Síntesis Política de Imagen Política

Finanzas, Negocios /Energía

  • Obama confía en un acuerdo para evitar la moratoria
  • Casi inevitable, incumplimiento de Grecia: Moodys
  • ING vende sus filiales en AL al colombiano Gruposura
  • CNBV:  53 empresas que captan recursos sin permiso
  • Utilidad de Banorte repunta 19% anual a junio
  • Sempra acusa extorsión en México; no cederá
  • Baja 0.9% la producción de petróleo en el semestre
  • Pemex incrementa su participación en Repsol
  • Crece 45% utilidad de AHMSA en el trimestre
  • Inseguridad aleja inversiones en construcción
  • Otorga BID préstamo por 2 mil 600 mdp a Yucatán

 

Seguridad /Justicia / Salud

  • Causa revuelo en red magistrado de Nayarit
  • A militares, cursos contrainsurgencia
  • Conago gestiona fondos anticrimen
 

 

 

 

Gobierno / Partidos / Congreso /  Estados

  • IFE no está pasmado ni en crisis: Valdés
  • CIRT desmiente supuesto arreglo en lo oscurito
  • Pese a compromisos públicos, nada de  reformas
  • Que el PRI haga un lado su “doble cara”: PAN
  • Senado: agenda propia para periodo ordinario
  • Apoyo de Elba a Marcelo, el beso del diablo: PRD

                                                                    TITULARES DEL DÍA
Financiero EU podría caer en grave crisis: Obama
Economista El oro, refugio ante incertidumbre de EU
Reforma Ganan batalla piratas a PGR
Universal Obama: “Zetas” amenaza global
Jornada Republicanos llevan a EU a una situación “peligrosa”: Obama
Milenio Ebrard a Elba: no buscaré al Panal
Excélsior Sale caro subsidiar a la gasolina
Sol de México Alerta Obama sobre riesgos de una moratoria
Crónica Obama cambia estrategia: atacará finanzas del narco
La Razón Paga grupo de Bejarano precampaña de AMLO
Impacto Ebrard rechaza a Gordillo

 

  • Obama: “Zetas” amenaza global. El gobierno estadounidense incluyó al cártel mexicano de Los Zetas en la lista de organizaciones criminales internacionales más peligrosas o violentas, junto con la Camorra italiana, la Yakuza japonesa o El Círculo de los Hermanos, de Rusia. El presidente Barack Obama firmó ayer una orden ejecutiva para que toda persona, agrupación o entidad que brinde asistencia de cualquier tipo a Los Zetas reciba sanciones financieras y sus cuentas en EU sean bloqueadas. La orden presidencial se inscribe en la nueva Estrategia contra el Crimen Organizado Transnacional, difundida por la Casa Blanca. En la orden ejecutiva se establece que Los Zetas son una “inusual y extraordinaria amenaza a la estabilidad de los sistemas políticos y económicos internacionales”. Junto con el resto de las organizaciones citadas, “se han convertido en entidades cada vez más sofisticadas y peligrosas para Estados Unidos; están cada vez más arraigadas en las operaciones de gobiernos extranjeros y en el sistema financiero internacional, debilitando instituciones democráticas, degradando el Estado de derecho y minando los mercados”. La administración de Obama destacó que su objetivo es quebrantar el poder económico de las redes. David Cohen, subsecretario del Tesoro, destacó que “Los Zetas se han involucrado en una amplia variedad de actividades criminales que generan beneficios. Su integración en el sistema financiero y comercial los ha convertido en objetivo ideal de sanciones”. Se atacará á esos grupos, agregó, con el mismo arsenal de sanciones financieras utilizadas contra Al-Qaeda. (Universal)

 

Prosperidad

  • Héctor Aguilar Camín. Lo innegociable es la prosperidad. Empiezan a salir las mediciones duras de la crisis de 2008. Sabíamos que la crisis fue particularmente adversa para México, con una caída de 6 por ciento del crecimiento. Sabíamos que México la padeció más que otros países latinoamericanos, como Brasil o Argentina, por su vinculación dominante a la economía de Estados Unidos, epicentro de aquella crisis. La encuesta de ingresos y gastos de las familias mexicanas que hace el INEGI nos informa ahora que el costo de aquel terremoto fue una caída de 12 por ciento en los ingresos de las familias de México. Creo que la semana entrante aparecerán las cifras de pobreza del país y serán también negativas. Han empezado ya las celebraciones por las malas cifras, en esa especialidad crítica mexicana que consiste en comentar gozosamente su pobreza multitudinaria, más que su no pobreza, multitudinaria también. Las malas cifras están ahí y sirven para lo de siempre: contradecir esa otra especialidad pública que es el optimismo oficial, centrado en celebrar el manejo de la crisis como menos costoso y de rendimientos más rápidos de lo esperado. Las cifras negativas no mienten y el discurso gubernamental no carece de verdad: la crisis fue profunda y su manejo ayudó a sortearla con menos costos de lo imaginable. Pero ni las cifras negativas ni el discurso del gobierno inducen en el debate público la reflexión de futuro que el país necesita. Esa reflexión se refiere a cómo romper de una vez por todas el rasgo estructural de la economía mexicana de las últimas décadas que es el crecimiento mediocre. México ha alcanzado una estabilidad macroeconómica que no tuvo en las últimas décadas del siglo XX, pero no ha tenido el crecimiento que el bienestar de su población requiere. El mal de fondo a corregir en México es la mediocre creación de riqueza. El mensaje para el futuro de la crisis de 2008 es que si no queremos seguir contando alzas y bajas en nuestra pobreza tenemos que desatar un proceso definitivo de crecimiento. Lo innegociable rumbo al 2012 debe ser una exigencia de prosperidad, pues sólo de ella vendrá el bienestar duradero y generalizado que el país requiere, y sólo ella nos sacará del circuito neurótico de la continua queja y la renovada frustración por los coeficientes de nuestra privación. Lo primero que tienen que hacer los países para ser prósperos es proponérselo. No hemos dado ese paso y por eso seguimos contando nuestras caídas en lugar de estar midiendo nuestros saltos. (Milenio)

