1520 – Moctezuma Xocoyotzin, noveno monarca azteca, muere en Tenochtitlan.

1520 – Moctezuma Xocoyotzin, noveno monarca azteca, muere en Tenochtitlan

 Era hijo de Axayácatl y sucedió a su tío Ahuízotl. Fue un guerrero joven, valiente, prudente y muy religioso. Tenía fama de ser humilde y virtuoso, pero cuando subió al poder se tornó orgulloso y soberbio. Mostró un profundo desprecio para la clase que no era noble, todo plebeyo fue relevado de los cargos públicos. Desde un principio se dio cuenta de su gran poder y se hizo llamar Tlacatecutli, “señor de sñores”; organizó en su corte una severa etiqueta, con el objeto de que se le rindiera constante ceremonia. Al recibir el gobierno llevó a cabo una guerra contra los otomíes para hacerles mil prisioneros, que hizo sacrificar el día de su coronación. Violando el trato de la Guerra Florida con los tlaxcaltecas y los huejotzingas, agredió a estos pueblos para obligarlos a pagar tributo, cosa que no logró; pero los rodeó con un estrecho círculo que con nadie les permitía comerciar. Los tlaxcaltecas tuvieron que recurrir a tomar sus alimentos con tequesquite, porque no podían sal que antes compraban a los pueblos de la costa. El empeño de Moctezuma para avasallar a los tlaxcaltecas no sólo fue en vano sino que creó en esa región un profundo odio a los mexicanos y a Moctezuma. Durante las multiples guerras y conquistas llevadas hasta centroamérica, se distinguió un joven jefe llamado Cuitláhuac.

Los aztecas, tan impropiamente llamados así porque en última instancia todos los grupos nahuas procedentes de Aztlán fueron aztecas, eran dueños de una enorme extensión territorial que iba desde el Pánuco hasta Yucatán y Centroamérica y por el litoral del sur hsta las costas del hoy Estado de Guerrero. Dentro de ese gran territorio quedaban algunos señoríos independientes como los de Tlaxcala, Huejotzingo y Mextitlán. La unidad del estado azteca y sus dependencias vasallas era muy frágil, ya que estaba fundada sobre la conquista y el odio. Cuando llegaron los españoles se derrumbó tan gran imperio y los pueblos sometidos vieron la oportunidad de liberarse. En vez de unirse contra los invasores se aliaron con ellos, les proporcionaron mucha tropa y recursos, con tal de quitarse de encima la terrible tiranía de Moctezuma II y sus recaudadores de tributos.

Durante los últimos cincuenta años el estado mexica había llegado a ser una maquinaria muy eficiente constituyendo una especie de federación con sus antiguos aliados, Tacuba y Texcoco. La vieja enemistad con Tlatelolco y Azcapotzalco había desaparecido; pero con la llegada del “escogido de los dioses”, como se hacía llamar Moctezuma II, desapareció el sistema; de nadie soportó la intervención en el manejo del gobierno, del ejército ni de la religión. Los tecutlis eran simples señores designados por él para que gobernaran las dependencias amigas, Los calpulelques y calpixques -recolectores de tributos- tenían como única función satisfacer los deseos del tlacatecutli, señor de señores.

Moctezuma Xocoyotzin fue muy religioso y supersticioso. Cuando supo de la llegada de “hombres blancos y barbados que venían de donde se pone el sol”, no dudó en dar por hecho la realización de la vieja leyenda de regreso de Quetzalcóatl con sus hermanos. Cuando en 1519 llegaron a Chalchicuecan, primero Grijalva y después Cortés, no alistó a su pueblo para combatirlos sino para halagarlos y alejarlos de la capital; pero no logró esto, por consejo de Cacama y de Cuitláhuac -este último era su hermano-, ni después estuvo en posibilidad de combatirlos dentro de la ciudad. Moctezuma se había valido de un ardid para acabar con los conquistadores en Cholula; pero descubierto, se produjo una matanza que personalmente dirigió Cortés contra los cholultecas. Finalmente el 8 de noviembre de 1519, Cortés, sus soldados y guerreros aliados entraron a México; fueron recibidos por Moctezuma en el lugar donde hoy está el hospital de Jesús; se le aposentó en el antiguo palacio de Axayácatl. Moctezuma tuvo algunas entrevistas con Cortés, en las que éste le trató el asunto de la religión, que abandonara sus creencias idolátricas, a lo que Moctezuma se negó. Temeroso Cortés de una rebelión del pueblo que hubiera acabado con ellos, hizo prisionero a Moctezuma y lo llevó a su cuartel, desde donde el jefe mexicano hizo dar la noticia de que había ido al aposento de los españoles por propia voluntad, para tranquilizar al pueblo. Cuando Cortés supo que la guarnición que había dejado en Veracruz fue atacada por los guerreros de Moctezuma, hizo que ordenara que se presentasen en México los responsables del ataque a sus soldados en la costa. Después de un corto juicio, al guerrero Cuauhpopoca y sus compañeros, que fueron quienes mataron al capitán Juan Escalante y a algunos soldados en Veracruz, Cortés los hizo quemar vivos mientras encadenaba a Moctezuma que era quien había ordenado el ataque.

Cortés fue aprehendiendo poco a poco a los principales señores, para evitar que encabezaran alguna sublevación. Moctezuma supo por sus mensajeros de la llegada a Veracruz de una fuerte expedición de españoles al mando del capitán Pánfilo de Narváez y lo hizo saber a Cortés, quien dejando una guarnición en México al mando del capitán Pedro de Alvarado, salió a combatir a Narváez. Entre tanto en México, al celebrarse una ceremonia religiosa en la que los nobles danzaban sin armas, Alvarado con sus soldados y guerreros aliados los hizo atacar produciéndose una terrible matanza, lo que causó un levantamiento general contra los españoles que fueron sitiados en el cuartel. Cortéz regresó apresuradamente a la ciudad, después de haber derrotado a Narváez cuyas tropas se pasaron a su bando.

Por consejo de Moctezuma y para que la ciudad volviera a la normalidad puso en libertad a Cuitláhuac, quien organizó el ataque contra los españoles furiosamente. Cortés hizo subir a Moctezuma para que hablase al pueblo y que éste se diera de paz. Cuando Alvarado provocó la insurrección había recurrido a este procedimiento y dio resultado; pero cuando Cortés hizo salir a Moctezuma , éste fue recibido con injurias. Una piedra arrojada potentemente desde la muchedumbre hirió a Moctezuma. Los soldados lo retiraron y murió dos días después, el 29 de junio de 1520. Existe la sospecha que los españoles lo mataron, porque las heridas no eran de suma gravedad; el muerto, lo vieron testigos españoles, tenía estocadas y Cortés queriendo apaciguar a los sublevados hizo que se les entregara el cadáver, seguramente con la idea de aprovechar las circunstancias para poder escapar.

Anuncios

Acerca de Imagen Política

Somos un grupo de profesionales de la comunicación, que hemos conjuntado nuestra capacidad y experiencia en las áreas del periodismo escrito, radiofónico y de análisis político, que nos permite ser la firma más exitosa de: consultores políticos, de comunicación, estrategias de mercadotecnia y cabildeo.
Esta entrada fue publicada en Efemerides y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s