LA VOLVIERON LOS PALOS

LA VOLVIERON LOS PALOS

Al miedo generalizado que produce la guerra contra el crimen organizado y el narcotráfico, se agrega ahora la incertidumbre económica, factor que presionará aun más la inestabilidad social y política que impera en el país.

Aunque el discurso gubernamental habla de resultados contundentes en la guerra contra el mal, el desempleo, la pobreza, la insalubridad, la falta de educación, la realidad se impone en el ánimo y el espíritu de los mexicanos, que ya son objeto de campañas electorales que permiten construir cortinas de humo y promesas y promesas incontables.

Antes que el dólar mostrara la frágil estabilidad del peso o que las bolsas de valores auguren oscuros panoramas, el presidente Felipe Calderón, revivió el recuerdo de José López Portillo.

El ex presidente priísta que ofreció defender el peso “como perro” fue proclive a las demostraciones de sus capacidades y habilidades físicas.

Hoy el propio Calderón es el protagonista del gran promocional publicitario cuya premier neoyorquina, infortunadamente, coincidió con la aparición de varias decenas de cadáveres en Veracruz, adicionales por supuesto, a los de otras entidades del país.

En su mandato, López Portillo impresionaba por las jornadas deportivas y de acondicionamiento físico a que se sometía. Su sucesor, el presidente Calderón se arriesga en deportes extremos, llamados así por los riesgos que conllevan, como el rappel o el ciclismo.

En los Ángeles, California, en un encuentro con miembros de las comunidades mexicanas radicados allá, el Presidente, en un lenguaje cargado de modismos urbanos, hizo un recuento de lo malo y lo mucho bueno del país.

Sin embargo, la inestabilidad económica terminó por imponerse y el miedo se apoderó de la economía.

Surgieron las voces para mantener la calma, pero encuentran un terreno seco, propicio para que avance un incendio.

El gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, aseguró que el peso mexicano debería apreciarse “pronto” respaldado por los sólidos fundamentos de la economía, por lo que no es necesaria una intervención en el mercado de cambios.

“La volatilidad reciente que hemos visto en el mercado no está reflejando la fortaleza de nuestros fundamentos. Creo que el peso está claramente subvaluado”, dijo Carstens en una entrevista con Reuters Insider.

Aunque esta inestabilidad tiene una característica especulativa, su efecto al ánimo de los mexicanos es contundente. Lo que faltaba era que una devaluación, esa amenaza que pesa gravemente sobre todo gobierno, se haya presentado.

Vendrán días de recuperación de la calma, pero el miedo ya nadie lo quita, como dice el refrán la mula no era arisca, la hicieron así los palos.

Acerca de Imagen Política

Somos un grupo de profesionales de la comunicación, que hemos conjuntado nuestra capacidad y experiencia en las áreas del periodismo escrito, radiofónico y de análisis político, que nos permite ser la firma más exitosa de: consultores políticos, de comunicación, estrategias de mercadotecnia y cabildeo.
Esta entrada fue publicada en Columnas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s