IFE

  • María Amparo Casar. Nuevos consejeros del IFE. En la integración del Consejo General del IFE es necesaria una solución de fondo: sacar de la esfera de los partidos el nombramiento de los consejeros. Entre las muchas amenazas que enfrenta el IFE hay dos que pueden resultar fatales para las elecciones 2012: la duda sobre la imparcialidad e independencia de los consejeros y la incompleta integración del Consejo. La primera es fundamentalmente responsabilidad de los partidos que hicieron del Consejo un reparto por cuotas, que buscan interferir en sus decisiones y que cuestionan y litigan cada resolución. Con ello no resto responsabilidad a las propias resoluciones de los consejeros que han coadyuvado a las dudas sobre su imparcialidad. La segunda es responsabilidad exclusiva de los legisladores que no han cumplido con su obligación constitucional de nombrar a los consejeros fallantes. Para resolver la primera, Aguilar Camín ha propuesto la idea de que todo el Consejo presente su renuncia Esta situación se ha dado en otras naciones democráticas y para instituciones tan o más importantes que la autoridad electoral. Fue el caso del Tribunal Constitucional en España. La propuesta, injusta pero quizá liberadora para algunos consejeros que se han desempeñado con toda probidad y profesionalismo, tendría la ventaja, como lo señala el propio Aguilar Camín, de elevar el “costo de los partidos políticos y del gobierno por haber manipulado al IFE a tal extremo”. Agregaría otras dos ventajas: de un plumazo desaparecerían los juicios y prejuicios que ya se han acumulado respecto a la independencia de los consejeros y se abriría la oportunidad para cambiar el método de selección. Tendría, sin embargo, las desventajas de que otra vez por presiones se desintegrara el órgano electoral y de perder la profesionalización y experiencia acumuladas a solo dos meses de que comiencen las elecciones. Para resolver la segunda Pedro Salazar sugiere una solución que debería tomarse con toda seriedad. Pedir a la Suprema Corte que de entre los 17 aspirantes que ya pasaron la criba del método que idearon los legisladores insaculen a tres para ocupar las vacantes. De esta manera se salvaría el riesgo latente de que todas las decisiones del Consejo pudiesen ser controvertidas en un juicio y llegar al extremo de tener una elección sin validez jurídica Ante la irresponsabilidad de los legisladores la solución aparece viable y necesaria De hecho, existe el antecedente en México cuando el Tribunal Electoral ante la inacción de los legisladores de Yucatán integró una lista de aspirantes, insaculó a los consejeros e integró al Consejo Estatal Electoral. Las dos propuestas podrían solucionar la coyuntura que no es cosa menor pero lo que necesitamos es una solución de fondo: sacar de la esfera de los partidos el nombramiento de los consejeros. Propondría incluso algo más radical: eliminar la presencia de los partidos en el órgano electoral pues sus representantes no han usado su posición en el Consejo para mucho más que denostar a los propios consejeros, para denigrar a sus adversarios y para atizar los conflictos político-electorales. Realmente me pregunto, ¿qué tienen que hacer los “arbitrados” en el órgano encargado de arbitrar? ¿Tienen acaso los afectados un asiento en el Banco de México o en el IFAI? ¿Están los censados representados en el INEGI? ¿Deben tener un asiento en la Cofetel o en la Cofeco los empresarios? La despartidización de los órganos reguladores o de los organismos autónomos sin duda ayudaría aunque ahí donde hay grandes intereses y las resoluciones pueden significar la diferencia entre la vida y la muerte de empresas o de partidos siempre habrá la tentación de interferir en las voluntades de quienes tienen en sus manos el poder de decisión. Al final, “para asegurar la independencia de las autoridades reguladoras, las reglas formales no son la clave del asunto. Es más bien en la baja calidad de los comportamientos políticos donde radica el problema. La gobemanza de un sistema político-administrativo se nutre del funcionamiento de dos clases de instituciones: las formales -que son la materia propia del diseño institucional- y las informales -tradiciones, normas no escritas, patrones culturales y valores-” (Longo y Saz, El País, 17-07-11). No hay método de nombramiento que valga cuando tenemos actores que lejos de proteger el interés general buscan por cualquier método imponer el suyo propio. Se puede resolver el problema de un Consejo General incompleto por la vía de la Suprema Corte. Se puede apelar a la renuncia de los consejeros como medida de presión pero, ¿y los que vengan? ¿cómo los protegemos de los comportamientos políticos de los regulados?. (Reforma)

