Síntesis Política de Imagren Política

5inanzas, Negocios /Energía

  • Financiará Infonavit casas con computadora
  • Suben 0.6% ventas de Walmart en junio
  • Crecerán ventas de Mexichem; anticipa compras
  • Cemex reabre bono 2018 con 650 mdd adicionales
  • Temporal, el convenio de autotransporte
  • Crece demanda exterior de alimentos mexicanos
  • Se complica firma del tratado comercial con Perú
  • Decisión de CRE encarece gas a grupo de empresarios
  • Empleados de Mexicana se plantan en la SCT

 

Seguridad /Justicia / Salud

  • Suben ejecuciones en NL 1000% en 12 meses
  • Afecta 14 comunidades desbordamiento del Pánuco
  • Ordenan demoler puente en el río de Los Remedios
  • Rechaza Edomex demoler puente

 

 

 

 

Gobierno / Partidos / Congreso /  Estados

  • Sí hubo acuerdo político con Gordillo: FCH
  • EEG “le tiene pisada la cola” a Calderón: AMLO
  • Frivolidad en acusaciones: Fernando González
  • PRI y Panal inician cacería de Yunes
  • Tiempo extra para reformas: Calderón y Beltrones
  • Mancera alza la mano para el Gobierno del DF
  • 7 aspirantes del PAN son muchos: Molinar
  • Para noviembre habrá candidato:  Ebrard
  • Desbordado futurismo político en Morelos

 

                                                                    TITULARES DEL DÍA
Financiero Europa, en contra del dominio de calificadoras
Economista SCJN avala trasladar el Tianguis Turístico
Reforma Exigen intervenir cuentas del Issste
Universal Alerta ONU contra ley de seguridad
Jornada Admiten en EU “serios errores” en Rápido y furioso
Milenio Peña Nieto urge al PRI a enfilarse para el 2012
Excélsior Yunes reta a Elba a duelo de auditorías
Sol de México Casi mil impugnaciones contra el IFE
Crónica Eliminan barreras para camiones de México en EU
La Razón Mil radios y teles impugnan al IFE por cambiar reglas
Impacto Peña: el PRI necesita un candidato ganador

  • Sí hubo acuerdo político con Gordillo: FCH. A cambio de impulsar la reforma del ISSSTE y concretar el Acuerdo por la Calidad Educativa con el magisterio, el presidente Felipe Calderón reveló que respetó las posiciones que su antecesor, Vicente Fox, cedió a Elba Esther Gordillo en el ISSSTE, la Lotería Nacional y el Sistema Nacional de Seguridad Pública. “Evidentemente hubo acuerdos. Ella planteó exigencias de participación en el gobierno, que coincido que tampoco deben asombrar a nadie. Me parece que forma parte de la política, en el sentido de preservar las posiciones afines en la administración pública. Ahora bien, respeté esos acuerdos”, declaró. Contó que para evitar “inconvenientes” o “tensión” con Gordillo, colocó a Roberto Campa Cifrián y después a Juan Miguel Alcántara en el Sistema Nacional de Seguridad Pública; a Francisco Yáñez y después a Benjamín González Roaro en la Lotería Nacional; y a Miguel Ángel Yunes y después a Jesús Villalobos en el ISSSTE. En entrevista con León Krauze, el Ejecutivo agregó que la política es para eso, “no es un reparto de cuotas ni de botín, porque esos funcionarios saben (los palomeados por Gordillo) que su tarea primordial y única es responder por el buen manejo de las instituciones que representan”. Lamentó el escándalo protagonizado entre la líder vitalicia del magisterio, Elba Esther Gordillo, y Yunes, exdirector general del ISSSTE. Y aseguró que su gobierno garantizará que ni un solo centavo del erario haya sido utilizado indebidamente. “Sea Yunes o quien sea tiene y tendrá la obligación de que ese dinero se maneje escrupulosamente, y sea la maestra Elba Esther Gordillo o quien sea, la que pida una canonjía, eso no se puede hacer, porque va contra la ley. “Y mi exigencia -y espero que se haya cumplido, las auditorías demostrarán- es que no se maneje eso, absolutamente nada en contra de la ley”, expresó con énfasis.  (Financiero)

 

 

 

