Síntesis Política de Imagen Política

Finanzas, Negocios /Energía

  • Europa preocupa más que EU: Carstens
  • SHCP envía hoy al Congreso informe sobre  IETU
  • CNBV vigilará los préstamos a la IP
  • Su Casita concreta el cruce de Cebures
  • Telcel acusa “animadversión”
  • Interjet pospone su ingreso a la BMV
  • Robo de energía, reto constante de CFE
  • Cupo de importación de 135 mil toneladas de azúcar
  • Ratifica la Corte alto al apagón analógico
  • Industria textilera, en proceso de rearme
  • Importa Pemex hasta ¡petróleo!: BP

 

Seguridad /Justicia / Salud

  • Artefactos explosivos en cajeros de Tultitlán
  • Se deslinda GDF de inundaciones en Edomex
  • 2,500 quejas en 585 millones de intervenciones médicas
  • El Lazca ordenó matar a Torre Cantú: PGR

 

 

 

 

Gobierno / Partidos / Congreso /  Estados

  • Lozano, con Cordero; se defina Lujambio: Elba
  • Sí hubo arreglo político con FCH. Elba
  • Aprueban nuevos partidos en el DF
  • Regaña el presidente a Blake y Espinosa
  • Promete Rubén Moreira buscar reconciliación
  • Cierre en Nayarit con mucho ruido
  • Respeto, si hay jornada democrática:  Encinas
  • Rechaza Eruviel “focos rojos” en el Edomex

                                                                    TITULARES DEL DÍA
Financiero Urge el FMI elevar el tope de la deuda de EU
Economista Grecia aprueba plan de ajustes fiscales
Reforma Fijan sus metas y las incumplen
Universal Elba revela “arreglo político” con FCH
Jornada  
Milenio Lozano y Cordero de la mano en al 2012
Excélsior Cordero y Lozano: el apoyo es mutuo
Sol de México Alerta máxima por Arlene: Segob
Crónica Lozano se inclina por Cordero; Lujambio contempla declinar
La Razón “Pacté con Calderón a cambio de cargos“

  • Lozano, con Cordero; que se defina Lujambio: Elba. Sin decidirse a tomar la alternativa de renunciar al gabinete de Felipe Calderón, Javier Lozano Alarcón anunció que dejará de ser el gallo azul para apoyar a Ernesto Cordero Arroyo; mientras que la maestra Elba Esther Gordillo emplazó a Alonso Lujambio a definir sus prioridades. Al término de la reunión bimensual de la Asociación de Bancos de México, Cordero Arroyo se refirió al apoyo público que ofreció el secretario del Trabajo. “Bueno, yo le agradezco al secretario Lozano, él sabe que es bien correspondido, que pienso exactamente lo mismo, lo que él piensa de mí, yo pienso de él; con todo gusto y con todo corazón lo apoyaría.”  Acerca del llamado del presidente Calderón para que los miembros de su gabinete con aspiraciones presidenciales renuncien, Cordero comentó: “No hay que acelerarse, hay que esperar los tiempos; cumpliré con mucha puntualidad y pulcritud lo que establece la ley.” Aparte y tras reconocerse “orgullosamente calderonista”, pues dijo que “pésele a quien le pese, Felipe Calderón es el mejor presidente en la historia moderna de México (…)”, Lozano Alarcón, consideró que en caso de no ser elegido como el candidato panista, su apoyo será para el secretario de Hacienda. Lozano sugirió a los otros dos tiradores, Lujambio y Heriberto Félix -aunque este último no es panista-, sumarse al proyecto, toda vez que “aquí no se trata solamente de competir y quedar en un honroso segundo lugar o vergonzoso tercer lugar, hay que ser primero y para eso se necesita un muy buen proyecto”. Aceptó tener “grandes coincidencias” con Cordero, aunque precisó que en caso de ser él el elegido “pediré lo mismo. Sí soy yo quien debe encabezar el proyecto del PAN, pido con la misma generosidad y unidad a los otros que me acompañen en el proyecto”. (Financiero)

 

 

