Síntesis Política de Imagen Política

5inanzas, Negocios /Energía

  • Supervivencia, vital para la eurozona: Atenas
  • IMEF advierte un menor ritmo de crecimiento
  • Talanx compra aseguradora Metropolitana
  • SHCP:  eliminación de la tenencia en 2012
  • Gana presencia y mercado la figura de Sofipo
  • Aeroméxico:  2,300 mdd en plan de expansión
  • TV de paga satelital creció 66% este año
  • Anuncian programa para sustituir focos
  • Potencial en asociación Pemex-Mexichem
  • Karam:  “desequilibrio estructural” en IMSS
  • 382 mil 490 empleos en el primer semestre

 

Seguridad /Justicia / Salud

  • Falta capturar al Lazca, líder y fundador zeta: Poiré
  • Aguascalientes: abaten al Nico, jefe de La Familia

 

 

 

 

 

Gobierno / Partidos / Congreso /  Estados

  • Cordero y Lozano descartan escenario fatal
  • Replantear designación de candidatos: Josefina
  • Reabre Moreira la puerta a posible periodo extra
  • Da PAN espaldarazo emergente a Madero

                                                                    TITULARES DEL DÍA
Financiero Crisis en Europa, la prioridad del FMI
Economista México y EU pactan cruce interfronterizo
Reforma Causa temor a EU plagio en México
Universal “Verdugos” de Elba en PRI quieren su regreso
Jornada PRI, dispuesto a pactar con Gordillo y con Los Pinos
Milenio Ahora sí vamos por las reformas: Moreira
Excélsior Oposición sólo ganó 2.5 de las casillas
Sol de México Los mexicanos quieren propuestas; no riñas: PRI
Crónica Va el PRI por reformas y alianza con Elba Esther
La Razón El PRI va por reformas y un extraordinario
Impacto Beltrones se impone en el PRI

 

  • Oposición sólo ganó 2.5% de las casillas en las elecciones en el Estado de México. – El PAN y el PRD sólo ganaron en 435 de las 17 mil 458 casillas que se instalaron en el Estado de México el pasado domingo. Esto significa 2.5% del total. El panismo aventajó en 289, y los perredistas, aliados con PT y Convergencia, en 146. Esto implica que fueron barridos por el PRI incluso en los municipios que históricamente habían sido sus bastiones. En las elecciones del domingo, el priista Eruviel Ávila triunfó con una ventaja de tres votos a uno en el llamado “corredor azul” (Toluca, Naucalpan y Tlalnepantla). En el “cinturón amarillo” (Neza, La Paz, Texcoco e Ixtapaluca), tuvo una ventaja de seis votos a uno. El PAN perdió 40% de las preferencias frente al PRI respecto de los anteriores comicios. La izquierda obtuvo 12% más votantes que en 2009, lo que le valió, por primera vez, ser la segunda fuerza en la entidad. Sin embargo el liderazgo de Alejandro Encinas no le ayudó a ganar ni uno solo de los distritos que dominó durante 12 años, principalmente en el oriente de la entidad. Ávila, en tanto, superó los dos millones 800 mil votos para el PRI, la mayor cantidad de la historia.  (Excélsior)

 

 

 

 

 

Avisos

  • Federico Reyes Heroles. Avisos. Hay moradores de este mundo que reciben avisos y sin embargo se pasman. Ante la racionalidad gana el dogma y la necedad. El fenómeno es universal. Son ellos, los caprichosos, los responsables de una alta porción de irracionalidad que merodea. Para muchos resulta insoportable esa conducción. Queremos que la racionalidad impere para, así, poder imaginar el mejor curso de los asuntos. Un ejemplo universal es el calentamiento global. Se le detectó, se difundieron las consecuencias, pero las medidas correctivas todavía son escasas. Pareciera que en México ese síndrome -no atender a los avisos, la mínima racionalidad- es muy popular. Sabemos que, de seguir arrasando con cientos de miles de hectáreas de bosques y selvas anualmente, el país terminará convertido en un erial. De hecho ya estamos en él, 66% del territorio es ya considerado desértico o semidesértico. Pero no podemos parar la acción suicida. Sabemos que los asentamientos humanos en zonas de riesgo pasan la factura. Tenemos los mapas de riesgo pero somos incapaces de actuar racionalmente. Año con año el mismo espectáculo: hogares inundados, patrimonios perdidos, tragedias. Ya sea en Tabasco o en el Valle de México, da lo mismo. Es autodestrucción programada. Pero no sólo en nuestra relación con la naturaleza actuamos de esa forma. Lo mismo ocurre en política. El perjuicio de la irracionalidad es colectivo y también puede ser auto infligido, es decir un acto medio suicida ¿Alguna sorpresa con las victorias del PRI? Ninguna, se anunciaron y los opositores fueron incapaces de actuar racionalmente. ¿Alguna sorpresa con la derrota opositora? “Las encuestas son una patraña” AMLO dixit. El mismo personaje que aseguraba en el 2006, basado en encuestas, ir 10 puntos por encima de Calderón -mismos que nunca demostró- el mismo que impuso a su predilecta hace seis años en la misma contienda estatal y perdió estrepitosamente, el qué volvió a intentar la imposición en ésta, el que canceló las alianzas, ahora tiene la cosecha previsible: tres a uno. Pero por lo visto, para la descalificación, da lo mismo perder por 0.56% que por 30%. De todas formas habrá “movilizaciones”, de nuevo a pesar del costo anunciado, con muchos avisos. En el 2006 se advirtió que actuar como una oposición desleal tendría un costo, que los bloqueos, con Encinas como jefe de Gobierno, eran un grave error. Nada valió como razonamiento. Se impuso el capricho. Pero no fue gratuito. Las explicaciones de la derrota entonces no sólo están en la “maquinaria priista”. Treinta puntos en el Estado de México son muchos. También 20 en Coahuila y más de 10 en Nayarit Porque no se paran frente al espejo. El aviso sobre su actuación en el 2012 es claro, AMLO estará en la boleta postulado por un partido a la medida, con o sin PRD. El dilema para ese partido es mortal, si se dividen y postulan al candidato mejor posicionado, Ebrard, dividen a la izquierda y todos pierden. Eso poco le importa al caudillo, él lo construyó. Si postulan a AMLO con la brutal carga de negativos que trae, se van a un lejano tercer lugar. ¿Racionalidad o actuación caprichosa? Sólo hay dos rutas afirma Encinas candidato perdedor: la ganadora va a las elecciones, utiliza el presupuesto y después, pierda por poco o por mucho, impugna al aparato autoritario. Lo mismo con el PAN. Bravo Mena está cerca del corazón de Calderón -la vieja historia- pero lejos del electorado. Se avisó que no vendía, sin embargo fue el elegido. De entrada sus propios correligionarios salieron corriendo. Sin alianza y con ese candidato el fracaso fue anunciado. ¿Sorpresas? Del lado del PRI hubo mayor racionalidad. Si Peña Nieto hubiera impuesto al candidato de su corazón, muy probablemente hubiera perdido. Teniendo una gestión muy bien evaluada, Eruviel Ávila optó por una continuidad expresa con distinciones de matiz. No se equivocó. Esa es la política. Y qué decir de los apuros del IFE. ¿Alguna sorpresa? Ninguna Desde la designación de los consejeros en tumo se exhibió el manoseo partidario. Ese daño traería factura. Vino la contra-reforma del 2007, se diseñó un galimatías institucional que fue aplaudido por justiciero. Sería imposible evitar la aparición en medios de los políticos y aspirantes, con una diferencia mayor, ahora seria ilegal. (Ver Enfoque, julio 3,2011). Las múltiples violaciones de todos los frentes son una burla al proceso. Además ahora el IFE es censor oficial de la calidad de los spots, lo cual lo lleva a un territorio de aguas movedizas: si no se mueve mal, viola el mandato. Si se mueve peor, se hunde, Por si fuera poco ahora tiene que calificar y administrar en horas los casi 40 millones de inserciones. No tiene el aparato para hacerlo. Las vacantes en el Consejo son un acto simbólico de desprecio. El IFE pasó de ser orgullo y garantía a un actor en conflicto permanente e incapaz de cumplir. Los avisos hacia el 2012 son claros, para quien quiera leerlos y actuar en consecuencia. (Reforma)