televisoras

  • José Woldenberg. Televisoras y elecciones. Ni modo. Lo que más me sigue gustando de las elecciones es lo más elemental pero a la vez fundamental: se instalan las urnas y miles y miles de ciudadanos acuden a votar en orden, luego los funcionarios de casilla hacen el recuento y en la noche, a través de los PREP, tenemos resultados oficiales preliminares. Se escribe fácil, pero esa rutina tiene un enorme significado para la convivencia social. Se trata del único procedimiento que la humanidad ha sido capaz de inventar para que la diversidad de opciones políticas pueda contender y coexistir de manera pacífica y para que los electores puedan decidir quién debe gobernarlos y cómo debe integrarse el Poder Legislativo. Los resultados son producto de los humores públicos oscilantes y los ganadores de hoy pueden ser los perdedores de mañana. Pero darles la espalda, imaginar que sólo son consecuencia de maquinaciones y triquiñuelas, como si la política -en el sentido más amplio del término- estuviera ausente, no es más que un triste autoengaño. Por supuesto los comicios no transcurren en un laboratorio -aséptico, controlado, puro- sino en un espacio cargado y modelado por intereses, buenas y malas artes, retóricas de todo tipo y súmele usted. Y la labor de las autoridades es dejar que fluya la política, el debate, las movilizaciones y atajar las conductas ilegales. Y en ese terreno hay mucho por hacer. Pero bien harían los perdedores del domingo en volver a colocar a la política en el centro de sus diagnósticos y apuestas. Estamos a un año de las elecciones federales que volverán a ordenar la vida política A querer o no, una vez que los partidos propongan a sus candidatos -y aún antes- se formarán grandes coaliciones. Candidatos y partidos tratarán de tender puentes de comunicación y acuerdo con la diversidad de agrupaciones y multiplicarán sus ofertas para atraer la voluntad de ese universo masivo, contradictorio, cargado de agravios y esperanzas al que por comodidad llamamos sociedad. Desde la sociedad, las organizaciones de trabajadores y empresarios, de ecologistas y defensoras de los derechos humanos, los comentaristas y los ciudadanos de a pie, los hiperpolitizados y los que de manera cotidiana “pasan” de la política se identificarán con unos u otros y acabarán forjado grandes constelaciones formales e informales de apoyo o repudio a quienes quieren gobernar y legislar a nombre de todos. Por eso digo: ordenarán el amasijo de ilusiones, reclamos y ofensas que cruzan a México. Los partidos se pelearán entre sí y eso es parte del script de las contiendas democráticas. Ojalá aparezcan sus diagnósticos y propuestas, pero lo más probable es que tengan que ser encontrados bajo la bruma de la publicidad simplificadora Habrá grandes concentraciones y actos pequeños, movilizaciones y acarreos, proclamas y bravuconadas y una estela de comentarios que llenarán el espacio informativo. La logística de las elecciones será preparada con esmero y eficiencia por el IFE. En ese terreno son muchas más las certezas que las dudas. Los conflictos, connaturales en todo proceso electoral, desatarán una espiral de reclamos, pero encontrarán una vía para ser resueltos y las decisiones de los jueces serán discutidas, analizadas, controvertidas. Y ojalá la vara para medir del Tribunal sea siempre la misma. Pero hay algo que (me) preocupa por el carácter disruptivo que puede tener el comportamiento de las dos grandes televisoras que desde 2007, con un tesón y un encono digno de mejores causas, han estado refutando las disposiciones constitucionales y legales y desatando campañas contra las instituciones electorales. Primero, allá por el 2007, la queja contra los lineamientos que por ley el IFE entrega a la CIRT solicitándole una cobertura noticiosa de las campañas equilibrada y que ni siquiera son obligatorios, pero que fueron atacados como si violaran la libertad de expresión. El episodio se difuminó, pero cuando el Congreso resolvió que no habría más compra de espacios de radio y televisión de los partidos, la ira de los concesionarios subió de tono y su campaña se tiñó de tintes histéricos. Luego TV Azteca acudió de manera sistemática a la vía del amparo para combatir las sanciones que en diferentes momentos el IFE le aplicó, hasta que hace unos días la Corte tuvo que ratificar lo que la ley ya establecía: que el amparo no es una vía contra resoluciones de carácter electoral. Ahora, la batahola es contra el ajuste que pretende acortar el tiempo entre la entrega de los spots a las televisoras y radiodifusoras y el momento de su transmisión. Y los pronunciamientos de la CIRT, exagerados en el tono y agitados en el contenido, parecerían enfrentarse a una amenaza similar a la de la peste bubónica. Las televisoras que debieran coadyuvar en la construcción de certeza parecen querer dinamitarla. ¿No habrá llegado la hora de que los dueños de las televisoras nos digan si van a cooperar para que el proceso electoral transcurra de buena manera? Digo, sólo para saber a qué atenernos. (Reforma)