Maestra / Tensión / Gallos / Educación

  • Joaquín López-Dóriga. Qué onda con la maestra. Cuando el 29 de junio Elba Esther Gordillo reveló las negociaciones de 2006 con el candidato Felipe Calderón a cambio de posiciones en seguridad nacional, Roberto Campa; Lotería Nacional, Francisco Yáñez, y el ISSSTE, Miguel Ángel Yunes, apunté que no eran un mensaje para el Presidente ni para el propio Yunes, sino para el priismo, ahora seducido por la misma maestra, defenestrada en aquel julio, por haber construido otro partido, el Panal, al tiempo que ocupaba la secretaría general del PRI. Esa revelación llevó al presidente Calderón a responder que él sólo había respetado una decisión política existente desde Vicente Fox, que fue quien negoció con ella posiciones de gobierno a cambio de apoyo electoral, como negoció con el Partido Verde, al que no le cumplió, y a Yunes a contestar con una serie de acusaciones en torno a millones de pesos, ya como cuota mensual, 20 millones, ya como aportación electoral para las elecciones de 2009, 300 millones. En medio de este escándalo, porque es un escándalo, Elba Esther intentó una fuga al futuro. En entrevista con el diario español El País, jugueteó con la idea de apoyar a Marcelo Ebrard para la Presidencia de la República en las elecciones del año que viene, cuando no está clara su candidatura por el PRD, no se diga por PT o Convergencia, donde es imposible, esas franquicias ya están vendidas y ocupadas. Su relación con Ebrard no es nueva. Que le pregunten a Manuel Camacho, que cuando regente del Distrito Federal, en 1992, bloqueó la descentralización educativa de Carlos Salinas operada por Ernesto Zedillo desde la SEP. Fue esta la única entidad en la que no se aplicó por la gestión de la mancuerna Gordillo-Camacho. Entonces era su secretario de gobierno y operador político inigualable. Ahora que la maestra coquetea con Ebrard, lo único que hace es encarecer su negociación electoral con el PRI, que, insisto, en una elección con ventaja superior a cinco puntos, sería irrelevante. Una cosa es ganar con .56 por ciento, como en 2006, siendo el fiel de la balanza, y otra que el candidato del PRI gane por 10 puntos, lo que anularía peso y restaría fuerza de negociación. Por eso habló de su cariño por Marcelo o vende caro tu amor. Pero el mensaje es para el PRI. *****Retales. 1. CISEN. Guillermo Valdés deja la dirección del Cisen. No tengo claros los motivos, pero su salida es una decisión tomada por el presidente Calderón, claro, e inminente; 2. COCOA. No sólo será candidata del PAN al gobierno de Michoacán en las elecciones de noviembre, sino que Luisa María Calderón Hinojosa maneja una ventaja que el PAN nunca había tenido en aquella entidad; y 3. EXTRA. En la cúpula priista confirman un periodo extraordinario para agosto. Hablan de reforma laboral y alguna otra. (Milenio)
  • Salvador García Soto. Elba tensa al PRI. El llamado de Humberto Moreira para evitar “rupturas” en el PRI y propiciar los “entendimientos” hizo que muchos dentro y fuera del viejo partido voltearan a ver al senador Manlio Fabio Beltrones, cuyo movimiento y decisiones futuras preocupan a buena parte del priísmo. Pero el del sonorense no es el único pendiente que tienen los tricolores en su intentona de regreso al poder. Elba Esther Gordillo y su propuesta de alianza para 2012 con el partido que la vio nacer en política se han convertido en un tema que provoca tensiones al interior del PRI. Entre priístas de la cúpula ha surgido un movimiento que se opone a que su partido se alíe con la maestra en la elección presidencial, con el argumento de que ella “traicionó al priísmo en 2006 y jugó en su contra”, además de considerar que la imagen de la lideresa magisterial es un pasivo que el electorado cargaría al PRI. Voces como la de Francisco Labastida y María de los Ángeles Moreno se han expresado abiertamente en contra de la alianza con Gordillo y hay otras fuerzas dentro del priísmo que, aunque no lo dicen, se opondrían a pactar con la dirigente del SNTE, como lo planteó el dirigente nacional de su partido, Humberto Moreira Valdez. La figura de Elba puede dividir al priísmo y convertirse en un motivo de discordia. Tal vez también a eso se refiera Moreira en su llamado a evitar las rupturas y a buscar entendimientos. Hasta ahora los principales promotores de esa alianza han sido Enrique Peña Nieto, que ya se alió con ella en los recientes comicios del Estado de México, y el propio Moreira, que públicamente anunció que los priístas buscarían a Gordillo para plantearle una alianza común en 2012. Moreira conoce muy bien a Elba Esther Gordillo; en Coahuila primero fue su aliado, luego, junto a su hermano Rubén Moreira, actual gobernador electo, se enfrentó a ella y la desafiaron al quedarse con el control del seccional del SNTE. El líder priísta y la maestra han tenido una historia de acercamientos, afectos, pero también desencuentros que al final la llevaron a ella a apoyarlo cuando fue candidato a la gubernatura coahuilense, para después en el poder distanciarse por momentos y volver a encontrarse. Es conocida la anécdota cuando, en una reunión de la Conago en 2010 a la que fue invitada Gordillo para hablar del tema educativo, todos los gobernadores presenciaron cuando Elba Esther ignoraba las intervenciones de Moreira, con quien estaba molesta, y hasta volteaba a otro lado o llamaba a sus colaboradores para decirles algo cuando el entonces gobernador de Coahuila tomaba la palabra. Antes, al llegar, la maestra le había negado el saludo al coahuilense y se lo había brincado para después ignorarlo y desairarlo durante todo el encuentro. Hubo un momento, antes de finalizar la reunión, en que Moreira se levantó de su lugar y comenzó a despedirse de los gobernadores de todos los partidos a los que, previamente, había explicado que saldría a mitad del encuentro por su agenda. Saludó a cada uno de mano en su despedida y cuando llegó hasta Elba Esther ésta no le extendió la mano: “Maestra, me estoy despidiendo”, le dijo el gobernador. Ella volteó a verlo y molesta le reprochó: “¿Y por qué se va si todavía no terminamos?, ¿no le interesa lo que estamos diciendo?”. “No, maestra, lo que pasa es que tengo compromisos; además, usted no me ha pelado en toda la mañana, ni siquiera me escuchó”, replicó Moreira. Elba sentada le espetó: “Pues usted viene enojado a la reunión”. El remate del coahuilense vale la anécdota: “¿Cómo podría yo estar enojado con mi madre?”. Elba se levantó de su asiento conmovida y se fundió en un abrazo con el pupilo que volvía. El problema para Humberto Moreira será que, aunque conoce bien la efectividad de la estructura electoral y operativa de Elba Esther, y sabe la diferencia que puede hacer en una elección cerrada —si la elección es abierta y hay una ventaja amplia de un partido, no necesariamente el Panal, y los maestros aportan mucho—, tiene enfrente el problema de garantizar que una alianza con la lideresa del SNTE no vaya a provocar una fractura priísta como las que él mismo llama a evitar en el discurso. (Universal)