7 Perlas

  • Carlos Loret.  Las 7 perlas de estas elecciones.  Como en las peleas de Pago por Evento donde los luchadores se meten a • un ring enrejado y gana el que salga vivo, los partidos políticos en México han hecho de las elecciones un juego de élites en donde sólo se respeta una regla: el que junte más votos (como sea) gana. Los Ejecutivos usan los presupuestos oficiales a favor de sus candidatos, los aspirantes pueden rebasar sus gastos de campaña, circula dinero bajo la mesa; se valen del corporativismo, del acarreo, de la compra de votos, las inequidades, y lo único que cambia es la relación víctima-victimario: el PRI se queja en Guerrero de lo que hace en el Estado de México, el PRD se queja en el Estado de México de lo que hace en el DF y el PAN se queja en el DF de lo que hace desde el gobierno federal. Los árbitros les deben sus chambas a los partidos, y se hacen de la “vista gorda”: el TEPJF, el IFE y los institutos electorales son nombrados a veces por dedazo de los * mandatarios, a veces por un arreglo entre fuerzas políticas por cuotas. 2. La lana. El perredista Alejandro Encinas anunció que quiere anular la candidatura del priísta Eruviel Ávila por exceso en los gastos de campaña Deberían hacer dos auditorías: una para descubrir cómo le rindió tanto el dinero a Eruviel que se veía por todas partes y otra para indagar dónde quedaron los más de 140 millones de pesos destinados a Encinas para su campaña, que no se vieron por ningún lado y terminó con menos porcentaje que Yeidckol Polevnsky hace un sexenio. 3. Aguafiestas. La elección en el Estado de México terminó el jueves 24 de marzo por la noche, cuando el gobernador Enrique Peña Nieto invitó a cenar a Eruviel Ávila para decirle que él sería “el bueno”. Sin fractura priísta, la oposición mexiquense terminó de perder su posibilidad de hacer alianzas y ser competitivo. 4. Gulp. Tras anunciar su impugnación, pregunté a Encinas si podría nombrarse “gobernador legítimo”. Contestó: “Yo no estoy para vaciladas”. 5. PAN-PRD 2012. Hace justo un año el PRI fue noqueado por la alianza PAN-PRD, que festejaba triunfos en Oaxaca, Puebla y Sinaloa, y casi en Durango e Hidalgo. Ahora les tocó visitar la lona. En la dirigencia perredista de Los Chuchos, la jefatura de Gobierno de Ebrard y Los Pinos de Calderón empiezan a platicar otra vez sobre coaligarse para vencer al PRI en la presidencial. 6, Ney-arit. El PRI se dividió en Nayarit y casi pierde la gubernatura. Se salvaron sólo porque el perredista Guadalupe Acosta y la panista Martha García no se pusieron de acuerdo. El mandatario Ney González quería que su esposa lo sucediera en el cargo. Ni de candidata a diputada local la dejaron. Rompió con dos senadores que terminaron apoyando al PAN. 7. Hermano mayor. Humberto Moreira fue gobernador con el 57% de los votos. Su hermano Rubén, con 60%. Su rival, compadre del presidente Calderón, está listo para regresar a su escaño. La elección en Edomex terminó el 24 de marzo, cuando el gobernador Enrique Peña Nieto invitó a cenar a Eruviel Ávila para decirle que él sería “el bueno”. (Universal)