Calderonismo / Democracia

  • Leo Zuckermann. ¿El principio del fin del calderonismo? Electoralmente no ha sido un buen sexenio para el PAN. Después de la elección presidencial de 2006, los panistas se las han visto negras en los comicios locales y federal. Las pérdidas han sido múltiples. Las ganancias, mínimas. Por el partido han pasado ya cuatro líderes nacionales, tres de ellos con el apoyo de Los Pinos. El descalabro del domingo en el Estado de México debe haber sido particularmente doloroso. Tan sólo lograron 12% de la votación en la entidad más poblada del país. Se trata de una donde ya habían ganado en el pasado (en la elección presidencial de 2000 con Fox). Ahí han tenido importantes triunfos municipales en lo que se llamaba el “corredor azul”, en el  norponiente de la entidad incluidas alcaldías tan importantes como las de Naucalpan, Tlalnepantla, Atizapán y Cuautitlán Izcalli. Hoy ese corredor, que incluye suburbios de clase media que por su perfil socioeconómico son buen target para el PAN, ya no es “azul”: se ha pintado de rojo priista. Por donde se vea, lo del Edomex es un fracaso mayor para el PAN. El caso modelo que ejemplifica cómo ese partido ha perdido presencia a nivel local. Parecería que toda la energía panista se fue al gobierno federal. Que descuidaron por completo la tradicional fuerza que tenían en ciertos estados y municipios. Es increíble, por ejemplo, que en los últimos 18 años el PAN no haya podido desarrollar cuadros al estilo de Eruviel Ávila en el Edomex: presidentes municipales jóvenes y eficaces con la ambición de llegar a gobernar la entidad. Los panistas no pudieron: tuvieron que recurrir a Luis Felipe Bravo Mena, quien compitió hace 18 años en la elección de gobernador. Un personaje que se había alejado del estado para servir como presidente nacional del PAN, embajador de México en El Vaticano y secretario particular del presidente Calderón. Y este ex dirigente nacional del partido sacó 50 puntos porcentuales menos que el candidato del PRI. Es, por donde se vea, de pena ajena para el partido gobernante del país. Súmese a eso la desaparición del “corredor azul” y lo que tenemos es una catástrofe para el PAN. Pero sobre todo para el grupo calderonista porque el Presidente es el que maneja al partido y el que decidió lanzar a Bravo Mena en el Edomex. Al parecer desde Los Pinos trataron de apuntalar su campaña. Todos los “pesos pesados” del calderonismo tardíamente fueron a tratar de rescatar un buque que desde el día uno arrancó muy rezagado de las fragatas de la izquierda y las del PRI. Al final, el barco se hundió. Nada lo describe mejor como la conferencia de prensa en la que el candidato blanquiazul admitió su derrota. Rojo de vergüenza, Bravo Mena tuvo que esperar varios minutos hasta que instalaran un micrófono que sirviera. Increíble: el PAN, que gobierna este país, ni siquiera pudo probar el sistema de audio con antelación para evitar el último ridículo de una campaña desastrosa. Tres días después de las elecciones en el Edomex, Roy Campos ha presentado su más reciente encuesta rumbo a la elección presidencial. La noticia es que Josefina Vázquez Mota ya rebasó a Santiago Creel en las preferencias de los simpatizantes panistas de quién les gustaría que fuera su candidato presidencial. Los aspirantes calderonistas ni pintan. Ernesto Cordero, supuesto favorito de Los Pinos, no despuntó con todo y el medio destape que hizo. La realidad es que los candidatos no calderonistas (Josefina y Santiago) son los que encabezan las preferencias de los simpatizantes del PAN. La debacle del domingo bien podría ser el principio del fin del calderonismo dentro del PAN. Como Calderón se encargó de finiquitar al foxismo, ahora Vázquez o Creel tienen la oportunidad de llevar a ese partido por un camino diferente al del calderonismo. Quizá sea lo que necesite el PAN porque, en honor a la verdad, vaya que este sexenio ha sido electoralmente muy malo para ese partido. (Excélsior)
  • Pablo Hiriart. Amagos contra la democracia. Las elecciones en el Estado de México encendieron focos rojos para la democracia, y no por los resultados, sino por la actitud de los partidos derrotados. Hubo descalificación del ganador al que acusaron de usufructuar una “elección de Estado” en que los órganos electorales están a su servicio. La diferencia entre el primero y el segundo lugar fue tan grande que diluyó cualquier posibilidad de acciones violentas como el cierre de carreteras o bloqueos de edificios públicos. Sin embargo la elección presidencial será cerrada y el país no resistiría que dos partidos grandes no acepten el resultado porque no les favoreció. Esa va a ser la actitud. Hacia allá apuntan las señales del domingo. El presidente del PAN dijo que habían ganado Nayarit. Cuando le dijeron que tenían siete puntos abajo, respondió: “nosotros tenemos otras cifras”. Se trata del mismo lenguaje antidemocrático de López Obrador en 2006. A fin de cuentas, ni AMLO en aquella ocasión ni Madero en ésta tenían cifra alguna. El PRD recibió este año, de parte del IFE, 419 millones con 19 mil pesos. Y del Instituto Electoral del Estado de México recibió 158 millones 754 mil pesos. En total hablamos de 577 millones de pesos que recibió de las instituciones que descalifica cuando no gana. Y se los gastó en una elección cuyos resultados rechaza. Se trata de una tomadura de pelo con dinero público. Estamos ante la actitud de un jugador de ruleta que si gana toma lo que ganó, y si pierde acusa de ladrones a los que lanzan la bolita, a los demás apostadores y a la casa. Con una diferencia: ese jugador de ruleta apuesta con su dinero, los partidos no. No se trata de una novedad en el PRD. Así lo ha hecho en prácticamente todas las elecciones en que ha sido derrotado. López Obrador (con la alianza PRD-PT-Convergencia) obtuvo en el Estado de México en 2006 la elevada cantidad de 2 millones 469 mil votos. Ahí la elección no recibió críticas pues “el pueblo habló” y no hubo ningún reclamo al gobernador (el mismo que hay ahora) ni contra “la mafia” ni “la maquinaria”. En la elección del domingo esa alianza PRD-PT-Convergencia obtuvo menos de un millón de votos. ¿Por qué? Por “la mafia”, la “maquinaria”, y “hasta una vaca puede ganar” en esas condiciones. Se trata de la actitud desvergonzada de un partido que usa todos los recursos que le da la democracia, pero la torpedea en cada elección que no gana. En Coahuila el PRD perdió el registro. Obtuvo menos del 1 por ciento de los votos. En Nayarit perdió la mitad de su votación. Si ellos con sus pleitos internos quieren suicidarse políticamente, que lo hagan. Pero que no maten a la democracia. (La Razón)