  • Francisco Garfias. Los gallos de La Maestra. “No se hagan bolas”, diría el clásico Salinas. Más allá de sus afectos, Elba Esther Gordillo va a aliarse con el candidato más fuerte en las elecciones presidenciales. Lo de menos es que sea del PRI, del PAN o del PRD. Para La Maestra es una cuestión de sobrevivencia no equivocarse con el ganador. Lo sostenemos a pesar de que la nota política, ayer, fue lo que le dijo al periodista Pablo Ordaz, corresponsal del diario español El País: Le gusta Marcelo Ebrard para Presidente de la República. Es exactamente lo mismo que le escuché hace dos o tres años, pero en una cena privada. Es también lo que escribió Jorge Castañeda en el suplemento Enfoque del diario Reforma, el domingo 10 de julio. Pero el tema la rebasa. Si a Marcelo no le alcanza para asegurar la victoria, puede dar por descontado que el apoyo del poderoso sindicato de maestros irá para otro abanderado. El costo de respaldar a un perdedor es inaceptable para la mítica profesora. A Gordillo se le ha visto muy cerca de Enrique Peña Nieto en los últimos meses. El priista es puntero, por mucho, en las preferencias electorales. Han aparecido juntos en actos públicos. Sabemos que el gobernador mexiquense ha correspondido ampliamente a esas muestras de afecto. Por si acaso, a Elba tampoco le disgusta el calderonista Ernesto Cordero. “Le tiene respeto y afecto”, aseguró Castañeda, quien conoce muy bien a su ex aliada política. Pero hay más: por boca del ex jefe nacional panista, Manuel Espino, nos enteramos de que Alonso Lujambio fue a visitarla a su casa —y no al revés— apenas fue nombrado secretario de Educación. Elba, es público, no simpatiza ni con Vázquez Mota ni con Santiago Creel. Se distanció de la actual diputada federal cuando ésta fue titular de la SEP. La Maestra llegó incluso a afirmar, en una entrevista con Raymundo Riva Palacio, que Josefina no sabía nada de educación. A Creel, con quien tenía una relación cordial, no le perdona haberla desconocido públicamente. Al que menos quiere ver en la Presidencia de la República es, sin duda, a Andrés Manuel López Obrador. En 2006, cuando el tabasqueño estaba en la cúspide de su popularidad, quiso pactar con él. Pero El Peje la desairó. La considera como integrante de lo que llama “la mafia en el poder.”  En la multicitada entrevista con El País, La Maestra admitió no sólo que tiene “mala fama”, sino que su apoyo puede perjudicar a tal o cual candidato, y eso incluye a Marcelo. No se entiende, entonces, por qué hizo públicas sus simpatías. Los sospechosistas empiezan a divulgar versiones de que es plan con maña para favorecer a su candidato real: Peña Nieto. Sabemos que al interior del PRD las palabras de La Maestra cayeron como patada de mula. Jesús Zambrano, presidente nacional del PRD, integrante de Nueva Izquierda, la corriente que destapó a Marcelo como su candidato en 2012, se apresuró a desmarcarse. “Es una suerte de beso del diablo”, recalcó Chucho.(Excélsior)
  • José Cárdenas. Elba, Lujambio y la mala educación. Si un abogado pierde 70% de sus casos, ¿puede ser considerado profesional? ¿Lo es el beisbolista que resulta ponchado en siete de cada diez turnos al bat? Para ser considerado maestro de educación preescolar, primaria o secundaria, y aspirar a una plaza laboral, basta responder acertadamente 34 de 110 preguntas de un cuestionario de conocimientos. Menos de 70 por ciento. Sacar 3 de calificación. A eso hemos llegado con la educación, un servicio del que tanto depende nuestra calidad de vida, hoy, mañana y pasado. ¿Cuándo nos atreveremos a ver el impacto real de la impreparación? En vez de visitas al geriatra para curar o remediar sus males, la SEP, “una loca nonagenaria” (con perdón, maestro Vasconcelos), celebró un año más de vida institucional sumida en la indigencia: su cuestionada capacidad para educar y sembrar conocimiento. Estamos logrando conjuntar, como sociedad y país, dos formas extremas del horror: la impreparación de los maestros y la de los alumnos. A la mala educación se suma la insuficiente oferta de vacantes en las escuelas.  Hoy, la educación es clientelismo puro, trampolín o subibaja para 2012. El maestro es botín para quienes disputan su voto y tratan de amarrar compromisos con las urnas, no con los pupitres. Si le recordamos a Alonso Lujambio, el secretario de Educación Pública, o a La Maestra Elba Esther Gordillo, “propietaria” del sindicato magisterial, que tienen todavía entre sus manos una de las responsabilidades más grandes del país, seguramente lo verán como una crítica o un instrumento del golpeteo político de sus reales o presuntos adversarios. ¿Habrá alguna actividad nacional, la que sea, donde la impreparación no ha dejado su huella escandalosa? Sin duda. En todas partes se cuecen habas o crecen garbanzos (o chicharitos) de a libra. Pero también en el deporte, para no ir muy lejos, seguimos creyendo más en golpes de suerte que en resultados surgidos de  estructuras formativas, organizadas y sólidas. ¿Cuántos de nuestros representantes populares reprobarían un examen básico de geografía, historia elemental o aritmética básica, por no decir de leyes o filosofía política? ¿Podríamos imaginar una sociedad en la que se necesita un mínimo de conocimientos demostrables para ser político profesional antes de asumir cualquier forma de representación? Claro, en el catálogo de la impreparación y la subcultura educativa nacional habría que incluir a los periodistas que no distinguimos entre noticia y opinión o que escribimos exorcizar con “s”. ******MONJE LOCO: La dueña perpetua del SNTE, Elba Esther Gordillo, le obsequia a la educación pública la flor más bella de los jardines de su sinceridad. “Por mi mala fama tengo que tener cuidado al apoyar a tal o cual candidato”, declara al diario español El País. De pasadita, envió uno más de sus besos envenados: “El candidato que más me gusta es Marcelo Ebrard”. Ya se sabe, ya se supo. (Excélsior)