Partidos / Encinas

  • Joaquín López-Dóriga. Falta de imaginación. La falta de imaginación de los dirigentes de los partidos aflora cuando de eludir las derrotas se trata. Lo que hemos escuchado de los presidentes del PRD y del PAN tras las derrotas del domingo es lo mismo de cada proceso electoral: una repetición de lugares comunes sin pizca de autocrítica y menos asunción de responsabilidades. La culpa siempre es del que gana, el que pierde no tiene ninguna. Y así, repiten desde las acusaciones de inequidad, que seguramente las hay pero no documentan más allá del discurso, hasta el autoconsuelo del mirar para adelante, pasando por la inevitable victoria del abstencionismo como un factor nuevo, apostando a la desmemoria del electorado. En lo que respecta al Estado de México, la participación del domingo fue de 43 por ciento de su padrón electoral, baja, sí, pero no nueva. Hace seis años fue la misma: 43 por ciento. En Coahuila, el número de votantes subió en seis años de 53 a 62 por ciento, y en Hidalgo de 56 a 64 por ciento. Nayarit fue la única entidad que bajó de 58 a 57 por ciento, un punto. El Estado de México fue un desastre para el PAN, cayó de 26 por ciento en 2005 a 12 por ciento el domingo; y Coahuila lo fue para el PRD, que no logró ni 1 por ciento, por lo que está en juego su registro como partido —lo mismo que los de PT y Convergencia—, al igual que fue un desastre Nayarit, donde Guadalupe Acosta apenas sumó 11 por ciento de la votación. En 1993, hace 18 años, Luis Felipe Bravo Mena (PAN) y Alejandro Encinas (PRD) compitieron contra Emilio Chuayffet (PRI). Bravo Mena tuvo 18 por ciento, ahora bajó a 11 por ciento, y Encinas 9 por ciento, el domingo subió a 21 por ciento, que aún son 4 puntos menos de los que logró Yeidckol Polevnsky hace seis años. En fin, que es fácil decir que la participación va en caída libre, cuando los números no lo sostienen, y aún más fácil culpar de la derrota al que gana, lo que ahorra explicación y correctivos. Así es la política y así son los políticos. ****Retales. 1. MANO. Emilio M. González hizo una fuerte crítica a su partido por el resultado del domingo. Insistió en que estará en la final panista y que en su momento pedirá licencia al gobierno de Jalisco, lo que no será antes de diciembre, en noviembre tiene los Panamericanos de Guadalajara; 2. DISCURSO. El discurso panista del día siguiente se reduce a repetir que el Estado de México no es el laboratorio electoral, en lo que estoy de acuerdo. Dice Gustavo Madero que así como en 1999 y en 2005 perdieron esa entidad y ganaron la Presidencia en 2000 y 2006 será 2012; y 3. FUTURO. ¿Cuál será la compensación para Luis Felipe Bravo Mena? Sin duda fue un candidato mártir al que ahora le quieren endosar las fallas y errores del partido, lo que siempre es cómodo para los dirigentes. (Milenio)
  • Ciro Gómez Leyva. Perdieron porque fuiste un mal candidato, Alejandro. La primera señal nos la mandó el martes, con una mentira. Le dijo a Carlos Puig, en MILENIO Televisión, que la encuesta diaria del Gabinete de Comunicación Estratégica (GCE) engañaba, pues no estaba construida con mil 200 entrevistas, sino con 400. De dónde sacó eso Alejandro Encinas, quién sabe. Era una mentira. El domingo, también en MILENIO Televisión, le dijo a Yuli García que la encuesta diaria de GCE, que calificó de ¡producto mercadológico!, manipulaba porque había desalentado a los votantes. Si entiendo, entonces, la no difusión de la encuesta le habría dado más votos, al menos para no perder tan aparatosamente, tan vergonzosamente. De dónde saca eso Encinas. Qué cosa. Hasta la noche del domingo tenía la impresión de que él no era de los que se refugian en los cuentos y las supersticiones para pasar los tragos amargos. Ahora sé que es uno más. Para Encinas, él no perdió, lo derrotaron las trampas, las televisoras, la inequidad, etcétera. De haber sido una elección libre, habríamos ganado, dijo escupiendo al rostro de los 3 millones de ciudadanos que votaron por el candidato del PRI, Eruviel Ávila. Todos ellos, según él, son en cierta manera corruptos, o francamente estúpidos. Encinas perdió porque no entusiasmó a nadie. Porque su campaña fue insulsa, plagada de lugares comunes. Porque le habló a los suyos, a su clientela. Queda su récord: perdedor en la delegación Álvaro Obregón en 2000, perdedor por la presidencia del PRD en 2008, es ya el peor candidato a gobernador del PRD en el Estado de México desde… Alejandro Encinas en 1993. Peor que Yeidckol Polevnski en 2005, que Higinio Martínez en 1999. Le ganaron por 41 puntos; por ser un mal candidato. (Milenio)