Elba

  • Ciro Gómez Leyva. Pues porque hasta ahora me lo preguntan, Ciro. La maestra Elba Esther Gordillo tenía ganas de contarlo y lo contó. Cinco largos años después de los hechos, de los acuerdos. Reconoció ayer en conferencia de prensa que, en efecto, pactó en 2006 con el candidato del PAN, Felipe Calderón, el apoyo del Sindicato Nacional de Maestros y el naciente partido Nueva Alianza a cambio de un proyecto educativo, la reforma estructural a las pensiones, un puesto en el gabinete para su candidato presidencial, Roberto Campa. Y también las direcciones generales del ISSSTE y la Lotería Nacional para Miguel Ángel Yunes y Francisco Yáñez, respectivamente. Fue generosa en los detalles. Dijo que se trató de “un compromiso que cumplimos, que no nos avergüenza, no nos apena; al contrario, demuestra nuestra congruencia y nuestro compromiso con la educación pública y para mejorar los servicios y las prestaciones”. Le pregunté horas más tarde por qué había dicho que no fueron acuerdos en lo oscurito, cuando a todas luces lo fueron. —Porque no lo fueron, Ciro —persistió. —No fueron transparentes, maestra —persistí. —No fueron en lo oscurito, todo mundo lo supo siempre. Fueron evidentes. Lo único que estoy haciendo hoy es confirmar lo evidente. —Eso no los hace transparentes, maestra. —Este tipo de acuerdos, me refiero al apoyo a cambio de posiciones de gobierno, ni se difunden ni se esconden. ¿Dónde está lo penoso? —¿Y por qué sale hoy y los da a conocer? —Pues porque hasta ahora me lo preguntan, Ciro. Si hoy me hacen la pregunta, hoy aclaro. —Así, nada más. —Sí. Me vería muy mal éticamente negándolo si es real. Queda para el registro. A ver qué dice la otra parte. (Milenio)
  • Pablo Hiriart.  Tres mensajes de Elba Esther. Los mensajes que quiso poner Elba Esther Gordillo en su conferencia de prensa de ayer, están a la vista. El primero, y no necesariamente el más importante, fue decir que en efecto ella pactó con Felipe Calderón, a cambio de puestos públicos. Es un golpe fuerte para un gobierno y un partido que nunca han admitido ese tipo de negociaciones. (Acción Nacional, en cambio, acaba de acusar al candidato del PRI al gobierno del Estado de México por haber ofrecido, en público, cargos a quienes le apoyaran en las elecciones). Elba Esther dice que pactó con el Presidente esos apoyos, nada más que fueron en privado y ella los revela cuando el Jefe del Ejecutivo se enfila al último año de su mandato. Para hacer ese señalamiento se necesita valor o estar blindada. Así como la líder magisterial dijo una cosa ayer, mañana puede decir otra más fuerte y más grande. El otro mensaje es que quien se la hace se la paga. Rompió con Miguel Ángel Yunes y los odios profundos de la profesora se desbordaron ayer contra su ex colaborador. Dijo que ella puso a Yunes en el ISSSTE por un acuerdo político y no se hace responsable de los malos manejos en que éste haya incurrido al frente de esa institución. Lo está acusando, de manera implícita, de malos manejos y todo lo que eso quiere decir. Raspó también a un ex yerno suyo que puso al frente de la Lotería Nacional y a Roberto Campa, a cargo de un secretariado técnico en Seguridad Pública. Los dos salieron de su control y los exhibió junto con Yunes. Pero no fueron esos los únicos cargos que Elba Esther Gordillo ha obtenido de sus pactos con el gobierno. A los que siguen leales a ella, no los mencionó. El puesto más relevante de todos es el que consiguió para su otro yerno, Fernando González: subsecretario de Educación Básica. Y la dirección de la Lotería Nacional, a cargo de un funcionario bien calificado, pero que es de la maestra: Benjamín González Roaro. Más Conaculta, que encabeza Consuelo Sáizar. El tercer mensaje, y tal vez el más importante, es que ella aún no está comprometida con Enrique Peña Nieto. Que se oiga bien, aún no decide a quién va a respaldar. Ya están en el aparador su apoyo y el de más de un millón de maestros a los que no consulta, pero le obedecen. Se escuchan ofertas. (La Razón)