Josefina / PAN

  • Ciro Gómez Leyva. ¡La candidata es Josefina! Hace dos martes, fresca aún la tunda mexiquense, propuse aquí que se hacía tarde y los números marcaban que Josefina Vázquez Mota y Santiago Creel eran los únicos panistas con cierto empaque para dar la pelea en 2012. El argumento era simple y se basaba en el tiempo y la circunstancia: no había racionalidad que permitiera pensar, con seriedad, que con las nuevas reglas y plazos Ernesto Cordero, Alonso Lujambio, Javier Lozano, Emilio González y Heriberto Félix pasarían del tres por ciento que marcaban en las encuestas, a los veintes, casi treintas, que traían Josefina y Creel. Pues, bien, dos martes después, he aquí la encuesta nacional del Gabinete de Comunicación Estratégica (GCE), levantada el jueves 21 (mil 500 entrevistas telefónicas). La tendencia se acentúa. Josefina y Creel se separan más del pelotón. Pero la nota está en que Josefina rebasa por primera vez con claridad al ex senador. En población abierta le gana 30 a 23 por ciento. Entre los panistas, que son los que van a decidir, la proporción es la misma: 32 a 25. Y con la diputada avanzando semana a semana. De mantenerse esta secuencia, Josefina podría entregar la coordinación del PAN en San Lázaro en septiembre con una diferencia clara de dos dígitos que, virtualmente, la convertiría en la candidata. Para el registro queda la ubicación en la encuesta del GCE de los otros aspirantes (respuesta de los panistas): Josefina, 32; Creel, 25; Lujambio, 7; Emilio, 5; Cordero, 3.5. Lozano, por cierto y pese a declinar 72 horas antes de la medición, marcó 3.7. Si el PAN o alguno de los precandidatos tienen otros números sería muy útil que los mostraran. Porque Josefina ya tomó vuelo. (Milenio)
  • León Krauze. El nombre del PAN. Hace algunas semanas, en la charla que tuvimos en W Radio, le pregunté al presidente Calderón si le preocupaban los resultados de los candidatos panistas en las elecciones de 2011. Quise saber, por ejemplo, qué pensaba Calderón —apasionado desde pequeño como estratega electoral blanquiazul y dirigente juvenil de su partido— de que los primero votantes hubieran abandonado en masa al PAN en el Estado de México y amenazaran con hacerlo de manera más clara en 2012. Después de todo, apunté, la elección del año que viene será la primera en la que un votante que se estrena sólo habrá conocido de gobiernos panistas en Los Pinos. Calderón aceptó preocuparse por el tema. Me dijo que le interesa entender el desánimo de los jóvenes no tanto con el PAN, sino con la política en general. Y después aprovechó para definir algunas características del candidato ideal panista en la elección del año que viene. Describió a un hombre (o mujer) joven, con “propuesta de futuro”, bien conectado con las redes sociales, capaz de “atraer a esos votantes” para los que el PAN no es la oposición, sino el gobierno establecido, el statu quo: lo que, en la rebeldía natural de los 18 años, uno rechaza. El PAN deberá tener en cuenta los apuntes de Felipe Calderón cuando el partido decida, como parece estar haciendo ya, el nombre del candidato que lo representará el año que viene. Pero, antes, los panistas deberán plantearse una pregunta fundamental. En la política electoral hay dos tipos de candidaturas: las pragmáticas y las testimoniales. Las primeras buscan la victoria, las segundas algún tipo de legitimación incluso moral (pero también narcisista, ya sea de quien la impone o de quien se impone). Casos sobran. Aproveché estos días de descanso para leer un gran libro sobre la candidatura de George McGovern por el Partido Demócrata en las elecciones de 1972 en Estados Unidos. McGovern creyó que podría ganar la presidencia estadunidense desde la izquierda, blandiendo un pacifismo radical contra la guerra de Vietnam. Obstinado, se negó a moderar el discurso en asuntos fundamentales para ganar el favor de organizaciones y votantes incluso dentro de su propio partido. McGovern era, pues, un romántico. Y como tal, perdió. Richard Nixon —tampoco el hombre más popular de la historia de EU, valdría la pena aclarar— le pasó por encima el día de la elección. La lección detrás de la historia de McGovern para el PAN (y para el PRD, pero esa es otra historia) está clara: lo primero que debe hacer un partido a la hora de elegir a un candidato es decidir si quiere ganar. Si el PAN quiere ganar, por ejemplo, no puede darse el lujo de nominar a un aspirante mucho mayor, en edad, a Enrique Peña Nieto. El presidente Calderón está en lo correcto: dada la identidad del candidato del PRI, la edad podría ser un factor potencial de decisión entre los electores. Esta última consideración esconde otra variable que los panistas no pueden dejar de lado: el contraste con el puntero. Enrique Peña Nieto está ya, con toda probabilidad, esperando en el cuadrilátero. Tiene fortalezas y debilidades. Quien suba a enfrentarlo tendrá que defenderse de las primeras y explotar hábilmente las segundas. Y no se trata solamente de las fortalezas políticas del puntero. Los otros factores, como su manejo de medios y hasta su presencia física (variable frívola para algunos que deberían leer un poco más sobre política electoral en tiempos de televisión), también deberán ser tomados en cuenta. Así, el PAN deberá elegir a un aspirante con la capacidad para desgastar a Peña Nieto. Alguien con la capacidad de devolverle al partido que ha gobernado el país durante 12 años algo de su carácter opositor, innovador, diferente. Alguien, también, que pueda poner en una disyuntiva a los (y, de manera crucial, las) votantes que quizá hayan optado por Peña Nieto dada su pinta de joven y serio padre de familia. Alguien, también, que pueda hablar con autoridad de economía, tema que parecen haber elegido los priistas como narrativa para 2012. Alguien ya conocido y aceptado pero suficientemente desconocido aun como para tener potencial de crecimiento en aceptación. Los panistas deben dejarse de engaños. Veremos pronto si impera el pragmatismo o los panistas se hunden en los pretextos de la ineficacia y el narcisismo. (Milenio)