Amanecer / Abstención

  • Jorge Fernández. El amanecer de 2012.  Lo único sorpresivo de los comicios del domingo pasado fue lo abrumadora que resultó la victoria del PRI en el Estado de México, por lo menos diez puntos por encima de lo que estimaban los analistas. Los resultados del domingo dejan en inmejorable posición al PRI para 2012, a Enrique Peña Nieto como un candidato posicionado en una situación de privilegio y confirman tanto la fragilidad del perredismo como la falta de visión del PAN. Para el PRI lo que viene es una tarea de administración de tiempos y espacios. Por supuesto que en el futuro tendrá que confrontarse con sus adversarios, pero si alguna lección le dejaron estos comicios es que obtiene mucho más cuando se dedica a salir de ese combate que le proponen el PRD y el PAN. Uno de los méritos que tuvo esta campaña del tricolor fue que se logró distanciar de los embates opositores, no entró en el intercambio de acusaciones y se dedicó a trabajar sobre sus propuestas y electores. Tiene ahora la oportunidad de hacer lo mismo a nivel nacional: posicionar un discurso, una propuesta globalizadora, porque ya tiene candidato. Lo holgado del triunfo le da a Peña Nieto y al PRI la oportunidad de comenzar a mostrar sus propuestas, de mostrar no sólo para qué quiere el poder, sino cómo lo utilizará ahora que la percepción es que lo tiene al alcance de la mano. Cuando Peña se decidió por Eruviel Ávila en el Estado de México, Roberto Sandoval en Nayarit, Humberto Moreira para el PRI y el hermano de éste,  Rubén, para Coahuila, cuando, entre otros, se posicionaron Miguel Osorio Chong y Luis Videgaray en la operación cotidiana mexiquense, dijimos que Peña estaba construyendo una nueva clase política y ese era uno de sus principales aciertos. Los resultados han avalado esa estrategia y los mismos le otorgan ahora el tiempo y el espacio para ir armando todo el andamiaje, estado por estado, para construir esa alternativa a nivel nacional. El PAN y el PRD fueron derrotados por un PRI que tuvo mejores candidatos, mejores propuestas y mejor estrategia, pero también están demostrando su confusión y debilidad, por eso se ampliaron tanto los márgenes de la derrota. En el Estado de México, Bravo Mena obtuvo los mismos votos que hace 18 años, cuando ni remotamente el panismo pensaba gobernar al país. Encinas estuvo por debajo de la votación perredista del sexenio pasado en la entidad, y diez puntos por debajo de lo que esperaba el PRD. En el caso del PAN, el Estado de México y Bravo Mena confirman que no se puede inventar candidatos, que éstos deben ser por naturaleza competitivos, que la cercanía con el poder no garantiza nada y ya no pueden seguir improvisando. Y eso se tiene que reflejar en la búsqueda de su candidato presidencial: repetir la experiencia de Bravo Mena a nivel federal es la mejor garantía para que el panismo termine en 2012 en un lejano tercer lugar. Tienen que revisar la estructura de partido, deben buscar personalidades realmente competitivas y tienen que dejar de pensar que, por ósmosis, se generan candidatos. El panismo, comenzando por el presidente Calderón, debe trabajar ya para establecer una estrategia competitiva, con un máximo de dos precandidatos (donde la inclusión de Josefina Vázquez Mota entre ellos tendría que ser prácticamente obligatoria para mostrar una alternativa), trabajando ya para la elección presidencial. Seguir esperando es suicida para el panismo. Que todavía le queda vida lo demostraron, a pesar del desastre mexiquense, la relativamente buena elección en Coahuila y lo que pudieron haber logrado en Nayarit. Pero no ganarán nada con un discurso antipriista anacrónico: en esta elección, como en 2009, los jóvenes, los que no vivieron bajo gobiernos del tricolor, votaron en forma masiva por el PRI. Les interesa el pasado inmediato, no la historia. Estas elecciones fueron, por el contrario, una tragedia para el PRD y una buena noticia para López Obrador. Fue Andrés Manuel el que impuso a Alejandro Encinas, que ha demostrado una y otra vez que electoralmente no funciona, el que logró romper la posibilidad de una alianza con el PAN, el que bloqueó esa misma alianza en Nayarit y el que se quedará con lo que haya construido Encinas en el estado, al mismo tiempo que dejaba al perredismo nuevamente en el lenguaje radical que tanto le gusta a sus militantes duros y que tanto aleja a la ciudadanía del partido. López Obrador será, sin duda, candidato en 2012, con o sin el PRD. Marcelo Ebrard, que sería una mejor opción, aparece, paradójicamente, como el derrotado por Peña en la batalla del área metropolitana de la ciudad, y su destino estará marcado por la intransigencia de Andrés Manuel. Pero el tema va más allá: el PRD no puede ganar una elección federal si tiene poco más de 20% de votos en el Estado de México, si en Nayarit apenas si alcanza 10%, si en Coahuila sólo obtiene uno por ciento. López Obrador va a ser el candidato repitiendo la estrategia de 2006. Pero han pasado seis años y la alternativa política pasa hoy muy lejos del tabasqueño (Excélsior)
  • Sergio Sarmiento. Abstención. El PRI ganó fuerte en el Estado de México y Coahuila, pero la participación de los votantes fue muy distinta en estas dos entidades. En el Estado de México se registró una participación de apenas 43 por ciento, lo cual se traduce en una abstención de 57 por ciento. En Coahuila la participación se elevó a 61 por ciento y el abstencionismo fue de un moderado 39 por ciento. De hecho, la participación en Coahuila fue la mayor registrada en la entidad. Varios parecen ser los factores que influyeron sobre los ciudadanos para generar estas diferentes participaciones electorales. Tanto el gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto, como el gobernador con licencia de Coahuila, Humberto Moreira -a quien muchos coahuilenses siguen viendo como el verdadero gobernante de la entidad-, son muy populares entre los votantes de sus estados. La popularidad de Moreira, sin embargo, parece ser mayor que la del propio Peña Nieto en su entidad, a pesar de que el mexiquense encabeza las encuestas nacionales para la Presidencia de la República. El que el actual presidente del PRI haya logrado heredarle el poder en Coahuila a su propio hermano Rubén es muy significativo. Es poco probable que Peña Nieto, a pesar de su popularidad, hubiera podido lograr lo mismo en su entidad. De hecho, el gobernador mexiquense ni siquiera parece haber tenido la capacidad de imponer a Alfredo del Mazo, a quienes muchos consideraban su favorito, como candidato del PRI, El Estado de México es, por supuesto, una entidad más diversa que Coahuila. Sus regiones son radicalmente diferentes entre sí. Hay en ella, por otra parte, una fuerte y diferenciada presencia de los tres principales partidos políticos, el PRI, el PAN y el PRD. En Coahuila el PRD realmente no existe y la presencia del PAN está limitada a la comarca lagunera y en particular a Torreón. Otra razón parece ser la inversión en infraestructura. Peña Nieto ha sido un gobernador cauto: recibió una entidad muy endeudada y uno de sus logros fue, precisamente, reestructurar esa deuda. Esto ayuda al futuro del Estado de México, pero no necesariamente genera votos. En cambio Humberto Moreira recibió una entidad virtualmente libre de deuda y emprendió un ambicioso programa de obras públicas que ha dejado profundamente endeudado al estado. Este pasivo tendrá que pagarse tarde o temprano y puede convertirse en un lastre para el futuro desarrollo para la entidad. Quizá por eso era tan importante para Moreira el ser sucedido por su hermano, quien sin duda le cuidará las espaldas. Pero el punto es que Humberto Moreira es recordado por los votantes como un gobernador que impulsó la construcción de obra pública sin que nadie tenga una idea clara de lo que costó esto para las finanzas del estado. Uno de los grandes problemas de la democracia es, precisamente, que los políticos exitosos se destacan no por seguir políticas beneficiosas para la sociedad en el largo plazo sino por actos y obras que ganan popularidad en el corto plazo. En este sentido, un paso a desnivel o un distribuidor vial son muchas veces más vistosos que un drenaje, ya que éste no se ve, por lo menos hasta que se registra una inundación. Por otra parte, reestructurar una deuda excesiva o equilibrar las finanzas del gobierno, a pesar de que en el largo plazo puede ser más beneficioso para la sociedad, no lleva a los votantes a las urnas. Esto podría explicar en parte los diferentes niveles de abstención entre Coahuila y el Estado de México. ******REGRESIÓN Panistas y perredistas se han apresurado a calificar el virtual carro completo del PRI como una “regresión democrática”; pero no piensan que ellos ayudaron a legislar las reglas que facilitaron el triunfo del PRI, ni tampoco quieren reconocer sus errores. ¿Ya han olvidado el bloqueo del Paseo de la Reforma de la Ciudad de México que protagonizó AMLO pero que protegió Alejandro Encinas? ¿O no se han dado cuenta de la falta de carisma personal de Luis Felipe Bravo Mena?. (Reforma)