AMLO /Perdedores / Irresponsables

  • Ciro Gómez Leyva. Con el tracking, López Obrador sería presidente. Al equipo de Eruviel Ávila no le gustaba la encuesta diaria del Gabinete de Comunicación Estratégica (GCE) que difundimos en MILENIO entre el 16 de mayo y el 24 de junio. Aunque mostrara consistentemente a su candidato con 30 puntos de ventaja. Supongo que ni ellos calculaban mantener una delantera así y temían que la encuesta diaria (tracking) comenzara a registrar una caída que los pusiera nerviosos. No encuentro otra razón sensata. Y desde luego que el tracking no le gustaba a los candidatos opositores Alejandro Encinas y Luis Felipe Bravo Mena. Varias veces lo expresaron. Se entiende. Difundirlas era un ejercicio novedoso que, esta primera vez, no los favorecía. Un alto jerarca del PRI mexiquense me preguntó ayer si repetiríamos el ejercicio en las presidenciales de 2012. Le respondí que nosotros, en principio, sí; y que es muy probable que el año próximo haya más que el tracking de MILENIO/GCE. Es un instrumento periodísticamente muy atractivo, democrático, taquillero y vestidor. Divagamos después sobre el hipotético de la difusión de trackings en 2006. Propuse que Andrés Manuel López Obrador habría ganado si tres o cuatro medios (enfrentados editorialmente entre sí) hubieran registrado diario en abril, mayo y junio que estaba empatado con Felipe Calderón, como estuvo. Habría asistido al primer debate. Se habría abierto a cierto empresariado, redireccionado su discurso para la clase media, buscado a Cuauhtémoc Cárdenas, puesto empeño en que no le faltaran representantes de casilla, lanzado una sonora arenga para advertir que el triunfo estaba en riesgo. Una hipótesis, en fin: con trackings, López Obrador sería hoy presidente de la República. Y sí, sí queremos regresar en el 12. (Milenio)
  • Ricardo Alemán. ¿Por qué perdieron? ¿Por qué perdieron? Cuando se formula la pregunta a los presuntos responsables de la debacle del PAN y el PRD en la jornada electoral del pasado domingo, todos los líderes políticos, jefes de partido y candidatos se salen por la tangente. Los candidatos Alejandro Encinas y Luis Felipe Bravo Mena son incapaces de aceptar sus errores, ya no digamos la derrota. Se niegan a reconocer que buena parte del fracaso se debe a que por segunda ocasión fueron malos candidatos. Líderes políticos como Andrés Manuel López Obrador y Manuel Camacho recurren a la vieja fórmula —como si se tratara de políticos gagá—, de que la culpa es de Salinas, de la “mafia del poder” y hasta del clima, en tanto que los fanáticos de la izquierda y la derecha —incluidos medios y periodistas militantes— hablan de una elección de Estado. Por eso, y a riesgo de desatar la furia de los fanáticos, proponemos algunas causas de la derrota escandalosa de azules y amarillos en el Estado de México. 1. Perdieron Encinas y Bravo Mena porque resultaron muy malos candidatos; porque sólo a necios como Felipe Calderón y Andrés López se les pudo ocurrir que dos cartuchos quemados, ya vencidos hace 18 años, podían ganar 18 años después. 2. Perdieron el PAN y el PRD, porque sus gobiernos en el Estado de México han sido fuertemente cuestionados, ya que si bien en los últimos 20 años se construyeron los esperanzadores corredores azul y amarillo —en su momento le arrebataron al PRI los municipios más ricos y mas poblados—, esos gobiernos resultaron peor de corruptos, transas, autoritarios, rapaces y antidemocráticos que los del PRI. 4. Perdieron porque los jefes del PAN y los del PRD ofendieron a los electores de la izquierda y la derecha con el engaño de una alianza y una consulta para determinar si harían o no esa alianza —que sacó a la calle a más de 200 mil ciudadanos, cifra que daría el registro a dos partidos—, y al final se burlaron de los electores. ¿Por qué? Porque prevaleció la decisión autoritaria y vertical del mesías. 5. Perdieron porque los jefes del PAN y los del PRD —Calderón y AMLO— usaron políticamente la elección mexiquense para sus objetivos en 2012, sin tomar en cuenta que a ciudadanos y electores les importa lo inmediato: el día a día, no la transa y menos el teatro de 2012. 6.-Perdieron porque los estrategas de Encinas y Bravo Mena cometieron la torpeza de meter a la contienda electoral y a la boleta al gobernador Enrique Peña Nieto, un mandatario que —les guste o no a los azules y a los amarillos— tiene una aceptación de por lo menos 80% de los ciudadanos. El PAN y el PRD convirtieron la elección en un plebiscito al gobierno de Peña, lo que no recomienda ni el más novato de los estrategas electorales. 7. Perdieron porque intentaron engañar a los electores al presentar —como candidatos del PAN y del PRD— a dos aspirantes que no vivían en el estado, que toda su trayectoria la realizaron en la Ciudad de México, y que de pronto aparecieron como prohombres de una entidad a la que nunca le han dado nada. 8. Perdieron porque el gobernador Peña Nieto cometió el acierto de empujar como candidato a un político local —más que al candidato de la clase política—, de fuerte arraigo, que es visto en el estado como ganador, y que al arranque de la contienda tenía en la bolsa todo el voto duro del PRI. 9. Perdieron porque los “genios” del PAN y los del PRD apostaron a la confrontación y la pelea con Peña Nieto: a tumbar al puntero de la contienda presidencial, antes que a la solución de los problemas de los mexiquenses. 10. Y perdieron porque, en el otro extremo, el del PRI, apostaron todo no sólo a retener el gobierno estatal, sino a asegurar la candidatura presidencial de Enrique Peña Nieto. Sin duda que se deben cuestionar muchas trapacerías del PRI en el Estado de México y en Coahuila, Nayarit e Hidalgo; sin duda que existen abusos de poder, como el que se produce cotidianamente en el autoritario y despótico gobierno de Coahuila. Pero lo cierto es que resulta desmesurado, y una desvergüenza, gritar “al ladrón, al ladrón”, frente a una derrota de 40 puntos porcentuales. Sobre todo porque el PAN y el PRD han sido incapaces de cuestionar y acabar con la corrupción de sus comités estatales en todo el país. Y se podrá decir lo que se quiera respecto a la victoria del PRI en el Estado de México, pero si la historia registra que el PAN echó al PRI del poder presidencial en el año 2000, la historia también registrará que el PAN y el PRD hicieron todo por el regreso del PRI al poder presidencial. Al tiempo. (Excélsior)