Hoyo

  • Ricardo Monreal. El Hoyo de Reforma. Los gobiernos producen monumentos a su imagen y semejanza. Por ello, el hoyo que actualmente se encuentra en la esquina de Paseo de la Reforma y Lieja, de 50 metros de profundidad y 15 de diámetro, donde presumiblemente debería estar desde septiembre del año pasado la Estela de Luz (un par de esbeltas columnas de acero inoxidable italiano de 104 metros de altura, forradas con placas de cuarzo brasileño, incoloro y neutro, resaltadas por un diseño francés de iluminación que destacaría la forma romboédrica y translúcida del cristal, donde lo único nacional es el presupuesto, la mano de obra y la ineficacia), debe permanecer en su estado actual y pasar al catálogo de monumentos históricos nacionales como la expresión de ingeniería y arquitectura más acabada de lo que ha representado para el país la actual administración federal. No hay necesidad de esperar a diciembre del presente año ni mucho menos gastar cerca de mil millones de pesos (250 por ciento más que el presupuesto original) para tener de pie la Estela de Luz, si en las condiciones actuales se podría inaugurar ya, en esta misma semana, el Hoyo de Reforma como monumento conmemorativo del gobierno en curso. Un grupo de herreros podría concluirla en horas: sólo requiere de unos barandales de protección en la boca del pozo y un arco peatonal sobre la circunferencia, para tener una vista central, panóptica, del boquete de 50 metros de profundidad. ¿Qué hazañas conmemoraría El Hoyo de Reforma? Varias. La fosa común en que se ha convertido al país, con más de 50 mil muertos y desaparecidos que al día de hoy reporta la violenta batalla por la seguridad. Son homicidios colectivos, seriales, cometidos por comandos de la muerte, donde en la mayor parte de los casos no hay siquiera averiguación previa; por lo tanto, no hay nombres, rostros, rastros ni presuntos responsables a perseguir. En las paredes de obsidiana del Hoyo de Reforma podrían colocarse los nombres de todas las víctimas doblemente ejecutadas: por las balas de la delincuencia y por la irresponsabilidad del sistema judicial mexicano, que ha encontrado en el mullido argumento “fue un pleito entre delincuentes, entre bandas, entre ellos”, la puerta de salida a su ineficacia, sin caer en cuenta que con esta actitud indolente se incurre en el grave delito de denegación de justicia, el cual se puede ventilar y castigar en tribunales internacionales, por ser una variante pasiva de genocidio. Pero la escatología no es lo único que podría albergar el socavón de Reforma. También se podrían colocar en lo más profundo de su lecho las reformas que han horadado la confianza ciudadana, como la electoral; las que se han pospuesto por motivos de alianzas políticas, otrora inconfesables pero hoy verificables, como la educativa; las que buscan vulnerar derechos sociales de los trabajadores como la reforma laboral; las que han generado un boquete presupuestal como la reformas de pensiones; o las que pretenden perforar y privatizar el petróleo, la energía, el agua y los demás recursos naturales. Al final del Hoyo de Reforma podríamos encontrar también una promesa electoral que terminó en burla social: “La Presidencia del Empleo”. Un millón de empleos formales en cuatro años, contra dos millones de empleos informales y 2 millones 750 mil mexicanos buscando empleo sin encontrarlo, es el tamaño del boquete laboral que luce el país en este momento. A un lado de esta promesa fallida podríamos colocar otros dos buenos deseos de política económica: “México ya dejó de ser pobre” y “el salario de hoy rinde más que hace 20 años”. En los últimos cinco años, la pobreza no sólo persistió, sino que seis millones de nuevos pobres se incorporaron al sótano del endeble edificio social mexicano, conformado por 23 millones de personas que carecen de recursos para obtener siquiera los alimentos básicos. ¿Y el sueño de una clase media con vivienda, carro, internet, escuela privada y consumibles a 18 meses sin intereses? En los últimos dos años, las familias mexicanas por igual, es decir, los de arriba, los de abajo y los de en medio, vieron reducir sus ingresos reales en poco más de 12 por ciento. Todo ello según el Coneval y el Inegi, dos instituciones que no manejan percepciones sino realidades. En el fondo del Hoyo de Reforma está el verdadero suelo arcilloso y movedizo que convirtió la Estela de Luz en un caudal de irregularidades, opacidades y denuncias cruzadas: la decepción ciudadana hacia un gobierno, que lo mismo se muestra incapaz de garantizar seguridad y bienestar a la población, que ineficaz para terminar un monumento conmemorativo. El Hoyo de Reforma debe permanecer como la obra emblemática del actual gobierno, por lo que habrá que buscar una nueva ubicación a la Estela de Luz, para conmemorar el tricentenario de la Independencia y el Bicentenario de la Revolución. Al fin que tenemos 99 años por delante para, ahora sí, planear, ejecutar y entregar la obra en tiempo y forma. (Milenio)