Brujos / PRIrricas

  • Miguel A. Granados Chapa. El retorno de los brujos.  El viejo PRI, que nunca se ha ido del todo, retomó triunfante al espacio electoral hace 48 horas, en que apabulló a la oposición, generadora en parte de su propia derrota, pero inerme ante los abusos de los gobiernos priistas que se propusieron corregir la tendencia que el año pasado y los primeros meses de éste había conseguido en apariencia el debilitamiento del partido antaño hegemónico, que se apresta a recobrar esa condición. En rigor estricto, pese a las apariencias, el PRI no obtuvo ganancia alguna. Lo que en realidad ocurrió fue que evitó pérdidas como las que sus antagonistas le infligieron en 2010. Entonces le arrebataron los gobiernos de tres entidades donde no había habido alternancia. Ahora el PRI mantuvo en su poder las gubernaturas de Coahuila, México y Nayarit, y la mayor parte de los ayuntamientos hidalguenses, incluido el de Pachuca, que también ha gobernado siempre, salvo un trienio hace tres lustros. Para evitar ser derrotado el PRI desplegó los arbitrios que le permitieron dominar la política nacional durante 70 años. En ese prolongado periodo el tricolor era un partido de Estado, sufragado por el gobierno federal y los de las entidades. Aunque en el último decenio no ha podido contar con recursos públicos federales para influir en las elecciones, sigue haciéndolo a través de las participaciones fiscales sin control. Esos recursos, agregados al colosal endeudamiento en que incurren los gobiernos estatales, hacen de sus gobernadores una única fuente de aprovisionamiento de su partido y sus candidatos. Eso permite al PRI realizar campañas costosísimas e incontratables, como ocurría en los tiempos de su pleno dominio. Con dinero público, y acaso otros recursos procedentes de orígenes inconfesables, la ventaja priista se ha vuelto insuperable. En los estados donde anteayer hubo elecciones el pronóstico era fácil, como lo fue en el ámbito federal entre 1929 y 1994. Eran elecciones predecibles: se sabía con plena certidumbre quién ganaría la elección presidencial, como se supo en el proceso a punto de concluir que Rubén Moreira, Eruviel Ávila y Roberto Sandoval ganarían los comicios del 3 de julio. La plétora de recursos de que disfruta el PRI le permite hacer campañas intensas y eficaces, con las que no pueden competir las de los opositores. Para citar el Estado de México, paradigmático de este retomo de los brujos, el 76 por ciento de los 48 mil espacios públicos (espectaculares y bardas, taxis y autobuses, etcétera) donde se pintaba o fijaba propaganda electoral fue utilizado para la propaganda de Ávila, mientras que Alejandro Encinas y Luis Felipe Bravo Mena sólo contaron con el 16 y el 8 por ciento respectivamente. Por si fuera poco, el gobierno estatal multiplicó su presencia en ese género de espacios, al aparecer en más de 2 mil 500. Una decisión judicial dispuso qué 900 de ellos fueran retirados. El Instituto Electoral del Estado de México desacató en los hechos la orden. Ése es otro de los viejos arbitrios recuperados del pasado en beneficio del PRI. En los años de su dominio autoritario, ese partido y el gobierno controlaban los órganos electorales. Superada por diversos motivos la breve primavera de ciudadanización, las autoridades electorales están de nuevo al servicio del PRI. Sus funcionarios y buena parte de sus consejeros son cuidadosamente escogidos para que gestionen los intereses priistas o impidan actos que los lesionen. Órganos electorales independientes pueden hacer cesar injerencias gubernamentales indebidas. Uno como el IEEM, para ponerlo de nuevo como ejemplo, sirve en cambio para solapar la ilegítima participación del gobierno. Un funcionario de la administración de Enrique Peña Nieto, Bernardo García Cisneros, fue filmado en una reunión con el alcalde de Valle de Chalco organizando los apoyos que recibiría el candidato priista (todavía sin ser designado entonces). En su carácter de presidente de la Junta de Conciliación y Arbitraje, era uno de los muchos servidores públicos de alto nivel a quienes se encargó organizar la intervención gubernamental en las elecciones. El órgano electoral desestimó los señalamientos en su contra, y con ello dio carta blanca a esa participación eficaz sí, pero ilegal, incluso delictuosa El propio Instituto acordó realizar revisiones precautorias del gasto de campaña. Uno de los defectos del sistema de fiscalización electoral es su extemporaneidad. Cuando se viene a saber si un candidato erogó más de lo dispuesto es demasiado tarde. Así ocurrirá con aquella disposición del IEEM porque la corrigió en beneficio de Ávila. Dejó de ser precautoria, porque ahora los resultados de la revisión serán conocidos cuando todo se haya consumado. Y aun si fueran contrarios al candidato priista el procedimiento será inocuo pues el beneficiario habrá sido declarado gobernador electo o tal vez ya haya tomado posesión en septiembre próximo. La oposición unida ha podido hacer frente al abuso priista y a su dominación. La clave para el derrotar a gobiernos priistas en los estados donde no haya habido alternancia y el tiempo parece haberse detenido es la alianza opositora. Lo probaron los casos de Oaxaca, Puebla y Sinaloa. Las coaliciones en Coahuila, México y Nayarit pudieron intentarlo. Pero las divisiones internas en el PRD impidieron que se consumaran y constituyeran un valladar al retomo de los brujos. El PRI apabulla, pero su oposición no acierta a practicar los modos de impedir, que se la arrase. (Reforma)
  • Ricardo Monreal. Victorias PRIrricas. Ganar violando las reglas y normas más elementales de la legislación electoral (un solo ejemplo, el rebase del tope de campaña, considerado como una de las causales de anulación por el propio código electoral mexiquense), es una victoria PRIrrica…, o propia de un partido rico, como lo veremos a continuación. El tope de los gastos de campaña del candidato del PRI en el Estado de México fue de 197.4 millones de pesos. Solamente en el rubro de espectaculares, propaganda pagada y utilitarios (playeras, gorras, bolígrafos, mochilas escolares hasta costales de cemento, bicicletas, pantallas de plasma, tinacos y hasta la entrega de automóviles), la cifra rebasaría los 200 millones de pesos. El mismo rastro dejó el PRI rico de Coahuila. Ahí el tope fue de 6.2 millones. Nada más en utilitarios, espectaculares y despensas, en la zona de la Laguna, se habría gastado el doble. En Nayarit, el tope del candidato del PRI fue de 14.7 millones. Sólo en la renta de un Learjet (matrícula norteamericana N720PT) y de un helicóptero durante tres meses se habría gastado esta cifra. En Pachuca, el tope de gastos de la campaña municipal fue de poco más de un millón de pesos. En el mitin de cierre del candidato del PRI, al que asistió Peña Nieto, tan sólo en renta de sillas y platos con comida se gastó esta cantidad. Y así, en todas y cada una de las elecciones del pasado domingo, si siguiéramos la pista clásica de la investigación política, follow the money, nos toparíamos con las victorias PRIrricas de un partido rico. Lo más curioso de todo es que los tres estados donde el PRI hizo gala de victorias PRIrricas el pasado domingo, se encuentran a su vez entre las entidades más endeudas del país. Por cierto, a Nayarit las consultoras financieras le bajaron su grado de inversión hace apenas unas semanas. El gobierno actual deja una deuda de 5 mil millones de pesos a su sucesor. ¿Con qué cara exigirá cuentas de esta carga el nuevo mandatario, si la respuesta por imaginable es anticipada: “cómo crees que ganaste”? ¿No es una paradoja la relación “gobierno endeudado=partido rico+victoria PRIrrica”? En lo absoluto. Es la fórmula bajo la cual el PRI ha construido sus triunfos “apabullantes” de los últimos años en Tamaulipas, Veracruz, Chihuahua, Durango, Colima, Quintana Roo e Hidalgo. Se puede afirmar que la misma fórmula utilizan los gobiernos estatales y municipales del PAN y del PRD. Que aquí también se rebasan los topes de campaña. Es probable. Pero la diferencia es la cantidad, la gala y la impunidad con la que el PRI sustenta y ostenta sus victorias PRIrricas. Si las autoridades electorales (locales, primero, y federales, después) dejan pasar al PRI rico del domingo pasado, estarán abriendo las puertas al becerro de oro en la elección del próximo año. La razón es muy sencilla: habrá un PRI rico nacional, 18 PRI ricos estatales y 82 PRI ricos municipales (de los 100 ayuntamientos más importantes del país, el PRI gobierna esa cifra) compitiendo entre sí para darle a su candidato presidencial la victoria PRIrrica más sonada, más vista y más contundente. Al fin que no hay castigo…, o a lo mucho una multa de 27 mil pesos. Habrá que impulsar desde ahora un observatorio independiente, ciudadano, libre de sospecha partidista, que realice el seguimiento diario de los gastos de campaña de los candidatos presidenciales. Así como habrá publicación diaria de trackings telefónicos en la elección de 2012, así habrá que monitorear y divulgar diariamente los gastos de los candidatos a la Presidencia de la República. El nuevo carro completo del PRI corre dopado con combustible prohibido, máquina arreglada con presupuestos estatales y lámina galvanizada con recursos municipales. Es un auto que no soporta una auditoría electoral seria. Es un motor que arroja aceite al primer arqueo contable. Su defensa de fibra de vidrio se derrite a la primera fiscalización. El año pasado, las victorias PRIrricas del carro completo se vieron frustradas por una barra de contención especial: las alianzas “contranatura” entre PAN y PRD. La “unión de los polos contrarios” descarriló al PRI en Sinaloa, Puebla y Oaxaca (meses más tarde, en Guerrero). En esta ocasión, la inexistencia de ese escenario dejó libre el camino al dispendio, el derroche y la impunidad en los gastos de campaña. Hoy no hubo megaalianzas que impidieran las victorias PRIrricas, las del PRI rico. Pero queda el recurso de la ley. Si rebasar los gastos de campaña es causal de anulación (como lo es en el Estado de México, por ejemplo), las del pasado domingo ya fueron anuladas por el propio PRI. (Milenio)