  • Jorge Fernández. Nadie es responsable de nada. Nadie se hace responsable de nada. Esa parece ser la consigna de buena parte de la clase política nacional, y es parte de una cultura que la trasciende. Pero, como ocurre siempre después de eventos de alguna forma plebiscitarios, como lo fueron las más recientes elecciones, los partidos y los políticos que sufrieron pérdidas prefieren mirar hacia otro lado. Si en el PAN ese deslinde con la derrota no es asumido por nadie, en el PRD la debacle sufrida es absolutamente huérfana. Nadie quiere reconocer nada, ni siquiera lo evidente y, así, Los Chuchos, con bastante razón, acusan de la derrota a López Obrador; Dolores Padierna a Los Chuchos; Ebrard trata de zafarse de ese debate y dice que la culpa es de Encinas; Encinas no ha dicho esta boca es mía; López Obrador culpa de todos sus males a la mafia en el poder, ¿cómo podía ser de otra manera?; Camacho dice que “si hubiera libertad hubieran ganado” (¿con una diferencia en contra de 40 puntos en el Estado de México, de 30 en Nayarit y con una votación inferior a 1% en Coahuila?). Lo único cierto de todo esto es que el PRD se encuentra, una vez más, ante una disyuntiva que hace ya muchos años que no quiere resolver: sigue a López Obrador o trata de conformarse como un verdadero partido político. Seguir a López Obrador implica diluir al partido en un movimiento supuestamente carismático. No seguirlo implica perder una parte sustantiva de votos, pero comenzar a trabajar con un perfil propio tratando de construir una fuerza de centroizquierda democrática. Simplificando las cosas, el PRD tiene que decidir entre Chávez y Lula. En 2010, el PRD parecía haber encontrado con las alianzas un rumbo, después de otra notable debacle electoral en 2009. Implicaba, entre otras cosas, asumir que no tienen, solos, los votos suficientes para disputar el poder. No tuvieron sus impulsores ni la fuerza ni la determinación para sacarlas adelante en los comicios del pasado domingo. Ahora deben decidir qué hacer para 2012. El problema es que el esquema de la alianza PAN-PRD parece ya agotado, no porque sea inviable, sino porque existen demasiada fuerzas que no aceptarán participar en ese esquema. Pero la posibilidad está en sus manos. Ebrard volvió a insinuar ese tema en estos días. Si afirma que el no haber construido esa alianza es la causa de la derrota mexiquense, está diciendo que sin ella no podrán triunfar sobre el PRI en 2012. Tanto el PRD como el PAN, después del desencuentro mexiquense, reiteraron que irían solos en la elección presidencial y tendrían que ocurrir demasiadas cosas para que decidieran dar marcha atrás. ¿Qué cosas? Básicamente, que ambos partidos comprendieran y asumieran que solos no pueden contra el PRI y que encontraran un candidato viable. En el Estado de México eso no se pudo lograr porque López Obrador se opuso, pero también se había opuesto en los estados en los que hubo alianzas en 2010: la diferencia es que en el Estado de México no tuvieron un Gabino Cué o un Rafael Moreno Valle. Esperaron hasta última hora que el PRI se equivocara y que Eruviel Ávila no fuera candidato del tricolor para tratar de jalarlo hacia la alianza. El PRI no se equivocó, no hubo alianza y Eruviel será el próximo gobernador priista de la entidad. Salvo el caso, siempre indefinido, de Juan Ramón de la Fuente, no veo quién pudiera ocupar ese espacio a nivel federal. Pero, incluso así, esas decisiones deberían tomarse muy en el corto plazo. Un acuerdo de ese tipo incluye, además de la Presidencia, muchas otras posiciones y gran cantidad de cálculos electorales, asumiendo ambos partidos que perderán una parte de su perfil, aunque fuera de la Presidencia vayan con listas propias. Es difícil y complejo, pero no descabellado. Ahí está el caso de la concertación chilena entre el Partido Socialista y la Democracia Cristiana. Pero si quieren llegar a ese punto, el PRD debe desbrozar su camino, deshacerse de López Obrador (que de todas formas será candidato con o sin el PRD) y transformarse en el partido socialdemócrata que no ha querido ser. La paradoja es que hoy el PRI está más cerca de esas posiciones de centroizquierda que el  perredismo. ******Elba y Yunes. Conozco bien y desde hace años tanto a Elba Esther Gordillo como a Miguel Ángel Yunes. Nunca pude entender muy bien qué fue lo que los unió políticamente en el pasado siendo personalidades tan antagónicas, quizás aquello de que “los enemigos de mis enemigos son mis amigos”, pero había poco que cimentara esa relación. Ahora ese diferendo ha estallado y, además de las pasiones y los enconos, en el fondo hay decisiones políticas antagónicas asumidas por ambos en torno a 2012. Los dos ya han elegido. Los dos se conocen. Los dos saben que recorren caminos que no se cruzan. Pero la personalización y la denuncia demuestran cómo será el debate en las elecciones presidenciales. Nadie asume responsabilidad alguna. (Excélsior)