Conflicto / Infierno

  • Joaquín López-Dóriga. Conflicto electoral cantado. Este domingo será la penúltima jornada electoral antes de las federales del año que viene en la que elegiremos presidente de la República, senadores y diputados federales, además de las locales concurrentes en 12 entidades federativas, seis para gobernador, el Distrito Federal incluido. El último proceso será Michoacán, en noviembre. Y de allí hasta el 1 de julio de 2012. La penúltima aduana son estas elecciones para gobernador en los estados de México, Nayarit y Coahuila, y municipales en Hidalgo. En las tres entidades en la que cambia el gobernador no parece haber espacio para la sorpresa, manteniendo alguna reserva en el caso de Nayarit. Encuestas y consultas dan al PRI una amplia ventaja en los tres procesos, aunque está claro que el resultado electoral, aun si mantuviera esas preferencias, no se dará en esas proporciones. No obstante las ventajas, el partido que llegará mejor posicionado para las presidenciales del año que viene es el PRI, con un precandidato hasta ahora claro y con marcada ventaja ante quienes podrían ser sus contrincantes dentro y fuera del partido. De ahí el peso que tendría el resultado en Michoacán, sobre todo si el PAN la juega con Luisa María Calderón Hinojosa, hermana del Presidente y con vida política propia. El punto es que si vence en las elecciones, habrá ganado ella; y si pierde, la derrota será endosada a su hermano. Pero estamos en los procesos del domingo, en los cuales no se aprecian sorpresas, aunque sí, en el Estado de México, el conflicto poselectoral ya adelantado, al negarse, de antemano, a reconocer el resultado. De ser así, esa entidad se convertiría, entonces sí, en el laboratorio de 2012, ensayo general de lo que sería el también cantado conflicto poselectoral de 2012. ******Retales. 1. CITATORIO. Causó indignación en la familia Torre Cantú, en Tamaulipas, el citatorio que el Ministerio Público de la Federación giró a la viuda de Rodolfo, muerto hace un año, para declarar en torno a esa averiguación. Egidio, el gobernador, habló con la procuradora Marisela Morales y todo se aclaró: no habría tal citatorio; 2. CAMBIO. Este viernes desaparece el partido-franquicia Convergencia para convertirse de naranja en Morena, el partido que patrocina a Andrés Manuel López Obrador en los medios y que lo postulará a la Presidencia de la República el año que viene; y 3. IFE. ¿Hay alguna base legal para impugnar los acuerdos de Consejo General del IFE toda vez que se ha ignorado la Constitución y su alineación es de seis en lugar de los nueve que señala la carta magna? Lo digo porque el IFE, y la Cámara de Diputados, están en falta desde noviembre del año pasado, violando la Constitución. (Milenio)
  •  Rafael Cardona. El infierno de todos tan temido. Durante los últimos años se ha establecido en México una especie de concurso para ver quién halla el peor calificativo pera el gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto. Le han dicho, entre otras cosas, dispendioso de los dineros públicos, afectado, frívolo, mujeriego, opaco, represor, copetón engominado, “gaviotón”, delincuente electoral, dinosaurio, solapador, cómplice de Montiel, protector de los corruptos y tantas y tantas cosas cuyo volumen es tan excesivo como para generar precisamente el efecto contrario al anhelado. Lo han fortalecido. Muchos han hablado del efecto “teflón”. Nada se le queda. Las acusaciones resbalan sobre él como si tuviera el cuerpo cubierto de aceite. Hoy, a pocas horas de la elección en el Estado de México, en la cual seguramente Eruviel Ávila ganará con amplitud y los opositores irán al tribunal a exigir la anulación (ya lo pidieron hasta con el registro del candidato, a cuatro días de abrir las urnas), el Chucho Zambrano recoge una ocurrencia del pasado sin advertir su caduca condición de advertencia electoral: Peña es un peligro para México; su intención de regresar al PRI a Los Pinos significa una regresión democrática y eso es peligroso. Si la frase tuvo impacto en el ya lejano 2006 fue debido a su originalidad. Describía con eficacia los riesgos de intervención estatal siempre presente en los temores clasemedieros cuya virulencia se enciende bajo cualquier llamada de atención. Con base en esos miedos irracionales se han echado abajo en México campañas de vacunación y se ha sembrado el pánico por epidemias, a fin de cuentas inocuas, como fue el caso de la influenza. Con ese conocimiento de la credulidad colectiva propia de un pueblo inculto como el nuestro, el publicista Solá, contratado por el Partido Acción Nacional, le endilgó a López Obrador la riesgosa categoría de peligro para la patria. Esa mentira halló sustento en otra: López ha mandado al diablo a las instituciones, cosa jamás dicha por el tabasqueño cuyo discurso era precisamente el contrario, quienes han pervertido las instituciones nacionales son los amafiados del poder, y a ésas mandó al demonio. No a las reales, las traicionadas, las pervertidas por el insano ejercicio del poder. Pero con esas dos premisas construyeron el inicio de la campaña negra, de la guerra sucia. Y en ese tiempo Jesús Zambrano (quien por esos días lagoteaba incesantemente al tabasqueño) externó su queja en todos los tonos por el golpe bajo con cuya repetición hoy goza. Zambrano rechaza la respuesta de Felipe Calderón en una entrevista en la cual muy a modo (Milenio TV) le han preguntado si considera como peligro nacional a Peña, y él se ha rehusado a definirlo de tal modo. Pero los perredistas con Jesús a la cabeza han rechazado tal respuesta y han dicho no, el señor gobernador si es todo lo malo posible y más allá. Se trata de un íncubo maligno, un súcubo de las profundidades del averno, un malo de malolandia, como hubiera dicho el mismo López. Armando Ríos Piter, otro perredista cuya condición de llanta de repuesto habilitada por Marcelo Ebrard lo llena ahora de satisfacción y orgullo, pues ya se desempeña como coordinador de la bancada amarilla en San Lázaro, explica cuál es el horror por venir en el caso Peña: “Representa los intereses más perversos y sin duda es un peligro para México”. Josefina Vázquez Mota fue mucho más cauta y, de acuerdo con su estilo de dama, siempre bien planchada y compuesta, ha contemporizado y por los holanes del faldón se va a los cerros de Úbeda y dice: en la democracia son los ciudadanos quienes expresan sus opiniones en las urnas, sin reparar en cómo esa opinión puede ser modificada, inducida o moldeada con base en los milagros de la propaganda. En los meses por venir, con la inminencia del proceso electoral cuyo resultado marcará el futuro nacional quizá de manera más honda como ocurrió con el comienzo de la alternancia en el año 2000,  vamos a ver muchos más de estos asuntos. Algunos serán generados desde los propios partidos con la intención siempre presente de deturpar y lastimar a sus adversarios, y en otros casos debido a la intervención interesada o simplemente ocurrente de los medios para quienes ganar un titular es a veces tan simple como preguntarle al Presidente: ¿Usted cree que Peña es un peligro para México? La respuesta afirmativa o negativa nunca podrá borrar la pregunta misma cuya formulación ya lleva un juicio implícito. Es un recurso de principiante.  Hace muchos años un reportero ávido de notoriedad le preguntó a Luis Echeverría, todavía en la presidencia, en noviembre de 1976 y en medio de un oleaje de rumores sobre un golpe de Estado: “¿Señor, se dice por las calles que habrá un golpe de Estado, usted qué piensa?”. “Eso es absurdo”, dijo Echeverría, quien por esos días usaba chaleco de plomo y pistola al cinto, por cierto. El reportero se creyó muy listo y escribió: El Presidente de la República calificó de absurdas las versiones sobre un golpe de Estado en México. Lo verdaderamente absurdo es preguntar de esa manera. (Crónica)