Justicia / Tráfico

  • Fernando Escalante.  Contra pereza, diligencia. La semana pasada arremetió Carlos Marín contra el Congreso, a cuenta de la reforma de la ley de seguridad. En el título estaba todo: “Miserable negligencia diputadil”. Mencionaba declaraciones del general Demetrio Gaytán, subsecretario de Defensa, y del almirante Francisco Saynez, secretario de Marina, decía que el proyecto de una nueva Ley de Seguridad Nacional “se mantiene congelado”, y que a pesar de la urgencia, los diputados “siguen en la cachetonería”. Tengo que confesar que no entiendo. Marín sabe perfectamente que el proyecto de reforma de la Ley de Seguridad es complicado. Sabe que la minuta que se está discutiendo es un texto de ochenta páginas, que propone cambios para más de treinta artículos de la ley, relativos a las funciones y atribuciones del Ejército, a las formas de coordinación de los diferentes niveles de gobierno, y que de hecho implica una modificación de la relación entre los poderes. Significa, en la práctica, que el Ejecutivo federal pueda emplear al Ejército unilateralmente, sin necesidad siquiera de la aprobación del Congreso, ni consultarlo con gobernadores o presidentes municipales, y emplearlo en sustitución de todos los cuerpos de policía. No es fácil que los diputados se pongan de acuerdo en eso. No es “cachetonería”. Marín sabe perfectamente que el proyecto original, aprobado en el Senado hace más de un año, era muy distinto, y sabe que quien detuvo la reforma fue el Ejecutivo. Porque no estaba concebida en los términos que quería el secretario de la Defensa. Se intentó hace un par de meses que el nuevo proyecto, precisamente en sentido contrario, fuese aprobado por el pleno de la Cámara con dispensa de trámites: sin dictamen de comisiones y prácticamente sin tiempo siquiera para leer la iniciativa. Si se hubiese hecho así, si se hubiese aprobado a toda prisa, sin discusión, una reforma de esa envergadura, habría motivos para acusar a los diputados de negligencia. No es el caso. Sin duda, hace falta una reforma de la ley. Pero no cualquier reforma. En este momento hay dos ideas radicalmente distintas sobre lo que conviene. Y es un asunto de la mayor gravedad: ¿es extraño que no haya un acuerdo? ¿Habría que aprobar cualquier cosa, a toda prisa? Insisto en no entender. Yo sé que esos insultos genéricos son muy cómodos, y no comprometen casi nada. De “los diputados” se puede decir cualquier cosa (decía de los demás, no me refería a ti, compadre, ¿cómo crees?). Entre los comentarios al texto de Marín, en Internet, uno hablaba de la “mezquindad” de los diputados, otro de su “absoluta ineptitud”, otro más los llamaba “ignorantes y rateros”, y alguno, con toda claridad: “Si de mi dependiera, los desaparecía”. En ésas estamos. Con motivo de un proceso en que el funcionamiento de las cámaras ha sido ejemplar: el Senado propone una cosa, el Ejecutivo se inconforma, un grupo de diputados propone algo distinto, una comisión pide más tiempo para discutir… ¿No se trataba de eso? ¿Negligencia? ¿Cachetonería? ¿De quién? (La Razón)
  • Ricardo Alemán. Ciegos y sordos. Durante años, fue un lugar común comentar que México sólo era un país de paso para la droga. Es decir, sólo vimos pasar la droga y los fabulosos negocios de industria más rentables en la historia de la humanidad. Luego se dijo que México “evolucionó”, de país de paso, a país de consumidores. Más tarde, amanecimos con la noticia de que las bandas criminales no sólo peleaban por las rutas de tránsito al vecino del norte —convertido en el mayor consumidor de droga del mundo—, sino que se extendieron a todo el país, para disputar “las plazas” de la droga. Por eso, según se dijo, al inicio del gobierno de Calderón comenzó una guerra de las instituciones del Estado contra las bandas criminales y los barones de las drogas. Más tarde, escandalizó a todos el río de muertos que provocó esa guerra y empezó el reparto de culpas. Los vividores de la política culparon al gobierno federal, como si los militares, marinos y policías federales fueran responsables de matar a 40 o 50 mil personas. Otros “abusadillos” vendieron la especie de que la culpa era del gobierno porque —según su chabacana versión— “agarró a palos contra el avispero”, como si el problema no fuera la existencia misma del avispero del crimen y el narcotráfico, sino los palos lanzados. Aun así, los más sensatos dijeron que el problema creció a niveles de alarma por una combinación de factores que incluyen corrupción de las instituciones del Estado, complicidad política y valemadrismo social. Lo curioso es que, durante años, la sociedad toda parece ciega y sorda a un factor fundamental de la ecuación que hace posibles el crimen, el narcotráfico y su estela de violencia. ¿Y cuál es ese factor? Precisamente la ceguera y la sordera de cada uno de los ciudadanos —y de la sociedad en general—, frente a un problema que está en la casa de todos —o de casi todos—, en la escuela de todos, en la empresa de todos, en la fábrica de todos, la colonia de todos, en el municipio y el estado donde cada uno hace su vida cotidiana. ¿Cuántos no conocen a un hijo, hermano, primo, padre… que consume algún tipo de droga prohibida? ¿Cuántos no conocen a un amigo de la infancia, compañero de escuela, cuate de parrandas, compañero de oficina que consume algún tipo de droga prohibida? ¿Cuántos no saben de un pariente o amigo que completa sus ingresos con la venta o distribución de drogas prohibidas, de piratería o productos robados? ¿Y qué hacemos frente a esa realidad que lastima a todos? Por vergonzoso que resulte, preferimos la ceguera y la sordera, al tiempo que mentamos madres contra el gobierno, la policía, los militares. Peor aún, ¿cuántos queman un churro, se meten una tacha, una raya, y luego a gritar rabiosos “No más sangre”, al tiempo que piden juicio político contra Calderón? ¿Cuántos dueños de escuelas particulares, directivos de esas mismas escuelas, profesores, vigilantes… saben que en sus escuelas se vende y consume de manera libre todo tipo de drogas? ¿Cuántos directores de escuelas públicas, coordinadores, maestros, conserjes… saben quién vende y consume todo tipo de drogas en sus escuelas? ¿Cuántos padres de familia saben que sus hijos son consumidores habituales? ¿Cuántos empresarios de antros y centros de reunión juvenil saben que sus lugares son el reino de la venta y el consumo de drogas? ¿Y qué hacen ante esa realidad? Cierran ojos y oídos, voltean a otro lado, y prefieren culpar de la violencia y del crimen al gobierno de su antipatía. Sin duda es una tragedia la incapacidad de los gobiernos estatales, municipales y el federal en la lucha contra el crimen, la violencia y el narco; sin duda es una tragedia la muerte de 40 o 50 mil personas, sean o no producto de las disputas entre bandas criminales. Pero la tragedia es mayor cuando se descubre que hoy la droga está al alcance de todos: niños, jóvenes y adultos —de todos los estratos sociales y todos los oficios y profesiones—, y que nadie quiera ver que, con cada churro, tacha o línea se puede comprar una bala igual a las que mataron a 40 o 50 mil personas. La tragedia está en la ceguera y la sordera de muchos ciudadanos frente a un problema que se metió a casas, escuelas, universidades, oficinas, empresas; que ha convertido a gremios completos en centros de venta y consumo de drogas. ¿Qué hace cada ciudadano para romper las redes de tráfico, venta y consumo de drogas, que está en su entorno inmediato? Poco o nada, prefiere permanecer ciego y sordo. Eso sí, “que chingue a su madre el gobierno”. (Excélsior)