Comadres / Perros / Elba

  • Joaquín López-Dóriga. Cuando se pelean las comadres… El miércoles de la semana, Elba Esther Gordillo citó a una larga conferencia de prensa en la que envió dos mensajes: 1. Que había negociado con el candidato Felipe Calderón su apoyo electoral a cambio de las posiciones de Seguridad Pública nacional, donde colocó a Roberto Campa; de la Lotería Nacional, donde puso a Luis Yáñez, y el ISSSTE, que ocupó Miguel Ángel Yunes; y 2. Que había que auditar la gestión del mismo Yunes en ese instituto, acusándolo de manejos deshonestos. En lo que toca al primer punto, Gordillo no mencionó la Subsecretaría de Educación Básica, de la SEP, para su yerno, Fernando González, sólo citó las tres posiciones de las que ha perdido dos; en el segundo punto se abstuvo de hablar de por qué la ruptura con Yunes. Hoy, a una semana de la confirmación de lo que ya sabíamos, la negociación, no ha habido respuesta del gobierno del presidente Calderón a pesar de lo grave de las imputaciones, a menos que se acepte que haya sido la de Yunes, quien acusó a Elba Esther de haberle pedido una cuota de 20 millones de pesos mensuales para su partido, el Panal, más otros 300 millones para las elecciones de 2009 y la venta a un grupo empresarial de los 12 mil metros cuadrados sobre los que se levanta la sede del ISSSTE en Paseo de la Reforma, para un desarrollo habitacional. Quitando a Yunes, la respuesta del gobierno y de órganos como el IFE ha sido el silencio. Ni siquiera ha reaccionado cuando uno de los objetivos colaterales de Elba Esther es la ex jefa de la Oficina de la Presidencia Patricia Flores, responsable del financiamiento por casi mil millones de pesos de los festejos del Bicentenario, a través de Turissste. A estas revelaciones debe seguir la acción de las instancias del Estado, que por ley están obligadas a intervenir. Y debe entenderse que el mensaje político que mandó Elba Esther sobre las negociaciones con Calderón es para el priismo, con el que ahora aparece aliada tras su expulsión y 11 años de cohabitación panista. ******Retales. 1. QUE SÍ. En la segunda quincena de agosto se realizará el periodo extraordinario del Congreso para aprobar la reforma laboral con los votos del PRI y del PAN, que ya se la firmó; 2. LEJANÍAS. Fue tal la ventaja del PRI en las elecciones de los estados de México y Coahuila, 30 y 40 puntos, que a la candidata del PAN de Nayarit, Martha Elena García, se le hicieron pocos sus 10 puntos abajo y salió a declararse vencedora; y 3. ATENTOS SALUDOS. Es falsa la versión que han hecho correr sobre la inminente salida de Patricia Bugarín de la SIEDO. Sólo son buenos deseos de aquellos a los que estorba y serían felices con otra titular de esa subprocuraduría. Bugarín sigue cercana y en las confianzas de la procuradora Marisela Morales. (Milenio)
  • José Cárdenas. Amores perros. En época de lluvias y encharcamientos, ¿hay mejor espectáculo que una guerrita de lodo entre dos enemigos que fueron grandes amigos? Se querían tanto, y tanto se ayudaron, que cada uno sabe demasiado del otro(a). La colisión entre Miguel Ángel Yunes y Elba Esther Gordillo abre, para los dos, un pozo sin fondo.  Yunes reitera: “Elba es como una reina Midas que corrompe todo lo que toca”. ¿Se dará cuenta del alcance casi suicida de su frase? ¿Acaso hubo alguien más cercano a la La Maestra en los días gloriosos del rompimiento con el PRI de Roberto Madrazo? En su explosivo intercambio de acusaciones, el tiempo los derrota. ¿Por qué ninguno de los dos dijo antes ni una palabra del mugrero? ¿Olvidaron los años felices cuando el sol brillaba para ellos hasta que Yunes decidió dejar la dirección del ISSSTE, alejarse de su mentora y competir, sin éxito, para gobernador de Veracruz bajo el signo del PAN? ¿Estamos en los inicios de un quinazo contra ella y su liderazgo vitalicio en el SNTE? ¿La mano vengadora de Yunes es la más indicada para dar el primer golpe a La Maestra por sus devaneos con el PRI de Humberto Moreira? Lo veremos. La Maestra ya develó secretos incómodos. Narró el canje de votos del Panal a favor del entonces candidato Felipe Calderón, cobrables luego con posiciones en el gobierno. Yunes fue uno de los más beneficiados. Pero nadie se engañe. Es imposible meterse al pantano sin manchar el plumaje. Con el ventilador girando a altas revoluciones, faltará ver hasta dónde llegan los fragmentos (de la materia que sea) que vuelan por los aires. Algunos cachitos (de la materia que sea) pueden venir envueltos en higiénico papel de auditoría. Para acreditar sus dichos, ni La Maestra ni su ex alumno han tocado hasta ahora las puertas adecuadas. Yunes no acudió al Ministerio Público para denunciar a quien pretendía obtener, dice, 20 millones de pesos al mes del presupuesto federal y desviarlos a su partido político. Tampoco La Maestra ni sus representantes denunciaron a Yunes ante la Fiscalía de Servidores Públicos de la PGR por supuesto desvío de dos mil millones de pesos del presupuesto del ISSSTE en compras y licitaciones amañadas. Mejor conferencias de prensa, inserciones pagadas y harta saliva. Es lo de hoy. (Excélsior)
  • Sergio Sarmiento.  Elba y la ley. No deben sorprendemos ni el poder ni el dinero de Elba Esther Gordillo. El Congreso de la Unión ha establecido leyes que otorgan una verdadera patente de corso a los dirigentes sindicales. La maestra es una consecuencia de este marco jurídico y no simplemente del azar. El problema empieza con el artículo 28 de la Constitución que exenta a los sindicatos de la prohibición a los monopolios. Esto ha permitido que los sindicatos se conviertan en verdaderas bandas de extorsión que explotan a empresas y trabajadores. Muchas compañías, de hecho, firman contratos con sindicatos sólo para protegerse de las extorsiones de los demás. Los empresarios han encontrado, además, que la forma más fácil de obtener un trato razonable de los sindicatos es corromper a sus líderes. El enorme poder monopólico de los sindicatos beneficia así a los dirigentes y no a los trabajadores. En muchas actividades de nuestro país no es posible conseguir un empleo si no es a través del sindicato. Si un trabajador se niega a pertenecer a él, pierde su empleo o nunca puede obtenerlo. La exención de los sindicatos a la prohibición a los monopolios ha hecho legal la esclavitud de muchos trabajadores en nuestro país. Al amparo de estos monopolios, los líderes sindicales han establecido dictaduras vitalicias. La norma en nuestro país es que los dirigentes se mantengan en el poder durante décadas. Tenemos incluso casos como el del sindicato minero en que el mando se ha traspasado de padre a hijo, de Napoleón Gómez Sada a Napoleón Gómez Urrutia Con la excusa de la autonomía sindical, los dirigentes manejan el dinero de los trabajadores como si fuera su patrimonio personal. Los líderes no tienen obligación de rendir cuentas. Por eso tenemos tantos dirigentes ricos… y tantos trabajadores pobres. No culpo a Felipe Calderón por haber hecho un acuerdo político con Elba Esther para las elecciones presidenciales de 2006. Tampoco a Eruviel Ávila, que hizo lo mismo en el estado de México en este 2011. Ni a Humberto Moreira, quien ha dicho que buscará una alianza con ella para el 2012. La maestra ha demostrado ya ampliamente el poder que tiene para entregar votos a sus aliados. Si no, pregúntele a Roberto Madrazo, quien la tuvo como soda en la elección para la presidencia nacional del PRI en 2002, pero como enemiga en los comicios presidenciales de 2006. El problema, sin embargo, no es la maestra: ella no hace más que aprovechar los poderes extraordinarios que la ley otorga a los líderes sindicales. Si queremos que éstos dejen de tener el papel que hoy ocupan en nuestro país, debemos empezar por modificar el artículo 28 de la Constitución para eliminar la exención de los sindicatos a la prohibición sobre los monopolios. Todo trabajador debe tener el derecho de decidir si quiere ingresar o no a un sindicato. Los trabajadores deben poder votar incluso que no quieren un sindicato en su empresa Por otra parte, el Congreso debe emitir legislación que haga a los sindicatos instituciones de interés público y los obligue a contar con procedimientos realmente democráticos para elegir a sus dirigentes. Debe también obligarlos a divulgar públicamente el manejo de sus recursos, que no son de los líderes sino de los trabajadores. De nada sirve que el enemigo en tumo se queje del poder de la maestra Elba Esther. Hay que modificar el marco jurídico que ha dado a los líderes sindicales el enorme poder que éstos tienen. (Reforma)