Manotazo

  • Ricardo Alemán. El manotazo de Calderón. Dicen los conocedores del ejercicio del poder que no existe nada más peligroso que un Presidente desesperado y/o enojado. ¿Por qué? Porque las mejores decisiones de un hombre de poder, de un estadista, son dictadas por la razón, no por la emoción. Y viene a cuento el tema porque Felipe Calderón ha dado señales de ser un Presidente irritado, enojado, intolerante y hasta desesperado con sus colaboradores, con algunos periodistas y, en general, con aquellos que se atreven a criticar los resultados de su gestión. Una evidencia se produjo apenas el pasado martes, cuando en Guanajuato el Presidente censuró con severidad a quienes cuestionan los logros de su gobierno en materia de salud. Pareciera que Calderón cree que, al final de su gestión, la sociedad es injusta, malagradecida y poco o nada comprensiva con su trabajo y los logros de su agonizante sexenio. La realidad es que olvida que el ejercicio del poder —en general—, y el de Presidente en México —en particular—, es quizás una de las más ingratas actividades de quienes ocupan cargos de elección popular. ¿Por qué? Porque el boleto que compró es sólo de ida. No hay regreso. Es decir, que se equivoca rotundamente Felipe Calderón si cree que va a ser vitoreado —más allá de su primer círculo— al terminar su gestión. Y la razón la conocen todos. Porque el juicio de la historia por el desempeño de un cargo como el de presidente, le corresponde precisamente a la historia. Por lo pronto, hoy y hasta el 2 de diciembre de 2012 nadie puede defender si la gestión de Calderón fue buena, mala o regular y, sobre todo, será casi imposible que los ciudadanos en general metan las manos al fuego por un gobierno que, como el de Calderón, está cerca del final. Pero el asunto es más preocupante cuando el Presidente pierde el control en público y regaña a sus colaboradores —como lo hizo ayer en la instalación del Consejo Nacional para el Desarrollo y la Inclusión de las Personas con Discapacidad—, en donde el regaño directo alcanzó a los secretarios Francisco Blake y Patricia Espinosa —de Gobernación y Relaciones Exteriores, respectivamente—, para luego extenderse a todos los secretarios de Estado. Calderón puso en duda la eficacia y profundidad del trabajo que desempeñan sus colaboradores a los que exhibió, de fea manera, como verdaderos inútiles. Y es probable que, en efecto, todos los miembros del gabinete de Calderón sean ejemplo de inutilidad, incapacidad e ineficacia. Pero también es cierto que todos, o casi todos, están metidos en el juego preferido de la temporada: la sucesión presidencial. ¿En qué están pensando desde hace meses los secretarios de Hacienda, Educación, Trabajo, Desarrollo Social, Gobernación, Relaciones Exteriores..?, y los gobernadores, senadores y diputados. Están pensando en lo mismo que hace seis años pensaba y preocupaba a Calderón, en la sucesión presidencial. ¿Qué, no es cierto que Felipe Calderón casi fue echado del gabinete de Fox por andar pensado en todo menos en el cargo que teóricamente desempeñaba? ¿Ya se le olvidó a Calderón que, para poder hacer una campaña electoral sin distracciones, con eficacia y de peso, el candidato o precandidato debe romper el cordón umbilical con el poder que lo hizo crecer? Antes que regañar a sus colaboradores, Calderón debe liberarlos de la responsabilidad de una secretaría y dejar que hagan su lucha político-electoral. Aquí y en otros espacios se ha insistido en que, por razones éticas, políticas y estratégicas, lo más saludable es que los colaboradores del Presidente que aspiran a ser candidatos presidenciales, sus adherentes, socios, aliados y amigos, deben dejar el cargo público para permitir que grupos eficaces terminen el trabajo sexenal, en tanto que los aspirantes presidenciales dediquen toda su atención al juego que todos juegan, el de la sucesión presidencial. El nerviosismo que mostró Felipe Calderón durante el manotazo que dio a sus colaboradores ayer, así como el enfado mostrado en algunas entrevistas con periodistas, son evidencia de que el Presidente tiene serios problemas en el manejo de la sucesión presidencial en su partido. Y esas dudas pueden terminar en tragedia política. Al tiempo. (Excélsior)