Edomex / Cochinero

  • Carlos Ramírez. Edomex: Alicia detrás del espejo. El fracaso fue de PAN y de PRD. En las elecciones estatales en el Estado de México, el PRI no ganó sino que perdió la oposición. Hacia las presidenciales de 2012, sólo el PAN tiene posibilidades de recomponer sus errores, porque el PRD ya comenzó a hundirse en una lucha de élites, de facciones y de tribus. 1) Las elecciones estatales no determinarán el resultado electoral de 2012. El regreso del PRI a la Presidencia de la República está lejos de ser en automático. De creer que sí, entonces el análisis político estratégico no explicaría los resultados de 2012 cuando el PRI perdió los gobiernos estatales de Oaxaca, Puebla y Sinaloa. 2) El colapso electoral de la oposición en el Estado de México tiene cinco explicaciones: -El fracaso de la alianza PAN-PRD. -La inexistencia de una estrategia electoral de la oposición. -La campaña electoral en clave nacional y no estatal. -El peso específico de la estructura de gobierno estatal a favor del PRI. -La estructura de control del voto cautivo del PRI. 3) El resultado electoral en el Estado de México tampoco refleja una relación automática entre las cifras avasalladoras del PRI y la precandidatura presidencial del gobernador Enrique Peña Nieto. El saldo responde a una dinámica partidista muy local. 4) Las cifras finales van a probar una tesis electoral: el porcentaje sirve para acreditar votos, pero en el análisis político importa la relación entre el número de votos del PRI con respecto a la lista nominal. En la elección de 1993, cuando el PRI acumuló casi dos millones de votos, el saldo con respecto a la lista nominal fue de 38 por ciento; Eruviel Ávila, el domingo, quedó en 25 por ciento; ello quiere decir que el PRI no ha podido recuperar los votos perdidos. 5) La hegemonía del PRI estaba determinada por el alto número de votos en relación con la lista de electores. Para cantar una victoria real manteniendo el porcentaje de 63 por ciento en votos/lista, Ávila debió de haber acumulado cuatro millones de votos para señalar la hegemonía del PRI. De ahí que las cifras del domingo revelen que el PRI ha perdido votos: de 1987 a 2011, el PRI subió 1.1 millones de votos, pero en ese periodo la lista nominal creció 6.6 millones de nuevos votantes. 6) La oposición ha fracasado en captar a los nuevos votantes, Peor aún: el PRD perdió diez mil votos en 2011 con respecto a su pico de 2005, pero la debacle fue en el PAN porque en 2011 dilapidó poco más de 403 mil votos, una caída de 42 por ciento con respecto a hace seis años. 7) En las expectativas electorales para las presidenciales de 2012, el PAN ganó las elecciones del 2000 y de 2006 porque sacó a votar a la mayoría silenciosa. La votación total en el 2000 fue de 64 por ciento y en 2006 de 58.5 por ciento. Debajo de 50 por ciento, el PRI asienta su voto cautivo para acreditar la victoria. En el Estado de México la votación total fue de 43.5 por ciento. 8) Las elecciones no se ganan con discursos, con ataques o con periodicazos en medios nacionales, como lo hicieron el PAN y el PRD, sino con estructuras electorales, como el PRI. El PAN y el PRD fracasaron en armar una estructura electoral para movilizar el voto y para controlar casillas. El PRI, en cambio, pudo establecer una relación simbiótica entre la estructura de gobierno estatal con la estructura del PRI estatal. 9) El PRI mexiquense fue el mismo del PRI oaxaqueño, poblano y sinaloense, sólo que en estas últimas tres entidades la oposición se alió y sobre todo sacó a votar a la ciudadanía en cifras globales arriba de 55 por ciento. En Oaxaca y Puebla muchos ciudadanos salieron por sí mismos por el discurso aliancista en contra de los gobernadores salientes. 10) En el PAN, el presidente Calderón está pagando los cinco y medio años de abandono de su partido. La apuesta única a una alianza con el PRD dejó al panismo sin opciones. Pero sobre todo, el gran mensaje de las victorias priistas del pasado 3 de julio va dirigido al PAN: o se organiza como un partido con estructura electoral y cuadros eficaces o en 2012 va a perder lastimosamente. 11) El PAN se confió en el modelo electoral presidencial del 2000 y de 2006: el carisma de Vicente Fox y el “peligro” para el país que significaba López Obrador. En ambas elecciones, el PAN le apostó a la mayoría silenciosa -el 10 por ciento de ciudadanos que va de la banda de 45 por ciento a 55 por ciento- que necesita de estímulos para salir. En el 2000 el mejor motivador electoral fue derrotar al PRI y en 2006 evitar el populismo de López Obrador. En 2012 podría ser la amenaza del regreso del PRI a la Presidencia de la República, pero aun así el PAN está urgido de una estructura electoral que lleve a los ciudadanos a las urnas. 