Ciudadano Idiota

  • Carlos Loret.  La teoría del ciudadano idiota. El país dio un salto muy importante cuando, después de décadas de “elecciones”, los votos empezaron a contar. Hoy difícilmente se puede negar que el resultado electoral es, fundamentalmente, la suma de las boletas tachadas por ciudadanos a favor de un candidato, y son cada vez más aislados los casos de prácticas rupestres como urnas embarazadas, casillas con más votos que votantes, etcétera. Ahora la defraudación electoral es más sofisticada y tiene que ver con las condiciones durante las campañas: que no se usen recursos públicos, que no intervengan los gobiernos, que las autoridades electorales sean independientes, que tengan acceso parejo a los medios de comunicación. En dar ese siguiente paso democrático y erradicar tales vicios, los partidos no están comprometidos. Lucen conformes con condiciones de ilegalidad que les permiten fungir como autócratas en los territorios que dominan: el PRI hace en el Estado de México lo que el PAN en Guanajuato o el PRD en el DF. Cuando pierden, se quejan y esgrimen la ofensiva teoría de que la población es manipulada por gobiernos, dinero y medios de comunicación, y que por tanto, su voto es imbécil. En síntesis, la Teoría del Ciudadano Idiota. La soberbia de algunos políticos les impide descubrir que, en realidad, los ciudadanos son más inteligentes que ellos. ¿O realmente piensan que la gente cree a ciegas las promesas de campaña?, ¿que se deslumbra por el que sale más grandote en el póster? ¿Suponen que el ciudadano ignora las corruptelas del PRI?, ¿que no se da cuenta de las ineficacias del PAN?, ¿que se cree el cuento de que el PRD no es ineficaz ni corrupto?, ¿que Montiel, los hijos de Marta y Bejarano no existieron? ¿Imaginan que el votante no ha caído en cuenta de que décadas de PRI en Tamaulipas, 12 años de PAN en Los Pinos o 14 de PRD en la capital del país no han podido contra la inseguridad?, ¿que la población no se sabe el teatrito de que cuando se acercan las elecciones llegan despensas, cemento, techos y luego el olvido? ¿Realmente consideran que el ciudadano se cree a pie juntillas todo lo que ve en la tele, escucha en la radio o lee en el periódico o la internet? ¿Creen que el ciudadano es idiota? La realidad no les da la razón: de la última veintena de elecciones para gobernador, sólo en la mitad ha ganado el partido en el poder, aun cuando empleó todos los instrumentos ilegales a su alcance para vencer. ¿O Ulises Ruiz no metió las manos contra Gabino Cué y Mario Marín abrió la puerta a Moreno Valle? No. Hicieron hasta lo imposible para que no llegaran, pero llegaron, porque también usando apoyos legales y extralegales construyeron una candidatura que un grupo minoritario de ciudadanos, conscientes de los pros y contras de sus trayectorias y partidos, quizá condenados a votar por “el menos malo”, fueron a la casilla y, seguramente con alguna ilusión que nunca se pierde, escogieron a quien les pareció con algún futuro. Y eso, de idiota, no tiene nada. (Universal)

Migración

  • Héctor Aguilar Camín. El principio del fin de la migración mexicana. Se dice que las noticias son la historia de cada día, pero la verdad es que pocas dan cuenta de cambios profundos en la historia. The New York Times ha publicado en su edición del 6 de julio, bajo la firma de Damien Cave, una de esas pocas noticias verdaderamente históricas, a saber, que el gran flujo migratorio mexicano hacia Estados Unidos está tocando a su fin. (nytimes.com/interactive/2011/07/06/world/americas/immigration. html?Pagewanted=print) “Nadie quiere oírlo, pero el flujo ya se ha detenido”, dice Douglas S. Massey, co-coordinador del Mexican Migration Project de la Universidad de Princeton. “Por primera vez en sesenta años, el tráfico neto es igual a cero y probablemente es negativo”. Esta puede ser la explicación del aumento inesperado de cuatro millones de habitantes en el censo mexicano del año 2010: los mexicanos han dejado de irse a trabajar ilegalmente a Estados Unidos. En el año 2000 había, según Cave, 525 mil cruces ilegales. En el año 2010, menos de 100 mil. ¿Las razones? Cuatro: 1. Mayores dificultades para cruzar y quedarse allá, por el sellamiento de la frontera del lado estadunidense y por el endurecimiento de las leyes migratorias locales (Arizona, Alabama, Georgia, Carolina del Sur, Carolina del Norte). 2. Mayores riesgos físicos del viaje, por la violencia fronteriza del lado mexicano y por las difíciles rutas que quedan a salvo de inspección estadunidense, cosas que encarecieron el costo promedio de los viajes de 700 dólares a fines de los ochenta a 2 mil dólares a fines de los noventa. 3. Menor rentabilidad de los salarios de allá frente a los de acá. En 1920, por el mismo trabajo, un ferrocarrilero podía ganar en Estados Unidos cinco veces más que en México. En los 50 y 60, un bracero podía ganar en EU diez veces lo que ganaba en México. La disparidad salarial se ha reducido a 3.7 veces en nuestros días. 4. Mayores oportunidades de empleo, estudio y acceso a bienes públicos en México (agua, caminos, luz, drenaje, subsidios a la pobreza) que reducen los cálculos del costo beneficio de emigrar para familias ya no tan numerosas con menos brazos que ofrecer y menos bocas que alimentar. Se trata de una inflexión histórica, en el sentido estructural de la historia de larga duración, célebremente acuñada por Fernand Braudel, la historia que cambia lenta pero profundamente, y por mucho tiempo, la historia de los pueblos, a diferencia de la historia de corta duración, digamos la elección de un presidente, que la cambia por unos años. (Milenio)