IFE / Convergencia

  •  Leo Zuckermann. Sobrecarga y sobrerreacción. La joya de la corona de la democracia mexicana, el Instituto Federal Electoral (IFE), está viviendo el peor momento de su historia. Y esto debe preocuparnos a todos los que creemos que “la democracia es el peor sistema de gobierno diseñado por el hombre, con excepción de todos los demás”, como decía Churchill. Lo que está en juego es mucho como para seguir debilitando al IFE. Quizás a muchos les convenga para sus intereses particulares. Pero, como sociedad, un IFE débil pone en riesgo la estabilidad política y económica del país. No exagero. México no puede apostarle a un escenario donde la estabilidad dependa del resultado de la elección. “Si es holgado, si el ganador vence contundentemente, no pasará nada”, dicen los optimistas. Y quizá tengan razón. Pero las instituciones políticas se diseñan, no para situaciones alegres, sino para enfrentar lo peor. ¿Podrá el IFE gestionar y arbitrar una elección muy polarizada y competida en 2012? Me temo que la respuesta es cada día más negativa. Por dos razones: sobrecarga y sobrerreacción. Lo primero tiene que ver con las múltiples tareas que le han cargado al IFE los partidos políticos, particularmente después de la reforma electoral de 2007. Es como si al Pípila, sobre la pesada losa que llevaba, le hubieran echado tres más. El hombre inevitablemente hubiera sucumbido por el peso. Así me imagino a este IFE obligado a aplicar miles de regulaciones. Todo, absolutamente todo, lo relacionado con las elecciones. Desde las labores tradicionales de instalar las casillas hasta determinar si un alcalde puede publicar o no su currículum en el sitio de internet del municipio. Una de las funciones que le encargaron al IFE en la reforma de 2007 lo está dañando mucho: la administración de todos y cada uno de los spots de radio y televisión de los partidos. Obligado por los partidos, que se querían vengar de las televisoras por su presunta arrogancia en la elección de 2006, el IFE se convirtió en la central de medios y monitoreo más grande del mundo. Y le dieron facultades de castigar a los concesionarios de radio y televisión que incumplan con las reglas y pautas de los spots. Esto ha tensado enormemente la relación del Instituto con los medios electrónicos. No es gratuito, en este sentido, que se hayan multiplicado las críticas al árbitro electoral en diferentes espacios. Es la forma que tienen los medios de presionar al nuevo regulador. Mientras el IFE los siga regulando y multando, le seguirán tundiendo en sus micrófonos y pantallas. Más temprano que tarde, la imagen del Instituto quedará por los suelos. A la sobrecarga hay que añadirle la sobrerreacción. El Congreso, por miedo de enfrentarse aún más con los medios electrónicos, no legisló muchos temas pendientes de la reforma de 2007. Los partidos, sin embargo, sí multiplicaron sus quejas frente al IFE por todo tipo de tonterías proscritas en la reforma. Como no había legislación, el IFE las rechazaba. Pero el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación le ordenaba que atendiera las quejas y diseñara procesos para la atención futura de éstas. El problema es que algunos consejeros del IFE son más papistas que el Papa. En lugar de aligerar el peso que tienen, se cargan de más. Sobrerreaccionan para tratar de quedar bien con todos los involucrados: partidos, medios, legisladores, el Ejecutivo y el Tribunal. Paradójicamente, no dejan satisfecho a nadie. Es como si el Pípila, ya enterrado y casi muerto por las losas que le echaron encima, tuviera el aliento de pedir a gritos que le cargaran otras más. Repito lo que vengo diciendo desde hace mucho: me preocupa el debilitamiento del IFE. Cada vez está peor. No sólo estamos echando por la borda uno de nuestros pocos orgullos democráticos sino que, en el proceso, estamos aumentando las probabilidades de que el IFE no pueda gestionar y arbitrar las próximas elecciones federales, de tal suerte que terminemos con una crisis política que ponga en riesgo la economía. (Excélsior)