12) El PAN en el Estado de México entró en una fase de severa crisis de organización después de las elecciones de 2005, cuando acumuló el 25 por ciento de los votos pero sobre todo cuando consolidó su fuerza en el corredor azul de los municipios conurbados de alto nivel de desarrollo. En las municipales de 2009 el PAN perdió las alcaldías en esa zona y el PRI las recuperó. En dos años, el PAN se pasmó en el Estado de México como estructura electoral. 13) En estos años de calderonismo, el PAN ha tenido cuatro dirigentes nacionales: Manuel Espino, Germán Martínez Cázares, César Nava y Gustavo Madero. Los tres primeros abandonaron la dirección reventados por asuntos internos, falta de comunicación con el presidente de la República e insuficiencias internas. Madero ha resultado un fiasco electoral para el PAN. 14) El resultado electoral del pasado domingo 3 de julio fue un mensaje para el presidente de la República, el PAN y los precandidatos presidenciales.  (Financiero)
  • Leo Zuckermann. Si ganan, bien. Si pierden, cochinero. Vicente Fox, el “demócrata” que sacó al PRI de Los Pinos, después de votar el 2 de julio de 2000, salió a anunciar que ese día se estaba fraguando un gran fraude electoral. En la noche, el IFE lo declaró ganador de las elecciones presidenciales. Ya no volvió a hablar de “cochinero” alguno. Esta actitud me choca. Es la de un mal perdedor. Cuando se gana, todo estuvo perfecto; pero, cuando se pierde, “nos robaron”. El caso más acabado de esta conducta es, desde luego, López Obrador. Así lo ha demostrado a lo largo de su carrera. Ahora le tocó a Alejandro Encinas, el candidato de la izquierda al gobierno del Estado de México. Ya lo había anunciado. Sabiéndose perdedor desde antes de los comicios, se declaraba víctima de inequidad, dispendio de recursos, injerencia gubernamental, coacción del voto, destrucción de propaganda, detención de promotores y compra de voto, todo con la “complacencia de la autoridad electoral”. El domingo por la noche, puntual a la cita, salió a quejarse y protestar. Es su derecho. Pero qué mal se vio. Como si tuvieran su discurso enmicado, los malos perdedores siempre dicen lo mismo. Así hayan sido derrotados por 0.56% que por 40 puntos porcentuales. En lugar de hacer una autocrítica de lo que hicieron mal, apuntan el dedo hacia otros lados: el gobierno, las autoridades electorales, las televisoras. No asumen su responsabilidad. Son meras víctimas de la “mafia”. Qué patético. Y ya se están preparando para 2012. Sobre el tema, comparto el breve diálogo que establecí ayer en Twitter con John Ackerman (JA), editorialista de La Jornada: JA: Celebro que Alejandro Encinas dará la batalla en tribunales. Imposible la nulidad, pero muy importante documentar irregularidades como precedente 2012. LZ: ¿Precedente de qué? ¿De que van a perder en 2012? JA: Yo no soy ni seré candidato, ¿tú sí? ¿Celebras con Eruviel Ávila las elecciones del Estado de México como una “fiesta democrática”? ¿Nada de “cochinero”? LZ: Yo no celebro. Yo analizo. Esa es mi chamba. Si hay “cochinero”, que lo comprueben. ¿Por qué es un precedente para 2012? ¿De qué? JA: Solamente el más ingenuo podría ver en Estado de México un ejercicio democrático ejemplar. No sólo importa quién gana sino también cómo. LZ: No es asunto de ingenuidad. Que presenten pruebas. Yo no las he visto. Insisto: ¿Por qué es un precedente para 2012? ¿Acaso la izquierda ya se siente perdida para el 2012? Más que prepararse para ganar, ¿se preparan para perder y alegar fraude? JA: La sociedad no puede quedarse con brazos cruzados. La inequidad de campañas, falta independencia de autoridades y compra de votos es evidente. Tenemos que asegurar que en 2012 no predominen las mismas prácticas que en Estado de México y en 2006, que se recupere confianza democrática. LZ: ¿Incluso si gana la izquierda en 2012? O si gana la izquierda, ¿entonces sí es justo, equitativo y sin trampas? Pongámoslo diferente: y si la izquierda gana en 2012, ¿qué precedente habrá dejado Alejandro Encinas? ¿O no habrá “cochinero” si ganan? Me llama la atención que un abogado como tú hable de evidencia sin pruebas. Lo que cuentan son los hechos, no los dichos. JA: La parcialidad de autoridades y la inequidad de la campaña se encuentran ya documentadas. También muchas denuncias de compra. Estamos de acuerdo entonces que es un ejercicio democrático y de legalidad recurrir a las instituciones con pruebas. LZ: Me tengo que ir pero me quedo con la idea de que la izquierda ya se siente derrotada para 2012 y prepara la explicación: “cochinero”. JA: No evadas el debate. Discutamos en serio, como ya lo hemos hecho en otros temas ¿IIJUNAM, Imagen, FOROtv? LZ: No evado el debate. Nunca, y tú lo sabes. Estoy fuera porque ando trabajando. Pero veámonos en Imagen para discutir el tema. JA: De acuerdo Leo. Yo también tengo un pie en el avión. ¿Qué tal el lunes 8 de agosto? LZ: Puesto: debatamos el tema el lunes 8 de agosto en Imagen Electoral. Si tienes pruebas del “cochinero”, tráelas. (Excélsior)