Fuero Militar

  • Carlos Ramírez. Fuero militar: Estado esencial. Hipocresía de SCJN y CIDH. Ahora que de nueva cuenta la Corte Suprema de Justicia va a tratar el tema del fuero militar por un asunto que ocurrió en 1974, el debate debería darse en su punto medular: el papel del fuero de guerra en la hegemonía del Estado. 1) El Ejército es la primera línea de combate por la soberanía nacional y la última línea de defensa del Estado. Como su función es la de defender la integridad de la República, entonces su funcionamiento debe quedar al margen de los intereses de las autoridades civiles. Un tribunal civil puede minar a las fuerzas militares. El fuero militar sirve para castigar violaciones a la doctrina militar y poner en riesgo la soberanía; el derecho civil se basa en cómo eludir el castigo. 2) Si un Estado no cuenta con una fuerza militar ajena a las consideraciones civiles, su capacidad de defensa y de salvaguarda de la soberanía y la integridad debilitaría la tutela del Estado. Modificar el fuero militar sería condenar a la República a pasar de Estado a protectorado de intereses militares extranjeros, sobre todo de Estados Unidos. 3) El debate del fuero de guerra es, sin duda, la esencia del derecho público, es decir: del Estado. Sin embargo, los argumentos de varios ministros de la Corte Suprema responden a su formación en el derecho privado o el derecho académico que se practica en las universidades privadas. La defensa de la soberanía del Estado significa la existencia misma de una República. 4) El fuero de guerra fue trasladado a tribunales civiles en Argentina y su primer efecto ha sido la insubordinación de la tropa. La disciplina militar tiene que ser mucho más estricta que la civil. 5) La Corte Suprema va a estudiar posibles cambios en el fuero militar en función de un caso de represión ocurrido en 1974, cuando el sistema político priista, al cual pertenecía entonces la Corte Suprema como institución sometida, estaba definido en función de la estrategia de guerra fría, es decir, combate ideológico. La presunta desaparición de Rosendo Redilla Pacheco se dio en la lucha del Estado contra la guerrilla armada que quería derrocar con las armas al gobierno constitucional e instaurar un gobierno socialista. Varios Redilla pertenecían al Partido de los Pobres de Lucio Cabañas y luchaban con las armas contra el gobierno constitucional, autoritario pero legítimo. 6) Ese modelo de país y de Estado ya no existe en México. Terminó en 1985. Aunque quedó la herencia del PRI de una ola de represión que causó centenas de desaparecidos. Sólo que ese mismo PRI se prepara para regresar al poder presidencial, mientras las instituciones republicanas manipuladas por el PRI para reprimir están en peligro de desaparecer. El PRI siguió ganando elecciones pero sin ser juzgado, ni por la Corte Suprema, por sus acciones de represión. La Corte se negó a juzgar a Luis Echeverría, presidente de la República en 1974 y responsable del uso de las fuerzas armadas. 7) El fuero de guerra no es un hecho de excepción ni sirve para proteger a delincuentes. Más aún, está acotado. Las resoluciones de los órganos de procuración y administración de justicia militar pueden ser revocadas o modificadas por autoridades civiles, desde juzgados de distrito hasta la Corte Suprema. Este acotamiento implica, de suyo, un mecanismo de control sobre las decisiones de los tribunales militares. 8) La función de los militares no es la de un agente de tránsito. Su tarea primordial de salvaguarda de la soberanía y de mantenimiento de la paz es fundamental para el desarrollo y el bienestar. Por ser los garantes de la integridad del Estado requieren de un fuero especial para juzgar, no para encubrir. La soberanía nacional puede ser debilitada si los presuntos delitos militares pasan a tribunales civiles donde las puertas de escape son infinitas. Por eso los militares deben ser juzgados por militares en función de un código de honor militar. Por ejemplo, una juez como la que liberó a Jorge Hank Rhon no debería juzgar a militares con delitos. En los tribunales civiles no se juzgan sino se tasan y se negocian quebrantamientos de la ley. 9) La intervención de Ejército se ha dado siempre contra amenazas a la seguridad nacional y a la soberanía, no para perseguir carteristas. En el combate a la guerrilla en los setenta se dio una incapacidad de los civiles y del PRI para abrir la democracia y hoy los narcos quieren quitarle soberanía nacional al Estado, constituyen una fuerza armada superior a la policiaca, instalaron zonas francas en territorio del Estado nacional, se convirtieron en gobierno autónomo, desconocieron las leyes constitucionales y de hecho operan como grupo insurgente contra el Estado. Jurídicamente los narcos podrían vencer al Ejército en tribunales. 10) Sería paradójico que la Corte Suprema, que se negó a condenar a Luis Echeverría por la represión en Tlatelolco y en San Cosme, y que en el pasado como institución fue instrumento autoritario del Estado priista, ahora vaya a castigar al Ejército y al Estado desintegrando el principio rector de la defensa nacional. 11) Y sería paradójico que la Corte Suprema de México se someta a las presiones de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, donde estuvo por muchos años de juez internacional y presidente de la CIDH Sergio García Ramírez, quien era subsecretario de Gobernación el día en que presuntamente desaparecieron a Redilla, jefe de investigaciones políticas de la policía de la Dirección de Investigaciones Políticas y Sociales de Gobernación en 1970 y procurador del DF el día del halconazo criminal contra estudiantes en junio de 1971, además de haber sido prominente miembro del PRI que reprimió. García Ramírez -que nunca rompió con el gobierno represor del PRI- se excusó de participar en el juicio Radilla pero no por haber sido funcionario en 1974 y cómplice de la represión sino por ser mexicano en un juicio sobre un mexicano. Si fuera seria, la CIDH debería de incluir en su condena a García Ramírez como un funcionario corresponsable de la represión. Y la Corte mexicana miró a otro lado durante los años de la represión priista. Y hoy las dos condenan lo que avalaron. 12) A México le hace falta política de defensa nacional. (Financiero)
Anuncios

Acerca de Imagen Política

Somos un grupo de profesionales de la comunicación, que hemos conjuntado nuestra capacidad y experiencia en las áreas del periodismo escrito, radiofónico y de análisis político, que nos permite ser la firma más exitosa de: consultores políticos, de comunicación, estrategias de mercadotecnia y cabildeo.
Esta entrada fue publicada en Síntesis Política y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s