  • José Woldenberg. Transformaciones. Hay, todos lo sabemos, de transformaciones a transformaciones. 1. En la carretera México-Cuernavaca Fulano de X maneja su Honda a 180 kilómetros por hora. Al salir de una curva cerrada se topa con un camión parado; intenta frenar, pero es muy tarde, el automóvil se estampa contra la parte trasera del camión Fulano de X sale ileso, pero el Honda se hace chicharrón, su auto se ha transformado de manera radical: ahora es pura chatarra. Si antes su valor era de 180 mil pesos, ahora sólo vale 15 mil. Tenemos pues una transformación por accidente. 2. Usted introduce agua al refrigerador en un recipiente cuadriculado y abierta Luego de varias horas el líquido se convierte en hielos. Puede también hacer lo contraria sacar los hielos del refrigerador y esperar a ver cómo, lentamente, se convierten en agua Estamos ante una transformación no sólo rutinaria, sino controlada En las antipodas de las mutaciones por accidente. No hay sorpresa el cambio que se produce es el esperado, el que usted ha planeado. 3. El mago mete a su sombrero de copa una paloma Se escucha música para la ocasión Da dos golpes con su varita mágica, voltea el sombrero y, ¡oh, sorpresa!, cae confeti. La paloma se ha transformado en papel picado de colores. O por lo menos así lo veíamos de niños. Ahora nos preguntamos, ¿dónde quedó el ave?, porque nos resulta difícil creer en la magia Pero quedémonos con la noción infantil: también existen metamorfosis mágicas. Trucos baratos que sorprenden a los pequeños. 4. Antes a los viejos se les llamaba viejos. Ahora, lo políticamente correcto es decirles adultos mayores en plenitud. Alguien pensó que viejo resultaba peyorativo y deseó desterrar esa noción para no ofenderlos, y entonces para halagarlos inventó una nueva denominación Estamos, me temo, ante una transformación nominalista, porque los viejos siguen siendo viejos, cargados de achaques, con sus condiciones físicas disminuidas, aunque los llamemos con dulzura “añosos maduros y experimentados”. Tenemos pues hasta aquí cuatro tipos de transformaciones. El viernes pasado el Consejo Nacional de Convergencia decidió modificar su nombre. Si su Asamblea Nacional, que se realizará el 31 de julio y el lo. de agosto, lo aprueba, ahora será Movimiento Ciudadano. Por 174 votos a favor y 2 en contra la iniciativa será presentada a su máximo órgano de gobierno (Reforma, 25 de junio, 2011). ¿A cuál de los tipos de transformación anteriores se parece? Piense, por favor, un rato. 1. No parece ser una mutación por accidente La dirigencia del partido hizo la propuesta, los miembros del Consejo la aprobaron, imagino que antes platicaron entre ellos, es decir, de inesperada, azarosa, accidental, nada. 2. Parece más bien un cambio controlado. Como cuando usted mete agua al refrigerador para que se convierta en hielo. Una transformación sin sorpresa, planeada Aunque se han manifestado algunas voces en contra, todo parece indicar que la aprobación es mayoritaria y así lo trazó y operó la dirección de Convergencia.  3. Tiene también un cierto ingrediente mágico. Diría un mago: “ahora ven Convergencia ahora ven un Movimiento Ciudadano”. Y el niño de 7 años quizá quede sorprendido, boquiabierto, por la mutación instantánea Es difícil, sin embargo, que los mayores de ocho años se crean el truco. Aunque, me dice mi vecino, son muchos los adultos que tienen la edad mental de niños de primero de primaria. 4. Pero de lo que no hay duda es de que se trata de un típico cambio nominalista: como el de los viejos convertidos en adultos con atributos excelsos. Así, el Partido Convergencia pasará a ser un Movimiento Ciudadano sin dejar de ser lo que hasta ahora ha sido: un partido político. Da pena acudir a la llamada sabiduría popular para enunciar que ”la mona aunque se vista de seda…”. Pero en el cambio de ropaje, de nombre, hay un resorte que vale la pena subrayar: la sobrevaloración que hoy por hoy tiene entre nosotros la noción de “ciudadanos”. Los ciudadanos han pasado a ser la fuente de todas las virtudes, el manantial del que salen las aguas limpias, los nutrientes de la justicia y la honradez, el origen de la dignidad. Antes, para la izquierda, ese actor era encamado por los trabajadores; para los populistas en todo el mundo el origen de todo lo bueno emanaba, por supuesto, del pueblo; y luego del temblor de 1985, entre nosotros se puso de moda la sociedad civil: océano inabarcable del que procedía la caridad, la compasión, la bondad infinita. No es casual que en el nuevo nombre de Convergencia se omita la tendencia política, las causas que quiere impulsar o el ideario que le da vida Basta con decir ciudadano para hacer alusión a una entidad (casi) sagrada, pura, diferenciada de la corrupción, la incompetencia, la cerrazón que supuestamente marca a los políticos. Tenía que suceden tendremos partidos convertidos, por la magia del lenguaje, en movimientos ciudadanos. Y ya llegarán los ciudadanos que queriendo hacer política se nieguen a reconocerse como políticos. (Reforma)