PGR

  • Miguel A. Granados Chapa.  PGR: ¿ineficaz o qué? Que un miembro del PRI y dos del PRD han vivido cárcel o persecución por acusaciones que el Ministerio Público federal no puede sostener ante los tribunales. Es preciso saber por qué no funciona bien. En traspiés sucesivos la Procuraduría General de la República, quien quiera que sea su titular, da muestra de una ineficacia abrumadora O de algo todavía más grave: el uso político de sus atribuciones, o la corrupción de quienes las ejerce. La semana pasada surgieron nuevas evidencias de la falibilidad del Ministerio Público federal. Gregorio Sánchez, ex alcalde de Cancún (o del municipio de Benito Juárez, QR, para acatar la formalidad jurídica), salió del penal de San José del Rincón en Nayarit No está en libertad plenamente, porque la PGR se las arregla para mantenerlo es una situación discutiblemente legal: está detenido, y sujeto a un procedimiento que permite su localización, pero no está arraigado ni sujeto a un proceso penal ante la justicia penal federal. En los días siguientes, otro perseguido por el Ministerio Público, el legislador desaforado Julio César Godoy, se benefició de un amparo en que por cuestiones de forma se le protege contra la vetusta orden de aprehensión que ha sido puesta en entredicho por la defensa del hermano del gobernador de Michoacán. Desde que el año pasado la PGR incriminó a Sánchez por diversos delitos y consiguió una orden de aprehensión que lo sacó del proceso político en que era candidato al gobierno de Quintana Roo, se barruntó que la actuación ministerial podría estar regida por una intención política, que afectaba medularmente las posibilidades de triunfo de la alianza del PRD, el PT y Convergencia Ese móvil parece confirmado ahora, en que Sánchez ya es una figura políticamente inocua. Cierto es que la PGR no renuncia a hacerlo retomar a la prisión, y para no dejarlo enteramente libre -y claramente evidenciada su motivación extralegal- lo mantiene en un limbo jurídico, bajo acusaciones que aparecen con un perfil más opaco y aun oscuro que las que lo retuvieron por 14 meses en prisión. Si hubo un diseño político en la aprehensión de Sánchez, sus metas se cumplieron puntualmente, pues su captura trastocó completamente el escenario electoral quintanarroense. Sánchez era un candidato competitivo, y aunque no gozaba de universal buena fama y había en su trayectoria momentos que hacían dudar de su reputación, no era remoto que venciera al candidato priista Roberto Borge, un muchacho inexperto que forma parte de una presunta nueva clase política, que se diferencia de la antigua únicamente en que sus integrantes son casi púberes y ostentan una fachada convincente aunque el contenido de la cabeza respectiva no corresponda a las exigencias de los ciudadanos. , Sánchez era, o es, un empresario próspero, que hizo fortuna en apenas década y media de radicar en Cancún. Un enriquecimiento así de veloz no es inusual en un centro de atracción de turismo y de migrantes. Los priistas que han gobernado esa entidad ininterrumpidamente desde su creación hace casi cuatro décadas no han estado lejos de ese patrón, sin que se les hayan fincado nunca responsabilidades, salvo el caso de Mario Villanueva Madrid. Sánchez gozaba de fama y aun aprecio público, entre otras razones porque aparecía como un predicador al gusto de las nuevas generaciones. Tanto asentimiento había logrado que ganó la alcaldía de Benito Juárez y después, no obstante estar preso, influyó en los resultados de los comicios en que se le impidió participar: su reemplazante en la candidatura al gobierno estatal, Gerardo Mora, inscrito a última hora en la contienda, logró más de la cuarta parte de los votos emitidos (26.19%), 10 puntos arriba de la candidata del PAN, Alicia Ricalde Magaña. Y es indudable que el hermano de ésta, Julián Ricalde Magaña, alcanzó la presidencia municipal de Cancún gracias a la huella que en ese cargo dejó Sánchez. Al salir de la cárcel la semana pasada y no obstante la indefinición y el agravio a que se halla sujeto, con el marcador electrónico que permite seguirle los pasos, Sánchez se ha mostrado muy conforme con su suerte Parece un ex reo de algún sistema autoritario después del “lavado de cerebro” que es una de las prácticas abominables de ese tipo de regímenes, por cuyo efecto el ofendido alaba a su ofensor. Por lo pronto, como ocurrió tras la detención de Jorge Hank Rohn -que se encuentra en la etapa de apelación, de la que la PGR confía en salir más airosamente que en la primera instancia-, el Ministerio Publico se esconde tras una coartada, que consiste en atribuir las decisiones que le son adversas a la aplicación de un criterio jurídico distinto. Pretende que se olvide que en la averiguación previa y en el proceso, tras la consignación, no es un sujeto pasivo, sino una parte que tiene la capacidad y aun el deber de influir sobre los juzgadores ante los cuales actúa. Por si fuera poco, en la misma semana en que se conoció su nuevo fracaso, la PGR sufrió otro revés, en el caso de Julio César Godoy. Éste, como Sánchez, fue candidato postulado por el PRD. A pesar de que la inicial orden de aprehensión fue expedida antes de la elección legislativa de la que Godoy emergió como diputado federal, la PGR no pudo evitar ese resultado, ni el que a la postre rindiera protesta. Logró en cambio que su Cámara privara del fuero al legislador inculpado. Ahora, una nueva decisión judicial favorable a Godoy ha puesto de manifiesto la fragilidad de las actuaciones ministeriales. No sólo ante los tribunales, sino ante la prensa, la PGR muestra su ineficacia. Inicialmente se declaró vencida: “no hay elementos para continuar con el caso Godoy”, admitió el jueves 21. Pero se desdijo al día siguiente. (Reforma)

 

Anuncios

Acerca de Imagen Política

Somos un grupo de profesionales de la comunicación, que hemos conjuntado nuestra capacidad y experiencia en las áreas del periodismo escrito, radiofónico y de análisis político, que nos permite ser la firma más exitosa de: consultores políticos, de comunicación, estrategias de mercadotecnia y cabildeo.
Esta entrada fue publicada en Síntesis Política y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s