Aguas

  • Héctor Aguilar Camín. Las aguas. Cada año tenemos inundaciones terribles por aguaceros sin precedente, aguaceros para los cuales, es la excusa implícita, no hay defensa: contra la naturaleza no se puede, nos sorprende una y otra vez con sus caprichos destructivos, nos toma desprevenidos, rebasa nuestras expectativas. Pero el caso es precisamente el contrario. Contra la naturaleza sí se puede. Poder contra la naturaleza es lo que llamamos civilización. La civilización toda no es sino un gigantesco proceso de domesticar a la naturaleza, usando sus leyes para reducir su impacto negativo sobre la vida humana: suspender los rigores de la intemperie mediante viviendas artificiales o los rigores del invierno mediante la calefacción. La civilización toda es un atentado triunfal contra los mandatos de la naturaleza. Toda la Ciudad de México que no ha sufrido en estas lluvias, la ciudad abrumadoramente mayoritaria, la ciudad que no se ha inundado ni ha nadado en miasmas y detritos que echan los drenajes saturados, esa ciudad es un atentado triunfal contra la naturaleza y se ha hecho domando a la naturaleza con lo que puede documentar cualquier historiador: ingeniería humana, obra pública e inversión suficiente. De modo que la culpa de las inundaciones no es de la naturaleza que rebasa cada año nuestras previsiones. Es culpa de la mala ingeniería, la pobre obra pública y la baja inversión en la vida civilizada de los ciudadanos. Hay responsables específicos de cada una de esas cosas. La cobertura informativa, pendiente sobre todo de los estragos, hipnotizada por las aguas y los miasmas, no nos ha contado el origen del problema, no nos ha dicho qué ingeniería y cuánta obra e inversión pública hacen falta para resolver el problema, igual que han sido resueltas otras inundaciones de la Ciudad de México, ésas que sucedían cada año y ya no suceden. Todavía en los años 50 del siglo pasado eran rutinarias las inundaciones en el Centro Histórico de la ciudad. Hay fotos elocuentes de mecapaleros con el agua a las rodillas cruzando a lomo catrines y señoritas en las naufragantes calles de Madero, corazón de la muy noble y leal ciudad de las alcantarillas rebasadas. Las zonas conurbadas de la Ciudad de México son una vergüenza urbana, un atentado contra la naturaleza, como la ciudad toda, pero un atentado mal hecho, mal financiado, mal construido, mal administrado. Hay que volverlo un atentado exitoso y dejar de escudarse en la fuerza indomable precisamente de aquello que hay que domar. (Milenio)
Anuncios

Acerca de Imagen Política

Somos un grupo de profesionales de la comunicación, que hemos conjuntado nuestra capacidad y experiencia en las áreas del periodismo escrito, radiofónico y de análisis político, que nos permite ser la firma más exitosa de: consultores políticos, de comunicación, estrategias de mercadotecnia y cabildeo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s