Coahuila

  • Miguel A. Granados Chapa. Coahuila: hermano vs. Compadre. Además de elegir gobernador, en Coahuila se decidirá también el próximo domingo la integración de la legislatura local, compuesta por 16 diputados de mayoría y nueve de representación proporcional. En pos del Poder Ejecutivo contienden cuatro candidatos, de los que sólo dos alcanzarán votaciones significativas. Uno de ello es Guillermo Anaya, sostenido por una peculiar coalición en que participan el PAN y un partido local, Unidad Democrática de Coahuila. Esta organización fue fundada por Evaristo Pérez Arreola, que cuando era comunista fundó el sindicalismo universitario en todo el país y en la UNAM en particular. Retirado después de muchos años de militancia en la izquierda, se radicó en Ciudad Acuña, su lugar de nacimiento, donde ganó la alcaldía. Ahora dirige el partido su hijo -que en su nombre revela la antigua fe política de su padre Evaristo Lenin Pérez Rivera. Anaya ha sido alcalde de Torreón, diputado federal y actualmente senador, con licencia. El principal rasgo de su personalidad política, empero, no es su desempeño en esos cargos, sino el parentesco espiritual que mantiene con el presidente Felipe Calderón, de quien es compadre. Si se atiende al resultado de las encuestas (la de Covarrubias y Asociados, por ejemplo), apenas obtendrá el segundo lugar en número de votos, pues las preferencias favorecen, en este mes de junio (como ha ocurrido desde enero) al candidato del PRI, Rubén Moreira. La diferencia es abismal, de tres a uno: elegirían al priista 65 por ciento, mientras que sólo 22 por ciento votarán por el panista. Moreira protagonizará el insólito caso de un hermano que reemplaza a otro en la gubernatura. Es verdad que actualmente ejerce un interino, Jorge Torres, pero su interregno apenas disimula el hecho de que en 2005 fue elegido gobernador constitucional Humberto Moreira y en 2011 lo será su hermano. Nunca en la historia política de México había ocurrido algo semejante, salvo el caso de los hermanos Cravioto (Rafael, Simón y Francisco), en Hidalgo. Pero eso fue en el Porfiriato. En el siglo corrido desde que terminó ese prolongado ejercicio del poder personal, algunas familias surtieron de gobernadores a sus estados. En el propio Hidalgo, a la dinastía fundada por Javier Rojo Gómez pertenecieron su cuñado José Lugo Guerrero, su hijo Jorge Rojo Lugo y los primos de éste, Adolfo Lugo Verduzco y Humberto Lugo Gil. En Michoacán gobernaron el general Lázaro Cárdenas, su hermano Dámaso, su hijo Cuauhtémoc y su nieto Lázaro; en Guerrero los Rubén Figueroa, padre e hijo. Y en Puebla Maximino y Rafael Ávila Camacho. Eran hermanos, pero entre el gobierno de uno y otro mediaron 10 años. Tampoco en el resto de los clanes gobernantes hubo sucesión continua entre parientes. Para batir a Moreira iban a aliarse el PAN y el PRD, aunque éste iba en condición más de adherente que de aliado, dada su precaria posición electoral. Rota la coalición ya pactada, el candidato perredista Genaro Fuantos apenas alcanza el 1 por ciento de las preferencias en la encuesta de Covarrubias y Asociados. Es el mismo porcentaje de Jesús González Schmal, presentado por Convergencia y el PT. El duelo entre Moreira y Anaya no ha consistido en el cotejo de personalidades y programas. Cada uno de ellos ha sido expuesto por su adversario (o por su equipo) como indigno de confianza Ha salido a la luz información relevante sobre las aficiones inmobiliarias del candidato panista, que adquirió en Durango un rancho de agostadero pagando la décima parte de su valor, en una operación realizada por la señora Anaya (y no directamente por su esposo) y en que las vendedoras fueron militantes panistas torreonenses. Ha sido más copiosa la información sobre manejos financieros irregulares de dos colaboradores del actual presidente nacional del PRI. Vicente Chaires y Javier Villarreal. Uno habría acrecentado su fortuna personal en forma súbita e inexplicable, pues sus cargos oficiales (siempre al lado de Moreira como su gente de mayor confianza) no habrían sido remunerados de tal forma que le permitieran ser propietario o socio de empresas de medios audiovisuales o de bienes raíces. A última hora, en vísperas electorales, el delegado panista en Coahuila, senador Federico Doring, presentó nuevas acusaciones contra Villarreal, secretario ejecutivo del sistema local de administración tributaria. Este funcionario (que antes fue secretario de Finanzas) habría colocado deuda pública con base en decretos de autorización legislativa apócrifos o inexistentes. Es el caso de un crédito por 2 mil millones de pesos para la Comisión Estatal de Aguas y Saneamiento de Coahuila, y el de otro por la mitad de ese monto, mil millones de pesos “con el objeto de destinarlo a programas de inversión y de obra pública”, así en esos vagos términos. Como preámbulo a esos señalamientos, el secretario de Hacienda, Ernesto Cordero, hizo notar el abrumador endeudamiento del gobierno del primer Moreira, que asciende a 30 mil millones de pesos. Villarreal participó también, como testigo de honor, en la firma de contratos entre la Comisión Federal de Electricidad y la Promotora para el Desarrollo Minero de Coahuila De los fondos de Prodemi, presuntamente creada para asegurar precios justos a los productores de carbón y seguridad industrial para los trabajadores mineros, el gobierno de Humberto Moreira habría hecho desaparecer 762 millones de pesos, 472 de los cuales ingresaron a la Promotora entre 2006 y 2010 y el resto, 290, en lo que va de este año. (Reforma)

