Y un Estado es fallido cuando permite, aun en situaciones dramáticas y de presión social, que las bandas criminales controlen territorios de soberanía nacional. 12) Y exigente en lo que le conviene, faltó que Sicilia y su movimiento exigieran la rendición absoluta e incondicional, su entrega a las autoridades y el desarme de Joaquín El Chapo Guzmán, Ismael El Mayo Zambada, Heriberto Lazcano El Lazca, Servando Gómez La Tuta, Juan José El Azul Esparragoza y Vicente Carrillo Fuentes, entre otros. Sin ellos, la lucha del Estado contra los cárteles de la droga y sus secuelas sencillamente no existiría. (Financiero)
  • Sergio Sarmiento.  Las sintéticas. Incluso cuando la guerra contra las drogas tiene éxito, el triunfo se convierte en derrota. Las propias instituciones internacionales, a las que se les ha encargado el combate al tráfico o el monitoreo del consumo, lo señalan. Ayer se dio a conocer el Informe mundial sobre drogas 2011 de las Naciones Unidas. Si bien éste afirma que ha habido una estabilización o disminución en la producción o consumo de ciertas drogas tradicionales, añade que la producción y empleo de las drogas sintéticas ha aumentando. La gente no deja de consumir a pesar de la represión; a lo mucho, cambia de droga El informe de la Oficina de las Naciones Unidas para la Droga y el Crimen (UNODC) es voluminoso y lleno de información interesante. En lo fundamental dice que la producción y el consumo de drogas han aumentado de manera significativa desde 1990, aunque en los últimos años ha habido un estancamiento o incluso una reducción en el uso de ciertas drogas tradicionales. Esta tendencia, sin embargo, se ha visto más que compensada por el incremento en la producción y el empleo de drogas sintéticas, algunas de ellas legales. Según el informe de la UNODC, entre 149 y 272 millones de personas en el mundo, entre el 3.3 y el 6.1 por .ciento de las personas de 15 a 64 años de edad, consumieron drogas cuando menos en una ocasión en 2009. Los usuarios habituales, que consumen estos productos cuando menos una vez al mes, son la mitad del total. La institución reconoce que la falta de información fidedigna de países muy poblados, como China y la India, o de África, hace difícil ofrecer cifras mundiales con certeza. La marihuana o cannabis es, con mucho, la droga más utilizada en el mundo. En 2009 la consumieron entre 125 millones y 203 millones de personas, lo cual equivale a 2.8 a 4.5 por ciento de la población de 15 a 64 años. El empleo de cocaína se mantiene estable con 14.2 a 20.5 millones de consumidores. El de heroína parece también mantenerse en el mismo nivel. El informe de la UNODC señala que ha habido un descenso en la producción de ciertas drogas tradicionales. De hecho, apunta que la superficie dedicada al cultivo de la coca ha caído 18 por ciento entre 2007 y 2010. Si esto es cierto, sin embargo, el documento no explica cómo el consumo ha podido mantenerse estable. Las incautaciones de drogas ilegales están aumentando, según el informe La información parece lógica si consideramos los crecientes recursos que los gobiernos del mundo están dedicando al combate a las drogas. En efecto, los decomisos de cocaína, heroína, morfina y cannabis casi se duplicaron de 1998 a 2009, mientras que los de anfetaminas se triplicaron. Si el objetivo de la guerra contra las drogas fuese aumentar las incautaciones, cabría calificar el esfuerzo de exitoso. Pero como el propósito es reducir el consumo, el fracaso es evidente. La gente no está dejando de consumir drogas; y si por alguna razón no consigue el producto específico que desea, simplemente se muda a otro que le proporcione efectos similares y que tenga mayor disponibilidad. Éste es un comportamiento normal en cualquier mercado. El hecho de que las drogas sintéticas pueden producirse en laboratorios en cualquier lugar del mundo hace cada vez más fácil sustituir alguna droga que resulte difícil conseguir. En el peor de los casos siempre está el alcohol, que es más peligroso para la salud que la marihuana o la cocaína.****** 35 mil millones. El presidente Calderón dijo en Guatemala que Centroamérica requiere de 35 mil millones de dólares al año para combatir las drogas y no la limosna de 600 millones que ha ofrecido la secretaria de Estado de la Unión Americana, Hillary Clinton. Los 35 mil millones de dólares, sin embargo, serían suficientes para erradicar la pobreza. Sólo un loco dedicaría este monto a una guerra imposible de ganar en vez de a la eliminación del principal problema regional. (Reforma)

 

Anuncios

Acerca de Imagen Política

Somos un grupo de profesionales de la comunicación, que hemos conjuntado nuestra capacidad y experiencia en las áreas del periodismo escrito, radiofónico y de análisis político, que nos permite ser la firma más exitosa de: consultores políticos, de comunicación, estrategias de mercadotecnia y cabildeo.
Esta entrada fue publicada en Síntesis Política y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s