Torre

  • Jorge Fernández. Torre: la impunidad y la indignación. El tema es la impunidad. No son las muertes, aunque el número sea alto y el costo social mucho mayor. No es la violencia que permea muchos rincones de la República. Tampoco la delincuencia, asociada a la extorsión, el robo y el secuestro, aunque nos lastimen cada día. El tema es la impunidad, ese ingrediente que permite que en unas pocas semanas un chavo que roba espejos de automóviles se convierta en sicario, que hace que los delincuentes apuesten cada día más alto en sus objetivos, sabiendo que estadísticamente tienen 2%, o menos, de posibilidades de ser capturados y, luego, un porcentaje aún menor de ser condenados. La impunidad es lo que transforma todo el escenario de la inseguridad. Dos ejemplos. Hace algunas semanas fue asesinado en San Luis Potosí el agente de aduanas de Estados Unidos Jaime Zapata. En unos pocos días, con la labor de fuerzas federales y la colaboración de agencias estadunidenses, los asesinos materiales, los jefes de la célula de Los Zetas que cometieron ese crimen y los principales operadores de ese cártel en la región, estaban detenidos. El tema que había estallado en la prensa nacional e internacional, que era un desafío para las relaciones bilaterales, que dejaba una sensación de que cualquiera podía ser vulnerable, incluso en la carretera más transitada del país, se cerró con esas detenciones. Otro caso: el asesinato de Francisco Sicilia, el hijo del poeta Javier Sicilia. Podrán existir muchos puntos de vista encontrados sobre el proselitismo que realiza Sicilia, lo indudable es que el debate se logró despersonalizar desde el mismo momento en que los asesinos materiales y el jefe del cártel del Pacífico Sur, Jesús El Negro Radilla, que fue quien ordenó el asesinato, quedaran tras las rejas. Hay mucho por hacer aún en Morelos, muchas policías que limpiar, pero la sensación es que ese caso no quedó impune. En los dos hay que destacar que las autoridades locales fueron absolutamente prescindentes en la investigación. Pero, lamentablemente, estamos hablando de un par de historias que, comparadas con los miles de casos que no han tenido respuesta de las autoridades federales ni locales, parecen gotas en un mar de impunidad. Hay muchos que son paradigmáticos, pero pocos, sobre todo por su trascendencia política, como el del candidato del PRI en Tamaulipas, Rodolfo Torre Cantú, que el martes cumplió un año de que fue asesinado por un comando en Soto la Marina, a unos días de las elecciones estatales que terminó ganando su hermano Egidio. Hace unos días, cuando entrevistamos con Bibiana Belsasso al presidente Calderón, éste reconoció que en el caso de Rodolfo Torre su gobierno estaba “en falta”, que había habido rezagos importantes en la investigación y que, en los hechos, la misma fue retomada con la llegada de Marisela Morales a la PGR. Resulta difícil imaginar que un asesinato político de esa magnitud (“el más importante de mi sexenio” reconoció el Presidente en esa plática) no haya sido un objetivo primario de la Procuraduría federal. Es verdad que tanto los ministerios públicos como los jueces argumentan que el volumen de casos que deben manejar es tan alto que se ven rebasados en muchas ocasiones. Pero debería ser evidente que no todos los casos que llegan a la justicia o al Ministerio Público son iguales, aunque en el papel lo deberían ser. Siempre hay casos paradigmáticos, ejemplares, que tendrían que convertirse en objetivos de las autoridades porque son los que le indican a la sociedad la capacidad del Estado para procurar e impartir justicia. El razonamiento es sencillo: si se puede matar a un candidato que sería inevitablemente gobernador electo en menos de una semana y no pasa absolutamente nada, ¿por qué no seguir con cualquier otro si el crimen no tiene costos? En el caso de Rodolfo Torre los resultados de la investigación son un poco menos que pobres. En la misma entrevista de la que hablábamos, el presidente Calderón nos informó que uno de los pocos avances reales era que se había establecido que dos de las armas que se utilizaron en el asesinato habían sido propiedad de dos policías municipales, la de Ciudad Mante y la de Reynosa, y que una de esas armas tenía reporte de robo. Son pistas, indicios, que podrían llevar a los asesinos. Ahora, luego del aniversario de la muerte del político priista, pareciera que las autoridades quieren recuperar el tiempo perdido pero, en vez de ahondar en lo que tienen, lo están haciendo de mala manera: la primera decisión es citar a declarar ante el Ministerio Público federal, en las oficinas del mismo, a la viuda del candidato asesinado, Laura de la Garza, pidiéndole, como si fuera una indiciada, que vaya acompañada de sus abogados. ¿Qué sentido tiene esa provocación para una mujer que perdió a su esposo en una emboscada evidentemente realizada por profesionales? A la impunidad se unirá una legítima indignación. Es una muy mala mezcla. (Excélsior)
Anuncios

Acerca de Imagen Política

Somos un grupo de profesionales de la comunicación, que hemos conjuntado nuestra capacidad y experiencia en las áreas del periodismo escrito, radiofónico y de análisis político, que nos permite ser la firma más exitosa de: consultores políticos, de comunicación, estrategias de mercadotecnia y cabildeo.
Esta entrada fue publicada en Síntesis Política y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s